sábado, 31 de octubre de 2009

12 del Doce

12 del doce es una colección en forma de cómic de la historia y acontecimientos que hace doscientos años marcaron desde Cádiz y su provincia el futuro de todo el país. Este proyecto nació conjuntamente con la Diputación de Códiz y la Oficina del Bicentenario para marcar, precisamente, el bicentenario de La Pepa. Se compondrá de 12 comics a la venta trimestralmente, y los tres primeros ya los tengo en mis manos. En Marzo salió el primer número y hoy he recibido los dos que le seguían. Las historias que compondrán esta colección van desde la batalla de Trafalgar hasta la abolición de la Constitución por Fernando VII.
El primero, Trafalgar, cuenta sin palabras los angustiantes acontecimientos de tan histórica batalla en Octubre de 1805. El número dos, Solano, arranca en Mayo de 1808. Mientras España se alza contra los invasores franceses, Cádiz está en el punto de mira de la flota francesa anclada en su bahía. Los ciudadanos desean unirse a la guerra, pero el gobernador militar, Solano, no desea cometer un suicidio en masa, y mientras intenta ganar tiempo a toda costa y negociar un pacto con la flota inglesa, que hasta entonces eran también enemigos, la rebelión en las calles es ya imparable.
El tercer numero, Con las Bombas que Tiran, recorre los años de 1808 a 1812. Teresita la reina, también conocida como la del Pópulo o la de la casa de Petra, es una gaditana guapa y vivaracha que ni canta ni baila ni tiene pelos en la lengua. Ha sobrevivido el asedio de Cádiz y cuenta en primera persona la batalla contra los franchutes en la bahía, la construcción de la Cortadura, el acoso de las bombas que sirvieron, como dice la canción, para hacer de tirabuzones y narra el día a día del Cádiz de la prensa, los cafés y sus tertulias y el de las Cortes.
La cuarta entrega estará a la venta en Diciembre o Enero, y con el título de Guerrilleros nos llevará a través de los primeros días de septiembre de 1810. Convocadas las Cortes en la Isla de León (hoy San Fernando), Leandro Fernández de Moraleda ha de llegar allí sorteando peligros, naufragios, persecuciones y el acoso de las patrullas galas que vigilan la sierra gaditana. Cuando se encuentra con Juan el Corto, un bandolero herido que le roba cuanto lleva, todo parece perdido, siendo abandonado a la intemperie...
El guión de esta serie de 12 números corre a cargo del guionista gaditano, escritor y teórico historietista Rafael Marín y el dibujo se debe a diferentes autores para cada cómic.

ORDENADORES VERSUS MAESTROS

Me pedía el otro día El Capitá Clostridium que me hiciera eco de la injusta noticia que ya él denunciaba en su blog:
E investigando por la red, añado además esta controvertida noticia aparecida en El Diario de Cádiz referente al tema de la sustitución de maestros:
Y sobre todo ésta otra, donde la Junta de Andalucía proveerá a casi 174,000 alumnos con ordenadores portátiles durante el presente curso. De vergüenza, de verdad.
Me gustaría pedir, especialmente a La Cabra, Susana, Ana y otras docentes que leen este blog por favor se hicieran eco de esta injusticia que supone desperdiciar tanto dinero en portátiles mientras no se contrata a nuevos profesores por falta de fondos.

viernes, 30 de octubre de 2009

EL ULTIMO ADIOS

Nana no era una abuelita cualquiera. Tsk, tsk. Tras su apariencia apacible y la severidad del bastón que la acompañaba desde una mala caida que dañó su cadera, se ocultaba la historia de una mujer trabajadora y fuerte que gustaba de tomar té con galletas con sus amigas Nancy e Isa, jugar a las cartas en la cafetería tranquila de un hotelito cercano o beber scotch a escondidas (sin pasarse) cuando la fortaleza le fallaba.
La casa del número 25 de Mallow street, justo junto a la que vivo en la actualidad, es un edificio Georgiano que ahora está convertido en apartamentos. Pero antes fue una casa familiar, donde Nana ayudó a criar a sus dos nietos Jayne y William y a "reeducar" un poco en la cultura irlandesa a una Au Pair que llegó a su casa y que era una completa extraña a la que adoptó como nieta postiza. Una Au Pair que llegaba con el miedo añadido de que con la familia de dos hijos vivía "la suegra". Pero la suegra resultó ser una de las personas más encantadoras que conociera.
Y antes de que esta casa fuera un hogar, había sido un Bed & Breakfast, una pensión llevada sola y únicamente por Nana años ha, en un tiempo en el que no había lavavajillas ni aspiradoras ni Cillic Bang. Cocinaba para sus huéspedes y hacía todas las tareas domésticas sin ayuda electrónica alguna. Dicen que muchos de sus huéspedes eran jóvenes policías (Gardai) recién llegados a un Limerick menos conflictivo que el actual, que pasaban allí sus primeros días hasta que encontraban alojamiento. Y dicen que muchas veces, cuando la comisaría de Henry Street se veía desbordada de trabajo, el número 25 se convertía en una sub-comisaría. Y no contenta con todo este trabajo, Nana trajo al mundo cuatro hijas y un hijo. Y una de sus hijas, que aún reside frente a ese antiguo Bed & Breakfast, se casó con un Garda.
Pero la vida tiene un ciclo y los años, las enfermedades y la mente debilitan a la persona más fuerte. Nana tuvo que ser ingresada en una residencia. Necesitaba cuidado las veinticuatro horas del día porque se había convertido en un peligro para ella misma. A veces se levantaba en medio de la noche, quizá con intenciones de hacerse un té, y olvidadas las nuevas tecnologías que la kettle (tetera eléctrica) trajo consigo varias decadas atrás, abriría el gas sin duda con intención de calentar un cazo de agua. A los cinco minutos, olvidado el tema, regresaría a la cama sin recordar el gas abierto o el fuego en el hornillo vacío. Otras veces saldría a la salita y acabaría vagando por el jardín descalza y en camisón, como un fantasma de tiempos pasados. Y la familia se vio obligada a dormir en un sofá frente a su puerta durante noches sin fin.
En la Residencia vivió felizmente, olvidando poco a poco a los que la rodeaban y tal vez su propia vida, durante los últimos tres años y medio. Un ataque al corazón hace casi un mes la dejaría postrada en cama, inconsciente la mayoría del tiempo, debilitándose como la llama de un candil hasta que una tarde su alma fue tomada caritativamente y cerró los ojos y suspiró con más paz de la que había conocido en sus últimos días.
El miércoles por la tarde fue lo que aquí se conoce como el Wake (el velatorio), que aunque tradicionalmente se celebraba en la casa del difunto con éste de cuerpo presente, en la actualidad tiene lugar en la Funeraria. Allí firmamos el libro de condolencias y nos dieron un folio con una oración y la foto de Nana en su mejor momento, la Nana que yo conocía.

Nana estaba en su féretro en el centro de la habitación. Entrabas por una puerta y la familia se encontraba alineada a lo largo de la pared y la siguiente. Yo, con los ojos inundados de lágrimas desde que vi la larga cola de asistentes, ignoré por toda la cara a los cuatro o cinco primeros familiares. Iban vestidos de riguroso traje de chaqueta negro con camisa blanca y corbata y pensé que eran empleados de la funeraria. Reconocí a los siguientes y con los labios apretados les di el "sorry for your loss" como puede. Caroline me abrazó y me preguntó si estaba bien. Su marido, hijo de Nana, también, así como el resto de hijas. Dos de ellas, Helen y Tess me conocen bastante bien. A las otras dos apenas si las he visto en alguna ocasión. Al fondo, en sendas sillas estaban William y Jayne, que se abrazó a mí llorando como si de ello le dependiera la vida. Frente al féretro estaban las otras nietas de Nana, de las cuales puedo nombrar a Tara, Ciara, Emma, Nichola, Dannielle y al menos seis o siete más y un par de nietos. A Nana no la miré en ningún momento. Al entrar vislumbré la barbilla y parte del rostro pero no quise verla.
Jayne y William me invitaron a sentarme con ellos, había una silla aguardando vacía para mí, pero tras un rato de venir gente a apretarme la mano y darme el pjsame, decidí salirme porque no lo veía apropiado. Creo que esto tampoco sentó bien a algunas de las nietas porque intercepté miradas confusas. Quince minutos después, cuando comenzó el servicio (un sacerdote amigo de la familia dijo unas palabras), volví a entrar, y tras esto comenzó de nuevo el riego de personas que pasaron a dejar su pésame. En total la familia estuvo allí dos horas de pie recibiendo condolencias de más de 500 personas. Acabadas las visitas, la familia tenía unos momentos para ver por última vez a Nana, mientras el director de la funeraria y su ayudante se llevaban las flores para ir colocándolas sobre el coche que trasladaría los restos a la Iglesia. Viendo que casi todos se acercaban a dar un último beso a Mary, la curiosidad me pudo más y no me arrepiento de ello. No era mi Nana oronda y de cabello permanentado había perdido mucho peso (de una talla 50 a una 38), pero se la veía en paz. La habían maquillado con sombra de ojos rosa pálido y algo de color en los labios (nada extravagante, sólo una pincelada que ocultara, supongo, la palidez de la muerte). En las manos llevaba entrelazado un rosario y estaba cubierta hasta ellas de una funda de raso color crema. No me incliné a besarla por temor a su rigidez, pero sí le acaricié la mano.
Luego esa funda de raso la cubrió por completo y cerraron el ataúd. Llantos y lágrimas. Nunca mas verían su rostro. Los nietos y su hijo la llevaron al hombro hasta el coche que esperaba fuera. Después, todos caminamos tras el féretro hasta la iglesia. Jayne me aferró del brazo y así seguí a Nana en su penúltimo viaje. A mitad de camino se nos unió un coche de policía que nos escoltó por las calles y cortó el tráfico en los cruces más concurridos. La misa fue cortita, sencillita, simplemente un servicio sin comunión ni liturgia. De ahí la familia invitó a todos los asistentes (la Iglesia estaba llena) a tomar un refrigerio en un pub cercano. Yo me fui a casa, no me apetecía nada. Me consta que estuvieron allí hasta el cierre, pasada la una y pico de la madrugada.

Al día siguiente la misa comenzó a las 12 de la mañana. Nos dieron al llegar unos folletitos con las oraciones a leer. William dijo unas palabras sobre su abuela. Jayne cantó un emotivo You Raise me Up que me puso los vellos como escarpias. Jayne ha tenido preparación musical durante los cuatro años y tiene una voz operística que nada tiene que ver con la niña prepotente y pedante que cuidé cuando tenía 6 años y a la que tenía que pedir que no cantara... por favor. La Iglesia se vino abajo en lágrimas y ella también tuvo que cortar el tema porque se le estaba quebrando la voz. Ciara subió al púlpito para leer un poema, pero se le murió la voz...
Al término de la ceremonia, de nuevo cargaron el ataúd hasta el coche. El día estaba gris, amenazando una inminente lluvia que aguantó hasta justo después del sepelio. En esta ocasión sólo algunas de las nietas y nietos y su hijo Billy caminaron tras el coche hasta el cementerio, que está a una distancia considerable. Caroline, Jayne y yo seguimos el cortejo en el coche. A mitad de camino, Emma, que llevaba unos taconazos impresionantes que había cambiado por unas zapatillas bajas para la caminata, perdió una sabrina y tuvimos que parar para que pudiera correr atrás y recuperarla.
En el cementerio, todo fue muy rápido. Nada más llegar fue sacar el ataúd del coche, bajarlo al hoyo, cubrirlo con una alfombrilla verde asemejando césped, decir un Padrenuestro y dos Avemarías y marcharnos al Hotel en el que tendría lugar la comida para los 125 asistentes que decidieron acudir a la misma. Allí ya todo el mundo se relaja, pasan página y se comportan, prácticamente, como si estuvieran en una celebración de un cumpleaños, una boda o algo similar pero sin orquesta.
Vi a una señora de más de cuarenta y muchos años vestida como si fuera a una discoteca en Ibiza, con un peinado barato en su pelo teñido de un reluciente rubio, con sandalias doradas y bolso a juego y una falda tan corta que dejaba poco a la imaginación. Otras asistentes llevaban tacones de vértigo y vestidos negros, pero maquillaje para parar un tren. En fin, son diferentes costumbres y modos de enfrentarse a la muerte. al menos esta familia tuvo el gusto de hacer una comida elegante en un buen restaurante y no como otros funerales a los que he acudido donde van directamente a un pub donde como mucho ponen unos sandwichitos y finger food, o lo que es lo mismo, salchichas, alitas de pollo y patatas fritas.
También me tuve que enfrentar a una señora que tras interrogarme a fondo sobre los funerales en España aseguró con toda la convicción de su corazón que nuestras costumbres de enterramiento eran "frías y barbáricas", sólo porque el muerto no está habitualmente de cuerpo presente y con ataúd abierto para contemplación de todos, porque no nos paseamos por media ciudad andando tras el coche fúnebre (la tendríamos clara en Cádiz, caminando hasta Chiclana!), o que luego no fuéramos "a celebrar la vida del difunto". Le dije que no lo consideraba barbárico, teniendo en cuenta que no soltábamos a los toros en medio del cementerio y me fui a otra mesa a saludar a varios conocidos. Cabe resaltar que esta persona tampoco estaba de acuerdo con la cremación... Distintos puntos de vista. A mi familia la hemos cremado de acuerdo con sus propios deseos y esparcido sus cenizas en el mar como querían. No tengo la necesidad de ir al cementerio al quinto pepino si quiero visitar a mi abuelo. Me basta asomarme a la ventana o bajar al paseo cuando estoy en Cadiz y mirar la Bahía. El estará ahí siempre.

martes, 27 de octubre de 2009

CAPRICHOSA MUERTE

No es una historia de Halloween, aunque la Parca ha llamado a su puerta en las fechas propicias. Ayer lunes Nana Russell cerró los ojos para no volver a abrirlos...



La imagen superior es la que se presenta en la página de la Funeraria que llevará a cabo su sepelio. Traduzco:
Ha tenido lugar la muerte de Mary Russell, (de soltera Phelan) del número 25 de la Calle Mallow, en la Ciudad de Limerick, en Limerick.
(Originaria) de Rathdowney, en el Condado de Laois. (Se fue) en paz en el Asilo Riversdale. amada esposa del difunto Patrick (de Radiadores Russell), y abuela del difunto Ross Cooney. Tristemente añorada por su amado hijo Billy, hijas Marie (Buckley), Betty (McCarthy), Pat (Gallagher), Helen (Cooney) y Teresa (Fitzgerald), yernos, nuera, nietos, biznietos, familiares y amigos.
Descanse en Paz
El traslado desde la Funeraria Griffith, Johns Gate, hasta la Iglesia St. Saviour's Dominican el Miercoles por la tarde, 28 de Octubre, a las 8pm. El funeral el Jueves tras la misa, al cemenerio Mt. Saint Lawrence.
Nana Russell fue mi abuela "postiza" durante un año. ¡Y cuánto se aprende a querer en 12 meses!

lunes, 26 de octubre de 2009

ED GEIN, INSPIRACION TERRORIFICA (Especial Halloween II)

Ed Gein fue uno de los asesinos en serie más brutales y despiadados de la historia del crimen de EEUU. Y también la inspiración para algunos de los personajes del cine y la literatura más terrorífica. En él se inspiraría Robert Bloch para crear a Norman Bates en Psicosis, y en él está inspirado también la casa y el personaje de Leatherface en La Matanza de Texas, o Buffalo Bill, el asesino psicópata de El Silencio de los Corderos. Es la base para el personaje de American Psicho y tantos otros. Y es que este asaltador de tumbas, necrófilo, asesino y caníbal era el mismo demonio impersonado. Y a pesar de ser considerado uno de los más famosos y peligrosos asesinos en serie, a Gein sólo se le conocen dos víctimas.
Nacido en Plainfield, en Wisconsin, en Agosto de 1906, de padre alcohólico y madre dominante, temerosa y ultra-religiosa, Gein creció como un chico solitario y tímido. Cuando Ed se acercaba ya a la treintena, su padre murió y él y su hermano Henry se encargarían del trabajo de la granja en la que habían crecido. Ambos permanecerían solteros toda su vida debido a la costumbre de su madre de despotricar sobre cómo nadie les correspondería a su amor porque sólo ella podría amarlos como se merecían.

La granja en sí no producía ninguna ganancia, era una vida dura para los hermanos. Henry murió poco después supuestamente tratando de apagar un fuego en unos matorrales cercanos a la edificación. Su madre sufriría una apoplejía en 1944 que la dejaría discapacitada y Ed la cuidó durante un año hasta que una segunda hemorragia cerebral se la llevó de este mundo en 1945.

A los 39 años de edad, Ed Gein estaba solo en la vida por primera vez, y de este modo, su ya apartada existencia se cerró más y más fuera de la sociedad y de la realidad. Ed empezó a leer textos anatómicos y médicos y por primera vez mostró un interes especial en el cuerpo femenino. Con el subsidio que recibía del Gobierno, Ed ya no necesitaba trabajar en la granja, aunque de vez en cuando realizaba alguna chapucilla en los alrededores de Plainfield si necesitaba dinero rápido. Muchos de los vecinos de la pequeña localidad le tenían por una persona un tanto rara, pero suponían que su soledad le había convertido en un excéntrico. Poco podían saber que su soledad le habia transformado en un maníaco.
Viviendo en una casa tan grande, Ed decidió sellar cada habitación de la granja excepto por su dormitorio y la cocina. Su gran dependencia materna supuso que no supiera enfrentarse a la muerte de su progenitora, y así, tal y como se describía en Psicosis, intentaría sacarla del mundo de los muertos. Se rumorea que cuando no pudo devolverle la vida, la desolló, y curtió la piel preservando su físico femenino. Más tarde confesaría que se vestiría con piel de mujeres con frecuencia y que se pondría las ropas de su madre. Esta costumbre fetiche se convertiría en una obsesión y Gein adoptaría una fascinación enfermiza con la forma femenina alimentada con sus textos anatómicos.

La primera señal de la inminente locura de Gein aparece cuando empieza a robar tumbas frescas. Se llevaba parte de los cuerpos a su casa, donde las preservaba. Toda esta actividad pasó inadvertida durante años. Su falta de conocimientos carnales le hacía sufrir una confusión patológica sobre su amor por el cuerpo femenino, no estando seguro de si quería ser una mujer o simplemente le gustaba el tacto de los genitales femeninos. De hecho, a menudo pensó en castrarse a sí mismo, pero decidió que era suficiente con colocarse los femeninos sobre el suyo. Sus habilidades con el tratamiento de la piel mejorarían con la práctica y pronto se hizo un cinturón de pezones humanos, un chaleco de piel que llevaba en ocasiones especiales, adornos colgantes hechos de narices, y utilizó cráneos para adornar los postes de la cama y hacer cuencos. Su afición por la piel humana escaló con el tiempo y no siempre había tumbas frescas a las que recurrir, y esto llevó a Gein a matar por primera vez.

Su primera víctima conocida fue Mary Hogan, de 54 años, que desapareció de la taberna que regentaba en Diciembre de 1954. Después comenzaría a espiar los movimientos de Bernice Worden, que trabajaba en la droguería local. Cuando supo que su hijo, que era ayudante del sheriff estaría fuera de cacería el Sábado 16 de Noviembre, decidió que visitaría a Bernice. Cuendo el hijo regresó por la tarde, encontró la puerta de la tienda cerrada pero las luces encendidas. Tras proceder a mirar en el local y comprobar la desaparición de su madre, halló también una mancha de sangre cerca de donde la caja registradora debería haber estado, robada por Gein. El ayudante del Sheriff encontró, sin embargo, un recibo de anticongelante hecho por Bernice a Gein.

La Policía temía lo que pudiera encontrar en la granja de Gein, pero ni por asomo imaginaron lo que hallarían en la que bien puede llamarse "la casa del terror". La evidencia recogida sería suficiente para provocar pesadillas al más fuerte. Al llegar, ya notaron el olor putrefacto que provenía del interior. En el cobertizo de la leña encontraron el cuerpo sin cabeza y desnudo de Bernice, colgando boca abajo de un gancho y abierto en canal. La cabeza e intestinos se encontraron más tarde en una caja y el corazón en una olla en el horno.

Un registro a fondo acabaría con el descubrimiento de restos de al menos 15 mujeres en la casona. Se encontró la piel de diez cabezas humanas, y otra piel del torso de una mujer, cuatro narices, fragmentos óseos, piel humana convertida en asientos para sillas, piezas de genitalia sazonada en una caja y varios órganos en la nevera. Gein confesó haber matado a las dos mujeres que, según dijo, le recordaban a su madre. A pesar de la evidencia, insistió en que no había cometido necrofilia o canibalismo, sino que utilizaba los restos para "decorarse" a sí mismo y a la casa.

Las autoridades pudieron relacionarle sólo a los asesinatos de las dos mujeres, aunque sospechaban que había matado al menos a otras cinco personas, incluyendo a su hermano, dos chicas adolescentes y otros dos hombres que habían trabajado en la granja.

Gein fue encerrado en el Central State Hospital de Waupon, diagnosticado con demencia, y en 1978 pasó al Mendota Metal Health Institute. Se dice que fue siempre un preso modelo, de personalidad agradable, discreto y educado. Murió de problemas respiratorios y fallo cardíaco por un cáncer en 1984 a los 77 años.

La granja se quemó hasta los cimientos en 1958. Se cree que el fuego fue provocado. Su coche fue vendido a un promotor ambulante que cobraba en ferias para ver el interior del vehículo que había transportado los cuerpos.

Su tumba fue vandalizada durante años, los morbosos cazadores de souvenires se llevaron trozos de la piedra hasta que esta fue robada finalmente en el 2000. La lapida fue recobrada en Junio del año siguiente y ahora se conserva en un museo del Condado de Waushara, en Wisconsin.

domingo, 25 de octubre de 2009

Historias para no dormir (ESPECIAL HALLOWEEN I)

El 19 de Noviembre de 1995 el edificio del Ayuntamiento de Wem, un pueblecito de Shropshire en Inglaterra se quemó prácticamente hasta los cimientos. El edificio, construido en 1905 ardió ante la mirada de cientos de curiosos. Uno de ellos, Tony O'Rahilly aprovechó la ocasión para fotografiar el suceso utilizando una lente de 200mm desde el otro lado de la calle. Una de sus fotos mostraba la inquitante figura de lo que parece una niña, observando a los curiosos tranquilamente escondida tras un muro. Pero nadie la había visto allí. O'Rahilly envió la fotografía para análisis de verificación a la Asociación para el Estudio Científico de Fenómenos Anómalos, que a su vez se la envió al Dr. Vernon Harrison, un experto fotógrafo de la Real Asociación Fotográfica que confirmó que tanto el negativo como la fotografía eran genuinos. Entonces... ¿Quién es la niña...?
Wem es un tranquilo pueblecito comercial al norte de Shropshire que ya había sido devastado por el fuego en 1677 según anotaciones del archivo histórico. La leyenda dice que el fuego comenzó accidentalmente de la mano de una niña llamada Jane Churm que pereció en el incendio y cuyo fantasma ha sido visto en otras ocasiones.
Jane Churm tenía unos catorce años y mientras buscaba algo de combustible para encender la chimenea en la vivienda familiar, prendió fuego inadvertidamente al tejado de paja con la llama de una vela. Las condiciones secas hicieron que el fuego se extendiera rápidamente, quemando casas y negocios a través de todo Wem.
El mercado, la iglesia y otros 540 edificios incluyendo casas y establos se perdieron en el gran fuego que pudo ser visto desde kilómetros de distancia. A consecuencia de las llamas se perdió también bastante ganado, pero posiblemente sólo una persona murió: Richard Sherratt, un zapatero que fue visto por última vez entrando en el mercado que minutos después se colapsaría.
A finales de Mayo de 1677 un informe detallaba la pérdida total en 14,760 libras esterlinas con 10 chelines en edificios, y 8,910 libras con 13 chelines y 1 penique en bienes domésticos.
Un vídeo del fuego de 1995 realizado por la brigada de incendios muestra la escena desde diferentes ángulos. Un tronco de madera ardiendo aparece apoyado sobre el rail donde "la figura" aparece, por lo que es posible que todo no sea más que una ilusión óptica... ¿O es el espíritu culpable de la pequeña Jane vagando para siempre entre las llamas...?

viernes, 23 de octubre de 2009

PEPONA LA CULONA (Relatos del Club de los 7 Pelagatos)

Aún estaba caliente el cuerpo de Astérix en su fresca tumba en unos jardínes públicos, cuando Pepona, más conocida en sus tiempos mozos como "La Culona" por el tamaño mesa-camilla de sus posaderas, ya le había encontrado sustituto. Había llorado lágrimas de sangre a sus pocos vecinos -aquellos que aún le dirigían la palabra-, referente a su reticencia de adquirir una nueva mascota. Pero olvidadas las lágrimas a pocas horas de decir adiós a su último gato, ya había comprado una gatita tan blanca como la nieve -poco duraría así; Pepona, además de puta, era guarra-, y la había bautizado como Fina, el nombre de su personaje de cómic favorito (tal vez porque sus dimensiones físicas eran similares).
Y en la oscuridad de su recámara, espiando tras los visillos del ventanal de su balcón, seguía observando los quehaceres diarios de El Llamas, tal vez elucubrando el mejor método posible para arrojarle una maceta sin ser vista.
Durante el día, vivía en su propio mundo de fantasía, ese lleno de algodones de azúcar, caramelos pringosos de color rosa, fanfarrias "chupipirulis" y música de tango que acompañaba con su voz de beata de misa de siete y que Fina pronto comenzó a detestar.

El trauma que causaría al pobre animalito sería, quizá, lo único que la salvaría en un futuro de convertirse en otra víctima de Einstein, que llegó a idolatrar los pasos de sus patitas. Fina demostraría tener cerebro y muy mala leche, pero esa es otra historia.
Pepona había adquirido extrañas costumbres tras su "retiro" del lupanar. Y aunque ansiaba volver a pisar los grandes salones de los más impíos burdeles, lo mejor de lo mejor ya había pasado y su poca paciencia, su boquita venenosa y el abuso que prodigaba a las muchachas la habían dejado como un mal recuerdo del pasado. De frente, los antiguos profesionales del gremio fingían respeto, a sus espaldas, contaban verdades como templos. Todos sabían que se le había ido la olla hacía ya mucho tiempo.
Pepona presumía de beber sólo Moet Chandon, pero lo cierto es que su nevera estaba llena de cervezas polacas de dudosa calidad. Cada San Valentín, cada Navidad, cada Cumpleaños, Pepona recibía sacos y sacos de correspondencia para felicitarla, ante la sorprendida mirada del portero (don Ramiro) y del Capitán Juanete, aunque éste ya sospechaba que se las enviaba a sí misma. Nunca las abría. Ya sabía lo que decían.
Y así, mientras Fina aprendía a vivir con aquella lunatica y a ignorar los acordes puntiagudos de los tangos de voz de vinilo de Gardel, la vida seguía en aquel conflicto de castillos y princesas, de fantasías y conspiraciones que sólo existían en la mente enferma de Pepona, con la fijación constante de que aquella basura del Llamas y toda la porquería que le rodeaba necesitaban una buena lección.
Poco imaginaba que la única que recibiría una lección sería ella misma... llamada soledad y olvido.

jueves, 22 de octubre de 2009

lalalala

lalalalalalalalalalalalalalalalalalalalalalalalalalalalalalalalalalalalalalalalalalalalalalalalalalala

Como decíamos en el cole...
¡Cartucho que no te escucho! ¡Cartucho que no te escucho!

¿... quizá la última víctima de Einstein?

martes, 20 de octubre de 2009

VERDADES SIN NOMBRE

Me encanta la revista El Jueves, y en su Extra Hijos de Puta encontré un par de tiras del genial Alcázar dedicada a los trolls recalcitrantes que pululan por la red. Que levante la mano quien no haya tenido algun anónimo alguna vez.
¡Ponga un troll en su vida y siéntase importante!
Lo puede decir más alto, pero no más claro... Gracias, Alcázar!!!

lunes, 19 de octubre de 2009

DOS PREMIOS




La semana pasada Darhpitufina (me encanta el nick) desde Madrid me concedió un premio con meme en su blog Ración de Vida, y hoy Ella desde la bella Italia y su blog La Bella Vita me concede otro, de modo que aprovecho y hago un aliño de ambos. A las dos os lo agradezco muchísimo y con esto, ya cumplo con dos de las reglas primordiales que son agradecer el premio y enlazar a las "culpables". Y os aconsejo que os paséis a visitar estos blogs, porque sé que os van a encantar.
Las reglas del primero, alteradas ligeramente por Darthpitufina son las siguientes:
1) Publicar las reglas (Hecho!)
2) Poner en tela de juicio las reglas y terminar realizando lo que se desee (Hecho!)
3) Entregarlo a las personas que lo merezcan según vuestro criterio.
4) Informar con un comentario, correo, bengala o lo que os parezca más efectivo.
5) Escribid en vuestro blog cinco cosas que os gusten.
Y así, cumplo ahora con el punto cinco. Cinco cosas que me gustan (sin orden particular):

  1. Dormir


  2. El Queso


  3. Leer


  4. El buen Cine


  5. La Playa y el mar.

Y ahora, para el segundo premio, las reglas impuestas por Ella son:
1. Se agradece a la persona que lo ha otorgado (hecho!)
2. Se copia el logo y se coloca en algún lugar del blog (hecho!)
3. Se enlaza a la persona que nos ha premiado (hecho!)
4. Se revelan 7 cosas de nosotros que nuestros lectores desconocen.
5. Se nomina a 7 bloggers creativos.
6. Se enlaza a los afortunados vencedores con el post original en el que han sido nominados.
7. Se avisa a los 7 premiados por medio de un comentario en sus blogs.
Y mis 7 cosas que igual desconocéis... (aunque nunca he tenido secretos y soy un libro abierto)

  1. De pequeña era muy flexible. Tanto que me mordía sin problema las uñas de los pies.


  2. Me encantaría tener un arma de fuego e ir a perfeccionar mi puntería a diario.


  3. No soportaría convertirme en una dedicada ama de casa.


  4. Me estoy planteando volver a la Uni y estudiar Derecho aunque sea a distancia.


  5. No soporto a la gente mediocre.


  6. De pequeña siempre supe que iba a llegar lejos (lejos de Cádiz, más de 2000 kms, ja!)


  7. Me avergüenza sentir miedo de algunas cosas, me creía más fuerte.

Y así paso ambos premios (sí, los voy a dar por partida doble y luego hacéis lo que os da la gana):

  • A Candela, la de Sevilla, por ser mi Alter Ego perfecta


  • A Marisa por tener un cajón lleno de risas y no de desaztres


  • A Bego, para que se me anime un poquito.


  • A María José, por compartir tanto


  • A Blas, porque me da la gana (y porque sé que le encantan estas cosas!)


  • A Anele, porque no creo haberle visto ninguno, y


  • A Loli, para que se distraiga un ratín.


domingo, 18 de octubre de 2009

UNA NOCHE MOVIDITA


¿No os había dicho yo que mi calle es muy entretenida? Pues anoche tuvo diversión extra: alcohol, luces psicodélicas (las de los coches de policía), insultos, violencia callejera y caos. Nosotros estábamos tranquilamente en el salón, viendo la segunda temporada de Heroes cuando el guiri le quitó el volumen a la tele y me preguntó si yo también oía los gritos. Los gritos provenían del otro lado del piso, de la calle, así que fuimos a la ventana del dormitorio para ver a dos chicas a gritos delante del edificio. Hace ya un par de meses que se mudó al sótano una chica de las que suelen ir a todos lados en pijama y chandalito y cuyos amigos no dejan de ser menos presentables aún. Lo que no entiendo es como yo, con una simple mirada la calé y después de oir su acento, no me quedó la menor duda de que proviene de los barrios más bajos y ruínes de la ciudad y al casero se le ha pasado por alto. Desde que llegó, la tranquilidad se ve rota cada madrugada. Se ve que ni la muchacha ni sus amigos trabajan, porque suelen irse sobre las 3-4 de la mañana y despidiéndose como si fueran las 3 de la tarde. Por no hablar de sus llamadas telefónicas, que debe conocer todo el barrio. No ha de tener buena recepción en las mazmorras del castillo, porque a menudo se la oye gritar al teléfono sentada en las escaleras metálicas que bajan a su agujero. Sé que le han llamado la atención desde otros edificios, y que tuvo unas palabras con el vecino de arriba que la mandó callar, y sé que sus contestaciones han sido tan vulgares como su acento.
Asomados a la ventana, anoche, una tal Shauna [pronunciado Shona] (otro nombrecito de barrio bajo), nos dijo que nos metiéramos para adentro y cuando le dije que era mi ventana y yo hacía lo que quería porque estaba en mi casa (ella no vive aquí), me llamó estúpida polaca, polaca de mierda, vuéltete a tu mierda de país, te voy a matar. Con toda la calma y paciencia le dije que no era polaca -el guiri añadiendo que él era irlandés-, y mientras un amigo suyo trataba de calmarla y nos pedía disculpas, ella seguía gritando sus incongruencias. "Es que se acaba de morir su primo", nos informó el amigo. "Sí, coño, pero no lo he matado yo", le respondí (esta mañana he leído en internet que un chico fue apuñalado a la vera del río). A todo esto, Shona volvió a aparecer gritando como una leona y el nombre de los Dundon fue perfectamente audible (una de las familias de gangsters).
Nos fuimos para dentro y media hora después aquello era un pandemonio. Gritos de trifulca, gente corriendo arriba y abajo de la calle y mas acción de la que me prometía Heroes. Desde detrás de los visillos los observamos -yo cámara en ristre-, pelearse entre ellos, insultarse como niños, a grito pelado sin importar que ya eran más de las 3.30am.
Llegó una ambulancia, por lo cual pensamos que alguien acababa de ser acuchillado o algo peor. Habíamos oido ruido de cristales rotos en el sótano y con esta gente, puede suceder de todo.


La ambulancia llegó, aparcó, se bajaron dos chicos, uno salió del sotano, intercambió unas breves palabras con ellos y se marcharon sin más. El guiri se quedó perplejo... Y dijo que si en diez minutos no llegaba la policía, los llamaba él mismo.
Justo a los quince minutos un coche rojo llegó a gran velocidad y mal aparcó en la esquina. Dos policías se bajaron del vehículo: un coche con matrícula de Dublín y sin marcar. Detectives.

No tardaron en seguirle dos coches de policía, sin sirena, pero con las luces, que aparcaron calle arriba, junto a un coche de uno de los asistentes a la macrofiesta organizada abajo y donde intentaban subirse los diez "invitados".

También llego un Paddy wagon, o lo que es lo mismo, la furgoneta donde se suelen llevar a los detenidos, aunque esa noche no hubo arrestos, desafortunadamente.


Y cuando otro coche patrulla se sumó a la fiesta, pensamos ya en sacar las palomitas, porque la cosa iba para largo. Perdonad la oscuridad y mala calidad de las fotos, pero no quería utilizar el flash para no llamar la atención. No creo que les hiciera gracia a ninguna de las partes el ser "capturados" para la posteridad. Pero si hice las fotos era para enseñárselas al casero en caso de que algo suceda.

En la foto de abajo, Shona siendo "calmada" por un policía. Nunca he visto tanta vulgaridad en tan poco cuerpo...

Hoy he llamado al casero y le he dicho que o ellos, o yo. No quiero llegar a casa un día y encontrarme sin puerta y que me hayan destrozado lo poco que tengo. O peor aún, que me echen la puerta abajo conmigo dentro. Este tipo de personas son como los animales.

Debían ser las cuatro de la mañana ya cuando la calle quedó desierta, los animales volvieron a su cueva y nosotros a nuestros capítulos de Heroes, pero he dormido mal y nerviosa, me he levantado sintiéndome enferma y con los nervios a flor de piel y he llamado al casero para contarle lo sucedido -creí que la policía lo informaría, pero no, y se ha llevado un shock-. Así que ante mi amenaza de que nos íbamos a mudar en cuanto encontráramos un lugar adecuado porque aquí ya no nos sentimos seguros, ha dicho que hablará con Stacy (otro nombre de puta barata) y le dirá que se ha de ir imediatamente y a mitad de semana me llamará para decirme cómo va la cosa.

Es ellos o yo, eso lo tengo muy claro. Y aunque ante el landlord me he mostrado asustada y nerviosa, lo cierto es que no les voy a mostrar ni miedo ni respeto alguno, porque tengo dignidad y este tipo de personas jamás estarán por encima de mí. Cuento las horas para ver la mudanza tranquilamente desde mi ventana.

sábado, 17 de octubre de 2009

EL POR QUÉ DE LAS CALABAZAS EN HALLOWEEN

Llegado el Halloween, es tiempo de buscar las más hermosas calabazas, vaciarlas de su pulpa y "esculpirlas" al antojo. ¿Pero de dónde viene esta tradición?
El Halloween es una festividad Irlandesa, nacida con los celtas, y totalmente americanizada en la actualidad. La costumbre de esculpir las calabazas se remonta al siglo XVIII cuando a un herrero llamado Jack que tenía tratos ilegales con el Diablo le fue negada la entrada al Cielo. Fue condenado a vagar la tierra y le pidió al Diablo una luz. Se le dio una brasa de carbón que colocó dentro de un nabo que había abierto y vaciado. Así nacía la tradición conocida como Jack O'Lantern, el que porta la linterna (por así decirlo) es el herrero errante, un alma condenada. Los habitantes de los pueblos de Irlanda esperaban que la linterna, puesta en la ventana, mantendría al errante a distancia.
Cuando los emigrantes irlandeses comenzaron a llegar por millones a América, encontraron que no había un gran suministro de nabos, por lo que comenzaron a utilizar calabazas en su lugar.
Sin embargo, hay diferentes versiones de esta historia en Irlanda. Una de ellas dice que Jack era un granjero astuto pero muy vago que utilizó una cruz para atrapar al Diablo. Una historia cuenta que Jack engañó al Diablo para que subiera a un manzano, y una vez arriba Jack posicionó cruces alrededor del tronco o esculpió una cruz en la corteza, de modo que el Diablo no pudo bajar. Otro mito dice que Jack puso una llave en el bolsillo del Diablo mientras este se hallaba suspendido boca abajo.
Y aún existe otra versión que asegura que Jack era perseguido por algunos aldeanos a los que había robado, que se encontró con el Diablo que le dijo que su hora había llegado, pero el ladronzuelo detuvo su muerte tentando al Diablo con la oportunidad de hechizar a los religiosos aldeanos que le perseguían. Jack le dijo al Diablo que se convirtiera en moneda, con la cual pagaría por los bienes robados (el Diablo podía convertirse en cualquier forma que deseara), y que cuando la moneda desapareciera, los aldeanos empezarían a pelearse sobre quién la había robado. El Diablo accedió y se transformó en moneda de plata y se metió en la cartera de Jack, sólo para encontrarse junto a una cruz que Jack había cogido en el pueblo. Jack cerró el monedero con fuerza y la cruz despojó al Diablo de sus poderes y así quedó atrapado.
En ambas versiones, Jack sólo deja libre al Diablo cuando éste accede a no tomar jamás su alma. Cuando Jack finalmente muere, su vida había sido tan pecaminosa que no se le permite la entrada al Cielo, y como el Diablo no puede tomar su alma, tampoco es admitido en el infierno, por lo que no tiene lugar alguno al que ir. En la más absoluta oscuridad del limbo, le pregunta al Diablo cómo verá el camino y se le arroja burlonamente un ascua que nunca se apagará y que nos lleva a la primera historia descrita más arriba.
Otras variaciones de la leyenda incluyen a un "hombre bueno y sabio" que ayuda a Jack a imponerse sobre el Diablo, y también hay diferentes versiones sobre el trato de no apoderarse de su alma, que al parecer es temporal, pero que el Diablo en venganza y avergonzado por haber sido engañado, rehusa la entrada a Jack en el infierno de todos modos, o que al ser una persona tan codiciosa se le negó la entrada a ambos reinos, sin mencionar para nada tratos con el Diablo. En algunas leyendas, es Dios quien le da el nabo a Jack.
Existe, además, una leyenda afro-americana en la que Jack es llamado Big Sixteen y en la cual en realidad mata al Diablo, y su entrada al infierno es denegada por la viuda del Demonio.

jueves, 15 de octubre de 2009

EDIFICIOS UN TANTO PECULIARES

Hace unos días La Rana de Inma nos enseñaba un edificio de dudosa simetría en su blog. Hoy en El País, viene un artículo sobre los diez edificios más raros del mundo. Algunos los conocía y no me llamaban especialmente la atención, otros son un descubrimiento agradabilísimo para la vista.
El Experience Music Project es obra del arquitecto canadiense Frank Gehry y se encuentra en Seattle (USA). Es un museo cultural dedicado a la historia del rock construido con más de 21,000 piezas de acero en una estructura pintada de azul y rojo entre otros colores

Arriba, La Casa Danzante en Praga, también conocida como Fred y Ginger en homenaje a la famosa pareja de bailarines, diseño de Vlado Milunic y Frank Gehry. En el último piso se encuentra un restaurante-mirador con vistas a la ciudad y al río Vltava.
Con 180 metros de Altura, la Torre Gherkin (su nombre real es 30 St. Mary Axe) como es popularmente conocida, se encuentra en el centro financiero londinense, y al contrario de lo que muchos piensan, no está diseñada por el mismo arquitecto de la torre Agbar de Barcelona aunque sus similitudes son evidentes.
El Museo de Arte de Denver aloja varias colecciones mundiales y se amplió con la construcción de un nuevo edificio hecho de acero y titanio, denominado Frederick C. Hamilton. Posee un vestíbulo alto con techo de cristal y una conexión de puente aéreo en cristal al museo que llega a un pabellón acristalado en el último piso donde también hay un restaurante.
Arriba, la creación de Oscar Niemeyer para el Museo de Arte Contemporaneo de Niteroi en Brasil. Ocupa 817 metros cuadrados, 16 de alto y cincuenta de diámetro con capacidad para sesenta visitantes en sus tres plantas.

Diseñado también por Frank Ghery, "el papá" de la torre danzante de Praga, la ciudad M o MedienHafen se halla en el puerto fluvial de Dusseldorf en Alemania. Aquí pueden visitarse cines, tiendas y bares.


Las Casas Cubo en Rotterdam están formadas de cubos cuadrados e inclinados 45 grados. Son un total de 32 cubos sobre pilares hexagonales que al parecer son bastante cómodas como vivienda. Cada uno tiene tres plantas, 100 metros cuadrados y algun rincón dificil de utilizar por su angulosidad.
El Templo de Loto se encuentra en el sur de Delhi y está hecho de 27 pétalos de mármol con nueve estanques a su alrededor. Es el santuario Bahai diseñado por Fariboz Sahba, diseñador de origen iraní que con cada pétalo representa la unidad de las distintas religiones del mundo. Cada uno de los jardines que lo rodean posee un significado.

El islote de Holmen, en Copenhague, era un antiguo astillero donde ahora se alza la Opera Real, sede de la Orquesta y el Ballet Real danés. La cubierta voladiza tiene 32 metros de longitud y su interior alberga cinco pisos con salas de ensayo bajo el auditorio, que se halla a 13 metros bajo el nivel del mar. En total tiene 1000 habitaciones en sus 14 pisos y ocupa 41,000 metros cuadrados.

El Estadio Nacional de Pekin se construyó exprofeso para los Juegos Olímpicos de 2008 y está cubierto de una estructura transparente e independiente de zona interior de hormigón. Su peculiar aspecto le ha dado el sobrenombre de "nido de pajaros"

Y... aquí en Limerick no queríamos ser menos, y por eso, escondido en el más ignoto corazón de la ciudad, perdido habitualmente de miradas curiosas y turistas con cámaras que puedan dañar con sus flashes la estructura inusual de este edificio, tenemos... tenemos...

¿Qué carajo es ésto, Dios mío de mi alma...?

miércoles, 14 de octubre de 2009

ENCUESTA

Hoy cuando he bajado a recoger mi correo, encontré una carta enorme con membrete del CSIC. Sin poder aguantar la curiosidad (generalmente la única correspondencia de este tipo que me llega suele estar vinculada a campañas electorales), rasgué el sobre para ver de qué se trataba: una encuesta conjunta con el Ministerio de la Ciencia y la Innovación, la Junta de Andalucía e IESA. Así que ahora sabréis en qué se gasta parte del capital de vuestros impuestos:
Estimada blablabla,
Quisiera invitarle a participar en un estudio cuyo objetivo es disponer de un mejor conocimiento de la situación en la que viven los andaluces que residen en el extranjero.
El estudio lo realiza la Consejeria de Gobernacion de la Junta de Andalucia, la cual está interesada en conocer, en general, las condiciones de vida y las expectativas de retorno a Andalucía (¡JAAAAA!) entre aquellos andaluces y andaluzas que residen en el extranjero y, en particular, las necesidades de atención social que demandan. (...) El Instituto de Estudios Sociales Avanzados (IESA) (...) se ha encargado de la distribución de un cuestionario entre un conjunto de andaluces y andaluzas seleccionados al azar (encima te hacen sentir como si fuera un privilegio. Que me manden dinero y ya veran que contenta me pongo!).
(...)Su opinion e información (...) costituyen la principal fuente de conocimiento de sus condiciones de vida y sus expectativas de retorno a Andalucía.
(...)

La encuesta se componía de un cuestionario de 6 páginas y 59 preguntas. Se podía hacer rellenando el papeleo que me habían enviado y devolviendolo en el sobre franqueado que lo acompañaba, facilitándoles mi telefono para que me llamaran ellos o bien hacerla en su página web, opcián que finalmente me ha convencido más por ser lo más rápido. La encuesta es voluntaria, pero ya que se han tomado la molestia de gastarse vuestro bien ganado dinero en esta gaditana viviendo en Limerick, he tenido la consideración de responder, jajaja.
Las preguntas eran de todo tipo: cuánto tiempo llevo viviendo aquí, en qué año abandoné andalucía, cuántas habitaciones tiene mi casa (¿se me colará alguien por aquí aprovechando la coyuntura??), si es en propiedad o alquiler, si tengo propiedas en Andalucía y todas estas cosas.
Otras me han parecido un tanto indiscretas, como por ejemplo que de cuánto dinero disponemos en casa mensualmente, si llegamos con dificultad a final de mes/gastamos todo en el mismo mes/se reserva una parte para ahorros, o si alguna vez hemos dejado de pagar algún recibo. Ah, y la mejor de todas, pregunta 1 del Bloque D:

  • En estos momentos, ¿cuales son, por orden de importancia, sus problemas o necesidades principales? Y has de enumerar tres. Pues he puesto Ninguna, ninguna y ninguna. ¡A tí te lo voy a contá!
Otras preguntas me han parecido un tanto mal planteadas o innecesarias. Como ésta que dice: Por favor, indique cuántas veces ha viajado a Andalucía. Y te da como opción del 1 al 10. ¿Pero... cuántas veces he viajado a Andalucía cuándo? ¿En mi vida? ¿En el último año? ¿Desde que estoy aquí? Otra:

  • ¿Podría decirme si se ha planteado alguna vez la posibilidad de trasladarse definitivamente a Andalucía?

La pena de esta pregunta es que al contestar a través de la web, sólo podía responder: Sí, me lo he planteado o No, no me lo he planteado. De haber tenido que enviar la encuesta adjunta habría escrito Jaaaaaaaaaaaaaa o Noooooooooooo como tercera posibilidad.

En fin, una buena manera de perder 15 minutos de mi tiempo que supongo servirán para que sepan que el próximo año no tendrán un parado más en las listas porque me quedo aquí, que no tengo ninguna propiedad ni cuenta bancaria ni nada en España por lo cual puedan exprimirme dinero, y la pobre consideración que tengo hacia las actuaciones del gobierno español, andaluz y el irlandés. Ah, y que me siento MUY satisfecha (última pregunta de la encuesta) si pienso en todo lo que me ha pasado desde que me marché de Andalucía.

Cágate lorito. Además me han traido los tres últimos números de El Jueves así que estoy SUPER satisfecha. Y tengo mi muñequito vudú (regalo con el Extra).

martes, 13 de octubre de 2009

MI COLEGIO, FACEBOOK Y LA SRTA. FUSTÉ (El Rincón de Lar)

Hoy tuve la felíz idea de ponerme a mirar en Facebook si mi antiguo colegio tiene grupo. Y he encontrado mi Instituto, pero no mi colegio de EGB.
Yo estudié en el Amor de Dios de Puntales. En Cádiz había dos centros y para diferenciarlos entre sí, uno era el Amor de Dios de Puntales y el otro el de Marconi. Más tarde el de Puntales pasaría a llamarse Nuestra Señora de Lourdes, aunque medio Cádiz siga conociéndolo como el Amor de Dios de Puntales. Y ya le dediqué un par de posts a estos colegios. Sin embargo, las aventuras que contar en uno y otro son interminables. Siempre diré que del Amor de Dios de Marconi, al que se pasaba (si querías seguir en la misma institución) al finalizar octavo de EGB, no guardo gratos recuerdos. Tampoco es que supusiera una tortura acudir a clase, pero no fue el lugar ideal para pasar por el difícil trauma de la adolescencia: monjas carceleras, recreos en la azotea con sus barandillas rodeadas de alambres de púas (el primer año las veteranas nos decían que estaban electrificadas y teníamos miedo hasta de acercarnos a la pared), unas ventanas con vistas a la via del tren (hoy soterrado), y normas, normas y más normas.
En el Amor de Dios de Puntales (o Ntra. Sra. de Lourdes), las monjas habían sido mucho más flexibles y sólo un par de ellas se habían ganado a pulso un apodo. Las de Marconi, lo llevaban bordado casi en el uniforme, sin ellas saberlo. Quizás por ello recuerdo más sus motes que sus nombres.
Hoy encontré ese grupo en Facebook, aunque no reconozco a nadie. Allí sólo pasé dos o tres años, luego decidí marcharme al Instituto Columela y estudiar en horario nocturno para poder dedicarme a la radio durante el día. De modo que a no ser que encuentre a alguien que estuvo en mi clase, difícil será que reconozca siquiera otros rostros de cursos superiores o inferiores. Hay incluso un par de chicos, y en los años que cursé allí sólo éramos niñas. Cuántos males hizo la llegada de los colegios concertados!
Sí recuerdo, sin embargo a Sor Puri (la pulgui), autócrata de nacimiento, la perfecta pareja de Adolf Hitler: chiquitita y mostachuda, siempre haciéndonos correr al entrar y al salir... a la vez que nos decía que no corriésemos!! ¿Cómo es posible apresurarse para no llegar tarde sin echar una carrerita por aquellos pasillos interminables de suelo encerado y pulido? O Sor Celina... la temible directora que nos ponía mirando al Peñón con una mirada de las suyas. Me acuerdo de las dos Mari Cármenes (la rubia y la morena, para diferenciarlas). Quien tenía en clase de Inglés a la morena se aseguraba buenas notas. No porque aprobase con facilidad, sino porque aprendías. La rubia, sin embargo, era difícil de entender incluso hablando español. Había estudiado inglés en Gibraltar, decían los rumores, y a mediodía solía consumir en su csa una botella de vino con la comida (según otros rumores), porque cada día te pronunciaba de una manera diferente. Y sus traducciones erróneas eran famosas entre sus atemorizadas alumnas.
En Naturaleza teníamos a Paco Pepe (él insistía en que se llamaba Francisco José), y en Física y Química tuvimos a un profesor muy cachondo, don Emilio. El que nos enseñó la teoría de las bolitas (chiste jocoso entendido sólo por los que estuvieron ese día en su clase y referente a que las mujeres no teníamos... bolitas...). Recuerdo a la Srta. Asun y su chaqueta eternamente manchada de tiza... y a Isabel Fusté, que nos dio Ciencias Sociales y luego Historia o Geografía o ambas.
Y hoy al meterme en el grupo de Facebook me he enterado que murió hace pocos días, el pasado 6, que la misa se ofició en la parroquia de Santo Tomas el día 8 y que tenía 66 años y un cáncer ponzoñoso. De Isabel me hice muy buena amiga tras ser exalumna. Y me dolió un día, años después, cuando me la crucé cerca de la plaza España, la saludé, la detuve y... no me reconoció.
Isabel había sido durante un tiempo casi el hazmerreir de una clase de 42 niñas con muy poca vergüenza, en esa edad en la que crees que estás en poder de la razón, que tus padres son unos tontosdelculo que están ahí sólo para fastidiarte y que tú tienes la llave de la verdad absoluta. Fusté siempre había sido rarita, de ojeras profundas, ligeros ticks y cara de pocos amigos. El día que nos dejó patidifusas pegadas a los asientos rayados de nuestros pupitres, fue la clase que de pronto se quedó callada en medio de una lección... miró al suelo... suspiró... miró al techo... cerró los ojos y salió corriendo del aula. Unas rieron, otras callaron. Todas comenzamos a murmurar. Y cuando volvió a entrar, éramos un sepulcro.
Su historia no era un secreto: su marido la había dejado por un modelo más nuevo y bonito. A partir de ahí se mostró siempre muy triste. Decían que sufría depresión. Yo me cambié al Columela poco después de este incidente y me reencontré con ella un día. Desde entonces quedábamos un par de tardes para tomar café en el Miami, y nos abrimos nuestros corazones. Yo acababa de conocer al que ahora es mi ex y estaba pensándome si irme con él o no... y ella me animó, me dijo que para arrepentirme siempre habría tiempo, y ¡vaya si lo hubo!
Luego perdimos la comunicación cuando me fui y me sentí dolida cuando unos seis años después no me reconoció. Yo tampoco reconocí su mirada, aunque tenía mucho mejor aspecto que cuando me marché. Qué cruel es la vida. Sólo tenía 66 años y unos alumnos que estoy segura que la apreciaban, porque era muy buena profesora.
Quizá sea una de las pocas profesoras de ese Amor de Dios de la que guardo, junto a Mari Carmen la Morena, un gratísimo recuerdo. El resto pudo pasar sin pena ni gloria. También recuerdo las clases de gimnasia con la quebrantahuesos (Cati), las carreras en el patio, las funciones de fin de curso, la eterna leyenda de la Mano Negra de los lavabos (no vayas, noooo...)
Claro que el Amor de Dios de Puntales nos daba más juego en ese sentido... Esos llantos desconsolados al ver a los militares de la base salir en tanques caqui (¡la guerra, ha estallado la guerra!), el tener el patio pegado a los depósitos de Campsa (cuántas evacuaciones hemos tenido), las otras evacuaciones por amenaza de bomba, las leyendas del puñal clavado en la imagen de la virgen en al capilla... el terror pavoroso al molondro del Cristo en el pasillo junto a la sacristía, la imagen teresiana de Sor Engracia, medio ciega, bordando en el hall junto a la secretaría, las sirenas del colegio de enfrente (y los gritos de los niños), frente a nuestra arcaica campana (hasta que instalaron el timbre). El invisible cuarto de los ratones (que algunas situaban tras esa puerta pintada de gris en el hueco de la escalera), el rumor de que el fin del mundo se acercaba por maremoto/eclipse/conjunción de planetas. Porque lo he visto en la tele/se lo he oido al niño de la vecina/lo he leido en el Diario/ melohadichounamigoquesupadreesmarinero. El terror a ir al baño en medio de clase, en el silencio casi pecaminoso de la interminable galería. Aquí no teníamos Mano Negra. Aquí el rumor era: rata que te muerde el culo/serpiente que se desliza bajo la puerta (esas puertas a las que les faltaba una cuarta y por donde a veces te pegaba algún susto otra chica que miraba a ver si estaba "ocupado"), o el temor de encontrarte con el asesino psicópata que le había clavado el puñal ensangrentado a la Inmaculada de la capilla. O encontrarte de frente con la limpiadora que tenía más mala leche que todos los anteriores juntos.
Recuerdo con acritud ese patio de chinitas que tiempo después sería de rasposo cemento, donde me dejé igual la piel de las rodillas, los codos y casi algún diente; los barrotes de la puerta de entrada y las caras pegadas a ellos esperando a José (jauría gritando Josééééé hasta que le veías aparecer empujando el carrito junto a la curva) en el recreo y su carreta con pipas, chuches y sobres sorpresa. O cromos, chicles (prohibidísimos), estampas y los codiciados úlbumes... José, con su diente perdido y su sempiterna gorra gris.
Los paseos a casa a la salida, casi media hora de caminata pasando por delante de la Campsa y un edificio que se nos antojaba un palacio, con jardines y un seto donde crecía en primavera una florecita de colores anaranjados y rojos que procurabas no ponerte en el pelo porque se decía que de hacerlo te quedabas calva... El largo muro de ladrillo de la Aeronáutica, con su soldadito en la puerta (objeto de nuestro deseo añitos más tarde "Me enseñas la pistola, mushasho?")... la Bahía, imposible en días de Levante a no ser que quisieras acabar en Puerto Real. Las constantes huelgas violentas de los trabajadores de Astilleros.
Los estudiantes en los sesenta correrían delante de los grises: yo recuerdo haber corrido lejos de los trabajadores de astilleros, de ver contenedores ardiendo, tocar mi primera -y única- pelota de goma, oir disparos a escasos cinco metros y observar como un par de barrios quedaban reducidos a poco menos que una batalla campal.
Y me pregunto cuántos de mis profesores quedan aún con vida, cuántas de mis compañeras siguen siendo gilipollas, cuántas están felizmente casadas/divorciadas/solteras y si algún día nos volveremos a ver.
Curiosamente tantos recuerdos como conservo del colegio, tantos nombres enlatados en la memoria... Y no puedo decir lo mismo de muchas de esas 41 niñas que me acompañaron durante esos ocho-nueve largos años. Qué parca es la mente.

lunes, 12 de octubre de 2009

ELENORE


Hoy es uno de esos días en los que sólo me apetece relajarme y oir canciones como ésta...

domingo, 11 de octubre de 2009

La buena, la mala, y una de Tarantino... que no es de Tarantino

Cada Sábado solemos alquilar un par de películas. Creo que a partir de hoy haré una sección los Domingos sobre ellas, porque nunca me he tragado tanta mierda como en las últimas semanas. El problema de alquilar tanto Dvd es que llega un momento que lo has visto todo. A veces, por ser tan buenos clientes (durante la semana también alquilamos alguna), nos han llegado a dar películas gratis. Anoche fue una de estas ocasiones, y acabamos hasta las cuatro y pico de la mañana viendo Looking for Eric, Synecdoche NY y Hell Ride.

De la primera no tengo nada malo que decir. Una película correcta, para el lucimiento de Eric Cantona y dirigida por Ken Loach que comenzó de manera aburrida (mucho acento de Manchestah, mucho diálogo trivial y familias disfuncionales), para subir en crescendo a un final apoteósico. Y una frase para el recuerdo: "No soy un hombre cualquiera. Soy Eric Cantona". La sinopsis del film la podéis encontrar en cualquier búsqueda en Google. Pero no es una película sobre futbol aunque sí un claro homenaje a la carrera de uno de los jugadores más... locos de la historia.
La segunda película, Synecdoche NY, con Phylip Seymour-Hoffman y un buen elenco de actores me aburrió soberanamente, hasta el punto de que al menos los últimos tres cuartos de hora de la misma los pasamos a velocidad acelerada. Es una película larguísima (no me creo eso de los 124 minuos, juro que fueron como veinticuatro horas más) cuya sinopsis no podría siquiera empezar a comentar: no tiene ni pies ni cabeza, es un absurdo total de principio a fin (si es que tiene un fin), con situaciones completamente bizarras, como el hecho de que uno de los personajes (interpretado por Samantha Morton) vive en una casa que es perpetuamente devorada por las llamas. O el hecho de que el protagonista (Seymour-Hoffman) tenga un diario de su hija que se escribe solo aún después de su marcha. O el absurdo cambio de acento de Jennifer Jason Leigh, que pasa de su acento normal al francés y luego al alemán... O que cuando se esté muriendo utilice traducción simultánea vía auricular con Hoffman para entenderse...
No sé, quizá aquí aplicarían muchos de los conceptos de Sergio aunque no creo que nadie esté en su mejor momento, pero quizá sí que sea una película para cinéfilos. Para mí, una insoportable mierda, lo siento. Si alguien entiende qué tipo de alegoría trataba de hacer llegar al espectador, que me lo explique, porque yo lo único que entendí es que es la película en la que intervienen más actores usados a lo largo de toda la saga de Hannibal Lecter.
La que sí me gustó bastante es Hell Ride, presentada y producida por Tarantino (que no dirigida), y con un tufillo a lo mejor de Tarantino/Robert Rodríguez que quita el sentío. Hay imágenes claramente sacadas de Desperado/El Mariachi de Rodríguez, otras de "clásicos" de Tarantino como Reservoir Dogs, y muchos, muchísimos, de sus actores fetiches: Michael Madsen, Larry Bishop, David Carradine... y mucha, mucha teta de plástico y culos imposiblemente duros. El cásting también incluye a Dennis Hopper, Eric Balfour y un hilariante Vinni Jones.
La película está dirigida por el mismo Larry Bishop, que coincidió con Madsen en Kill Bill 2. El nombre de su personaje, Pistolero, es un homenaje a Robert Rodríguez en Desperado. La idea de la trama es de Tarantino (sus influencias se notan), tras ver The Savage Seven (1968) con Larry y decirle que el destino quería que hiciera la mejor película de moteros de la historia y que él la produciría.
La música ha sido seleccionada personalmente por Tarantino y eso se nota, es su estilo. Algunas de las canciones de la banda sonora, además, han sido escritas e interpretadas pro Robert Rodríguez.
La violencia y la acción está asegurada y también el humor sardónico que caracteriza este tipo de películas. Quizá no es "el mejor film de moteros de la historia", pero me despertó del sopor que me produjo la anterior pifia. Y Vinni Jones está, como siempre... estático.

sábado, 10 de octubre de 2009

¡En que lio me he metido! Memorias de una Aupair es ahora privado


Hace un tiempo comencé a relatar mis aventuras como ex-Aupair allá a finales de la década de los noventa en Limerick. Por razones personales, he decidido hacer dicho blog privado, de modo que sólo aquellos lectores con invitación podrán tener acceso a él. No hay ningún requisito especial para ser lector del mismo. Si pides paso dejándome en mi correo personal o por aquí tu mail privado para poder enviarte una invitación, no tengo inconveniente en añadirte a la lista de lectores. Para ello recibirás en tu correo un invitación de acceso al mismo que necesitas aceptar. Como tengo habilitada la moderación de comentarios, tu email personal no se hará público, puesto que no publicaré dicho mensaje para salvaguardar la privacidad de todo aquel que así lo desee.
Gracias por vuestra paciencia e interés y en breve recomenzaré la historia justo donde la dejé la semana pasada.

viernes, 9 de octubre de 2009

VA POR INMA... (envidia cochina, jijiji))

Corría el año 89 y yo compaginaba los estudios con mi trabajo en la radio, cuando corrió el rumor por el Instituto de que Alejandro Sanz acudiría a los estudios de la SER para una entrevista en Los Cuarenta. Yo había sido adolescente asidua de visitas de otros cantantes (Gonzalo entre ellos), y posteriormente haría mis prácticas en esos mismos estudios, y allí que nos fuimos corriendo un grupo de adolescentes hormonales a la caza y captura de foto y autógrafo con un casi desconocido Alejandro Sanz. Su primer álbum pasó relativamente desapercibido, pero a nosotras ya nos gustaba igual, ademés que él siempre decía que "se sentía gaditano a pesar de haber nacido en Madrid", y siempre veraneaba en La Línea. Eso sí, el acento andaluz y el flamenquito apaleao de sus últimos álbumes no tenía lugar entonces, cuando trataba de abrirse camino en la industria discográfica.
Fotos sacamos muchas, con nuestras cámaras patateras de carrete, a media luz en el portal abajo de la emisora. Las mías no salieron, demasiado oscuras (ventajas ahora de las digitales, puedes ver y repetir).


Por entonces tenía yo una libretita en forma de paquete de tabaco de Winston, cortesía del Super Pop, que guardaba algunos otros autógrafos... Y casualmente ayer encontré su rúbrica dentro de un libro que a veces hojeo... muy de vez en cuando.
Yo no he ido a sus conciertos, ni Alejandro me ha dedicado una mirada capturada para la eternidad.... ¡¡¡Pero sus manos tocaron mi boli y mi libreta!!!

jueves, 8 de octubre de 2009

LA MANO QUE NO ERA MANO

El pasado fin de semana, el Puerto Deportivo de Chipiona fue acordonado tras aparecer una mano cortada, pequeña, posiblemente de mujer, con un reloj aún en la muñeca sesgada. No, no es el comienzo de una historia de terror. Ni una historia de Halloween. A juzgar por los resultados, podría ser la trama de una comedia, de hecho.
La Guardia Civil cerró todo acceso al puerto. Los primeros pensamientos es si se trataría de la mano del cuerpo todavía por aparecer de Marta del Castillo, por lo que se movilizó de inmediato un grupo de Sevilla, a parte de todo un despliegue forense al más puro estilo CSI. La mano fue empacada y enviada al Instituto Armado para pruebas de ADN y demás, donde se quedaron totalmente anonadados al comprobar que la mano, ni siquiera era mano. Bueno mano, sí era. Pero no humana. Estaba confeccionada con carne de cerdo, huesos de animales y látex... o lo que es lo mismo, era un prop de los usados en efectos especiales, provenientes de una película, sin duda. O esa es la conclusión final a la que ha llegado la Benemérita a falta de una explicación mejor.
Primero se dijo que podría pertenecer al rodaje de una película que tuvo lugar en el mismo puerto de Chipiona a finales de Agosto, pero Angel Tirado, el director del film, llamado Deriva, parece presentar la misma como un corto en el que se trata de reflexionar sobre los efectos del hombre en el cambio climático... muy alejado de cualquier concepto que pueda resultar en la pérdida de "una mano".
La otra posibilidad era la de la película de Julián Lara, Sweet Blood, que tuvo algunas escenas rodadas cerca de la desembocadura del Guadalquivir. Pero Sweet Blood es una cinta de vampiros, no de zombies, y que sepamos, a los vampiros no se les caen los miembros a cachos. Además dice el mismo Lara que suelen ser muy cuidadosos con sus "piezas" porque ya tienen experiencia de haber perdido una pierna una vez, que acabó en un contenedor y por lo cual fueron severamente multados.
El caso, de cualquier modo, está cerrado: no es mano humana, no hay crimen, no hay cuerpo que buscar (a pesar de que un helicóptero se pasó unas buenas horas sobrevolando las aguas a ver si aparecía el resto).
Pero aún no se sabe de dónde procede la falsa mano. ¿Alguien canta el Cinco Lobitos...?

martes, 6 de octubre de 2009

UN CUMPLEAÑOS INOLVIDABLE (El rincón de Lar)

No es mi cumpleaños, ni siquiera se acerca. Sin embargo, cada vez que voy a viajar a casa me acuerdo de uno de mis últimos cumpleaños celebrados allí (si no el último), con mis amigos. Voy a casa en Diciembre, para hacer en cuatro días lo que debería hacer durante el resto del año: visita al dentista, revisión médica, compra de medicamentos masiva (aquí son pa niños, joder, no tienen fuerza alguna), y visitar callejuelas y tiendecitas que aún conservan su sabor de antaño. Esta vez me he prometido volver a pisar las aulas donde aprendí a ser persona. Y quiero saber si la cabeza del Cristo que tanto miedo me daba aún sigue allí: en el pasillo que iba al gimnasio.
Y siempre me acuerdo, cuando voy, de los amigos que ya no están. Que ya no están en Cádiz, que seguir siguen en este mundo... desperdigados por ahí, yo la primera, claro. Y recuerdo cuando aún estábamos juntos y nos divertíamos en aquel garaje de la Zona Franca, mientras J. martilleaba, o petroleaba, o cambiaba una rueda y los demás mirábamos y bebíamos cerveza. Y recuerdo mi 31 cumpleaños o el 32, el mejor de todos. Ningún cumpleaños de la infancia, ninguna ilusión de niña, ningún regalo costoso podrá jamás ponerse a la altura de ese cumpleaños.
El año anterior, mi amigo G. había montado una fiesta sorpresa para C. allí mismo, en el garaje de J.. J. fue a recoger a C. a su casa, como cada tarde y al abrir la puerta, se encendieron las luces y empezó a sonar la música. C., que siempre es impredecible, pegó un grito que se oyó en Murcia y se largó corriendo, aterrorizada, calle abajo, ante las miradas atónitas de... los congregados para la fiesta sorpresa. J. tuvo que correr tras ella y calmarla y explicarle... que no pasaba nada.
A mí me hicieron algo parecido, sólo que yo no corrí calle abajo sino dos metros más atrás a la maleta de mi entonces moto a coger mi cámara de vídeo, porque aquello prometía. Aunque a aquellas alturas de la noche, no esperaba ni fiesta, ni felicitaciones, ni nada de nada.
El día no había comenzado bien. Para empezar, era Domingo de Carnaval, Cabalgata Magna. Por más que llamé y llamé hasta que se me acabó el saldo de dejar mensajes, ninguno de mis amigos respondía al teléfono. Llamé a sus casas y me decían que no estaban, que habían salido, que les darían mi mensaje si aparecían... Y así, más sola que la una y con el corazón en la mano dispuesto a darle una patada (el día de mi cumpleaños y tenía que irme a ver la Cabalgata sola), me fui a hacer fotos y grabar carrozas, chirigotas y disfraces multicolores con el comienzo de un dolor de muelas ¡Lo que faltaba!. Al finalizar la cabalgata, volví a hacer mi ronda de números. Esta vez ¡al fin! pillé a J., que me dijo que quedáramos esa noche en casa de mi hermana, que entonces vivía junto a la playa, y que de ahí nos iríamos a ver los Fuegos Artificiales desde el paseo y luego a tomar algo.
A las once aparecen J. y C. y JJ., el novio de G., pero ni rastro de G., que, me dicen, se reunirá con nosotros más tarde porque viene desde El Puerto. Tras los fuegos, nos vamos a un bar donde los invito, por ser la fecha que es, a una bandeja de ibéricos y unas cervezas. Estábamos finalizando las últimas lonchas de jamón (a eso se le llama calcular bien el tiempo) cuando le suena el teléfono a J., que con cara de circunstancias nos dice que vamos a tener que cortar la fiesta (qué fiesta??) e irnos para el garaje porque el tontolaba de G. había tenido una avería y venía desde el puente Carranza empujando el coche. Y esperaba llegar al garaje en cualquier momento y que J. por favor le solventara la avería, así que allí nos montamos en las motos y nos fuimos a la Zona Franca.
Silencio absoluto.
J. abre la portezuela metálica, meto la moto y procede a abrir la puerta del garaje... luces y... música de streaptease... salgo a por la cámara y vuelvo a tiempo para ver... una sábana... una luz detrás... la sombra reflejada del cuerpo orondito de G. ... que al ritmo de no-recuerdo-qué canción disco se deshacía como un profesional de la camisa... tirándola fuera de la sabana... se arrancaba de cuajo los pantalones... el tanga... y aparecía ahí de pronto una sombra descomunal cual badajo de campana... Creo que si no me acuerdo de la música es porque las carcajadas ahogan el sonido del cassette...
Se acaba la música, se apaga la luz... y sale G. ... con unas mallas a lo Beyoncé en el vídeo All the Single Ladies, y un calcetín muy bien relleno cosido en el mismo... centro.
Sí, sí, hubo pastel (con dos cerdos dándole que te pego como decoración), hubo fanta, patatas fritas, ganchitos al queso y mucho piscolabis, pero yo... yo me quedo con mi streaper gay... ¿A que tengo unos amigos sencillamente adorables?

lunes, 5 de octubre de 2009

NO ES ORO TODO LO QUE RELUCE



Siobhan Kerney y su marido Brian habían logrado el sueño de muchos matrimonios: Ella era guapa, llamativa, con una buena educación, de excelentes maneras e inteligente. El era un hombre de negocios, de posición acomodada, atractivo, amable. Juntos tuvieron una ricura de niño al que adoraban y un buen día, dado que todo les iba tan bien, decidieron adquirir un hotelito en Mallorca y hacer realidad su sueño. En verdad habían ido a Mallorca de vacaciones, como otros muchos irlandeses, atraidos por el sol y el ambiente "no tan tipical-spanish". Pensaban comprarse un yatecito, nada ostentoso, pero se enamoraron perdidamente de un hotelito en Soller.
El Hotel Salvia fue una inversión tanto de cariño como de tiempo y dinero. Poco a poco lo convirtieron en un santuario de seis habitaciones completo con una piscina exterior aclimatada. Brian era electricista, por lo tanto él mismo hizo todo el trabajo eléctrico, y en Enero del 2003 abrieron las puertas a su no-tan-modesto y bien presentado negocio. Cada habitación estaba decorada con gusto y lujo. Y pronto la pareja sería conocida en la zona por comerciantes y locales.
Siobhan había sido chef en el Shelbourne Hotel de Dublin y sus barbacoas en el hotel eran populares. Ella misma se encargaba de las comidas de los invitados, de llevar el desayuno a la terraza y preparar acogedoras cenas, cocinando su propio pan y utilizando productos locales y naturales, y al final de la noche, Brian abriría unas botellas de Brandy y compartirían con sus huéspedes algunas veladas bajo las estrellas y el cálido aire nocturno de la isla. Por quince mil euros a la semana se podía alquilar todo el hotel y así celebrar allí bodas y otros eventos, con Siobhan encargándose del catering al completo.

Mientras, en Dublín, tenían una casa grande, espaciosa. La vida les había sonreido. En un terreno anexo construyeron una casita de dos plantas y la pusieron a la venta, aunque un poco más tarde la retiraron del mercado. En principio planearon utilizarla como su segunda casa y vender la otra más grande, porque su idea era quedarse a vivir la mayor parte del tiempo en España, cuya calidad de vida les parecía mucho mejor, para ellos y para su hijo, de tres años.

Pero el 28 de Febrero del 2006 todos estos sueños, toda esta vida perfecta, se derrumbó como un castillo de naipes. Siobhan, de 38 años, sería encontrada muerta en el suelo de su dormitorio en la casa de Dublín, estrangulada con el tubo de la aspiradora. Su hijo estaba allí cuando el asesinato tuvo lugar.
El 30 de Mayo del 2007 su marido, de 50 años, sería arrestado y acusado del asesinato. Durante la investigación y registro de la casa, encontraron un diario de Siobhan oculto tras la caldera, un sobre al fondo de un cajón con un billete de 500 euros y su pasaporte escondido entre las sábanas en un estante.
Kearney tenía motivos más que suficientes para matarla, a pesar de que no se pudo hallar ningún resto de DNA en la aspiradora y en un principio hasta se barajó la posibilidad de un suicidio. Expertos forenses probaron que no fue así. Siobhan había sido asesinada. Delante de su hijo.
Siobhan quería el divorcio. Y Brian no estaba de acuerdo. Y además, a pesar de toda su fachada acomodada y perfecta... Brian experimentaba problemas financieros, y un divorcio significaba perder su casa, tal vez el hotel y pagar manutención.
La situación financiera de Brian sonaba muy bien en papel: tenía gran cantidad de dinero y propiedades, pero había pedido demasiado prestado para las obras en el hotel y en la nueva casita y ahora se enfrentaba a su pago. De hecho, habían puesto el hotel a la venta el año antes pero sin éxito y habían decidido mudarse a la casita de dos plantas para abaratar costes y vender la grande.
Sin embargo, cartas del abogado de Siobhan parecen sugerir que ella planeaba mudarse a la casita, lo cual no ayudaría nada a la presión financiera de Kearney porque no le sería posible vender la casa. Tampoco quería hacerlo. Mientras tanto, su esposa estaba haciendo planes a corto y largo plazo: planeando la separación, traspasar la dirección del hotel en España, organizar la matriculación del pequeño en el colegio, invitando amigos a ver partidos de rugby o preparando cenas con amigas, como la noche anterior a su muerte. También había enviado un mail casual a su cuñada esa misma noche, no algo que haría alguien que planea acabar con su vida, obviamente. Además, la alarma estaba puesta la mañana que se descubrió su cuerpo, y tuvo que ser desactivada para poder acceder a la casa, lo cual indica que nadie forzó su entrada. La puerta de su dormitorio estaba cerrada con llave cuando su hermana Niamh llegó esa mañana y cuando forzaron la puerta, la llave se encontró en el suelo. La investigación mostró que había suficiente espacio bajo la puerta para que alguien hubiera podido cerrar desde fuera y luego deslizar la llave por debajo.

Otro punto que demostró que no se trataba de un suicidio es el hecho de que si hubiera intentado colgarse con el tubo de la aspiradora suspendiendo su cuerpo sobre la puerta, como se quiso hacer creer, el tubo se habría roto limpiamente en cinco o siete segundos, estirándose bajo el peso, sin matarla. Pero si se la había estrangulado con él, la fuerza y la suspensión parcial del peso de su cuerpo habría roto el tubo sin estirarlo -como sucedió- y habría acabado con su vida. Las tres roturas en el cuello de Siobhan también ayudaron al veredicto de estrangulación.
Los motivos, como ya he dicho, eran puramente monetarios: Toni Massey, que trabaja para el Bureau de Invistigación de Fraudes de la Policía dijo que los activos de Brian Kearney tenían un valor de 4.6 millones de euros en Febrero del 2006, contando todos sus préstamos y el capital de tasas. Sus ingresos netos habrían sido de unos €120,000, o casi €10,000 al mes en 2004. Sin embargo, los préstamos para el hotel en España y la casita que habían construido ascendían a más de €15,000 al mes. La casa estaba hipotecada en 850,000 y si la pareja se hubiera separado, Kearney habría tenido que vender la casa familiar o la más pequeña para aliviar un poco la presión del préstamo.
Tras casi cinco horas y media de deliberación y un jurado de 11 a uno, Brian Kearney fue sentenciado a cadena perpetua en Marzo del 2008.

domingo, 4 de octubre de 2009

SOLUCION: MATAR A RACHEL

El idílico bungalow en una zona agraciada de The Naul, en el Condado de Dublín, permanece cerrado y desierto, casi fantasmal. El césped crece a su antojo y el único correo que llega a su buzón es el propagandístico.
Pero no siempre fue así. Lambay View tuvo una vez unos residentes risueños y aparentemente felices. Dos niñitos de corta edad dieron sus primeros pasos en sus habitaciones y pasillos.
Hasta que llegó la desgracia y las risas se convirtieron en gritos desesperados, en llantos y muerte.
Sucedió en 2004 y es uno de los crímenes recientes que ha sacudido a la sociedad irlandesa, por la frialdad con la que fue cometido y por el trasfondo que lo rodea. Es una historia triste, de amores y desamores, de cuernos, mentiras y desolación.
El cuerpo bestialmente golpeado con unas pesas de Rachel O'Reilly fue encontrado en su dormitorio por su propia madre la mañana del 4 de Octubre de 2004. Tenía 30 años y dos niños de corta edad. En los días que siguieron a su muerte, se barajó la hipótesis de que había sido la víctima de un robo fracasado. Probablemente alguien entró en la casita pensando que se hallaba vacía y se encontró con Rachel que se enfrento al o los ladrones. Pero pronto la policía llegó a la conclusión de que Rachel podría haber conocido a su atacante y que el asesinato habría estado cuidadosamente planeado su muerte desde hacía meses.
El foco de atención se centró entonces en su marido, Joe O'Reilly, que admitió en numerosas entrevistas a la prensa y en programas de televisión por los que se paseó impunemente que era el principal sospechoso. Joe tenía 32 años y era un ejecutivo publicitario que vehementemente negaba su culpabilidad. Eran un matrimonio feliz, casados desde hacia unos años, con dos hermosos y sanos hijos, sin deudas.
Pero pronto esa pantalla de felicidad se vería hecha añicos según la investigación empezó a profundizar en la vida de Joe. Para empezar, su matrimonio no era tan idílico como parecía de puertas para afuera. Joe simplemente se había cansado de ella y tenía una amante, Nicky Pelley, con quien planeaba casarse en el futuro y vivir la vida que en principio había planeado con Rachel. El problema es que para Joe, el divorcio quedaba totalmente fuera de la cuestión porque con ello perdería la custodia de sus hijos y su casa. ¿Solución?: Matar a Rachel.

Joe fue arrestado casi un año más tarde y su juicio tuvo lugar en 2007. Actualmente se encuentra tramitando su segunda apelación, después de que la primera fuera denegada. Naturalmente, nunca ha admitido su culpabilidad, y la esencia de su caso, a pesar de no tener pruebas materiales (la pesa con la que se cometió el asesinato nunca fue encontrada), fueron las llamadas telefónicas desde el móvil de Joe.
Joe asegura haber estado trabajando el día y a la hora del crimen en Dublín. Sin embargo, récords de su teléfono le sitúan en las inmediaciones de su vecindario. Las llamadas que se hicieron a y desde el teléfono de Nikki Pelley, la mujer con la que mantenía un affair, fueron decisivas para situarle en el lugar del crimen.
La primera llamada entre Pelley y O'Reilly se hizo a las 5.45 de la mañana del 4 de Octubre de 2004, el día que Rachel fue asesinada. Los récords cedidos por O2 a la policía muestran que la llamada duró 27 minutos y provenía de la línea telefónica de la casa de Nikki al móvil de Joe. Las llamadas se sucedieron durante toda la mañana a diferentes intervalos, durante un total de una hora entre las 5.45 y las 8.46am. O'Reilly había dicho a la policía que aquella mañana se había levantado sobre als 5.20am y había ido directo al gimnasio donde se había encontrado con su compañero de trabajo Derek Querney, y de ahí fue a trabajar a Viacom, una compañía de publicidad exterior en el Bluebell Industrial estate a las 7.30, donde ya habían llegado otros trabajadores. A las 8.25am dejó la oficina para ir a inspeccionar unos posters en Phibsboro en un Garaje de autobuses y Querney se le unió algo más tarde. O'Reilly asegura que la única persona con la que habló mientras estuvo allí fue Querney y que ambos se marcharon para regresar a la oficina en sus respectivos coches sobre las 11.30am, llegando a eso de mediodía. Sin embargo las camaras de seguridad le ven llegar sobre las 13.10.
Oliver Farrell, un ingeniero electrónico contratado por O2 fue el encargado de explicar en el juicio las conexiones telefónicas que desbarataron del todo la coartada de Joe O'Reilly, sentando un precedente en las Cortes irlandesas. Según estas investigaciones, los récords telefónicos sitúan a O'Reilly cerca de su casa en la mañana del crimen. El mástil en Murphy's Quarry, carretera abajo de la residencia de los O'Reilly en The Naul, al norte del condado de Dublín, recogió una señal del teléfono de Joe dos veces -a las 9.25 y a las 9.52-. Farrel explicó que sería imposible que un mástil en Murphy's Quarry recogiese una señal desde el Garaje de autobuses en el centro de la ciudad, el lugar donde O'Reilly dice que estuvo.
Entre las múltiples llamadas de ese día, hubo un total de 18 comunicaciones entre Joe y su amante Nikki Pelley. Tres llamadas entre sus teléfonos antes del asesinato que tuvieron una duración de 58 minutos y 25 segundos.

Durante el juicio, salieron a la luz aspectos de la relación de Joe y Rachel que nadie conocía hasta entonces. Cuatro meses antes de la muerte de Rachel, Joe había intercambiado algunos emails con su hermana Ann, donde se discutían los sentimientos de Joe después de visitar con Rachel el día anterior a un trabajador social, tras una denuncia de una llamada anónima que se quejó a asuntos sociales del modo en que Rachel trataba a sus hijos. En uno de estos emails se revela que "el anónimo" fue la madre de Joe O'Reilly, dejada llevar por las historias que Joe le contaba de cómo Rachel maltrataba a los niños. Según se fueron leyendo los emails a lo largo del juicio, quedó clara "la repulsión" que Joe sentía hacia su esposa. En uno de ellos le dice a su hermana que su matrimonio está acabado: "Yo + Rachel + Matrimonio = ¡Se acabo!" y admite sus miedos a perder la custodia de los niños. Refiriéndose a si mismo como "Mister Custodia de Fin de Semana", dice: "Ser un padre en este país, sin importar si se es uno bueno, significa tener derecho a visitas de fin de semana y poco más. Ayer tuve mi primera indicación personal de cuánto perderé si no intento un ángulo diferente". Luego llama a su mujer en tono irónico "La Mejor Madre del Mundo" y utiliza lenguaje altamente abusivo, se ríe de su intento de organizar una "patética cena romántica" para ambos y añade: "De todas, todas, lo mejor sería arrastrar su culo gordo fuera y darle un patada que la envíe bien lejos, pero no delante de los niños, y sin dejar marcas que puedan y sean utilizadas contra uno en un juicio..."


Nikki Pelley compareció ante el juez también, aunque no ha sido ni siquiera acusada de complicidad. Declaró que conoció a Joe mientras trabajaba en Viacom provisionalmente y que se encontró de nuevo con él en una función de negocios, donde comenzaron su relación. Se veían los Martes y Sábados mientras Joe le decía a su mujer que iba a jugar softball o se quedaba a trabajar toda la noche en la oficina. Dijo que habían discutido un futuro juntos y que había conocido a los hijos de O'Reilly en varias ocasiones, cuando fueron al zoo o en su propia casa.
Las pruebas telefónicas, recogidas por los mástiles que le emplazarían minutos antes del crimen en su propia casa, fueron decisivos para asegurar el veredicto de culpable al que llegó el jurado de nueve hombres y dos mujeres tras nueve horas de deliberación. Su amante aún le visita en la cárcel cada semana a pesar de que fue condenado a cadena perpetua.
Por otra parte, Rose Callahy, la madre de Rachel, acaba de sacar un libro editado por Penguin que relata la vida de su hija hasta el momento de su muerte.