miércoles, 11 de julio de 2007

Y fueron lagrimas sinceras...

No puedo evitar, en un dia como hoy, dedicar al menos una porcion de mi tiempo a este heroe postumo que vio su vida sesgadas por dos tiros en la nuca hace ahora diez años. Miguel Angel Blanco murio para que no se cediera al chantaje de ETA, y el mejor homenaje que se le puede dar siempre es simplemente seguir deteniendo a estos carroñeros y asesinos que pretendieron, con su secuestro y asesinato, coaccionarnos una vez mas.

Aquel 12 de Julio conocimos de verdad a los vascos, a todos aquellos que salieron a la calle armados con manos blancas, gritando basta ya y llorando una muerte que, desgraciadamente, estaba anunciada.
Ese dia no se puede borrar de la mente de los que la vivimos. España se detuvo en el tiempo durante dos dias, pegados al televisor en busca de noticias hasta que nos confirmaron lo peor. El verano del 97, por circunstancias personales, quedara para siempre en mi mente. Preparando el viaje a Irlanda, empaquetando mis cosas en el piso de alquiler que compartia con dos amigos, dos muertes marcaron las noticias de ese verano: la de Miguel Angel y apenas otro mes mas tarde la de la Princesa Diana de Gales.

El fin de semana de la muerte de Miguel angel nos marco un momento en el que se nos quito el miedo y se nos reemplazo por la rabia, por la ira mas feroz. Millones de personas en la calle, en cada pueblo, en cada ciudad de la geografia española. Nunca jamas recuerdo una marcha tan larga, tan silenciosa al prncipio y tan estruendosa al final, el rugido de una muchedumbre que habria destrozado con sus manos pintadas a cualquier etarra que se hubieran encontrado en aquel momento. Como en una pelicula del Oeste. El problema es que era la pura realidad y enarbolamos nuestros lazos negros en la solapa, en los balcones, en los coches y motos. Lazos negros de repulsa y de dolor, y los gritos se acallaron de nuevo y se reemplazaron con el llanto.

Miguel Angel, sabemos donde estas: estas en nuestros corazones. Pero ellos estaran un dia bajo tierra, o incluso peor, tras las rejas y no tendran a nadie que los recuerde como te recordaremos a ti.

Solo nos queda el conocimiento de saber que nosotros no somos como ellos, que no silenciaran nuetras palabras ni dominaran nuestras mentes. Te mataron traicioneramente pero nos dejaste con dignidad.


3 comentarios:

Lombard dijo...

Saludos Candela
Sobre el asesinato de Miguel Ángel Blanco no creo poder añadir nada a lo que han dicho personas tan autorizadas como Fernando Savater.
Pero sí me gustaría comentar que si este crimen le abrió los ojos a muchos, no es menos cierto que por evidencias no sería desde hacía décadas. Algún ejemplo:
1973. Tres jóvenes gallegos confundidos en Francia con policías. Sus cadáveres siguen desaparecidos. En vida de Franco ETA actuaba como los escuadrones de la muerte argentinos.
1974. Una bomba en la cafetería Rolando asesina a una docena de personas que, salvo una, no eran policías.
1984. Asesinato por la espalda del teniente general retirado Guillermo Quintana Lacaci, al que la democracia debe bastante más que a aquella panda de cobardes que se tiraron al suelo el 23F.
1987. 21 personas que sólo hacían sus compras en Hipercor asesinadas. Si se le comenta a cualquier ultranacionalista catalán traga saliva.
Y qué decir de los muchos niños asesinados. Cinco (más los adultos) en 1991 en el cuartel de la guardia civil de Vic, un coche bomba lanzado directamente contra ellos, en 1987 en el de Zaragoza cinco niñas (más los adultos) que dormían asesinadas en sus camas, recordais las historias del Coco. Otro y un adulto en 1988 en el atentado contra la dirección de la Guardia civil, en 1991 una bomba en el coche de su padre o la niña (y un adulto) en Santa Pola.
¿Y qué decir de Guillermo Ojeda? El lío por De Juana Chaos ha sido notable pero no recuerdo que nadie dijera ni pío cuando soltaron a Mercedes Galdós a la que le importó muy poco que en la portería donde detonó una bomba trampa hubiera un niño pidiendo la merienda a su madre. Tampoco la he visto pedir perdón. Soares Gamboa sí lo ha hecho y éste no mató niños ni mujeres.
Ni siquiera el secuestro y posterior asesinato de Miguel Ángel es tan original, nos acordamos del ingeniero Ryan en 1981 o del capitán Barrios en 1983. Por decir alguno.
Vamos que hizo falta demasiado tiempo para reaccionar como se hizo. Aunque mejor tarde que nunca.
Para concluir:
a los que piensen que los etarras son los extraterrestres aparecidos en la dulce arcadia vasca en la que tanto se ama todo el mundo habría que recordarles que una Gallastegui participó en el crimen. Nieta de Elías Gallastegui. ¿Que quien es ese? remito a la lectura de "El bucle melancólico" de Jon Juaristi. "Nuestros padres mintieron", también algunos abuelos.

Candela dijo...

Lo de Vic lo vi de primera mano, yo no vivia muy lejos y era mujer de Policia Nacional, te suena? Aprendi a vivir sin salir de casa mirando por encima del hombro, nunca a sentarme con la espalda a la puerta o cerca de ventanas en bares y restaurantes, a mirar debajo del coche antes de entrar, a comprbar cerraduras y miles de motodos que se te quedan en el cuerpo y te acojonan de por vida. Mas de ochocientos setenta muertos tiene ETA en su curriculum, pero esto lo vamos a vivir durante mucho, mucho tiempo aun. Y que no me lo comparen con el IRA que no tiene nada que ver, joder! Lo sabre yo que vivo aqui!!

Nereag dijo...

fue un asesinato anunciado y muy cruel, todos los asesinatos de ETA son crueles, pero la forma en que lo hicieron con MIguel Angel creo que fue el peor....

recuerdo aquellas horas de incertidumbre a ver que pasaba, siempre tuve esperanza de que lo dejarian en libertad, desgraciadamente no fue así