sábado, 12 de abril de 2014

Y así transcurren mis días...





Llevaba tiempo sin escribir porque realmente no he tenido demasiado tiempo en las últimas semanas, lo cual no quiere decir que haya dejado de hacer cosas interesantes. Ayer, por ejemplo, asistí a la premier del primer corto de un amigo, donde estuve colaborando un rato también como voluntaria. 
Poder colaborar tan mínimamente como lo he hecho ha sido todo un placer, aunque yo lo único que he aportado ha sido repartir unos posters y leaflets por mi calle y las aledañas, grapar unas plumas a las entradas y ayer recibir a los más de 200 invitados que acudieron al estreno.

Sean Creagh es el director del corto y artífice de Ambition Productions y ya prepara su nuevo proyecto, que podrá verse también en España, el largometraje Kelly's Verdict. 

El estreno fue todo un éxito, y yo, que estuve hablando con algunos de los invitados antes y después de la proyección, recogí muy buenos comentarios. Incluso el guiri -que es el crítico más difícil de contentar como espectador-, no le puso pega alguna a los 15 minutos de metraje y quedó bastante -y gratamente- sorprendido.

Hoy la cultura sigue siendo mi compañera y por ello he acudido a la firma de una novelista americana que acaba de publicar su última novela, "The Pink Suit", basada en hechos reales y con conexión irlandesa, tomando como base el vestido que la primera dama estadounidense Jackie Kennedy llevó el día que asesinaron a su marido. Ese vestido de Chanel que quedó por siempre teñido de sangre.

Nicole nació en Florida hace tanto tiempo que su biografía no incluye la fecha de nacimiento aunque sí el lugar: Florida, donde ha trabajado como reportera, editora y educadora. Comenzó su carrera escribiendo teatro pero finalmente se decantó por novelas y cuentos cortos. Entre sus otras novelas (de las cuales no he leído ninguna) se encuentran Murder at the Bad Girl's Bar and Grill, Whale Season o Theater of the Stars.
También cabe destacar que ha ganado algunos premios literarios en su país y ha sido finalista en otros certámenes internacionales.
De hecho, una de sus novelas, Whale Season va a ser llevada al cine y ella misma está adaptando el guión.


Eso sí, sorda es un rato, porque después de deletrearle dos veces mi nombre (jodó, que mi nombre es internacional!), aún fue y lo escribió mal.
A partir de hoy, me llamo Iuth... whatever.

                          Photo: My name is Bernardez. Iuth Bernardez. Dios me libre de lis americanos por muy escritores que sean. Tontos hasta el final de lis días

Mañana, para completar el fin de semana, me voy a Dublín al primer Ireland Comic Con organizado por MCM. Ya os contaré.

domingo, 6 de abril de 2014

domingo, 16 de marzo de 2014

Becoming Irish


Por petición popular en privados en mi Facebook, paso a relatar el paso a paso de conseguir la nacionalidad Irlandesa para un miembro de un estado Europeo. Es fácil, mucho más que hace unos años cuando había que cumplimentar interminables formularios. Eso sí, esta vez hay que mandar por adelantado una orden postal con 175 euros que bajo no circunstancia se devuelve. Si se ponen en contacto contigo porque de todo el papeleo que has enviado algo no sirve y tienes x plazo de días para enviar otro documento y no lo haces, se paraliza el expediente y pierdes los 175 euros.

Pero vayamos por partes. Lo primero para convertirse en ciudadano irlandés es ir a la página del Ministerio de Justicia irlandés (inis.gov.ie) y una vez buscado el tema de la nacionalidad (naturalización), descargarse el documento correspondiente (hay varios: para nacionalizar a menores, para pedir la nacionalización por descendencia de irlandeses, por matrimonio...). En el caso de una persona soltera que no pida la naturalización por matrimonio o descendecia, el formulario es este: http://www.inis.gov.ie/en/INIS/Form%208%20(Ver%205.0%20Jan%2014).pdf/Files/Form%208%20(Ver%205.0%20Jan%2014).pdf

  

Hay que rellenarlo siguiendo las instrucciones con cuidado. En la sección 14 del formulario, necesitas a tres referencias que firmen diciendo que te conocen y desde cuando. Todo lo que tienen que poner es su nombre, firma, dirección, número de teléfono, de qué y desde cuando te conocen y punto. Y han de ser irlandeses o nacionalizados irlandeses. A continuación hay que rellenar una Declaración estatutoria que tienes que firmar en presencia de un notario o un Federatario Público o un comisionado jurado. Encontré uno a través de una amiga que me ha cobrado diez euros más que lo que le cobró a ella solo por hacer esto, sellar fotocopia de mi pasaporte y sellar mi certificado de nacimiento. (30 euros en total).

Documentación a enviar junto con el formulario rellenado y sellado por la autoridad competente:

  • Fotocopia a color de la página de la foto del pasaporte.
  • Copia del certificado de nacimiento original y traducción al español (el Registro en España solo la expide en castellano y en francés por lo que es necesario contratar a un traductor jurado). Esta copia del certificado más la traducción tienen que ser selladas y firmadas por el norario/Federatario/Comisionado.
  • 2 Fotografías tamaño pasaporte tomadas menos de 30 días antes de enviar la solicitud de ciudadanía. Nada de las fotos que te sobraron del carnet de conducir hace dos años.
  • Carta de tu actual empresa con la fecha en que comenzaste a trabajar para ellos y copias de tres nóminas recientes (tres de cualquiera de los últimos 6 meses, yo he enviado las tres últimas por continuidad y porque me resultó lo más fácil).
  • Copias de extracto bancario de tres de los últimos seis meses.
Todo esto es lo más sencillo de conseguir. Ahora empieza lo más difícil: para pedir la ciudadanía has de demostrar documentalmente que has sido residente en Irlanda al menos los últimos 5 años. Y para ello tienes que presentar 3 pruebas por año. Se aceptan recibos de luz, agua, internet, tele, certificados de impuestos, nóminas, etc. Para mí ha resultado un poco difícil pero no imposible. Pensar que tenía todos los recibos guardados desde 2007 y que me deshice de ellos justo para la mudanza a Cork hace un año... pero algunas cosas he ido encontrando aquí y allá... De modo que he entregado pruebas desde el año 2009 (tres documentos por año) hasta el 2013. Y como pruebas adicionales he incluido carta de mi último casero en Limerick certificando que viví en su propiedad desde 2005 hasta Febrero de 2013 y carta tambien de Reuters de que trabajé con ellos desde 2004 a 2013 con un receso de un año (2008-2009) que pruebo con carta de ESS donde trabajé ese año y cuatro meses.

                                                   

Costes:

  • El Certificado de Nacimiento se pide gratuitamente online a través de la web del Ministerio de Justicia Español: (http://www.mjusticia.gob.es). Tienes que saber el número de tomo y hoja (yo lo saqué de un viejo certificado del 2001 que guardaba pero os lo puede proporcionar la familia mirando en el Libro de Familia, creo).
  • Traducción del Certificado de Nacimiento............................................................36 euros 
  • Fotos................................................................................................................10 euros
  • Notario..............................................................................................................30 euros
  • Oficina de ayuda al Inmigrante............................................................................10 euros
  • Application Fee.................................................................................................175 euros
A todo esto hay que añadir que cuando te concedan la nacionalidad y te den el certificado, has de pagar un máximo de 950 euros (puede ser menos, pero no será más de esta cantidad), más hacer nuevas fotos para el pasaporte más lo que cuesta el pasaporte (Passport Express con validez de 10 años, 89 euros o si lo pido en persona en Correos, 95). 

Sumemos el transporte a Dublín para recoger el Certificado de Naturalización, estancia de hotel (una que como que ya no tiene ni edad, ni ganas ni paciencia para estar en hostels), más cenar y comer. La cosa se nos pone, tranquilamente en casi 1500 euros arriba o abajo.

Así que, si alquien tiene dudas al respecto, solo tiene que preguntar. La ceremonia de entrega creo que solo se realiza una vez al año y el trámite tarda eso: casi un año en procesarse desde el momento que reciben el papeleo y siempre y cuando todo esté en orden. La última ceremonia tuvo lugar en Enero por lo que creo que hasta el 2015 no seré... Irlandesa.

domingo, 9 de marzo de 2014

Esas cosas que me gustan

Ayer no me pude resistir a comprar una nueva caja para guardar postales y tarjetas navideñas, que ya no me quedaba espacio en las otras. Tengo una caja roja de la cesta de Vichy que me regaló mi suegra las pasadas Navidades que aún no tiene más uso que el de guardar sus cremas, pero esa pienso forrarla en decopatch y a ver qué tal resultado da, al ser en un tono tan... rojo brillante.

Pero estos días que aquí preparan el Día de la Madre (es a finales de Marzo), ya tienen bastante stock de "cositas bonitas y totalmente irrelevantes" y yo piqué como una novata -aunque ni soy madre, ni se lo voy a regalar a una madre de aquí o de allá. Pero necesitaba una caja para las postales, y hete aquí que encontré esta preciosidad:


Y junto a la preciosidad, junto a tazas, espejitos para el bolso y velas perfumadas, había una libreta. Y yo... tengo debilidad por las libretas...


ni siquiera sé qué uso darle. Tengo multitud de libretas así y otras más que ya os he enseñado en anteriores posts, como las de recetas de cocina o la libreta Vintige para mis apuntes de Apple.
He tiempo compré estas dos:


La primera la uso para apuntar cosas, como los libros que voy leyendo. La segunda, la uso para mis apuntes y notas en autores. cómics y revistas y cosas para la elaboración de mi segundo libro, sobre el cómic femenino.
También me encantan los artículos de papelería varios, como este:


Es un bloc de notas a la vez que tiene post-its de diversos tamaños, algo que me viene muy bien para poner me recordatorios diversos pegados alrededor del iMac o en la nevera...


Las pasadas Navidades vi este otro y tampoco me pude resistir:



Además de post-its también trae un planificador semanal que me viene de fábula para apuntarme mis horarios de breaks en el trabajo, que ya se sabe que cuando uno trabaja en una oficina, está más pendiente de cuándo tiene que ir a desayunar o a comer o desconectarse un rato para hacer trabajo de administración, pero cuando se trabaja desde casa... uno tiende a olvidarse...


Y esta libreta la tenía desde hace mucho tiempo. Pero mucho, porque la compré como cuaderno de viaje para relatar mi primer viaje a New York, seis meses después del atentado de las Torres Gemelas. Luego continué usándolo un tiempo como Diario (cosa que había oolvidado totalmente hasta ahora que lo cogí para la foto). Y también lo utilicé en nuestro viaje a Roma, Florencia y Pisa. Lo dejé de utilizar abruptamente en 2004.


Y este lo tengo desde hace muuuucho muuuucho tiempo y solo tiene algunas páginas arrancadas de su interior, de proyectos que comencé y nunca llegaron a buen puerto (tres o cuatro páginas, le faltan, no más. Las páginas de su interior son de colores: Rojo, negro y gris.


Y naturalmente... muchas otras libretas le han de seguir!


jueves, 20 de febrero de 2014

¡Soy un hombre!

Una se hallaba ajena a los efectos del pasado recopilando papelejos desde el año 2009 cuando encontró esta preciosa mañana de Febrero un sobre sobre el felpudo de la entrada que le daría un vuelco a su vida: mi partida de nacimiento.

¿Por qué recopilo papelotes desde 2009? no es por capricho ni por un nuevo hobbie ni una manía de coleccionista recién encontrada o un ataque de Síndrome de Diógenes. 

Es que a esta que aquí calza le ha llegado la hora, de una vez por todas de decir basta y sacarse la ciudadanía Irlandesa. Para ello tengo que demostrar que he vivido en el país al menos los últimos cinco años y remitir tres pruebas de cada año en forma de extracto bancario, facturas de la electircidad, luz, papeles de Hacienda, etc. Que una, para más inri, hizo acopio de papelitos y papelones hasta Enero del año pasado, guardando recibos y demás desde el 2007 por lo menos. Pruebas que acabaron en una bolsa de reciclables durante la mudanza, sin pensar yo que me pedirían tanta cosita.

Y ahora ha llegado el momento de demostrarlo todo y voy encontrando cosillas aquí y allá... ¿Y por qué ahora? ¿Por qué no antes? Bueno, comencé los procedimientos dos veces con anterioridad, en la primera ocasión no envié unos papeles a tiempo porque los perdí y se me pasó el plazo. La segunda vez comencé el papeleo poco antes de la mudanza y detuve todo el proceso hasta estar asentada y tener una dirección en Cork y un contrato vigente de piso para demostrar mi residencia. En enero de ese mismo año cambiaron todas las normativas y formularios y el año pasado, como bien sabéis, prácticamente dejé aparcada mi vida.
Ahora que recupero la normalidad, me dedico de nuevo a ello y para finales de Marzo espero enviar todo (tardan casi un año en procesarlo). Repito mi cuestión anterior... ¿Por qué ahora?

Porque visto que Suecia ha parado los pies a la libre circulación (en su derecho, si tenemos en cuenta que no es miembro de pleno de la UE), y que Bélgica expulsa a los extranjeros que no trabajen durante tres meses y UK tiene intenciones también de parar la inmigración, una prefiere cubrirse las espaldas. Que el día menos pensado nos cierran fronteras y los que estemos dentro nos quedamos en un limbo y temblando, sin importar que ya lleves aquí casi la mitad de tu vida. O peor aún, que a pesar de haber cotizado aquí 17 años, hagan recortes y digan que el paro es solo para los nacionales... y a mí estas cosas me dan la risita floja cuando una ya tiene el pasaporte irlandés en la mano para darle a alguien un zas en toda la boca.

Y hoy, casi me pienso que además de los chorropocientos mil papeles que tengo que presentar, tendré que pasar un exámen médico porque cuando me ha llegado el certificado de nacimiento en la casilla de sexo he visto un "hombre" como la copa de un pino. Y miren, yo aún hago pis sentada...

   

Luego me he dado cuenta, también, de que el Certificado me viene así en castellano. cuando yo lo había pedido plurilingüe. Algún funcionario que dijo "bah, si es ejjjpañola pa qué lo quiere en inglé, home ya, tanto trabajo, tanto trabajo..." 
Así que llamé a mamá. Que además de hacerme regalos cuasi-inútiles me va a tener que ir a pedir un certificado en condiciones porque si vuelvo a pedir otro hoy lo más seguro es que me lo vuelvan a enviar en español o, como le ha pasado a una compañera de "cambio de nacionalidad", en francés. Debe ser que no saben dónde está Irlanda o no se enteran de que el idioma oficial no es ni el castellano ni el francés.
También he aprovechado para preguntarle a mi madre si "su princesita" fue antes príncipe y la sometieron a una operación ultrasecreta poco antes de nacer, aunque yo juro por las fotos en pelotas de mi más tierna infancia que nací con rajita, esa que les muestro sin ningún pudor para que sirva de prueba (o me operaron recién nacida, vaya usted a saber).


Dice mi madre que pone Hembra, que era aquello que se estilaba en los registros en los albores de 1970, cuando esta asexada vino al mundo. Y que a los nenes los inscribían como "machos". Macho y hembra, hembra y macho. Miren que bonito. 
Yo no estoy muy convencida...

Tengo otro certificado de nacimiento expedido en 2001 para otra transacción rara que hice por aquel año y aseguro que ahí en sexo pone: Mujer. Vamos mejorando. No soy una planta. 

Espero poder tener el certificado (en inglés, con el sexo que sea) antes del 20 de Marzo, día que me he cogido libre para poder tramitar todo: llevar todas mis pruebas a una oficina de soporte del inmigrante para ver si me falta algo (porque para que te empiecen a mover todo, hay que enviar una orden postal de 175 euros que no te devuelven si te falta algo y no lo produces), y he de llevar certificado y pasaporte a sellar por un notario (20 euros, esto no es mucho). Y si el certificado no se lo dan a mi progenitora en perfecto inglés, tendré que pagar por una traducción jurada (entre 40-50 euros). Y, cuando tenga todo todo aprobado y haya de ir a jurar mi nueva nacionalidad para que me den un papelito que diga que soy Irish y tengo los mismos derechos que el guiri y pueda -por fin- votar al político que más rabia me dé para que me robe los dineros con mi consentimiento, entonces tendré que soltar otros 950 lereles más 75 cuando me saque el pasaporte irlandés (y dejo fuera el coste de las fotos y de la noche de hotel más comidas y transporte el día que tenga que ir a jurar a Dublín). ¡Ay, que voy a jurar bandera, como un soldadito! 

Soy el novio de la muerteeeeeeee

¿Será verdad que soy hombre y no hembra?

jueves, 13 de febrero de 2014

Las aventuras sin fin de un gato ciego y compañía

Creo que me estoy convirtiendo en la Señora de los Gatos. Yo antes vivía entretenida con lo que pasaba en mi calle de Limerick, como Vieja del Visillo, con los accidentes en la intersección y los bomberos cada dos por tres en la calle vecina. Pero claro, me he mudado a un barrio que en sí es como un pueblo, donde casi nunca pasa nada... Bueno sí, hace unas semanas, a eso de las 11 de la noche vinieron los bomberos porque les habían llamado que salía humo de dos casas más abajo pero parece ser que fue una llamada malintencionada porque ni humo ni fuego, ni nada (afortunadamente).

Igual acabo como Eleanor Abernathy, la señora loca que arroja gatos en Los Simpson. Porque ganas no me falta de arrojar lejos a más de uno... ¡esto es una invasión!

Empeamos siendo adoptados por una gata blanca a la que yo sigo llamando Pirracas y el guiri ha rebautizado como "Miau-Miau" porque ella pide por esa boquita. Conmigo se llevaba de fábula pero ahroa definitivamente se ha encoñado con el guiri y a mí solamente me deja acariciarla cuando quiere comida.

Miau-Miau se sabe mis horarios y me espera cuando bajo a desayunar, cuando bajo a comer y en mi segundo break, y luego cuando llega el guiri sobre las cuatro ya no se mueve de casa. Primero se encariñó con la silla de la cocina...


Ahí se echaba siestas napoleónicas, y a menudo teníamos que azuzarla para que cogiera las de villadiego y se fuera a dormir con la familia que la estaría echando de menos. Pero estos días, con la tormenta y el frío descomunal que ha hecho, nos ha dado pena y la hemos dejado dentro hasta que el guiri se ha ido a la cama, a eso de la 1.30-2 de la madrugada, pero tenemos miedo de que si la dejamos dentro toda la noche,  empiece a maullar a las cuatro de la mañana y se arme la de San Quintín. Eso sí, ella lo intenta, acoplándose en el sillón a sus anchas...


Y luego está el gato ciego, Blindy (antiguamente conocido como Pascualín). Llegó casi a la vez que Pirracas-Miaumiau, y le eché la bronca al guiri por darle de comer, porque era un gato feo y tuerto que me daba repelús y a quien le faltaba un diente y no paraba de llorar como un cretino. ¡Y qué es esto de que venga uno y se traiga al amigo a comer también! Pero al final comprendimos de que este pobre minino es el más castigado de la gatería, que está compuesta por 5 gatos en total. Creemos que Miau-Miau y Blindy son hermanos, y desde luego Miau-Miau le cuida y le da cariñitos.



Con Blindy nos empezamos a encariñar (sobre todo yo) cuando el guiri se atrevió a acariciarlo un día y no solo le dejó sino que pidió más, y a veces viene ya no buscando comida sino arrumacos. Mientras que Miau-Miau no nos dejó tocarla hasta pasadas unas buenas semanas de alimentarla a diario 3 veces, Blindy se deja tocar sin tapujos y te pide más. Incluso la semana pasada me dejó cogerlo y tenerlo todo a lo largo, con su cabecita en mi hombro. Es un amor de gato, y el pobrecito, tuerto de un ojo y ciego del otro, me da mucha penita. La idea es cogerlo un día y con la ayuda de una amiga voluntaria en una asociación de animales llevarlo a un veterinario a desparasitarlo y a ser posible acostumbrarlo poco a poco a la casa y adoptarlo a tiempo completo. Porque lo que tenemos claro es que si nosotros no lo hubiéramos alimentado, se habría muerto hace ya tiempo. 




Si Blindy y Miau-Miau son hermanos, la diferencia de tamaño es considerable y hasta hace poco ha estado muy desnutrido (ahora le doy ración doble de comida y treats). Y estamos convencidos de que son hermanos porque ambos comparten colores y porque los "padres" están también tomando el solete sobre el techo de mi cuarto de baño y utility room cuando pueden (o espiando en las sombras a ver si pueden robar comida). 


Del gato negro hablaremos luego. Ahroa me concentraré en el del medio, que es grisáceo y en el de color rojizo que creemos son los padres de Blindy y Miau-Miau porque esos son los colores que ambos tienen. El pelaje de Blindy es gris estriado con las patitas blancas y mechas rojizas en la cabeza y Miau-Miau es banca con gris sobre la cabeza, la cola y manchas aquí y allí y unas mechitas rojas mezcladas con el gris de la cabeza y un parche rojizo tras una pierna. Al gato gris se le ve poco, de hecho ya hace un par de semanas al menos que no le veo. La roja es preciosa y super tranquila. Ni se acerca demasiado, ni pide, ni maúlla, ni da por saco.


El gato negro es otro cantar. Es un completo psicópata, un gato-vampiro que tiene los colmillos demasiado alargados y finos y cuando cierra la boca le sobresalen sobre los labios. Y es feo de narices. Y malvado. Con esa maldad psicopática que no necesita un motivo. Suele colocarse en el tejado y mirarte desde arriba, maullando para pedirte comida. Y cuando lo ignoras, te bufa. Y no solo te bufa sino que ataca a los otros gatos, sin otra razón que los celos. 


La semana pasada durante mi media hora de comida, como me tocó el lunch temprano y no tenía mucha hambre, estuve jugueteando con Blindy. De hecho fue el día que lo cogí en mis brazos. Le dí más de media lata de comida y me quedé allí con él hasta que terminó porque el otro esperaba arriba de las escaleras del jardín contiguo, por donde tiene que regresar luego Blindy a donde sea que pase el resto del día. Así que cuando acabó mi media hora de almuerzo subí a mi estudio/odicina, cuya ventana da a mi patio y Blindy estuvo un buen rato llorándole al negro cabrón para que le dejara pasar. Este lo intimidaba acercándose cada vez más hasta que se enzarzó con él con garras y dientes rodando por la hierba. Ni mis gritos por la ventana (que pa qué le grito yo a un gato que no me entiende) ni loi primero que encontré a mano que le tiré y no hizo diana (estaban demasiado lejos, pero digo igual con el ruido lo deja en paz) lograron nada. Tiré mis auriculares sobre la mesa y a pesar de arriesgarme a que me entrara una llamada y no estuviera en mi puesto, bajé pero ya se habían ido.
Y todo, ¿por qué? porque el Gato Negro es el candidato ideal para un casting de película de terror y porque es el rey del mambo, el bully de la manada.




Es sucio y feo, feo de cojones. Y no me cabe la menor duda de que la ceguera de Blindy está causada por este... este... belcebú felino.

Y claro, como me paso ocho horas sentada frente al ordenador y una ventana de cara al patio/traseras de las casas, me observo su vida en la distancia, molestando al perro de los polacos, tomando el sol en el tejado de mi baño o en la ventana que da sobre mi escalera, peleándose por los matorrales o simplemente... gatuneando.

Y a mí no me gustaban los gatos... 


lunes, 3 de febrero de 2014

Soy nena de Franco

(...que no franquista).

Explico: a mí los regalos de Reyes me llegan ya cuando nadie se acuerda de que la Navidad quedó atrás hace solo unas semanas (sí, siempre me llegan sobre Febrero, y los de mi cumpleaños en Marzo casi un mes más tarde. Yo para chinchar hago lo mismo y mando los regalos cuando me sale del chirri. He dicho).

Y si hace poco más de una semana me llegaban los de mis padres con unos cuantos regalos para la caja de los regalos inútiles (sí, lo sé, tengo que hacer post al respecto), los de mi hermana han sido simplemente maravillosos (excepto por mandarme el Cd del petardo de Alborán, que no me gusta nada de nada, ni es mi estilo, ni soy tan moñas).

Y entre los regalos había un libro que no conocía y que se suma a la larga lista de libros que mastican la nostalgia y nos hacen regresar a tiempos pasados. Solo que con mucha calidad, ni medias tintas ni por entregas. Se trata del libro de Xavier Gassió (Planeta), Los niños de Franco. Libro que viene acompañado de un dvd del NODO).


Además de la seguridad de que el libro está escrito por un profesional y viene acompañado de imágenes de calidad, no es un simple recorrido por la tele, los programas o no sé... cuatro cosillas grises. No se centra en unos años específicos, y hay una mezcla de todas las décadas durante las cuales Franco gobernó y los niños eran niños. Y de este modo, me encuentro con cosas totalmente desconocidas para mí por no haber ni siquiera "pensado" en nacer y otras que recuerdo de oídas de boca de mis padres, abuelos o mi tío. De hecho, hay muchas cosas que conservo, como libros de mi madre del colegio (la famosa Enciclopedia Alvarez, la original no el facsímil), fotos de eventos, cómics (por supuesto), álbumes de cromos y postales de famosos, entre otros.

Y es que no deja tema sin tocar: medicinas y sus anuncios, bebidas, jueguetes, tebeos de niños y de adultos, el cine, los programas de la tele, la sexualidad vista en aquellos años, la visión de la religión (o su interpretación), los libros, la música, la radio, las costrumbres domingueras y dominguiles, las vacaciones, las festividades varias a lo largo del año y esas costumbres arcaicas, algunas de las cuales ahora huelen a alcanfor, la moneda, lo tickets de bus, lotería y el aguinaldo...

Todo contado de manera factual pero totalmente amena y sin caer en la facilidad de la crítica política. 

Después de todo, la mente de un niño se llena de juegos, de olores, de melodías y de borrosas imágenes que a veces no estamos seguros de que existieran. Y lo hicieron. Porque en la mente de un niño, Franco era ese señor que aparecía en la tele, en los sellos y en las monedas y así es como debe ser. Y lo que nos queda, como niños, es un recuerdo indeleble y nostalgico. No de que tiempos pasados fueron mejores. Solo inocentes.

domingo, 26 de enero de 2014

La Efigie del hombre sin cabeza y el muerto modesto

Hace unas semanas visité los subsuelos de una antigua iglesia que hoy está convertida en centro artístico. En esta antigua iglesia, donde antes hubiera altar ahora se organizan conciertos de toda índole y se proyectan películas, mientras en su cripta aún descansan algunos restos.


El edificio tiene su historia (muy interesante, por cierto), y algunas curiosidades. Entre ella, en su cripta se encuentra la efigie de un hombre sin cabeza. 

                     

A simple vista apenas se aprecia. Era la losa de una tumba cuya cabeza se rompió. algunas leyendas dicen que la cabeza fue destruida en el bombardeo de artillería de Cork durante el asedio de 1690. Hace muchos, muchos años, se le concedió el nombre  de "El hombre sin cabeza" y sirvió como historia para asustar a los chiquillos.
La efigie está esculpida en piedra caliza amarillenta y hoy solo queda de ella la parte del torso y cuerpo en forma de túnica (le faltan los pies, también).

El hombre modesto descansa en algún lugar tranquilo, pero su lápida, escuplida en pesada piedra, está ahora expuesta en el pasillo que conduce al coro de la antigua iglesia.


                    

Su nombre le viene por obvias razones: como podéis ver en la foto, la mano izquierda del esqueleto se tapa "las vergüenzas".
Se trata de la tumba de uno de los antiguos Alcalde de Cork, que lo fue dos veces (en 1537 y en 1549), Thomas Ronan, fallecido en 1554. Enterrada con él está su esposa, Johanna Tyrry, ambos provenientes de importantes familias del Cork medieval.
Supuestamente la piedra formaba parte del suelo del a vieja iglesia antes de ser demolida en 1716 y reconstruida en los 1720s. La lápida fue descubierta en 1815, enterrada a bastante profundidad bajo el suelo de la cripta y muy bien preservada. Desde entonces ha sido movida de sitio varias veces.

Como curiosidad, resaltar que el escultor tenía bastante poca idea de anatomía, porque faltan huesos en los brazos y piernas y tiene 14 costillas en un lado y 12 en el otro. Y el hecho de que se representara un esqueleto y no una efigie o una figura humana era algo bastante común en toda Europa en los siglos XIV an XVII, y se utilizaban para recordar a la gente la fragilidad de la vida. La perspectiva de la muerte también servía para enfatizar el vacío y lo efímero de los placeres terrenales, los lujos y los logros, era toda una invitación a mantener el enfoque en la posibilidad del más allá.
En cada esquina de la piedra hay representaciones de los Cuatro Evangelistas, aunque la figura de la arriba a la derecha está destruida (con toda probabilidad era un ágila representando a Juan). En las restantes se puede ver a un león alado (Marcos), un ángel (Mateo) y un toro alado (Lucas). Y esculpidas a ambos lados, la luna y el sol, una estrella, una rosa y las letras T.R. El Sol representa el alma subiendo al cielo. La luna, el renacer; la rosa el dolor, la condolencia, la brevedad de la existencia en la tierra. T.R= Tudor Rose. La estrella, combinada con el sol y la luna es el premio de la resurrección.

Christchurch o Triskel Arts Center es todo un compendio de historias de traiciones, de reyes coronados sin tronos, de amantes despechados, de personajes desterrados a cumplir condenas a Australia, de doncellas raptadas y casadas a la fuerza...

                         




martes, 21 de enero de 2014

Cosas que me gustan

Siempre me ha gustado lo vintage, esas cosas que recuerdan al pasado sin serlo, que a precio popular nos regalan aires de otros tiempos. Poco a poco en casa voy adquiriendo cosas aquí y allá que "dan el pego". Tengo un telédono (que funciona perfectamente).


Tengo costureros y álbums de fotos y cajitas vintage que ya os he enseñado en antiguos posts. Y estas navidades pasadas encontré ésto en un mercado artesanal y no me pude contener, compré uno para mí y otro para mi hermana. Uno de ellos además tiene una barrita de canela y una naranja seca con clavo que da al ambiente ese aroma navideño especiado...




Y este álbum para fotos que tan bien encaja en el concepto de lo que es... mi familia... ejem...


Y como curiosidad... Digamos que... en 2009 mi hermana me regaló, entre mis presentes de Navidad, una bonita libreta para apuntar recetas...


Y en los Reyes 2013...


Y mi madre este año, en los Reyes 2014...


Y es que no hay dos sin tres pero me veo haciéndome toda una colección a lo largo de los años...


Y yo, que adoro las libretas, vi esta y me dije que era totalmente IDEAL para los apuntes de mi trabajo...


Y en mi cocina, tampoco puede faltar ese toque vintage... y las indirectas al guiri, pa qué engañarnos!





sábado, 18 de enero de 2014

Emigrar es más que hacer la maleta y coger un avión

Sí, señores. Emigrar es más que llenar una maleta de ropa y largarse del país en un avión. Pero muchos, aún, no se han dado cuenta.
Emigrar, es un estado de mente también, no solo una ubicación. No puede plantarse uno en una país nuevo con sus leyes, sus costumbres y su cultura y pretender que el entorno se adecúe a uno. Y esto a mí me hace hervir la sangre, porque pertenezco a varios grupos de españoles en Irlanda o en Cork y lo que se ve no es triste como muchos puedan pensar: es que a veces borda lo patético. Pero antes de dejarme llevar por el hervir de esta sangre española que para bien o para mal corroe mi interior, debería ir por partes para no redactar un post incongruente, desordenado y que no lleve a nada.
Y es que ya estoy cansada de ver, oir y escuchar verdaderas gilipolleces de la supuestamente "generación más preparada". ¿Preparada para qué? ¿Para darse el tortazo? ¿Para preguntar cosas que en cero coma se encuentran en Google? ¿Para qué tanto master y tanto Phd si luego la mitad no sabe utilizar una herramienta tan básica como un buscador? ¡Por dios, que alguien llegó a preguntar si en Irlanda teníamos el Euro!¡A estas alturas! Y si se tiene ese tipo de duda, ¿No es más sencillo mirar en google? ¿Son acaso la generación más preparada para preguntar? ¿Para querer todo hecho? ¿Para no saber adaptarse? ¿Para no saber estar, en muchos casos? Porque déjenme decírles que muchas licenciaturas a sus espaldas pero de cultura general muy poco, y de ansias de culturizarse, cero patatero.
Antes de que se me tire el personal a la yugular, analicemos seriamente:

1. Llegué aquí en una época en la que internet aún daba unos muy lentos pasos. Ni emails, ni wassap, ni google, ni google maps, sin Facebook para suplicar por un amigo que me tendiera la mano a mi llegada. Sin Ryanair o buscadores de vuelos. Llegué comprando mi vuelo por Agencia de Viajes, fíjense ustedes que atraso. Y como vine de Au Pair, contacté con la familia desde una cabina telefónica, nada de la comodidad de mi casa con Skype. Para verles las caras, intercambiamos una carta con fotos. Llegué con los mismos miedos que llegan las criaturas ahora. Pero sin haber visto nada de la ciudad por Google Satelite ni leido el Wikipedia. El resto lo aprendí con el día a día y con vivencias de primera mano. Y me costó perderme por calles oscuras, también y aprender lecciones de la manera más dura. Las amigas se hacían a la vieja usanza: te pasan un teléfono, conoces a gente en clase, se van uniendo nuevas personas al grupo.
Hoy, todas las preguntas, que quedan guardadas en el grupo y se pueden hallar en el buscador, se repiten como en un círculo imparable cada dos días: no nos molestamos en leer, en investigar, en buscar. No, preguntamos: ¿qué páginas hay para ver pisos/apartamentos? ¿Qué compañía de móvil es mejor y más barata? ¿Qué academia me recomendáis? ¿Qué tal es la zona x? ¿Cuánto cuesta el autobús? 

2. La Comida. Cuando yo me vine a Irlanda la globalización era una palabra inexistente en el vocabulario del día a día. Pero tampoco me preocupaba si había chorizo, jamón serrano o pipas. Claro que las echaba de menos, pero podía vivir sin ellos, y cuando viajaba a Espa­ña volvía como Paco Martinez Soria: con media charcutería en la maleta. O mi madre me mandaba pipas por toneladas, que de todos es sabida mi "cuelgue" por las pipas. Pero según avanzaban los años y más y más gente de diversos países llegaba al país, más fácil se hacía encontrar de todo. Y desde que estoy en Cork, mucho más. Con la proliferación de tiendas asiáticas que nutren principalmente a pakistaníes, indios y ciudadanos de países árabes, no solo es posible encontrar especias y comidas de otras culturas, sino que estas tiendas traen legumbres tales como lentejas (normales y pardinas), arroces de diferentes clases, entre ellos el de la paella, habichuelas blancas, pintas y de las grandes, garbanzos... Y también se encuentran cocidos en lata o en bote. Y muchísimos otros productos como pimiento morrón o pimientos rellenos de arroz, aceitunas varias o castañas a partir de Octubre (dato que este año se me olvidó por completo, aunque las encontré en el English Market y en la tienda portuguesa.
En la tienda portuguesa, además, traen gran variedad de productos patrios: caramelo líquido, galletas de surtido cuétara y otras galletas de cuétara. Flan del mandarín. Latas de fabada, albóndigas, cocido, cola cao, bechamel en tetrabrik, tomate frito solís... su sección de congelados tiene hasta pulpo.
En el English Market se puede encontrar prácticamente de todo: quesos de todo tipo (excepto el queso fresco, vaya); chorizo de varias clases; hay una tienda solo de aceitunas y productos (y menaje) espa­ñol, a precios populares, porque no me digan a mí que una bandejita de jamón serrano del medio bueno que vale 10 euros no vale prácticamente lo mismo en España...). Hay morcillas, membrillo, boquerones en vinagre, paella ya preparada, en fin... 

Lo dicho, cuando llegué aquí no me planteé si habría o no habría determinado producto. Yo me comería lo que me pusieran en el plato (dentro de cierto criterio, hay cosas que no me gustan). Pero si me hubiese plantado en un país donde el Seso de mono o los testículos de jirafa constituyesen una delicatessen y un insulto el no comerlos, me los habría comido igual. Pero esta "generación tan preparada" solo se quejan de la comida (que si eres au Pair, aún puedes quejarte de que lo que te ponen no te gusta, pero si vives y trabajas aquí y te cocinas tú, no sé qué más decir excepto "no sabes comprar ni cocinar"). Y si les dices donde encontrar esto o aquello se ponen a la defensiva con un "pero no sabe igual". mira tú que bien. La Guinness no sabe igual fuera de Dublín y en España la sirven como el culo y la gente aún la bebe. ¡Hay que adaptarse! Que a veces da la impresión de que estos energúmenos se alimentan 7 días a la semana a base de jamón y chorizo...

3. Negarse a adaptarse. Cada país tiene sus leyes y sus costumbres, ¿verdad? Uno no iría a un país árabe de los más estrictos y se pasearía por la calle con una botella de alcohol y medio despelotada. Bueno, en realidad esto yo no lo haría en ningún país del mundo, por pura educación. Pero me valía de ejemplo. no que lo hagan aquí los españoles al llegar (al menos no de día, jiji). Pero no se puede pretender que te abran los bares solo para tí en ciertos días o imponer tus costumbres. Lo más normal es que si es tu primer año en un país nuevo, explores las posibilidades y te adaptes y conozcas una cultura nueva. Esto va por las numerosas preguntas de "¿Y aquí, donde se toman las uvas?" y luego extrañarse cuando se les dice que lo de las uvas es una costumbre que sólo se hace en España y unos cuantos países, que si quieren comer uvas se las van a tener que llevar en el bolso o comerlas en casa. ¿Esto no es de cultura general? ¿La gente no lee? "¿Que no abren nada el 25? ¿Y qué hago? ¿Y a dónde voy? ¿Y no abren el supermercado?". Bueno hermosos, yo no sé dónde vivís en España, pero dudo mucho que algún super abra el 25 por sus cojones (o los tuyos). Que digo yo que el personal sigue siendo humano y no robotizado y como tal tiene que disfrutar también de las fiestas y de su familia. Vamos, digo yo. Y en cuanto a abrir los bares, o las tiendas, pues tampoco. Por ley. Arcaica, pero ley. Porque el 25 aquí es día de pasar en casa con la familia y hasta el trabajador del bar tiene derecho a ello, con las horas tan antisociales que le toca trabajar normalmente.

4. La tan cacareada picaresca. Que no es más que demostrar que eres un vulgar sinvergüenza. En Irlanda nunca hemos pagado por el agua. Siempre se ha pagado, como es normal, electricidad y gas, pero no agua. A partir de este año -el gobierno todavía a estas alturas no sabe muy bien cómo lo va a hacer porque los contadores no se han instalado-, se empezará a cobrar. Y ya he oído a más de un listillo (español, ningún irlandés) comentando que "ya verán cómo trucar los contadores". Ahí, con dos cojones. Y que luego al resto nos caiga una inspección porque cuatro ladrones como tú (todos españoles) han tenido la misma magnífica idea.

5. No me interesa nada. No leen la prensa local o nacional irlandesa, solo ven la televisión y canales de España por internet y tampoco ven demasiado de las noticias. Solo se enteran de lo que pasa (a veces, como es normal, muy mal) a través de Facebook, creyéndose también los bulos y las leyendas urbanas. No están enterados de lo que sucede a su alrededor, y como mucho, sabrán los conciertos más grandes que tienen lugar en la vecinidad o en los bares de moda. Eso sí, se saben los precios de la bebida de todos los pubs/discotecas de moda. No conocen -ni tienen interés- por la historia de la ciudad en la que viven. Su idea, en muchos casos es venir, buscar un curro, ahorrar un poco y largarse con viento fresco. Interés por otra cosa que no sea salir 0. Lo que me lleva al punto 6:

6. Los españoles son unos tacaños. En España los catalanes tienen fama de agarrados. Aquí, en general, son los españoles. ¿Por qué? Porque no es inusual ver a un grupito de chicas entrar en una cafetería a las 3 de la tarde, pedir un café cada una (en el mejor de los casos) y quedarse con el mismo café y la taza vacía ocupando la mesa hasta las 8 de la tarde. Que hay personas que no entienden que una cafetería ni es el salón de tu casa ni es una ong, es un negocio y como tal te da tu derecho a estar ocupando espacio mientras consumas. La santa paciencia que tienen aquí para no decirte que levantes campo me maravilla. O las que salen por la noche, se jactan de ir de fiesta a x sitios pero se pasa toda la noche con una puñetera cerveza. 
O -y esto me hace mucha gracia- las chicas (sobre todo) que se quejan de los pocos kilos de equipaje que te dejan llevar las aerolíneas en las maletas (algunas, a juzgar por lo que dicen, viajaríany gratamente coon el baúl de la Piquer aunque dudo mucho que conozcan quién fue la gran Piquer). Y te preguntan qué aconsejamos que metan en la maleta, a la vez que te dicen que indispensable -para ellas- es la espuma, la laca, el champú del mercadona que le han dicho que aquí no lo hay (menos mal!!!!) o la crema hidratante. Y cuando se les aconseja dejar eso atrás, que aquí lo pueden comprar y evitarse peso innecesario en la maleta, te saltan a la yugular con "pero ahí me han dicho que es carísimo" y añaden "si alguien tiene dinero y se lo puede permitir, pues muy bien, pero yo no". No estamos hablando de que un bote de laca cueste en España 2 euros y aquí 20. Estamos hablando de diferencias de 20 o 50 céntimos. ¿De verdad merece la pena sulfurarse y apretar la maleta por unos céntimos miserables?? Que yo compro Wella o Loreal y no veo diferencia en el precio apenas... ¡Por dios, que he conocido a chicas que se traen los tampax de España porque les han dicho que aquí cuestan medio ovario! 

7. Yo no sé inglés, pero mientras aprendo, trabajaría de cualquier cosa. Esta me pone de muy mal humor especialmente. Y quien dice inglés dice francés, alemán o suomi. Me maravilla que la gente diga que están dispuestos a trabajar de "dependienta o camarero" como si fueran trabajos de segunda categoría pero no se dan cuenta de que -precisamente- por estar de cara al público van a ser los empleos donde mejor inglés les pidan. Pero si se lo dices así, eres una matasueños que "es que parece que no queiras más españoles en el país". Como si me la pica un pollo, oigan. A mi plim. Yo ya tengo mi vida hecha y solo quiero evitar que alguien se pegue el tortazo padre, pero si solo quieres oir lo que te apetezca... tú mismo.

8. La vida es cuestión de prioridades. Llegan, se quejan de que se han tenido que venir porque allá no tienen oportunidades, ni dinero, ni futuro. Se quejan de lo caro que es todo aquí, de que tienen el dinero justo y que si en tres meses, o dos, o unas semanas no encuentran trabajo, se tendrán que volver. Pero lo primero que preguntan es dónde hay un buen gimnasio y dónde hacerse la cera y las uñas. 

Puedo seguir, y seguir, y seguir... y se me quedan muchas cosas en el tintero, pero sería alargar el post en demasía. Y se me va a volver a calentar la sangre, pero de verdad no lo comprendo. Tal vez sea porque llevo mucho tiempo aquí, pero estoy siendo testigo ultimamente de cosas que no he visto en los últimos años ni de coñish, oigan. 

Y sí, yo soy residente y veo las cosas de otra manera, pero me molesta la falta de educación en muchos casos menospreciando al país que te ha acogido, ese país que te ofrece sin ambajes las oportunidades que dices que el tuyo no te da.

Genración preparada para quejarse. Y el que se pique... que se rasque.