viernes, 15 de diciembre de 2017

Cambridge (Ontario) - El viaje accidentado

Hace unos meses vi El Cuento de la Criada (The Handmaid's Tale), la serie de tv que ha adaptado a la pequeña pantalla el libro de Margaret Atwood. Ya conocía la historia de la película homónima de 1990 protagonizada por Natasha Richardson, Faye Dunaway y Robert Duvall.

Así que cuando decidimos ir a pasar las vacaciones a Toronto, y a sabiendas de que algunas escenas se habían rodado en la ciudad (aunque en puntos muy dispersos y a grandes distancias unos de otros), también descubrí que la mayor parte de las escenas se habían rodado en Cambridge, no el de UK sino el de Ontario, a dos horas de Toronto.

No teníamos todo planeado al milímetro por lo que no nos pusimos despertador para ir a la estación de bus. Si se nos hacía tarde y no íbamos, tampoco pasaba nada, porque nuestro único interés era ver las localizaciones de la serie. Así que para cuando llegamos a la estación, ya eran las 12 del mediodía. El siguiente bus salía a las 12.30 y llegaríamos allí sobre las 2.20. Y llegar llegamos, en un viaje tan rocambolesco que nunca jamás volveré a pasar por una situación similar.

El wifi en el bus era... inexistente. No logramos hacerlo funcionar y tampoco había enchufe para cargar y no deseaba quedarme sin batería al llegar. Pero esto no era lo peor. Porque lo peor estaba por llegar.

Llegamos a Cambridge. Más o menos. La estación estaba... a unos 7 kms del centro de la ciudad. Junto con una señora que tenía su coche aparcado frente a la estación de aspecto prefabricado en medio de aquella zona industrial, no había un alma. El cielo estaba plomizo y temíamos que empezara a llover de un momento a otro. con temperaturas de entre 19 y 20 grados, yo no llevaba chaqueta, solo un vestid de verano negro sin mangas. Y corría brisa de lluvia. 

Comenzamos a andar en dirección a Cambridge. Cruzando la carretera, entre un MacDonalds y una tienda de licores, vimos una parada de autobús que, al ver que un autobús iba en dirección contraria, supusimos iría al centro. Nuestro gozo en un pozo cuando vimos que en el poste había un cartel que decía que la parada estaba deshabilitada. 

Igualmente seguimos andando, ya encontraríamos la siguiente... pero no fue así. Veíamos muchos buses (con diferentes números subir pero solo uno o dos nos pasaron para abajo... después de caminar durante unos 3/4 de hora por fin vimos una parada, con su techito, sus asientos... y un monitor con los horarios. Unos 5-10 minutos después llegó el autobús. Le preguntamos si iba a la estación del centro. el conductor, al que parece que molestamos con nuestra pregunta asintió con la cabeza. Le pregunté cuáto era el trayecto. Dijo que 3.50. Y cuando fui a darle el dinero, me señaló un cacharro donde había que meter las monedas. Puse 7 dolares (3.50 por cada uno) y aquello no iba bien, no expedía el billete y el tipo no estaba por cooperar. Me dijo que No tenía que haber puesto 7 dólares, que era 3.50 por los dos y que si ponía más dinero tenía que empezar de nuevo. Ni el guiri ni yo teníamos más cambio y le dijimos que no sabíamos cómo funcionaba aquello... a regañadientes nos espetó que pasáramos, como si además nos estuviera perdonando la vida. No entendíamos nada.

Finalmente llegamos al centro y antes de buscar nada, decidimos comer, que ya eran pasdas las 3 de la tarde. Nuestor bus de vuelta era a las 5:50 y se nos iba a echar el tiempo encima.

Después, bajamos al río, que es principalmente donde se rodaron las escenas de The Handmaid's Tale. Y empezó a lloviznar aunque no demasiado, pero en el río corría una brisita nada simpática. Y aquí están las fotos de la serie, y las nuestras:

handmaids-tale-main-street-bridge-2

Esta escena es cruzando el puente y girando a la izquierda tras atravesar el río. Esa pared verde y crema corresponde a una cafetería.

Image may contain: sky and outdoor

handmaids-tale-walking-under-pergola

Para bajar al río, hay que cruzar bajo esta pérgola, aunque en este fotograma aparecen caminando en dirección contraria, hacia la iglesia presbiteriana. Yo también le hice fotos desde ambos lados:

                    Image may contain: plant, tree and outdoor
Image may contain: people standing, plant, tree, sky, outdoor and nature

Y por supuesto, esas escenas principales que aparecen una y otra vez en el quehacer diario de las criadas:

handmaidens-tale-cambridge-mill-race


Image may contain: sky, outdoor and nature

handmaidens-tale-cambridge-mill-race-2

Image may contain: sky, bridge, tree, outdoor, water and nature

Esta parte del río no es grande, todo se ha rodado en la margen izquierda según cruzas el puente.


Image may contain: outdoor


Después de pasearnos por la zona, decidimos volver al pub donde comimos a tomar una cerveza. Habíamos decidido regresar a la estación en taxi y evitar líos con el autobús de vuelta y la camarera durante el almuerzo nos había sugerido amablemente regresar y ella nos llamaría un taxi.

Image may contain: sky and outdoor

Image may contain: tree, outdoor, water and nature

Image may contain: sky and outdoor


Los alrededores de Main St,  donde se encuentra ubicado el pub Café 13 Main Street Grill tenía un par de edificios interesantes, pero el lugar no es uno donde me plantearía jamás vivir. Creo que me convertiría en una asedina en masa.

Eso sí, cuando bajamos al paseo a lo largo del Grand River, pensamos que no tardaríamos en ver a aquellas extrañas y serias mujeres con su uniforme rojo y sus blancas cofias.

Blessed be the fruit!


domingo, 19 de noviembre de 2017

Niágara

Decidimos contratar desde aquí una excursión de un día a Niagara Falls. Ya habíamos contratado otras a través de Viator en otros viajes y nos pareció una manera fácil y organizada de ver lo que quieres y conocer historia de los lugares que visitas con guías entusiastas de su trabajo. Además, te recogen y llevan al hotel con lo cual no tienes que preocuparte de llegar tarde o de perderte buscando el punto de encuentro.

Tras recoger a los diversos componentes de la excursión por todo Toronto, enfilamos camino a nuestra primera parada, unos viñedos para una degustación de vino de la región. Probamos un vino helado dulce (muy parecido al moscatel) que a 66 dólares la botella era una pena dejar allí. He de decir que la botella cayó en nuestra primera noche de regreso a Cork y me la tomé enterita, al guiri no le gusta el vino. Pero, regresando a la narrativa, nuestro sommelier Steve nos explicó que este vino nació casi de casualidad, debido a una cosecha que se heló y decidieron aprovechar y experimentar con la uva. Menudo descubrimiento!

Image may contain: tree, house, sky, plant, outdoor and nature

Image may contain: 1 person, drink, table and indoor
Steve y la degustación


A continuación nos encaminamos al pueblecito de Niagara on the Lake, de unos 17,500 habitantes y que a mí no me dijo mucho, pero al parecer es considerado uno de los pueblitos más bonitos de la zona, con su estilo colonial y su calle principal. Tiene varios festivales de teatro a lo largo del año y bien... lo dicho, no es mi estilo de lugar. Pinturesco, eso sí, pero si nos quedamos más de dos horas habría vuelvo al bus con temblores, a mí este tipo de enclave me recuerda mucho a esas películas de turistas perdidos en lugares remotos...

Image may contain: flower, tree, plant, outdoor and nature

Image may contain: tree, sky and outdoor

Image may contain: tree, sky, car and outdoor

Y finalmente continuamos ruta para llegar a las Cataratas, en el lado Canadiense que es mil veces mejor que el Americano, y que es donde se graban la mayoría de películas en las que salen estas famosas y gigantescas cascadas. Parada para comer en el restaurante con vistas Sheraton (habíamos cogido el tour con la comida incluida para no perder tiempo buscando sitio). Después, paseíto en barco hacia las Horseshoe Falls. Por mucho que te den un ponchito, te empapas. Pero te lo pasas pipa!

Image may contain: sky, outdoor, water and nature

Image may contain: sky, outdoor, nature and water

Image may contain: outdoor, water and nature

Image may contain: sky, outdoor and water

Image may contain: sky, outdoor, water and nature

Image may contain: sky, outdoor, water and nature

Image may contain: outdoor, water and nature

Image may contain: one or more people, sky and outdoor



Después te llevan a Table Rock House. Aquí puedes visitar the Journey Behind the Falls que basicamente es un recorrido por túneles bajo el paseo y sales a un balconcito al lado de la cascada. Y te pones pipando de nuevo. Desde arriba, las vistas son maravillosas.

Image may contain: sky, cloud, outdoor, nature and water

Image may contain: outdoor, water and nature

Image may contain: sky, outdoor, water and nature

Image may contain: sky, plant, outdoor, nature and water

Image may contain: outdoor and water

Image may contain: sky, ocean, mountain, outdoor, nature and water

Después de un par de horas aquí, nos llevaron a los Whirlpool Rapids Gorge, una sección del Río Niágara al norte del Whirlpool International Bridge y famosa por sus rápidos que debían estar muy lentos el día que fuimos. Además el cable car que te lleva de un lado al otro y desde donde puedes ver los rápidos ya estaba cerrado para cuando llegamos. Bonitas vistas, eso sí, y los rápidos comienzan hacia la derecha de la foto, río abajo. 
Image may contain: plant, sky, tree, mountain, outdoor, nature and water

Image may contain: sky, mountain, outdoor, water and nature

Y desde aquí, regreso a Toronto, reventados después de 8-9h de excursión y directos a cenar y a la cama.

viernes, 3 de noviembre de 2017

Toronto (2): Royal Ontario Museum y Paseo por el Lago Ontario

No tenía intención de contar mis vacaciones día a día (Día 1, 2...). En lugar de ello, os haré un resumen pictórico de lo visitado. 

Image may contain: sky and outdoor

Acudimos al Royal Ontario Museum, que con mi habitual suerte, estaba en obras, aunque solo el exterior. Con sus habituales secciones de Historia Natural, partes infantiles incluidas, historia local y arqueología, y la dedicada a diferentes culturas africanas y asiáticas,  lo mejor del museo para mí fue la Daphne Cockwell Gallery of Canada: First People, que explora la cultura y tradiciones de los primeros habitantes de Canadá.

                   Image may contain: shoes
Image may contain: indoor
No automatic alt text available.
Image may contain: people standing
No automatic alt text available.
Image may contain: 2 people, indoor
No automatic alt text available.
Image may contain: shoes

Después cogimos el metro hasta Union Station y tras comer nos hicimos un tour por el Lago Ontario y entre las islas, bajo un sol más que generoso y con las maravillosas vistas de los embarcaderos y el horizonte urbano.

Image may contain: sky, skyscraper, cloud, outdoor and water

Image may contain: ocean, sky, outdoor, water and nature
Image may contain: sky, skyscraper and outdoor

Image may contain: 1 person, tree, sky, plant, outdoor, nature and water

Image may contain: sky, outdoor and water

Y muchas menos cervezas de las habituales (en parte porque no me gusta como las sirven, apenas sin fuerza), Muchos paseos entre rascacielos, mucho andar y lo mejor aún por llegar... Las Cataratas del Niágara y un "accidentado" viaje a Cambridge (el de Ontario, no el de UK) para visitar algunos de los escenarios utilizados en la serie Los Cuentos de la Criada (The Handmaid's Tale). Watch this space!

martes, 24 de octubre de 2017

Toronto Día 1

Nos levantamos temprano y comenzamos la aventura. Fuimos caminando hasta la Universidad, situada en los terrenos alrededor de Queen's Park y fundada en 1827. 

Image may contain: sky, cloud and outdoor

Desde allí tuvimos la brillante idea de caminar hasta Casa Loma, un magnífico "castillo" que fue la antigua casa del financiero canadiense Sir Henry Pellatt. Y digo "brillante idea" porque el lugar es una maravilla en todos los sentidos, pero estaba más lejos de lo que suponíamos. La pena fue que las cocheras estaban cerradas debido a las preparaciones de una atracción para las noches de Halloween y no pudimos verlas, pero el resto del lugar, incluidos los jardines, son impresionantes.

Image may contain: outdoor
Image may contain: indoor
Image may contain: 1 person, indoor

Al acabar decidimos bajar al centro y reponer fuerzas con un almuerzo en condiciones y encontramos un restaurante italiano con unas carnes que harían llorar a un vegetariano. Tras reponernos con un par de filetes y unas cervezas fresquitas (en el exterior hacía 21º a 1 de Octubre), nos fuimos a visitar la CN Tower. Arriba, arriba, arriba, a ver desde su sala mirador Toronto desde las alturas. Habíamos cogido el City Pass, por lo que evitamos las largas colas y solo tuvimos que esperar para subir en el ascensor. Las vistas, impresionantes. Bajando un piso desde el Look Out podías contemplar la calle, a muchos metros más abajo, desde el suelo de cristal. Ni qué decir tiene que el guiri, con su vértigo, ni se acercó.

                     Image may contain: sky, cloud and outdoor

Image may contain: sky, skyscraper and outdoor
Image may contain: sky, skyscraper, outdoor and water
Image may contain: skyscraper, sky and outdoor
                    Image may contain: shoes

Luego volvimos a reponer fuerzas, aunque las cervezas fueron malas con sarna. En Canadá, como en USA, en pocos sitios saben servir una pinta como dior manda, y te la sirven sin espuma y apenas con fuerza... Pero, como decía, tras refrescar el gaznate, seguimos nuestra visita, de nuevo utilizando el City Pass para saltarnos las colas, esta vez en el Ripley's Aquarium. Mi visita favorita. 

Image may contain: people standing, plant and indoor
Image may contain: plant, outdoor and nature
Image may contain: plant, tree, outdoor and water
Image may contain: plant and outdoor
Image may contain: outdoor, water and nature

Allí lo pasé como una niña. Hay túneles en los que te puedes meter en los tanques rodeada de tiburones (y no me refiero al de la foto de arriba, sino túneles para pasar gateando, y yo me colé en todos, jaja) y cubículos en los que te metías por debajo para sacar la cabeza y parecer que estabas dentro de un tanque con pececillos. 

El primer día de nuestro viaje, y tras el estrés de la tarde anterior, acabamos destrozados y en el pub de debajo del hotel, donde cenamos y nos tomamos unas cervezas. ¡Y a preparar el itinerario del siguiente día!