martes, 16 de diciembre de 2014

De expocómic

He estado vaga para escribir en las últimas semanas, lo reconozco, aunque no porque no tuviera de qué hablar. Tengo pendiente varias reseñas y agunas cosas de mi viaje a Bélgica, pero he estado muy ocupada preparando mi viaje a Madrid y dejando listas varias cosas de cara a la Navidad.

El día 12 empezaba el Expocómic y allí que me he ido, como cada año (excepto el pasado, año horribilis para mí porque el evento coincidía justo en medio de mi training para Ap... la manzanita. Pero este año ha sido simplemente fabuloso.

Antes de las 11 de la mañana me encontraba ya en el hotel. Dejé las maletas y cogí el metro. Ni un alma en la ventanilla de las entradas, no así el de las de prensa y autores que lucía una hermosa cola.

Tras cargar la mochila, realizar los saludos de rigor y tomarme una cerveza y un bocata de tortilla, regresé al hotel a descansar, que llevaba más de 30h sin dormir. No obstante, dos horas y media fueron suficientes para reposar y de casualidad quedé con dos antiguas corkonians españolas, antiguas excompañeras de Marrietta y nos fuimos a tomar unas tapas. Después, cena con otra amiga y a la llegada al hotel... ¡sorpresa! Soy habitual de la cadena hotelera y todos los años me quedo con ellos. Es un hotelazo en plena Gran Via y a dos pasos de Callao y del Corte Inglés y Fnac, con el metro a pie de calle. Y me dejaron una botella de cava en la habitación que disfruté consecuentemente.

El sábado no paré un minuto. Me levanté y me fui al Fnac. Si había llenado la mochila con novedades el día anterior en el Expocómic, el sábado la volví a llenar con cómics que no había visto o no estaban allí. De vuelta al hotel para dejar las compras, me paró un chico muy amable me preguntó si me importaría responder a unas preguntas para una encuesta sobre sopas. Como que la sopa me encanta, le dije que no me importaba y acabé en un hotel cercano haciendo una degustación de sopas de pollo con fideos. No sé cuál de las dos sopas debería haber escogido como la mejor, pero si la primera estaba buena, para mi gusto la segunda estaba superior. Cremosa, con fideito gordito, saladita...

Vuelta la hotel. Me pilló la manifestación de RTVE justo debajo del balcón. Me dio mucha pena. Soy niña de TVE, antes de la llegada masiva de canales y el desinterés total por una programación de calidad. Soy niña de nombres rancios, de Torrebruno, los Chiripitifláuticos,.. Un globo, dos Globos, tres Globos, señores con pelucones y mostachos y señoras de peinaditos raros y bailes estrambóticos.


Este fin de semana lo he pasado quedando con amistades, nuevas o viejas, bebiendo y riendo. Reencontrarte con amigos a los que no has visto en mucho tiempo es una experiencia casi religiosa. Desintoxicas el alma, te ríes, recuerdas viejas anécdotas, criticas lo criticable, destripas otros temas, descubres las cosas nuevas... y comes y bebes. Y das regalos. Y recibes. 

Oh, sí, os enseño el alijo de novela gráfica y libros que me he traido:




 Libros:

-El Gran Catálogo de la Historieta
-Jan, el genio humilde
-Espinete no existe (regalo de la editorial por la utilización de unas fotos de mis Nancys)
-Madrid Oculto
-Madrileños Ocultos
-La Legislación sobre la historieta en España

Cómics:

-Andanzas de un hombre en Pijama (Paco Roca)
-Las Meninas (Santiago Garcia/Javier Olivares)
-Super López (con dibujito del autor, regalito de Chema)
-Yo, Asesino (Antonio altarriba/ Keko)
-Pepe 5 (Carlos Giménez)
-Curiosity Shop 3 (Teresa Valero/Montse Martín)
-Viñetas de Vida (varios)
-Tambores (El Torres/Abel García)
-La Serpiente de Agua (Tony Sandoval)
-Trazo de Tiza (Miguelanxo Prado)
-Memorias de un Perrito de Mierda (Marta Alonso Berná)
-Nancy in Hell Doble Sesión (El Torres/Enrique Lorenzana)
-Cómo no hacer nada (Guy Delisle)
-Cómo saber si tu gato planea matarte (The Oatmeal, Matthew Inman)
-Historias del Barrio (Gabi Beltrán/Bartolomé Seguí)
-Diario de una volátil (Agustina Guerrero)
-Cooltureta (Moderna de Pueblo, o lo que es lo mismo, Raquel Córcoles)
-Problemas del Primer Mundo (Laura Pacheco)

Y mi frikada especial: un libro sobre la película Un Rayito de Sol, de Marisol. Lo vi y no pude resistirme...


Además de esto, no podía volverme a casa sin un regalito para el guiri.Y el Domingo, último día en la capital, a pesar de llevar todo el día fuera y comprarme tres muñequitos de la famosísia tienda Así, cuando me había prometido que me daba un baño de espuma, apuraba las últimas copas de champan y descansaba para el largo viaje del día siguiente, me volvi a calzar las botas y salí a comprarme una Menina y algo, como he dicho, para el guiri, que ya tenía las maletas hechas y me sobraba espacio.


He de decir que le ha encantado y afortunadamente ha llegado todo en una pieza porque la chica de la tienda se esmeró envolviéndolo en papel de bolitas...


Y mi Menina, que acompañará a otra que tenía en miniatura. Objetivo: comprar todas:


Como última anécdota del viaje... de Dublín a Madrid me senté en el asiento 12C. A mi lado viajaba un matrimonio de unso cincuenta y muchos/sesenta y pocos y no intercambiamos más que las palabras educadas de rigor. En el vuelo de vuelta, me senté en el 19C... y volví a tenerlos de compañeros de viaje!! Les digo.. ¿no viajamos juntos el viernes también...? A lo que el señor sonriente me contestó: "ya te iba a preguntar si habías dormido en el avión o algo". Luego me comentaron que nunca habían visto tanto paraguas junto en Madrid, a donde habían ido a visitar a unos amigos españoles (se da la circunstancia de que su hija está dando clases de inglés en Madrid, aunque en esos días estaba de vuelta en Irlanda para las Navidades), y es que en Madrid llovió el sábado tarde, y el domingo casi toda la mañana... o eso dicen. Porque esto, en Irlanda, ni es lluvia, es chirimiri y no solemos molestarnos en pasear el paraguas. De hecho, con un chubasquerito y unas botitas ya nos apañamos. Pero mira que nos reímos con los paraguas... En fin, cosas que solo comprenderás si vives en Irlanda...

¡Y ya estoy deseando volver!


miércoles, 26 de noviembre de 2014

I'M IRISH

Pues ya lo soy. Irlandesa. Legalmente.

La ceremonia tuvo lugar el pasado lunes 24 de Noviembre aunque yo ya sabía desde Agosto que se me había concedido la nacionalidad. De hecho, me emplazaron en la ceremonia en Dublín el 22 de Septiembre.

Ese día volaba de vuelta de mis vacaciones de Lituania, por lo que les envié un email diciéndoles que no podría ir por no encontrarme en el país. No hay problema, se puede hacer. La verdad es que fueron más rápidos de lo que esperaba.

A mediados de Marzo, yo había escrito este post sobre todo el papeleo a presentar. Y fue cuando envié la solicitud con toda la documentación. El 7 de Abril me enviaron una carta con el recibo de la Application Fee informándome del recibo de mi solicitud y asignándome un número de referencia que habría de usar de ser necesario contactar con la Oficina encargada de todo el proceso. Y vaya si usé el numerito.
Esta carta me llegó con mis dos apellidos, ignorando obviando mi nombre de pila. Por lo general, desde mi llegada, solo uso mi nombre y primer apellido, en todos mis papelos legales en el país, cuenta bancaria, tarjeta médica, hacienda, contratos, etc. etc. Pero para el proceso de nacionalización necesitaba presentar mi nombre tal y como aparece en mi DNI y Pasaporte, por lo tanto hube de incluir el apellido materno, Y todo esto os lo conté aquí.

Ya por fin, en Agosto, me llegó la carta amarilla. donde se me emplazaba a la ceremonia (que es obligatoria) el 22 de Septiembre. Les envié un email y me dijeron que me incluirían en la siguiente, cuya fecha aún era desconocida. Y hace unas semanas recibí la cartita, esta vez de color rosa, donde todo salió perfecto: primero, porque tenía miedo de que le fecha me coincidiera de nuevo bien con mi viaje a Bélgica o con el de Madrid a mediados de Diciembre. Pero la pirula fue completa porque tampoco tenía que desplazarme a Dublín: tendría lugar en la Universidad de Cork. 

Se me citaba a la una menos cuarto en la Galería Glucksman en el Campus.


La Universidad queda a unos 10 minutos de mi casa. En la Galería era el proceso de registro, que básicamente consiste en que llegas, haces cola para entrar, que lo haces por grupos, vas a la mesa que se te había asignado en la carta rosa, firmas un papel y te dan el "pack ceremonia" que consiste en tu certificado de naturalización que certifica que ya eres Irish; una copia del himno nacional en irlandés y su traducción al inglés; un pin de la bandera irlandesa; el texto que has de leer para "jurar" fidelidad al estado; un papel con las causas por las cuales te pueden revocar la nacionalidad; un papel informándote de lo que necesitarás para sacarte el pasaporte irlandés; un recibo de los 950 euros de la nacionalidad, y un pepelito informándote que ahora, ya, puedes votar y cómo registrarte para ello. 

De ahí, que firmar es un segundo, vuelves a salir en otra cola. A pesar de que te dejan llevar un acompañante, ha de esperar fuera. Te llevan al edificio -que no está muy lejos, dentro del Campus- donde tendrá lugar la ceremonia, que con todo, dura más o menos una hora. Los recién irlandeses llegamos por grupos, según acabamos el registro en la Galería, todos muy bien vestiditos y con nuestra carpetita de plástico trasparente con nuestros docuementos dentro, cenrtificado bien visible para que no nos confundan con un "viejo Irish". Los invitados se sientan al fondo de la sala, nosotros, nuevos Irish, delante.
En el escenario toca una banda. Nada de marchas solemnes o militares: canciones folk irlandesas, temas de películas... Hasta que llega la Ministra de Justicia y todo se vuelve más solemne. Informal, pero solemne.
Y tras unas palabritas de este, aquel y la ministra, el juez toma el estrado para decirnos que tenemos el honor de ser Irlandeses, sí, pero que no perdamos nuestras raíces. Que tenemos mucho que aportar a la comunidad. Tenemos nuestra cultura, nuestra cocina, nuestras costumbres que pueden mezclarse sin pudor con las de este país, que ya es el nuestro. A partir de aquí hablamos de nuestro "old country" y "nuestra "nueva patria" y a mí se me empieza a formar una película acuosa bajo los ojos y chis la mar, que me he pasado dos horas maquillándome y voy a acabar pareciendo un panda chino en lugar de una lassie irlandesa...
Juramos nuestra fidelidad al estado poniéndonos todos en pie a la vez y recitando y repitiendo las palabras del Juez Moran: "Yo, Ruth xxxx xxxx, de la calle xxx numero xx de Cork City, habiendo solicitado al Ministro de Justicia e Igualdad un certidicado de naturalización, declaro por la presente mi fidelidad a la nación irlandesa y mi lealtad al Estado. Prometo observar fielmente las leyes del Estado y respetar sus valores democráticos."

Y a mí la voz se me hacía chiquita, se me confundía con las lágrimas que pugnaban por abandonar mis ojos y tenía que esforzarme en superar el temblor de mis cuerdas vocales. Reconozco que mi nombre creo que ni acabé de decirlo. Rodeada de africanos, malayos, filipinos, asiáticos, indios y pakistaníes y con muy pocos caucásicos a la vista, mi voz, mi hilito de voz, se perdió y reapareció solo a ratos, cuando tras tomar el aire me salían las palabras. 

Y entonces, fui ya irlandesa. 

Y luego, pusieron el himno nacional y me hice panda. Y todo acabó y teníamos que salir y tenía que reunirme con Jay y no quería que me viese así.

Luego nso tomamos unas cervezas, y no le dije nada por vergüenza y nos fuimos a comer con unos amigos. Y esa noche, en la intimidad de mi almohada, volví a llorar. Porque estaba muy contenta. Porque ahora tengo voz en este país que me ha dado tanto. Porque a pesar de sentirme siempre acogida y estar totalmente integrada, siempre hubo algo que me mantenía al margen, y ahora, por fin, finalmente, estoy dentro del círculo. 

Y como ese día no me hice fotos porque el photocall estaba acaparado por negracos imponentes en trajes de chaqueta o en sus mejores galas, pues os enseño mi flamante certificado, que me hace más ilusión que aquel otro que me dieron cuando terminé Imagen y Sonido y que me llegó por correo porque no pude asistir a la ceremonia de graduación.



martes, 18 de noviembre de 2014

De paseo por Bélgica

Me marché unos días a Bélgica, concretamente a Bruselas y Brujas, aprovechando que tenía bastantes días de vacaciones aún en mi "hucha laboral". La idea era visitar Gante también, pero el lluvioso clima que encontré tras mi primer día (tan azul y bonito...), me hizo cambiar de planes. Me empapé en Brujas y no quería repetir en Gante. Al menos quedándome en la capital, siempre podía volver al hotel a cambiarme si estaba incómoda, empapada o tenía frío.

Me habían dicho más de una vez que Brujas se veía en tres horas, cuatro a lo sumo. Yo me quedé con ganas de ver más y regresé a la estación a lo justo para coger el tren de las 4.30, de anochecida ya. Desde las 10 de la mañana más o menos que llegué a Brujas. Estuve más de una hora en el museo pictórico, admirando los artistas Flamencos  que tanto me apasionan. Gante tendría que esperar y es la poderosa razón de que vaya a refresar de nuevo. He dejado cosas sin ver en Bruselas precisamente para tener una razón imperiosa para regresar. Esta vez iré con el guiri y no es plan de repetir y visitar todo de nuevo. 

He comido gofres y chocolate belga, seak tartare y probado las cervezas locales. No probé los famosos mejillones porque no me gusta el marisco, y visité más iglesias de las necesarias, quedándome sin batería del móvil con frecuencia a pesar del power bank que llevé (a la siguiente, más de uno!) porque en todas las iglesias te dejan hacer foto pero sin flash, mi cámara a pesar de ser una Nikon no me gusta cómo hace las fotos sin flash y suele ser más cómodo sacar el móvil.

Y he comprado. Para mí, para mis amigos, para mi familia, para el guiri. He visitado tiendas navideñas preciosas y cargado brick-a-brack. Y he venido muy contenta y os voy a hacer sufrir teniendo que tragaros mis fotos (intentaré ser parca con las explicaciones).

De momento, algunas cosas que compré:

Un cenicero para mi hermana y esa "ventanita" de blonda para mí. el encaje está por todas partes en Bélgica, especialmente en Brujas y esta imagen me encandiló.


No me pude controlar: fue entrar en esta tienda de navidad en Brujas y hacérseme la boca agua...


Para mi madre, que es sastre, unas tijeras con cadeja de plata y sujetatijera antiguo:


Para mi madre también, para seguir aumentando su colección de dedales del mundo. El llavero de la pitufina es para la muá:


Dos saquitos de lavanda de encaje de Brujas:


Dos abanicos comprados en Brujas también, el burgundy es mío, el otro más pequeño es para mi hermana:


Un bolsito muy cuco y el libro-catálogo del museo Groeninge de Brujas:


Un parasol que complimentará perfectamente algunos modelitos de época de mis Ellowyne Wilde...


Imanes de nevera para dar y regalar...



Mi madre insiste en regalarme trapos de cocina por doquier "porque a ella le encantan". Ha llegado la hora de la venganza...


recuerdillos brick-a-brack varios, que el Manneken Pis no puede faltar (una casita es para mi hermana y el abridor también):



Chocolates para todos (y mazapanes):


Y una camisetilla para la bebita de una amiga:



A esto hay que añadir un gorro de lana para el guiri y algunos regalos que no conviene vean sus dueños de momento...



domingo, 2 de noviembre de 2014

Ups!! se me pasó Halloween

Solo se me ha pasado subir aquí las fotos, porque celebrar, lo he celebrado.

Ya ver si la gente se va enterando ya de que NO ES UNA TRADICION AMERICANA sino CELTA. Los americanos lo han copiado todo de los demás. O casi todo.

En fin, mi halloween comenzó haciendo una calabaza muy normalita (perdón por la calidad de las fotos, están hechas con el móvil y los dedos pringosos de tripas calabaciles:


Cosas de la vida, me crió moho. Esta calabaza no la compré en el mismo sitio donde adquirí la del año pasado y a los pocos días estaba verde por dentro y reblandecida. Así que hice otra...



Y no contenta, entremedio de una y otra, se me ocurrió hacer un experimento con un calabacín, por aquello de que originalmente Jack O'Lantern lo que vació fue un nabo. Pero no estaba yo por la labor, que bastante trabajo me costó ya vaciar el puñetero Squash. Nunca más, Santo Tomás...



También hice algún soporte para vela utilizando los frascos vacíos de las velas de olor del Primark:


Y mi display ventanal quedó tal que así:


Mañana me tocará recoger tanta telaraña, menos mal que son artificiales o me da un algo!

También hemos disfrutado de las actividades del Festival de The Drangon of Shandon, con cabalgata incluida.








A modo de curiosidad, las figuras, en su mayoría, están hechas con celofán.

Y con esto y un bizcocho, hasta el año que viene, Pinocho!




domingo, 26 de octubre de 2014

El Castillo de Trakai

Creo que este es uno de los castillos que más me ha impresionado (por su belleza), que depende totalmente del paisaje que lo rodea. Fue construido durante el reinado de Vytutas the Great y completado justo antes de la victoria del Gran ducado sobre los Caballeros Teutónicos en la Batalla de Grünwald, pero fue destruido por los Cosacos durante la invasión rusa de 1655.


A finales del s. XIX las ruinas capturaron la romántica imaginación de poetas y pintores durante el resurgimiento nacional y paradójicamente fueron las autoridades rusas las que en la década de los 50 aprobaron la reconstrucción de la fortaleza, completando su total restauración en 1987.

En el museo interior, explican con claridad todo. Nosotras escogimos un tour que nos llevó de Vilnius a Trakai donde nos explicaron interesantes datos tanto de la capital, como de toda Lituania y posteriormente, de la historia nacional y del castillo.








miércoles, 15 de octubre de 2014

Vilnius: de iglesias (y III): las católicas (y II)

Continuando con el tema de dos posts anteriores, vuelvo al recorrido de Iglesias católicas.

4. Iglesia de Santa Theresa

Por fuera no parece gran cosa...

                     

Pero por dentro... ¡Madre mía por dentro! Especialmente los frescos del techo.


Es otro ejemplo del Barroco presente en Vilnius. Los altares datan de la segunda mitad del s. XVIII. La pintura del altar mayor es la Exaltación de Santa Teresa, de Szymon Czechowicz.




5. Gates of Dawn.

Esta es, posiblemente, la "cosa" o experienza más bizarra que he visto en la vida. Siguiendo por la calle a la derecha de la iglesia de St. Theresa se llega al siguiente edificio sobre el arco:


La Iglesia que acoge esa imagen que se ve desde el exterior es de 1829, reconstrucción de una versión barroca original.


A él se accede por una puerta a la derecha, justo en la parte trasera de la Iglesia de Santa Theresa y se sube unas escaleras. No subimos porque daba miedo. Empetado de gente hasta la bandera cantando y llorando. El chaval de la foto de la chaqueta naranja y el de la mochila azul estaban ahí rezando en puro éxtasis. Acojonante. Hagamos zoom a la ventana central...



Esta capilla sigue la costumbre ancestral de tener una imagen religiosa sobre cada arco de las puertas de entrada a la ciudad para preservarlos de los enemigos exteriores y proteger a los viajeros que partían. La figura principal de esta capilla es la Madonna of Mercy, una imagen reputada por tener poderes milagrosos.
Fue pintada en roble en los 1620s y recubierta de plata 150 años después.  Los milagros que se le atribuyen fueron recopilados por las monjas del vecino convento Carmelita. 

Y es tan popular y lleno de ovejitas porque esta fue una de las primeras paradas del papa Juan Pablo I cuando visitó Lituania en 1993.

Es la única Puerta de la ciudad que permanece de los muros de la ciudad del siglo XVI y es más evidente que se trata de la antigua muralla de defensa desde el otro lado, donde los agujeros de los cañones aún son visibles.


6. Basilian Gate y la Iglesia de la Santa Trinidad

Antes de llegar a la callecita donde se encuentra la Iglesia de Sta Theresa, hay otro arco barroco que casi pasa desapercibido porque un enorme restaurante ocupa la esquina con sus parasoles. Es la Basilian Gate, diseñada en 1761 por J. K. Glaubitz.


Esta puerta conduce a la Iglesia, que parece que se vaya a caer de un momento a otro. De hecho, llegué a pensar que estaba abandonada y cerrada, pero en su interior se estaba celebrando misa en aquel momento.





Visitamos muchas, muchas más iglesias. Pero de todas, todas, estas seis que os he mostrado en los dos posts son las que más me llamaron la atención.