martes, 9 de febrero de 2016

Llámenlo obsesión...

El mes que viene regreso a Amsterdam. Esta vez con el guiri que no quiso ni pudo ir cuando estuve allí hace unos meses.
Naturalmente, parada obligatoria es acudir de nuevo al Anxo donde se ocultó Anne Frank. Los tickets, tan escasos y buscados como siempre, ya están sacados desde el mes pasado.

Si yo tengo libros y libros sobre y de Anne Frank, el guiri, sin embargo, solo sabe de ella de oídas. Nunca ha leído su diario ni visto ninguna de las versiones televisivas sobre su historia. Si bien yo conocí a Anne a través de mi profesora de literatura cuando tenía 11 o 12 años, no era parte del currículum de lectura -el nuestro empezaría, si no recuerdo mal, en Séptimo de EGB; pero en la infancia escolar del guiri no hubo diarios ni explicaciones al respecto.

A lo largo de su vida, tampoco ha tenido oportunidad de leerlo y ahora que le apremiaba a hacerlo -y con más razón si va a visitar el anexo- el tiempo se echa encima y se halla inmerso en la lectura de los tochacos de GOT por lo que no desea interrumpir su lectura para ello. 

Decidí, pues, buscarle una buena versión televisiva. Una que durase un poco más de dos horas. Yo he visto todas las películas y la versión teatral, pero no había visto las series. Tras indagar por Internet, descubrí -cómo no- la versión de la BBC de 2009. Todo el mundo habla maravillas de esta versión y con cinco capítulos, parece ser que es una fiel versión de los sucesos acaecidos en aquel ático en Amsterdam.

Y hoy por fin ha llegado y comenzaremos el festín.



Espero que la sienta suya como yo la siento. Que entre las paredes que visitaremos el mes próximo sienta su presencia, y a la vez su ausencia, y la esencia de lo que pudo haber sido. Espero que se emocione como yo lo hice, que aún me vuelvo a emocionar pensando que tendré una segunda oportunidad para volver a tocar las paredes que la rodearon durante aquellos años escondida.

Nunca es tarde para educar. Aunque el "niño" tenga ya 40 años.


lunes, 8 de febrero de 2016

Elecciones

Las elecciones, en la vida, hay que hacerlas a diario. ¿Me pongo el vestido azul o un pantalón y top? ¿Zapatos de tacón o botas? ¿Me recojo el pelo o me lo dejo suelto? Banalidades.

Pero cuando llegan las Elecciones gubernamentales, hay que pensar las cosas con detenimiento, porque de esas decisiones dependen cambios importantes -o no- en los próximos cuatro años, al menos.

Estas son mis primeras elecciones generales como votante en Irlanda. Y si antes me había interesado siempre por la política desde la barrera, este año he de hacerlo un poco más cerca para decidir a quién regalar mi muy importante voto.

El anuncio del a fecha del referendum se anunció el martes pasado 2 de Febrero y la fecha de los comicios quedó fijada para el viernes 26 de Febrero, Tres semanas para decidir y muy pocos candidatos.

Por otro lado, la dinámica de las elecciones aquí es diferente, no se vota a una lista de un partido. Aquí, digamos, votas a los candidatos de tu circunscripción. En la papeleta no vas a encontrar que el número uno sea el candidato a la presidencia, el sistema es diferente y más justo, ya que en el listado tú colocas los números (del 1 al 15 por ejemplo) junto a los nombres que aparecen en él, que son los candidatos de tu distrito. Estos canditaos, obviamente, se eligen de acuerdo al partido al que tú favoreces, es obvio que si no eres de FF (Fianna Fáil) no vas a votar a sus candidatos porque sus ideas y su programa no serán lo que buscas.

A estas alturas de la película, aún no he visto ningún programa electoral. Están dando lso últimos toques, imagino, y la campaña, de momento, está en pañales, con múltiplos carteles colgando de las farolas. 
No hay demasiados grupos políticos. El tripartidismo se reparte entre Fine Gael (en actual gobierno de coalición con Labor), Fianna Fáil, Sinn Féin, Labor no pinta muy bien y por ello de ser la tercera en discordia, ha caído bastantes puestos en la estima del electorado. Nuevos grupos aparecen en el horizonte (AAA, Anti Austerity Aliance), Renua... viejos y cascados siguen ahí: Social DEmocrats, WUAG, y los Independientes. 
Los Independientes no son un grupo como tal llamado así, son un grupo de personas individuales, es decir, yo me puedo presentar como candidata independiente con mi propio programa. Si mi comunidad me vota y recibo un número aceptable de votos, puedo conseguir mi propio escaño, sin estar adscrita a ningún partido en concreto. Algo así com ola República Independiente de Ruth (RIR, no suena ni tan mal, oye.

La verdad es que en un primer vistazo mientras bajaba por mi calle hasta el centro, los candidatos qe he encontrado no me llaman nada, ni ellos ni los grupos a los que pertenecen. 

Tenemos nuestro propio guapito en la circunscripción. Lástima que pertenece a un partido con tanta sangre en las manos. 


El señor de la siguiente foto es Independiente. Pero no sé su programa. Como imagino que cualquiera de estos días ya empezarán a llamar a la puerta para camelarte, ya le preguntaré de qué color es la moto.


Este otro señor también es Independiente. Y con nombre difícil, como el de Sinn Féin. 


Y esta muchacha se presenta por el Anti austerity que a ddecir verdad me parece un grupo más preocupado de que no cobren el agua qeu de ninguna otra cosa más. Y a mí me interesan mucho más otras cuestiones a que me llegue o no una factura de agua cada tres meses, la verdad.


Sigo rumiando...


sábado, 2 de enero de 2016

Leo poco

El pasado año leí menos que nunca, y éste prometí leer más pero he tenido más proyectos entre manos que nunca, he retomado la escritura de mi segundo libro sobre cómic y he salido un poquito bastante. He leído más cómic voluminoso y de mejor calidad, por lo que una cosa compensa la otra, no me quejo. No compito con nadie ni sigo absurdos listados impuestos por nadie o nada. Pertenezc a un par de clubs de lectura donde son muy relajados con lo que se lee yhonestamente, no suelo coincidir en los gustos. Por ejemplo, sería absurdo para mí apuntarme a un club de lectura en español porque ni tengo acceso a libros en castellano con frecuencia ni me gustan la mitad de autores o tramas de los libros propuestos. Pero bueno, como digo, es cuestión de gustos. Aquí está lo que he podido leer este año, no me propongo nada para el 2016 porque mi prioridad es terminar mi libro cuanto antes, que es bastante extenso y requiere mucha investigación, contrastación de datos y búsqueda -incluso- de material. Solo leo en la cama, por la noche, y de 7 días que tiene la semana, los sábados nunca leo porque es mi noche de cine -esta noche tocan The Danish Girl y Freen Inferno- y algunos días entre semana me quedo dormida en la segunda línea. Unos días necesito dormir más que otros o bien Pepper me mantiene despierta desde las 5am con sus correteos y saltos aquí y allí o me despierta tres o cuatro veces durante la noche. ¿Nadie ha inentado las píldoras somníferas para gatos...?


Además de esto, me he eleido los setecientos treinta y algo Lilys que tengo, 21 revistas Christie y unos 40 Ginas (estoy inmersa en la re-lectura de lso otros cincuenta y pico que faltan), todo sea por el bien de mi libro... 
Y algún otro especial de Esther y tal... en fin, que leer leo, pero no todo lo que me gustaría o no lo que me gustaría, pero me faltan horas del día...


domingo, 29 de noviembre de 2015

Desaparecida en combate

Hace mas de un mes que no escribo. 

Muchas han sido las circunstancias: mi portátil ha muerto. Y no escribo con comodidad en el iPad y mucho menos en el teléfono. Ahora mismo me encuentro usando el iMac de la empresa, ya que como sabéis, mi oficina está en mi casa, pero no es algo que me guste hacer de manera sistemática.

El portátil falló por primera vez sobre Abril-Mayo, cuando el cargador se fue a la porra. Mandé pedir uno por eBay pero no me enviaron un original de Packard Bell sino uno compatible y el jack hembra era ligeramente más pequeño, aunque conectaba, pero a veces se salía con facilidad y tenía que encontrar el ángulo correcto. El ordenador se volvió lento con el paso de los meses. 

Augurando una muerte temprana y repentina, pasé todos mis álbumes de fotos y sobre todo una copia del libro de cómics que llevo meses escribiendo a un disco externo. He perdido solo algunas fotos que he guardado en los días previos a su fallecimiento y todas las páginas que tenía en bookmark, pero eso es algo remediable. Ahora ya no acepta el cargador lo ponga como lo ponga. Simplemente e dock se ha jodido entero.

Por otro lado, aunque de momento no pueda continuar el libro -me abre en el iMac pero me cambia cosas y no quiero fastidiar el formato y encontrarme que a partir de cierto punto tengo que cambiar todo-, he continuado con la investigación y rastreo de autores, que ahora ya, con mucho avanzado, suelo llevar sobre la marcha. También el problema del iMac es que por razones laborales no debo quitar el corrector (si lo quito y lo pongo corro el riesgo de que me olvide un día de ponerlo) y como consecuencia, a menudo me encuentro palabras que no he escrito y frases que no tienen sentido alguno.

Me diréis que lo envíe a reparar. Como poco me va a costar unos 80e, pero es que Santa Claus ya tiene en su lista el nuevo juguete de la niña, por lo que me toca ser paciente. Tampoco tengo que esperar al 25. Posiblemente lo tenga el 23, XD.

Después veremos que hacemos con el actual, que posiblemente el güira se encargue de mandar a arreglar, restaurar y utilizar mientras dure tras formatearlo y posiblemente cambiarle el RAM.

También he estado tan ocupada últimamente y tan cansada en muchos aspectos, que puedo ir tirando sin hacer mi tarea habitual (léase llevar los blogs o escribir el libro). En el trabajo hemos estado hasta el techo. No solo por las lineas echando fuego con clientes impacientes que no pueden vivir sin sus aparatos electrónicos, sea un tele2fono o una tableta o un puñetero iPod. A esto tenemos que sumar retrasos considerables, gente de vacaciones o enferma, reuniones, workshops, one to ones, y un "training" para soporte de otro departamento.

Y al vida, que sigue: preparando mi inminente viaje a Madrid para Expocómic, comprando regalos para cumpleaños, para mis amigos de Madrid, para el Amigo Invisible de nuestro Foro de Esther, colaborando con algunas cosas de un par de charities con las que colaboro, volver a la costura, ponerme al día con series prácticamente abandonadas, salir a tomar unas cervezas, disfrutar de la Navidades Cork...

Si el día tuviera unas horas más, yo firmaba definitivamente.

Mientras tanto, este es un hasta luego...

sábado, 17 de octubre de 2015

Amsterdam (III) RIJKSMUSEUM

Ha estado cerrado, creo recordar, durante algún tiempo, pero vuelve a estar operativo. El Rijksmuseum es toda una joya, un tesoro, y no solo por las obras maestras que contiene. Arquitecturalmente hablando es una maravilla.


El museo es amplio, tranquilo y poco bullioso. A diferencia del Museo de van Gogh o de la casa de Anne Frank, no es necesario coger tickets online a no ser que se vaya a visitar Amsterdam en las épocas más fuertes de Julio y Agosto. Yo llegué sobre las 10am y no había cola alguna para adquirir la entrada, y tampoco demasiada gente en el museo. De hecho en la planta baja, donde comencé mi recorrido, apenas me crucé con unas cinco personas. La planta baja comprende arte desde el año 1100 al 1600 y hay un pabellón dedicado a arte asiático. 
La primera planta abarca desde 1700 a 1900, dividido en las dos alas del museo, en una de 1700 a 1800, mostrando bastantes obras holandesas de su mejor periodo y en la otra de 1800 a 1900, incluyendo tres cuadros de van Gogh, que a diferencia del museo que lleva su nombre, aquí sí se permiten fotografías (mientras sean sin uso de flash), y sin las aglomeraciones del otro edificio.



en esta primera planta también, se encuentra el único cuadro de Goya de la colección del Rijksmuseum. 



Pero donde se encontraba la marabunta era en la segunda planta. Parece ser que la mayoría de visitantes se concentra en esta parte dedicada al arte de autores más multitudinarios como Rembrandt (del que hay varias obras), Vermeer, de Hooch, Steen o Hools. Esta planta también alberga una bellísima colección de porcelana de Delft y casas de muñecas.

La pieza central de las obras de Rembrandt es Night Watch (Nachtwacht), en la sala que incluso es conocida por el nombre de la pintura. Es realmente impresionante y yo no sé a vosotros, pero yo cuando me encuentro ante una obra de arte de estas envergadura, me veo atacada por las lágrimas. Por la emoción. Me sucedió en el van Gogh, donde no podía creer que estaba delante de originales de maestría. Me sucedió en la Capilla Sixtina... En el museo del Vaticano no me emocioné tanto, pero sí luego en Florencia viendo al David.
En el Louvre no me había pasado ni con la Monna Lisa, pero creo que en el Louvre, es tal el bombardeo visual, tal la recopilación de esculturas, objetos y piezas de arte que llevaba décadas y lustros enteros viendo en los libros de arte e historia en los años de mi educación, que apenas podía creerlo. El amor al arte es algo que se cultiva, se acaricia y se sustenta y en algunos momentos llega a abrumar. 

Oh. Aquí también aprendí un poco más sobre el síndrome de Stendhal. Aunque no lo he padecido.



Autoretrato de Rembrandt caracterizado como el apóstol Paul

La Lechera, de Vermeer


Para quien desee ver más obras de arte del Rijksmuseum, realicé todo un reportaje de fotos que se encuentran en mi Facebook. Y como no, me traje mi guía del museo para nunca olvidarme de esas imágines, aunque muy pronto pienso volver a Amsterdam. Hay cosas que hay que visitar de nuevo, en compañía esta vez.

miércoles, 14 de octubre de 2015

Amsterdam (II) - Museo de la prostitución

Amsterdam puede ser conocida por su cultura permisiva de prostitución y drogas, y ya que había visitado un Museo del Sexo en París en los alrededores del Mouline Rouge, decidí pasar del tema y darle la oportunidad al Museo de la Prostitución. No es ninguna maravilla, pero se visita rápidamente y lso paneles informativos son fáciles y rápidos de leer.

The Red Light Secrets te lleva de paseo ofreciendo preguntas y respuestas concisas, sin tapujos. Es una visión de lo que se esconde tras los escaparates donde se venden las trabajadoras del sexo.


Cada día, 900 prostitutas trabajan en el Red Light District de Amsterdam, en los más de 290 escaparates. También hay una calle exclusivamente de trabajadores del sexo masculinos. 
Una prostituta ha de pagar un alquiler diario de 150 euros por su escaparate. La "duración" media de un servicio o una visita es de apenas 10 minutos (según un vídeo que vi, la media-media es de 6 minutos).

La historia del barrio rojo se remonta a 1385, con la construcción de De Wallen. Amsterdam es historicamente una ciudad comercial con un gran puerto, y la presencia de marineros buscando diversión trajo consigo la prostitución, que se estableció en el area de De Wallen antes del siglo XV, en posadas principalmente. La prostitución no estaba prohibida, pero visitar a una prostituta, sí.

A finales del siglo XVI Amsterdam se convierte en una ciudad Protestante y se prohibió la prostitución bajo amenaza de severas medidas, como expulsión y flagelación, pero en su mayoría eran amenazas verbales y así, se hizo la vista gorda. El oficio más antiguo del mundo creció y creció, con épocas de más trabajo, como a finales de verano cuando lso marineros retornaban de sus viajes a Indonesia.

A finales del siglo XVII había unas 1000 prostitutas en Amsterdam, pero el mayor problema eran las enfermedades de transmisión sexual, ya que los preservativos no llegarían hasta casi un siglo después, y estas enfermedades a veces eran fatales. 
Moralmente, la prostitución cambió al principio del siglo XVIII cuando la sociedad se volvió más mojigata y algunas fueron flageladas en público, aunque esta intolerancia no duró demasiado ya que en la segunda mitad del siglo el oficio pasó a "profesionalizarse". Los burdeles con decoración exquisita se expandieron por la ciudad, reconocibles por su farolillo rojo.

Con la ocupación napoleónica en 1795, la profesión se legalizó y las prostitutas debían registrarse. El objetivo era luchar contra las enfermedades sexuales, por lo qu las mujeres debían presentarse en la policía dos veces por semana para hacerse un chequeo médico. Si estaba sana, se le entregaba una tarjeta roja; si tenía alguna enfermedad venérea se le daba una tarjeta blanca y no se le permitía trabajar. Eso sí, se le proporcionaba tratamiento médico gratuito.




A finales del siglo XIX los Países Bajos cayeron bajo el yugo de la cristiandad parroquial, y varios movimientos se opusieron a la prostitución, que lograron recrudecer las normativas. Por la noche iban al Barrio Rojo biblia en mano para tratar de cambiar las actitudes de clientes y putas. La nueva moralización y sus estrictas reglas conllevaron que el Ayuntmiento prohibiera algunos burdeles en 1897 y 1902, pero esto no acabó con el oficio y volvió a florecer, esta vez con los escaparates y las mujeres engatusando a los hombres desde detrás del cristal, lo que también ha contribuido a que, al estar estas zonas limitadas a un número de calles en De Wallen, lso alquileres sean altos.


Hoy en día el precio de una visita a una prostituta en el Distrito Rojo cuesta 50 euros (para una visita corta). el precio puede incrementarse dependiendo de los requerimientos del cliente y la duración de su estancia, por lo que es importante discutir precios, servicios y tiempos antes de nada.

Las reglas son claras: los dueños y operadores de negocios sexuales han de tomar responsabilidad. Los clientes también han de ser responsbles y mostrar respeto. Las relaciones con menores de 21 años está prohibido, como lo está no practicar sexo seguro.

Lo que quieren, es fácil: que lso trabajadores sexuales y sus clientes se encuentren en un ambiente seguro y regulado; burdeles de ventana, clubs sexuales y agencias de escoltas han de operar solo con un permiso; que lso trabajadores sexuales reciban apoyo y cuidados cuando lo necesiten; que la prostitución sea un negocio hospotalario limpio, justo y saludable.


Las prostitutas del distrito rojo trabajan en habitaciones pequeñas, llamadas "peeskamers", y son frecuentemente viejas y decoradas con objetos/utensilios desgastados. Las prostitutas no son dueñas de las habitaciones, las alquilan a caseros por 150e por medio día, por lo que tendrá que ganar esta cantidad antes de que pueda quedarse para sí ningún jornal.


A la venta hay muchos tipos de sexo. Desde el normal hetero hasta BDSM y sexo con prostitutas transexuales. Algunas tienen especialidades peculiares, como electro sex, una forma de SM en el que el cliente recibe shocks eléctricos con la ayuda de electrodos. Aunque suena un poco heavy, la seguridad es lo primero!





Una cruz como la de arriba se usa para atar a un masoquista por las muñecas y tobillos, de este modo su "ama" puede hacer con él lo que desee.

Como en toda clase de lugar, también hay un apartado de "objetos perdidos". ¿Qué clase de cosas se dejan los clientes tras una visita? En el museo se puede ver una muestra de ellos, nada del otro mundo...








En el museo se aprenden muchas cosas más, y mientras no es una reflexión ni nada por el estilo, sí es un acercamiento al modo de vida y la tipificación de un negocio que ha existido... desde siempre.
También hay un panel de famosos "pillados" usando los servicios de profesionales, un confesinario y una ventana donde te puedes sentar y ver... lo que se siente (digitalmente hablando, no te abren al mundo para que te juzgue nadie al pasar).


Y como no, en una ciudad que además de marihuana y putas rezuma arte, no podía faltar la prostitución en el mismo, con lazos bien estrechos. Vincent van Gogh, por ejemplo, estuvo en una relación con una "Sien" que era una antigua meretriz. 
Las mujeres de virtud relajada fascinaron siempre a van Gogh, que además de utilizar sus servicios, las contrataba para posar. También se asume que cuando se amputó su propia oreja en un ataque de locura el 28 de Diciembre de 1888, la envoolvió y envió a una prostituta que trabajaba en un burdel cercano.








domingo, 11 de octubre de 2015

Amsterdam (I) - Las casas de Anne Frank

Amsterdam me ha sorprendido gratamente. Es una ciudad relajada, fácil de recorrer, con menos bicicletas de lo que esperaba (después de estar en Copenague, donde hay 2 bicis por cada habitante, creo que nada puede superarlo!).
Arquitectónicamente es preciosa. Museísticamente es una delicia. En el Museo de Van Gogh -donde no está permitido hacer fotos- casi lloré de la emoción de ver obras como Los Girasoles o Starry Night, entre otras. También coincidió con una exhibición de pinturas de Munch y otras de Van Gogh que no están habitualmente en este museo. 
En el Rijksmuseum, donde sí está permitido fotografiar lo que desees, pasé las cuatro horas más amenas de mi vida. Iba con miedo a perderme grandes obras, porque había leído en alguna parte que la colección es tan extensa que era imposible verla en un solo día. Nada más lejos de la realidad. A no ser que te detengas dos horas en cada cuadro, es posible ver todo. Yo lo hice en unas 4 horas porque me salté algunas salas que no eran de mi interés (de hecho no iba a subir a la tercera planta porque era todo arte moderno y solo un par de salas, pero me "engañó" que el nombre de una de las salas anunciaba a Yves St. Laurent... solo para encontrar un único vestido expuesto.

De todos modos, he de volver a Amsterdam, porque esta vez he viajado sola y el guiri quiere conocer la ciudad también, sobre todo después de que le pusiera los dientes largos con mi aluvión de fotos diarias en FB.

De todos modos, uno de los principales motivos por los que no podía postergar más mi viaje a Amsterdam era la visita a La Casa de Atrás, al anexo donde Anne vivió desde el 6 de Julio de 1942 hasta el arresto y encierro en el campo de transición de Westerbork el 4 de Agosto de 1944. Dos años encerrada junto a su familia, los van Peel y Pfeffer el dentista en unas habitaciones que producen claustrofobia ya sin muebles, no quiero pensar con camas, mesas y otros artilugios.


No está permitido hacer fotos dentro. No quería ser irrespetuosa. Solo hice la foto superior, las desgastadas escalaeras tras la estantería... Anne significó, significa, mucho para mí como los lectores habituales de este blog sabéis y que ya manifesté aquí.  Mi colección de libros sobre Anne ha crecido también. A los de ese post he de añadir alguno más y ahora, la propia guía o catálogo del Museo (en la foto junto a los catálogos de las colecciones que visité en el Van Gogh y Rijksmuseums), además de la propia guía de la casa y un librito que compré por solo 50 céntimos sobre la persecución y resistencia en Amsterdam durante la Segunda Guerra Mundial :


Cualquiera que haya estado en esa casa en Prinsengracht 263 puede comprender la falta de palabras para describir lo que se siente. Tan poco espacio para tanta gente... tanta oscuridad (las ventanas debían estar cubiertas de negro para evitar ser visto o que la luz trasparasa en la tarde/noche y alguien pudiera darse cuenta de que había gente viviendo en el anexo secreto. 

La casa se convirtió en museo en 1960. Y calle abajo, justo al doblar la esquina de Westerkerk, se encuentra una escultura de Anne.




sin embargo, en un apacible barrio vecinal, alejado del bullicio del centro de Amsterdam, alejado de la zona de Jordaan donde se encuentra Prinsegracht straat, se encuentra el hogar donde Anne vivió hasta que tuvieron que ocultarse tras las oficinas de Opekta. En Merwedeplein se encuentra aún el edificio de pisos que aparece, incidentalmente, en el único video que existe en el que aparece Anne. Y hasta allí me dirigí una nubosa mañana, gastando suela, alejándome de los turistas que no se aventuran más allá de las zonas marcadas en las guías.



Frente al edificio hay un parque diminuto y silencioso que homenajea a su más famosa vecina con una escultura mucho más bonita que aquella junto al Westerkerk.


El 3 de Septiembre de 1944, los 8 antiguos habitantes del anexo secreto son deortados des el Campo de Tránsito de Westerbork al campo de la muerte, Auschwitz-Birkenau. Del grupo de ocho, solo Orro Frank sobrevivió a la guerra.



miércoles, 30 de septiembre de 2015

Subiendo escalones

He subido a la Torre Tavira... 173 escalones.

Posteriormente subí a la Basílica de St. Peter en el Vaticano, y aunque cogimos el ascensor hasta la azotea, los últimos 320 escalones a la cúpula hay que hacerlos a patita sí o sí.

En París no cuento los de la Torre Eiffel porque no los subí, cogimos el ascensor, los peldaños los dejamos para esos que no quieren rascarse el bolsillo un par de euros más o quieren ejercitar los gemelos, gracias...

Pero sí subimos a Notre Dame, con sus 387 escalones.

En Edimburgo disfrutamos de las vista del Scott's Monumet y sus 287 escalones.

No contentos con ello, fuimos al Monumento de William Wallace en Stirling y nos comimos 246 escaloncitos de nada.

En Brujas me dejé la lengua, los pulmones, los gemelos, las rodillas y parte de los muslos subiendo aquellos 366 escalones del infierno... y me juré no volver a subir ni una puñetera torre más.

Pero fue llegar a Copenague y saber que no podía marchar sin subir los 400 escalones que te llevan a la cúpula. Y como los 150 últimos están fuera de la torre, ni se notan. De hecho, no me molesté en leer el número de escalones a subir y fue solo al bajar mientras comía en un restaurante que leí el número. Si me lo dicen antes, probablemente ni lo habría intentado y me habría perdido vistas increibles.
subí a otra torre, la Round Tower pero esta no cuenta porque no tiene escalones, es todo una rampa circular que tampoco cuenta como no lo hace la Giralda con las suyas, a donde también he subido.

He subido otras torres. Ninguna con tantos escalones. La Torre Tavira es un escupitajo comparado con estas otras. Y aunque me juro, rejuro y repito y me comprometo a no volver a ponerme en esa tesitura de nuvo, nunca lo cumplo. La posibilidad de unas vistas espectaculares me pueden más.





miércoles, 16 de septiembre de 2015

Ripley 's believe it or not! (Copenague, II)

Imagino que recordáis un program de televisión llamado Ripley's Believe it or not! donde en cada episodio se nos traían etrañas historias .
Originariamente fue una franquicia que se extendió a la radio, televisión e incluso al mundo del cómic...

Ripley expuso por primera su colección de artefactos, papeles, etc al público durante la Feria Mundial en Chicago en 1933, atrayendo a más de dos millones de visitantes. Este éxito sin precedentes llevó a organizar shows en caravanas a lo largo del país durante los años treinta, y las colecciones  de Ripley se exibieron en las principales ferias y exposiciones incluyendo San Francisco, Dallas, Cleveland, San diego, Nueva York,  y St Agustine en Florida.

Luego llegaron los museos, con 32 alrededor del mundo. En Europa, la franquicia tiene sedes en Copenague, Londres y Blackpool solo. Había un tercero en UK pero cerró en 1997. Así que me decidí a visitar el de Copenague ya que al de Londres no he ido.


Iba a sabiendas de que posiblemente iba a tirar unos 10e a la basura y de que me iba a encontrar la mayor cantidad de basura en una galería que vería en la vida, pero lo confieso: la curiosidad no pudo, y si uno no se da un capricho aún a sabiendas de que no merece la pena... ¿para qué están las vacaciones?

Así que veamos, a destacar, las chorradas que nos encontramos...


Sí, es exactamente lo que parece...


Arriba, maniquí de Robert Earl Hugues, nacido en 1926 pesand onada más y nada menos que cinco kilos. No quiero ni pensar cómo le dejó aquello a su madre, pero no creo que recuperase su forma original... 
Con tres meses, durante un ataque de tos convulsa, le explotó una glándula en la garganta y desde aquel día y durante el resto de su vida ganó varios kilos a diario. Con 20 años usaba petos con una cinturilla de 275 centímetros y su madre le tenía que añadir paneles de 40 centímetros a sus camisas de la talla 48 (una 20 española), para cubrir su pecho de 255 centímetros. 
Robert murió en 1958 a los 32 años, pesando 481 kgs. 


La mujer más fea del mundo se llamaba Grace y una vez se quejó de un publicista un poco entusiasta que la llamó "la mujer más fea del mundo". Pero cuando reveló su rostro en el espectáculo en el que participaba, hombres y mujeres por igual se desmayaban del susto. La apodaban "La mujer con cara de mula", pero de hecho recibió varias propuestas de matrimonio... 



Sé que mi amigo Chema va a decir que descubrió a los jívaros en algún tebeo de Mortadelo o Zipi y Zape, quizá hasta le inspire para escribir un post al respecto, XD. 
El cartelito del exposito donde estaban estas cabezas reducidas aseguraba que eran cabezas reales y no ningún maniquí. Tararí.


Una trucha con pelo


El artista que ha decorado el murciélago superior también tenía expuestas mariposas, escarabajos y otros insectos y animales decorados con escenas diversas.


Avlino Peres Matos, cubano él, podía dislocarse los ojos fuera de sus cuencas cuando le daba la gana!


Una mujer de Padaung en Burma con un cuello de 38cm. Solo paran de añadir collares tras cumplir 25 años.


Definición típica de bocachancla...


Y este señor se hizo "famoso" por tener dos pupilas en cada ojo.

El museo tiene también maquetas hechas con palillos o palitos de jelados, animales con dos cabezas, deformes o varias patas,  y una colección de "seres raros" como los superiores.

Una chorrada entretenida mejor para ver acompañado!