sábado, 30 de agosto de 2014

El hombre de las canciones tristes

Hoy he fotografiado a un señor al que veo con frecuencia por las calles de Cork. Suele tocar el violinofón en una de las calles principales del centro.


Photo

Su mirada lánguida acompaña la triste dulzura de unas notas musicales cargadas de la melancolía de los Balkanes. Desconozco su nombre, solo que proviene de Rumanía. No habla inglés a pesar de que debe llevar años en el país. O eso dice (que no habla inglés), tal vez para evitar la curiosidad malsana de unos desconocidos a quienes no tiene que nada que explicar...

martes, 26 de agosto de 2014

La fábrica de Heineken

Tras visitar el Hall masónico el pasado sábado, enfilamos calle arriba camino de un edificio que solo abre sus puertas al público durante dos horas un solo día al año: la fábrica de Heineken.


A la entrada te regalaban un sobre con 6 postales, un abridor multiusos de la marca y... una pinta de lo que quisieras (o una botella, un refresco...) 
Te llevan alrededor de la fábrica (antiguamente, de Murphys, hoy parte de Heineken). Al estar constantemente en producción y debido a medidas de seguridad muy estrictas, no entras dentro del edificio sino que te enseñas cosas y te explican el funcionamiento de la planta desde la entrada a dos partes del edificio.
Nuestra primera parada fue en el patio exterior, donde un historiador de cerveza nos dio una amena y cortísima charla sobre la fábrica, su fundación y alguna anécdota relacionada con las postales que nos habían dado en la entrada. Así, nos explicó que fue fundada en 1856 y llevaba el nombre de Lady's Well por un manantial que supuestamente tiene aguas curativas que hay colina arriba al otro lado de la fábrica, sobre suelo que en el siglo XVIII acogía una inclusa. De hecho, parte del edificio de esa inclusa está integrado en la estructura de lo que ahora forma la planta.



En esta puerta, abandonaban las madres a sus hijos en la inclusa
A finales del siglo XVIII Cork se había convertido en un importante centro de la industria cervecera irlandesa, y la mayor parte de la producción iba destinada al mercado local con una pequeña parte que se exportaba a las Indias Occidentales y más tarde en el siglo XIX al mercado inglés. A finales de los 1880, la fábrica se expandió y remodeló para acomodar las mejoras necesarias en la industria cervecera de la época y en 1899 se completó la construcción de un nuevo edificio para el almacenaje de la malta y la cebada.

Arriba, hoy en día, abajo, en los 1880s
El edificio de almacenaje de malta y cebada se reconvirtió en oficinas en los años 90. La malta se hace de lacebada y es el ingrediente básico de todas las cervezas.


Los toneleros eran considerados artesanos con habilidades muy precisas que hacían y reparaban barriles de madera. En 1914, 36 toneleros trabajaban en la fábrica de Murphy. Hasta 1960, todas las cervezas se transportaban en barriles de madera, en carros tirados por caballos, fabricados exclusivamente para ello. Los toneleros era un grupo muy bien organizado de trabajadores y se les pagaba muy bien. Solo trabajaban con luz natural, así que su jornada laboral era corta en invierno y mucho más larga en verano. 


La Murphys se fabricó por primera vez en Mayo de 1889 y es una cerveza negra o porter, muy del gusto de los botones y pinches de Londres, de ahí su nombre (porter=pinche). A finales del siglo XIX las cervecerías comenzaron a prducir stouts (cerveza negra), que pronto se convirtió en una bebida popular por su suave y cremosa textura con un toque de amargor.
El fundador de Murphy's es este señor que se parece a Brendan Gleeson:



James J. Murphy (1825-1897) era miembro de una de las familias más distinguidas de Cork. De joven trabajó en la destilería familiar James Murphy & Co y la abandonó para fabricar cerveza en 1856 junto a sus hermanos. 
Uno de los símbolos publicitarios que hizo que Murphy (la cerveza) se hiciera archiconocida fue este anuncio:


Eugene Sandow (1867-1925) era el nombre artístico del ruso Frederick Muller que se convirtió en campeón mundial de levantamiento de pesas en 1891. Luego se dedicó a hacer tours demostrando su fuerza en teatros por toda Europa levantando pianos, caballos, etc. En 1892 Sandow recaló en Cork y le pidieron si podría promocionar la marca y su calidad, y así nació esta icónica estampa que aún puede verse en fachadas de pubs y fue etiqueta de botellas durante años: "Desde la experiencia recomiendo fuertemente la cerveza negra de los Sres. JJ Murphy, 15 de Diciembre de 1892". Y así para siempre, esta imagen se asocia a la Murphy.

Y tras aprender un poquito de la fábrica pasaron a enseñarnos el proceso, los ingredientes y nos explicaron que ya no se embotella en Cork, aquí solo se produce la cerveza y almacena en esos barriles de color plateado más utilizados en los bares para los grifos. Las botellas y latas se realizan en otras partes del país o incluso fuera dependiendo de la marca, ya que la fábrica produce Coors Light, Murphy's, Tiger Beer, Beamish, Foster, Heineken y algunas más...




Heineken International adquirió todos los activos de la Fabrica Murphy en 1983, resultando en un nuevo aliciente para la cervecería que ha protegido su valor y sus tradiciones para el futuro. Hoy, produce unas de las cervezas más vendidas a nivel nacional e internacional  y aquí en Cork están las oficinas principales de Heineken Ireland cuyas operaciones incluyen las de Irlanda del Norte también. Y solo pensar que cuando Heineken compró la Murphys estaban al borde de la ruina...

Come on... have a pint...


sábado, 23 de agosto de 2014

The Masonic Hall

Cada año en Cork, un solo día, se celebra el Heritage Open Day, que es un día en el que edificios que normalmente no están abiertos al público, dejan entrar a los visitantes de manera guiada o a tu libre albedrío. E igualmente, edificios y monumentos que normalmente son de pago, abren sus puertas de manera gratuita. El pasado año pasé un poco del tema porque ese día no tenía el estómago para ruidos, había bebido bastante la noche anterior y yo no tenía mariposas sino correcaminos en mi interior, y solo atiné a visitar el Elizabeth's Fort y porque queda a 3 minutos calle abajo. 
Este año, decidí pulir las zapatillas, aunque desafortunadamene los horarios de visita en la mayoría de edificios es bastante escaso. Muy pocos abren a partir de las 10am y cierran a las 2pm. La fábrica de Heineken, al ser una fábrica en plena producción, debido a medidas de seguridad, solo ofrece unos cortos tours muy poco intrusivos de 11 a 1pm. Eso sí, tienen la deferencia de regalarte unas cosillas y una cerveza bien fresquita (pero esto lo dejo para el siguiente post).
El caso es que teníamos una ruta predefinida que cambiamos dos veces debido a:

a) entretenernos más de lo pensado en el primer lugar (el hall masón) porque era más interesante de lo que pensamos y nos entretuvimos hablando con varios parroquianos y
b) al ser el tour de Heineken guiado, tuvimos que esperar unos 10-15 minutos a que saliera nuestro grupo, por lo que ya perdimos casi media hora en nuestro horario "oficial planificado".

Pero no me ha importado nada. He disfrutado como una enana de los cuatro-cinco sitios a los que he podido ir y he terminado con los pies destrozados porque cada uno estaba en una punta de Cork, practicamente.

Pero volvamos a los masones, institución que me ha llamado siempre la atención desde que era una cría, por su aura de misterio. Me quedé con las ganas de preguntarles de qué hablan en sus reuniones, ya que una de las normas es ni religión ni política en sus encuentros. Yo me los imagino leyendo el periódico, poniendo al día las cuentas de la asociación y haciendo guateques con pintas de guinness, palitos de pescado, salchichas y pollo frito. O eso o se montan unas fiestas de putas del copón.

foto de munsterfreemason.com
El lugar donde se encuentra la logia no puede pasar más desapercibido: se entra por esa puerta en la fachada de azul, en una calle junto al Bishops Lucey's Park, en Tuckey Street, calle que sale de Grand Parade. El edificio fue construido en 1770 y en 1790 se le conocía como The King's Theatre y se utilizaba para eventos musicales y de teatro amateur y para otros usos artísticos.
La Primera Logia de Irlanda, compró el edificio en 1844, aunque ya se reunían en algunas tabernas de la ciudad, junto a otras logias. 
Hoy, de manera excepcional, el Hall abre sus puertas a los ciudadanos no-masónicos, que tienen restringida la entrada -evidentemente- el resto del año. Y este edificio tan soso en su exterior, esconde todo un tesoro en su interior, especialmente en el primer piso donde uno parece entrar en un salón salido del set de Juego de Tronos.

En la planta baja se encuentra The Supper Room (un comedor) que hace doblete como museo, con sus muros cubiertos con colecciones de diversos tesoritos masónicos: medallas, mandiles, memorabilia, joyas...

      


No se olvidan, para nada, de Elizabeth Aldworth, the Lady Freemason, como es conocida. Aquí se conservan su mandil, su firma, y fotografías de su casa en Doneraile Court y Newmarket House, además de un retrato al óleo de 1877 y un mini retrato del siglo XVIII cuando Elizabeth Aldworth aún vivía. Aldworth era la hija de Arthur St. Ledger, Primer Vizconde de Doreraile y Primer Barón Kilmayden de Doneraile en Cork y fue iniciada en la masonería siendo niña. Cuenta la leyenda que una noche en la que su padre se reunía con la logia en su casa, Elizabeth se había dormido mientras leía tras unos cortinones en la biblioteca. Despertó con el ruido de voces y aunque se dio cuenta de que había interrumpido algo solemne, al intentar retirarse fue descubierta. 
En estos casos, si los masones descubrían a alguien -no masón- espiando sus ceremonias, el descubierto era asesinado sin miramientos para preservar el secreto de la logia. Con ella, sin embargo, al tratarse de una niña y de la hija del propio cebecilla del grupo, se hizo una excepción y se decidió iniciarla en la masonería. Elizabeth se encuentra enterrada en la vecina catedral de St. Finbarrs.



En el primer piso se encuentra la Habitación de la Logia, toda panelada de madera y con los estandartes engalanados de los príncipes masones del pasado y del presente, cuya membresía se limita a 33 solamente en cualquier momento dado.
Los compartimentos de madera tienen más de 300 años y antiguamente comprendían las casillas del coro de la Antigua Cetedral de St Fin Barre's. El baldaquín sobre el trono del Master fue comisionado en 1872.






El último piso encierra un deleite para los más curiosos. Nos explicó un señor algo muy interesante sobre este aparatejo de madera:


Se trata de una "maquinita para votar". En el cajón de la mesita se guarda un cuenquito con unas canicas de color blanco y negro. Normalmente el cuenco se posicionaría sobre la caja y el votante escogería una bola blanca o negra, o ambas, y las introduciría entonces en el agujero de la caja, dejandola caer en un lado u otro, y yendo a parar al cajoncillo inferior. Un método discreto ya que así nadie sabía qué se votaba.

Y bueno, también había memorabilia diversa y un trono en el que uno podía sentarse y ser fotografiado y donde el guiri no pudo evitar posar su blanco trasero (conste que iba vestido). La foto de su majestad se encuentra en facebook pero me ha dicho que me mata si la pongo aquí, de manera que sólo os enseño el trono vacío. La sillita caaaaaca, el sillón de oooro... etc




Junto al trono de baldaquín inferior, esa silla que parece plateada es un trono de regalo -creo recordar, debería haberlo apuntado- de la Logia de Ghana.


Un señor muy amable con el que estuvimos hablando y que nos explicó que sí había una logia femenina en UK y nos contó algo de la primera masona de Cork, mencionada más arriba, nos contó algunas cosas también sobre la masonería, como por ejemplo que es una de las fraternidades seculares más antiguas del mundo con unos 35000 miembros en Irlanda y alrededor de 4 millones en todo el mundo. Que es una sociedad que se preocupa por los valores morales y espirituales y que sus miembros son aleccionados en estos preceptos usando herramientas y costumbres antiguas de los masones canteros como guías alegóricas. También nos habló de otra "rama" de los masones con los que se llevan a matar y a los que no reconocen y que tienen una logia en una población cercana. 
En sus reuniones tienen prohibido hablar de política y de religión puesto que no son un grupo ni de lo uno ni de lo otro sino una combinación de religiones. Tampoco es un substituto de una religión, Y que cada uno sirva a la suya. 
Han de adherirse a tres principios: Amor fraternal, mostrando tolerancia y respeto por las opiniones de los otros y comportándose con amabilidad y comprensión hacia los demás; Asistencia, se les enseña a practicar la caridad y a cuidar no solo a sus compañeros de logia, también a la comunidad, tanto donando caritativamente como con voluntariado; Verdad, se les exige altos estándares morales y esforzarse por la verdad.

¿Cómo convertirse en masón? ¡Ay, amigo! Es esencial creer en un Ser Supremo (sea el que sea). La membresía está abierta a cualquier persona de integridad cristalina de cualquier raza y religión (y a mí me da que de ancho bolsillo también).

¿Masones famosos? Joseph Haydn, Mozart, Peter Sellers, Clark Gable, Kiplin, Walter Scott, Churchill, Edward VII, Oscar Wilde, el Duque de Wellington, George Washington, Truman, Trollope, F.Roosevelt, Liszt, Buffalo Bill,  Davy Crockett, Nat King Cole, John Wayne, Goethe, Robert Burns o Teddy Roosvelt entre otros...

domingo, 17 de agosto de 2014

Only Ever Yours

Ayer firmaba en la fabulosa librería Waterstones la autora del libro Only Ever Yours, Louise O'Neill, una joven autora de aquí de Cork que se estrena con su primera novela, una novela que promete.
Louise O'Neill, Only Ever YoursLouise es, además de una persona con mucho talento, una chica simpatiquísima y muy abierta. No solo me firmó el libro sino que cuando le pedí hacerle una foto para el blog, insistió en hacerse una conmigo y estuvimos hablando unos minutos.

Nacida en un pueblo de Cork, rompe el mito que dice que todos los escritores lo quieren ser desde pequeños. Ella, no. Ella quería ser actriz, cantante o bailarina y aspiraba a ser como Judy Garland pero sin maridos gays ni adiciones a los barbitúricos. Admira, también, a Bette Midler y se ha visto la mayoría de sus películas y demostraba sus habilidades thespianas hablando exageradamente y siendo muy irritante la mayor parte del tiempo.
También tuvo la ocurrencia, a los nueve años, de querer ser monja, para deleite de su abuela que le regaló una biblia por su cumpleaños. Pero poco después cambió de opinión y decidió ser una sirena, tras ver La Sirenita. 
La adolescencia pondría sus sueños en su sitio y después de una desastrosa audición para un grupo de teatro, aparcó sus ambiciones de ser artista y decidió dedicarse al mundo de la moda y convertirse en Estilista de Moda.
Tras pasar por Trinity College, trabajó en tiendas durante años y en 2010 se mudó a Nueva York para hacer prácticas en la revista Elle bajo el mando de Kate Lanphear, y simplemente para aclarar, garantiza que su experiencia no tiene nada que ver con la de The Devil Wears Prada. En Elle, todo el personal fue amable y llegó a mezclarse con el famoseo, aunque naturalmente, no todo es de color de rosa. Louise ha sufrido de anorexia y bulimia desde que tenía 15 años y Nueva York fue el ambiente perfecto para seguir saltándose comidas.




Confiesa que escribía un diario desde que tenía 8 años, con entradas insulsas que brevemente describían peleas con sus hermanas o problemas con sus amigas. En la adolescencia comenzó a escribir relatos cortos y en sus propias palabras, "poesías horribles del estilo de Sylvia Path", y cuando viajaba escribía largos y detallados emails que enviaba a todo aquel que conocía, asumiento "repulsivamente" que quedarían fascinado con sus problemas de diarrea en India, por ejemplo. 
A los 19 años comenzó a escribir su primera novela, que abandonó al escribir unas diez mil palabras, perdiendo interés a cambio de salir a divertirse. A los 24 empezó una novela diferente que también abandonó tras unas 10,000 palabras. Pero tras regresar de NY el 1 de Septiembre de 2011 se hizo un pacto consigo misma de que iba a escribir una novela en un año y lo cumplió, acabando el primer manuscrito de Only Ever Yours justo el 31 de Agosto de 2012.



En cuanto a la novela, la sinopsis es prometedora: Freida e Isabel han sido mejores amigas toda su vida. Ahora, a los 16 años y en su último curso, esperan ser seleccionadas como "compañeras" -esposas de hombres poderosos y adinerados. La alternativa es una vida como concubina, una opción demasiado horrible de contemplar.
Pero según la intensidad del último año de clases las envuelve, la presión para permanecer siendo perfectas se vuelve casi insoportable. Isabel comienza a "autodestruirse", poniendo su belleza -su único valor- en peligro.
Y entonces llegan los chicos, ansiosos por conseguir una futura esposa. Freida debe luchar por su futuro, incluso si ello significa traicionar a su mejor amiga, el único amor que ha conocido jamás...

                       

La idea de la novela surgió por pura casualidad en Enero del 2011 una mañana que hacía un tiempo terrible en NY y los metros habían sido cancelados debido a la nieve. Louise se encontró esperando en un Starbucks, con un té verde esperando a que abrieran la estación y poder llegar al trabajo. Estaba muerta de hambre y no paraba de mirar a los pasteles y muffins, muriéndose por uno pero, a la vez, sintiendo que no podía. La anorexia había vuelto a atacarla viviendo en una ciudad tan dinámica y relacionándose con el mundo de la moda. Recuerda Louise que estaba muy cansada, casi exhausta y deseando poder simplemente levantarse y comerse el maldito pastel, y le vino a la mente una imagen de una chica de pie en frente de su clase, en bikini, mientras una mujer calva le pintaba con un rotulador rojo las zonas de grasa mientras las niñas de la clase gritaban a coro: "¡gorda!¡gorda!¡gorda!". Cogió su cuaderno de notas y durante la siguiente hora escribió páginas y páginas de anotaciones, que no utilizó hasta el año siguiente cuando regresó a Irlanda y decidió ponerse a escribir. Y decidió que el tema de su novela tendría que ver con la presión de las chicas jóvenes que se adhieren a ciertos estándares estéticos y todo el resto de "mierda" patriarcal tan prevalente en nuestra sociedad.

Aún no lo he leído porque sigo inmersa en las vicisitudes de Manolita en la obra de Almudena Grandes "Las tres bodas de Manolita", pero lo voy a guardar para que sea mi compañero de viaje en mis vacaciones en un mes en Lituania.

sábado, 9 de agosto de 2014

Yo pasaba por allí...

De estas cosas que pasan solo en ciertos lugares, sin albaraca, sin que se te echen encima las masas a la caza de un autógrafo o una foto... con toda calma y relax...

Uno sale de comprar del Dunnes Stores y se encuentra de frente a Gabriel Byrne caminando solo, pasando desapercibido... bueno, no por todos, porque se le acercó un muchacho que le pidió un selfie y aunque Gabriel aceptó, no le sentó muy bien la cosa y se alejó tras la foto murmurando un "fuck you..." por lo bajini. Pero lo importante es que, a pesar de la cara de mala leche y el fuck you entre dientes, no se lo gritó a la cara y salió por patas... Eso sí, continuó su paseo por las calles de Cork así como quien no quiere la cosa, pasando desapercibido y se casó al día siguiente con una mozuela-trofeo en un pueblecito cercano donde se enteraron de la ceremonia por la prensa.


No es el único. Cliff Richards dio un concierto aquí a principios de verano y antes de ir al lugar del mismo, se dio un paseíto por Oliver Plunkett Street donde la gente se quedaba así como... "¿es o no es...? Y le hacían fotos por si era.


Y hasta el mismo Presidente de la nación, Michel D. Higgins se paseó por las zonas afectadas por las inundaciones poco después de Navidades y no tuvo problema en saludar a la gente y llevar consigo a unos guardaespadas muy relajados...



domingo, 3 de agosto de 2014

Becoming Irish II y muchas dudas de última hora...

Tras mi post en marzo, cuando os expliqué con detalle los gastos llevados hasta el momento y el proceso para la nacionalización, termino explicando lo que sucedió en los 4 meses siguientes hasta ahora. Iré rápido porque es sencillo.



-Más o menos un mes después me llegó la primera carta con un recibo por la recepción de la Application fee de 175 euros, con mi número de aplicación asignado  mi caso. Me fijé que mi nombre de pila había desaparecido y aparecían solo mis dos apellidos, temiéndome que al final en lugar de llamarme Ruth Bernárdez Suárez me cambiaran a Bernarda Suárez, lo cual provocó bastantes risas entre los amigos. Les envié un email rapidito al que contestaron casi enseguida, diciéndome que remitían mi email al departamento correspondiente. Tres emails después y tras pasar de departamento en departamento, nadie me decía nada y el trabajo y el pasar de los días me hizo olvidar el asunto por completo.

-Un mes después de la primera carta o poco menos, me llegó una segunda misiva informándome que tras revisar todo el papeleo, todo estaba correcto y por lo tanto ya solo necesitaba que la solicitud de nacionalidad fuese aprobada por el entonces ministro de Justicia e Igualdad, Alan Shattner. Los acontecimientos de la vida política y un escándalo de supuestas escuchas ilegales hicieron dimitir al ministro y ahora tenemos ministra, Frances Fitzgerald. Temí que hubiera retrasos en la segunda parte del proceso debido al cambio, pero no. Sin embargo, mi nombre seguía perdido en batalla y esta segunda carta me llegó también a nombre de Bernardez Suarez. Vuelta a los emails y a las 24 horas me contestaron que el error ya había sido subsanado en mis records. Crucé lso dedos porque así fuera. Esta carta llegó más o menos en Mayo.

-La tercera carta me ha llegado con fecha 15 de Julio (llegaría a mis manos unos días después), ya con mi nombre completo y correcto, para notificarme que mi solicitud había sido aprobada y técnicamente ya soy Irish, solo tengo que ir a recoger el Certificado de Naturalización en fecha que me será anunciada en una siguiente carta y acudir para ello a la ceremonia en Dublín donde he de jurar fidelidad al Estado. Como paso adicional, enviar otras dos fotos a color tamaño pasaporte realizadas los últimos 30 días (por tanto no me servían ninguna de las que me hice anteriormente para la aplicación original) y la orden postal por valor de 950 euros. Esto ya lo hice el sábado pasado y, por tanto, solo me queda conocer la fecha de la ceremonia, que imagino me será notificada en este mes de Agosto o en Septiembre. Solo me queda rezar porque la ceremonia no caiga en medio de Septiembre justo en los días de mis vacaciones, lo cual ya sería mala suerte, no solo porque me quedaría un año más sin viajar después de haber cogido hotel y vuelos, sino porque le jodería los planes a mi hermana que se viene a Cork especialmente la noche antes para irnos juntas a Lituania unos días. Y esto sí sería grave. He estado mirando las fechas del año pasado y la ceremonia fue el primer viernes del mes de Octubre si no me equivoco, por lo que cruzo los dedos.

-¿Qué queda ahora además de recoger mi certificado? Sacarme el pasaporte irlandés, claro. Nuevas fotos (las del pasaporte son en blanco y negro), rellenar un formulario, pagar 95 euros y presentar el certificado (que espero que me devuelvan porque para conservar la nacionalidad española la embajada me pide este certificado también más el pasaporte irlandés). Y tengo que presentar de nuevo certificado de nacimiento y traducción jurada.

Y aquí es donde me surge mi primera y única duda: ¿Conservo la nacionalidad española o no? Cierto es que tengo dos años para decidirme, después de estos dos años la perdería si no comunico lo contrario a la Embajada Española, así que me diréis que tengo dos años para pensarlo. Además, de perderla, siempre se puede recuperar, pero sería más papeleo innecesario.

Porque mi duda surgió de repente... ¿para qué quiero seguir siendo española? No me llaméis advenediza, pero 18 años del país me han hecho distanciarme muchísimo de la cultura y del modo de pensar y me molesta mucho la mentalidad retrógrada del español de a pie en muchos aspectos: lo tarde que se come, la desidia, la siesta, el vociferar cuando se habla, el quejarse de todo a pie de barra de bar para después no actuar. Soy consciente de que es inherente del ser humano ser político de bar en su tiempo libre, pero como en España, poco. O como se suele decir, perro ladrador, poco mordedor. 

Además de lo dicho más arriba, que son opiniones totalmente personales y probablemente subjetivas, está el tema de la representatividad. Uno es lo que un país representa. La nacionalidad es mucho más que un papel o el sitio en el que se ha nacido. Yo siempre seré considerada española ante los ojos de los que me rodean. El español es mi lengua materna, pero no me siento representada por la clase política. Ni siquiera me gusta esa nueva palabra que se les ha asignado "casta política", que me recuerda a las castas indias, país retrógrado donde los haya. Ninguno de los grupos políticos del panorama actual me representa. No soy simpatizante de absolutamente ninguno, sí de una idea política que bien puedo encontrar aquí, que es donde pago mis impuestos y la política que me interesa. A partir de ahora, con la naturalización, podré votar en Irlanda (de hecho mi primer referendum será para votar sobre el matrimonio gay). ¿Qué más me da a mí quién gobierne en España o si el país está en crisis o no? 

Ah, ya las veo venir. Me diréis que tengo que preocuparme por lo que le suceda a mi familia y amigos. ¿Se preocupa alguien por saber siquiera quién gobierna aquí? ¿Por saber el estado de la economía? Irlanda cayó en una crisis inmensa en 2008 y ha sabido levantarse poco a poco. Estoy segura de que el 90% de mis amistades -incluyendo a mi familia- no conoce el nombre del Primer Ministro (aquí no se le llama Primer ministro, es Taoiseach, pronunciado algo así como Tíshok). ¿Y yo tengo que interesarme por lo que pasa a 2000 y mico de kilómetros? ¿Me importa lo que pase en Francia o Italia?

Por eso tengo estas dudas: porque no quiero ser mitad y mitad. Porque no quiero tener dos himnos nacionales, porque no quiero tener dos Presidentes (Michael, te adoro, hombre culto y preparado donde los haya). 

Pero tampoco quiero arrepentirme y un día oir ese himno sin letra y echarme a llorar. Todo es un tira y afloja de emociones al final del día. Por supuesto, lo fácil es conservar la nacionalidad española y nunca usarla. Y por nunca usarla me refiero a viajar siempre solo con mi pasaporte Irlandés y rellenar todo papeleo habido y por haber solo poniendo Irish como nacionalidad. Porque aclaremos un punto: no es doble nacionalidad lo que voy a tener, sino dos nacionalidades. Mi pasaporte no pondráa "española-irlandesa". No hay acuerdo de doble nacionalidad. Es simplemente, tener dos nacionalidades, que a todos los efectos significa que, cuando esté en España soy española y cuando esté en Irlanda, soy irlandesa y mi pasaporte español apenas tiene validez.

Y por eso me pregunto... ¿conservar la nacionalidad española para que mi madre no se sienta insultada y nadie me llame renegada? ¿O acudir a un psicólogo para que me aclare las ideas...?

martes, 29 de julio de 2014

El 304

Aquel no era un autobus cualquiera. Bueno, sí. Tal vez. Tenís sus ruedas, su puerta de entrada y salida, su coductor a veces borde, sus asientos... Pero era más que un autobús... mucho más.

Es curioso como un simple medio de transporte puede influir en la vida de una persona, sin caer en fáciles metáforas de qué puede pasar o dejar de pasar si un bus se retrasa y cómo tu vida pueden alterarse hasta condicionar los acontecimientos de una jornada previamente planificada al milímitro. No, no me refiero a eso.
A lo largo de mi vida he cogido muchos autobuses. Como medio de ir de A a B, para viajar de ciudad a ciudad, de turismo, o para ir al trabajo. Durante unos cuatro años trabajé en Raheen, una zona a kilómetro y medio del centro de Limerick. Y simplemente fue un medio de llevarme desde allí a la parada frente a mi lugar de trabajo.
Sin embargo, cuando comencé a trabajar en Thomson Scientific (más tarde Reuters), en Castletroy, a unos 20 minutos en bus, el trayecto se convirtió en una aventura. Al principio nos encontrábamos un grupo de amigos que comenzamos a trabajar en el mismo lugar y el mismo departamento. El grupo se fue ampliando. A la salida, solíamos cogerlo los mismos porque compartíamos horario. Esperar en la parada también era una aventura porque nunca sabías si el autobus iba a llegar a tiempo o no.

Un cambio de departamento después me vio pasar inviernos bajo la lluvia y el frío esperando a las 7am a un autobús cuyo paso a veces era una lotería. Y conmigo compartían destino trabajadores de otras empresas y en grandes cantidades de dos especialmente, Cook y O2. Caras familiares, dormidas y ansiando un café por la mañana. Esas mismas caras, casi siempre, de vuelta esperando en otra parada, al otro lado de la ciudad, a las 4 de la tarde, contentos de acabar una jornada y deseosos de ir a casa en otro autobús que sabías que pasaba pero a veces no paraba.

Eran los tiempos de bonanza y nos podíamos juntar más de cincuenta personas en la parada. Y con el tiempo, a esas caras se les añade un nombre. Una palabra, un hola, un saludo con la cabeza por la mañana, un comentario acordándote de la familia de todos los conductores de Bus Eireann por llegar a la hora que les daba la gana. O por dejarte tirado bajo la lluvia en una parada en medio de la nada sin marquesina porque venía lleno hasta los topes.
He cogido buses donde me he sentido como una sardina enlatada o, en verano, como cochinos camino al matadero, rezando porque el tráfico fuese ligerito y llegásemos al centro cuanto antes porque si te desmayabas del agobio y el calor humano, te desmayabas de pie y no caías.

He hecho grandes amistades en el autobús. Y otras que han pasado sigilosamente. He cogido autobuses toda mi vida, cais siempre a la misma hora, y nunca me había pasado. He participado en conversaciones superfluas, en conversaciones forzadas con el compañero de asiento de algún transporte en España, pero nunca había forjado amistades como lo hice en el 304. No diré nombres, me dejaría alguno. Españoles, franceses, italianos, cameruneses, irlandeses...

Hace unas semanas murió una chica que conocí en el autobús. Ni siquiera recuerdo cómo empezamos a hablar. Quizá iba con alguien que conocía de su empresa y la conversación fluyó de manera natural. Igual nos presentamos al azar debido a cualquier pregunta. Compartimos muchas mañanas camino al trabajo, le relaté mi ansias por venir a vivir a Cork, y posteriormente, los preparativos de la mudanza.
Ella me habló de su ciudad natal, de los años que llevaba en Limerick, de su novio irlandés, de las vacaciones, del mar, la playa... de sus planes de futuro.

Un futuro que se vio truncado con apenas 32 años una mañana de verano en la que decidió no coger el autobús y marchar en bicicleta.

No éramos grandes amigas. No la volví a ver ni contactar con ella desde que me mudé a Cork. Era una cara conocida y compañía y conversación amena en un autobús monótono y lento.

Pero no pasó por mi vida de puntillas...

domingo, 20 de julio de 2014

Laya healthcare City Spectacular

Recuérdenme que no vuelva a acudir a ningún evento que lleve las palabras gratis+niños+verano+parque. Por favor.
Dos carritos me han golpeado en el talón, porque la gente va mirando a todas partes menos a donde debe mirar.
Me ha dado una bajada de ensión del calor insoportable y pegajoso, y teniendo en cuenta que ayer tuvieron que suspender todo el evento por las lluvias torrenciales, tiene su mérito.
Y aunque había no menos que 4 furgonetas de helado, NI UNA tenía helado de chocolate. Solo chocolate. NI UNA.
Adoro este parque. Pero adoro más el invierno...










domingo, 29 de junio de 2014

La Cocina

La Cocina ha sido el descubrimiento del año para los que adoramos la cocina tradicional española, y lo forman dos chicas, Olga y Silvia, que son unas auténticas cracks cocinando desde repostería hasta platos calientes de todo tipo.
Olga y Silvia (La Cocina) no tienen tienda física aún pero están los martes en Wilton Shopping Center, los Sábados en el Farmer's Market de Douglas y si no me equivoco, también están durante la semana en Mahon.
El sábado decidimos ir a Douglas a probar esa magnífica empanada gallega que "fuentes" cercanas nos habían recomendado. La pena fue que solo quedaban dos porciones, pero las buenas noticias son que La Cocina hace encargos a domicilio, por lo que se le puede encargar una empanada entera y te la llevan a casa, incluso. 
Sé de buena tinta que la semana pasada cocinaron una deliciosa coca de San Juan para M. y que hacen también paellas para fiestas. 
Y como llegamos al mercado más bien sobre la hora del almuerzo (pasadas apenas las doce) y el mercado estaba ya llenísimo de gente, pues La Cocina había vendido la mayor parte de su mercancía. Aún así, aún pude hacer unas fotos antes de que se me hiciera la boca agua...