miércoles, 18 de marzo de 2015

sábado, 14 de marzo de 2015

Libretas me da la vida

Pero me faltan palabras para utilizarlas.

Tengo libretas que ya os enseñé:


La primera es una bitácora de viaje/diario, la segunda libreta no tiene uso aún y la tercera la uso para apuntes del trabajo (la portada es que le viene al pelo).

Mi hermana me regaló las pasadas navidades esta libreta tan remonísima, a la que no sé qué uso dar, ha de ser algo importante, no solo para apuntar fechas y teléfonos al azar porque es algo que es una maravilla conservar, aunque sea sin usar!


El interior es de papel sepia regio:


También me regaló esta otra, a juego con una cajita con pétalos de jabón o algo parecido (no se come, ya lo probé, jajajjaa), son como pétalos blancos imagino que estilo sales de baño (como no tengo bañera sino ducha, tendré que esperar a mi próxima estancia en hotel...


Esta es una libretita muy conveniente, con su boli y en plan notitas, pero da pena usarlas! Esta va para el bolso!


Y creo que fue sobre enero que me compré esta, de tapas de tela, pero a esta le estoy dando un buen uso: Estoy haciendo inventario de mis libros y ahí voy apuntando los que tengo... 


Y mucho pelo de gato tiene ya la libreta... ¡Pepper! ¿has estado hurgando de nuevo entre mis cosas??


domingo, 22 de febrero de 2015

Más sueños de película

Ya os comenté en otro post hace unos meses sobre mis sueños peliculeros y llenos de detalles. Esta semana he tenido unos sueños muy activos. La pena es que no he tenido tiempo de anotarlos, porque algunos son el guión perfecto para una historia corta.

Uno de ellos, del que menos datos recuerdo, transcurría en algún tipo de asilo o institución para personas mayores o con problemas mentales (de esto ya no me acuerdo). Y también me viene a la mente un uniforme clásico de enfermera, con su cofia con la cruz roja y su tejido blanco abotonado por delante. Era un sueño de misterio con tintes de terror, pero ahora mismo solo tengo flecos de memoria.

El otro sueño, que tuvo lugar anteayer, lo recuerdo con más detalle. 

Ha habido un crimen. Espantoso. Violento. Tanto, que una persona ha sido descuartizada en el proceso y su cadáver perfectamente escondido. Alguien ha dado el soplo y la policía acude al domicilio del presunto asesino para proceder, con la ayuda del luminol, a comprobar si allí se ha cometido un asesinato. Con ellos van perros entrenados para descubrir el olor de cualquier cosa sospechosa, desde la mínima gotita de sangre escondida hasta el paradero del cuerpo, de haberlo. Pero todo lo que encuentran es una bolsita de caramelos mentolados pasados de fecha y pegajosos. Y el luminol no descubre ni una mancha guarra en la cocina. Tenemos a un presunto muy limpio. 

Aunque no han cogido al asesino en ninguna falta, sí, de alguna manera (no pregunten, es un sueño), saben la identidad del finado. Así que van a su casa con el luminol y los perritos y de nuevo, no descubren nada. Allí no han hecho taquitos de nadie, eso está claro.

Las investigaciones continúan. La casa de la víctima es preciosa, con unas celosías y balcones cerrados que permiten mucha luz y grandes plantas en macetones de arcilla roja.

Las plantas. Eso es. Las plantas. Allí, envasadas al vacío (razón por las que los perros no han olido nada, apunten ustedes señores descuartizadores), se hallan los restos del muerto, enterrados bajo las raíces de helechos, limoneros, ficus y otras plantas verdes. 

Y así, queridos niños, se procede a la detención del presunto que se ha quedado a cuadros por ser descubierto tras su ingenioso plan. 

A ver qué soñamos estas semana!

sábado, 24 de enero de 2015

Costumizando cajas

Estas pasadas Navidades, recibí de parte de los primos del guiri un perfume que venía en una caja ideal, recia y no demasiado grande:


Pensé que, customizándola mediante decoupage, quedaría perfecta como cajita para quizás lápices o cualquier otra cosilla.

Pero claro, al tener el logo en negro, cualquier papel de decoupage transparentaría. Lo primero fue forrar la caja en papel blanco. Un simple folio sirvió

Mientras se secaba
Después de esperar a que la cola se secase y alisar todas las burbujas, llegó la hora de elegir un papel de decoupage y aplicarlo:


Y después, simplemente añadir algún detallito... y aprovechar el lazo negro de terciopelo original de la caja.


En cuanto a la tapa del original, decidí tirarla. Una vez forrada la caja y puesta la pasamanería, ya no entraba.


¿Qué os parece?

sábado, 17 de enero de 2015

Madame Chapeau y otras esculturas de Bruselas


Una de las estatuas más conocidas de Bruselas es el Maneken Piss. Pero no es de él de quien voy a hablar, precisamente por conocido. Cerca del Maneken, sin embargo, se encuentra otra escultura: Madame Chapeau.


Esta señora (aunque si se mira se puede ver que en realidad tiene rasgos masculinos) que cuenta su dinerito en el monedero mientras camina con su bolso del que sobresale un puerro, es un personaje muy conocido del Teatro Royal, de la obra Bossemans Coppenolle, de 1938. La estatua es obra de Tom Frantzen.

La siguiente estatua de bronce (Het Zinneke) hay que conocerla porque se encuentra cerca de un distrito que, aunque cercano al centro, es de compras y se halla un tanto en el extraradio de dicha zona. Yo fui a buscarla una mañana lluviosísima:



Es del mismo escultor que realizó Madame Chapeau. Una escena, una vez más, cotidiana: un perro haciendo pis en un poste (sí, Bruselas tiene una cierta obsesión con el pis); Zinneke viene del flamenco y significa "chucho", porque es un perro callejero, no de raza pura, y simboliza la multiculturalidad de Bruselas. 


Esa misma mañana, uno de mis objetivos bajo la lluvia era caminar hasta esta singular escultura,  De Vaartkapoen


Vaartkapoen es el nombre que se le da a la gente que nación el Molenbeek (vaart es el canal y kapoen significa descarado, insolente). Es una escena en dos niveles, el de las alcantarillas (que llevan al canal) y el nivel de la calle. Nevamente obra de Frantzen, es una velado homenaje a Hergé, según el propio artista.





Bruselas es un gran lugar para descubrir una estatua, una escultura o una composición artística casi en cada esquina. Aquí os dejo una selección de mis favoritas:

Peter Pan







martes, 30 de diciembre de 2014

El año que leí una mierda...

El año pasado en este post me quejaba de lo poco que había llegado a leer. Y resulta que este año me he llevado la palma, y no por falta de tiempo o interés. Siempre suelo leer bastante cuando viajo, si solo en el avión y el autobús como en el hotel por las noches, pero esta vez he estado más que vaga. O he leido otras cosas, al final. 


Sin embargo, mi lectura de novela gráfica/cómic ha subido tendenciosamente, así que imagino que, haciendo balance, la culpa de no leer tanto libro la han tenido los cómics. Que al final del día, no dejan de ser libros que cuentan historias. Y es que algunos de los que he leido no han sido precisamente de 25 paginitas.

Pero empecemos con los libros...

  1. The Coackroaches, Jo Nesbo
  2. How to see Firies, Froud & Matthews
  3. The Mistletoe Bride, Kate Mosse
  4. Philomena, Maritn Sixsmith
  5. The Gingerbread House, Carin Gerhardsen
  6. Sharp Objects, Gillian Flynn
  7. Dark Places, Gillian Flynn
  8. Call the Midwife, Jennifer Worth
  9. The Asylum, Johan Theorin
  10. The Returned, Jason Mott
  11. Los Niños de Franco, Xavier Gassio
  12. The Son, Jo Nesbo
  13. LAs 3 Bodas de Manolita, Almudena Grandes
  14. Before I go to Sleep, S.J. Watson
  15. One by One, Chris Carter
  16. Espinete No Existe, Eduardo Aldán
  17. Esther Cumple 40, Carlos Portela
  18. Haunted Ireland, Tasquin Blake
  19. I've got you under my Skin, Mary Higgins Clark
  20. The Demonologist, Gerald Britter
  21. Only Ever Yours, Louise O'Neill
  22. Pippi Calzaslargas
  23. Top Fairies 2 (Silvia Tarragó)
Y novelas gráficas:

  1. The Man who Laughs (David Hine-Mark Stafford)
  2. Quién le zurcía los Calcetines al Rey de Prusia mientras estaba en la Guerra (Zidrou & Roger)
  3. Pepe 1
  4. Pepe 2
  5. Pepe 3
  6. Pepe 4 
  7. Pepe 5
  8. El Bosque de los Suicidas (El Torres/Gabriel Hernandez)
  9. Las Brujas de Westwood (El Torres/Hdez/ García)
  10. El Velo (El Torres/ G. Hernandez)
  11. El Faro (Paco Roca)
  12. Las Calles de Arena (Paco Roca)
  13. El Hijo de Hitler (Pieter of Poortere)
  14. Un Buen Hombre (Varios)
  15. Ardalén (Miguelanxo Prado)
  16. Los Surcos del Azar (Paco Roca)
  17. I'm Awake, I'm Alive (varios)
  18. Ayna's Ghost (Vera Brosgol)
  19. Andanzas de un Hombre en Pijama (Paco Roca)
  20. Recuerdos de un Perrito de Mierda (Marta Alonso Berná)
  21. Cooltureta (Raquel Córcoles)
  22. Diario de una Volátil (Agustina Guerrero)
  23. La Cocina de Naneta 
  24. Cómo Saber si tu Gato Planea Matarte (Matthew Inman)
  25. Yo, Asesino (Altarriba/Kike)
  26. The Best of 70's Gilr's Comics
  27. La voz que no Cesa (Ramón Pereira/Ramón Boldú)
  28. Las Meninas (Santiago García/Javier Olivares)
  29. Cork Comic Horror

Y hasta aquí hemos llegado.

Propósito de Año Nuevo:

  • Lée más rápido, Ruth, joder!!


lunes, 29 de diciembre de 2014

Memory Book o Scrapbookng

Prefieron llamarlo Memory Book. Será mi libro de recuerdos.

Siempre que viajo conservo pequeños momentos que se suman a las incansables fotos de mi cámara o el móvil, dado el caso. Tickets de metro, billetes de tren, entradas de museos... Al fiinal acaban desperdigados en una caja entre fotos o entre los innumerables folletos que también me traigo para conservar un pedacito de una catedral o un monumento. 
Cada vez que buceo en mis cajas de postales o de fotos, de esos años en los que aún me molestaba en llevar a imprimir/revelar fotos (y que aun hoy en día me prometo volver a hacer a pesar de que tengo guardadas en sticks y tarjetas de memoria más de cinco mil fotos), encuentro algún ticket, alguna entrada. Y me prometo hacer algo con ellas, meterlas en viejos álbumes, ordenarlas de alguna manera...

Y nunca lo hago. 

Bien... hasta hoy. He comenzado con mis viajes más recientes: Vilnius (Lituania), Bruselas y Brujas. He cogido un cuaderno de tapa dura que tengo desde hace años y al que nunca supe qué uso dar. Porque yo soy así: compradora compulsiva de libretas y cuadernillos. Y ahí quedan hasta que se me ocurra algo. O no.

A este le he dado un buen uso ya:


Así que ahora me toca bucear de nuevo en mis cajitas de postales y fotos y rescatar esos "mementos" de viajes pasados y ordenarlos en sus páginas multicolores





martes, 16 de diciembre de 2014

De expocómic

He estado vaga para escribir en las últimas semanas, lo reconozco, aunque no porque no tuviera de qué hablar. Tengo pendiente varias reseñas y agunas cosas de mi viaje a Bélgica, pero he estado muy ocupada preparando mi viaje a Madrid y dejando listas varias cosas de cara a la Navidad.

El día 12 empezaba el Expocómic y allí que me he ido, como cada año (excepto el pasado, año horribilis para mí porque el evento coincidía justo en medio de mi training para Ap... la manzanita. Pero este año ha sido simplemente fabuloso.

Antes de las 11 de la mañana me encontraba ya en el hotel. Dejé las maletas y cogí el metro. Ni un alma en la ventanilla de las entradas, no así el de las de prensa y autores que lucía una hermosa cola.

Tras cargar la mochila, realizar los saludos de rigor y tomarme una cerveza y un bocata de tortilla, regresé al hotel a descansar, que llevaba más de 30h sin dormir. No obstante, dos horas y media fueron suficientes para reposar y de casualidad quedé con dos antiguas corkonians españolas, antiguas excompañeras de Marrietta y nos fuimos a tomar unas tapas. Después, cena con otra amiga y a la llegada al hotel... ¡sorpresa! Soy habitual de la cadena hotelera y todos los años me quedo con ellos. Es un hotelazo en plena Gran Via y a dos pasos de Callao y del Corte Inglés y Fnac, con el metro a pie de calle. Y me dejaron una botella de cava en la habitación que disfruté consecuentemente.

El sábado no paré un minuto. Me levanté y me fui al Fnac. Si había llenado la mochila con novedades el día anterior en el Expocómic, el sábado la volví a llenar con cómics que no había visto o no estaban allí. De vuelta al hotel para dejar las compras, me paró un chico muy amable me preguntó si me importaría responder a unas preguntas para una encuesta sobre sopas. Como que la sopa me encanta, le dije que no me importaba y acabé en un hotel cercano haciendo una degustación de sopas de pollo con fideos. No sé cuál de las dos sopas debería haber escogido como la mejor, pero si la primera estaba buena, para mi gusto la segunda estaba superior. Cremosa, con fideito gordito, saladita...

Vuelta la hotel. Me pilló la manifestación de RTVE justo debajo del balcón. Me dio mucha pena. Soy niña de TVE, antes de la llegada masiva de canales y el desinterés total por una programación de calidad. Soy niña de nombres rancios, de Torrebruno, los Chiripitifláuticos,.. Un globo, dos Globos, tres Globos, señores con pelucones y mostachos y señoras de peinaditos raros y bailes estrambóticos.


Este fin de semana lo he pasado quedando con amistades, nuevas o viejas, bebiendo y riendo. Reencontrarte con amigos a los que no has visto en mucho tiempo es una experiencia casi religiosa. Desintoxicas el alma, te ríes, recuerdas viejas anécdotas, criticas lo criticable, destripas otros temas, descubres las cosas nuevas... y comes y bebes. Y das regalos. Y recibes. 

Oh, sí, os enseño el alijo de novela gráfica y libros que me he traido:




 Libros:

-El Gran Catálogo de la Historieta
-Jan, el genio humilde
-Espinete no existe (regalo de la editorial por la utilización de unas fotos de mis Nancys)
-Madrid Oculto
-Madrileños Ocultos
-La Legislación sobre la historieta en España

Cómics:

-Andanzas de un hombre en Pijama (Paco Roca)
-Las Meninas (Santiago Garcia/Javier Olivares)
-Super López (con dibujito del autor, regalito de Chema)
-Yo, Asesino (Antonio altarriba/ Keko)
-Pepe 5 (Carlos Giménez)
-Curiosity Shop 3 (Teresa Valero/Montse Martín)
-Viñetas de Vida (varios)
-Tambores (El Torres/Abel García)
-La Serpiente de Agua (Tony Sandoval)
-Trazo de Tiza (Miguelanxo Prado)
-Memorias de un Perrito de Mierda (Marta Alonso Berná)
-Nancy in Hell Doble Sesión (El Torres/Enrique Lorenzana)
-Cómo no hacer nada (Guy Delisle)
-Cómo saber si tu gato planea matarte (The Oatmeal, Matthew Inman)
-Historias del Barrio (Gabi Beltrán/Bartolomé Seguí)
-Diario de una volátil (Agustina Guerrero)
-Cooltureta (Moderna de Pueblo, o lo que es lo mismo, Raquel Córcoles)
-Problemas del Primer Mundo (Laura Pacheco)

Y mi frikada especial: un libro sobre la película Un Rayito de Sol, de Marisol. Lo vi y no pude resistirme...


Además de esto, no podía volverme a casa sin un regalito para el guiri.Y el Domingo, último día en la capital, a pesar de llevar todo el día fuera y comprarme tres muñequitos de la famosísia tienda Así, cuando me había prometido que me daba un baño de espuma, apuraba las últimas copas de champan y descansaba para el largo viaje del día siguiente, me volvi a calzar las botas y salí a comprarme una Menina y algo, como he dicho, para el guiri, que ya tenía las maletas hechas y me sobraba espacio.


He de decir que le ha encantado y afortunadamente ha llegado todo en una pieza porque la chica de la tienda se esmeró envolviéndolo en papel de bolitas...


Y mi Menina, que acompañará a otra que tenía en miniatura. Objetivo: comprar todas:


Como última anécdota del viaje... de Dublín a Madrid me senté en el asiento 12C. A mi lado viajaba un matrimonio de unso cincuenta y muchos/sesenta y pocos y no intercambiamos más que las palabras educadas de rigor. En el vuelo de vuelta, me senté en el 19C... y volví a tenerlos de compañeros de viaje!! Les digo.. ¿no viajamos juntos el viernes también...? A lo que el señor sonriente me contestó: "ya te iba a preguntar si habías dormido en el avión o algo". Luego me comentaron que nunca habían visto tanto paraguas junto en Madrid, a donde habían ido a visitar a unos amigos españoles (se da la circunstancia de que su hija está dando clases de inglés en Madrid, aunque en esos días estaba de vuelta en Irlanda para las Navidades), y es que en Madrid llovió el sábado tarde, y el domingo casi toda la mañana... o eso dicen. Porque esto, en Irlanda, ni es lluvia, es chirimiri y no solemos molestarnos en pasear el paraguas. De hecho, con un chubasquerito y unas botitas ya nos apañamos. Pero mira que nos reímos con los paraguas... En fin, cosas que solo comprenderás si vives en Irlanda...

¡Y ya estoy deseando volver!