sábado, 16 de febrero de 2008

LAS NUEVAS AVENTURAS DE ESTHER VOL. 2

Todas las esperas son largas. Pero algunas merecen la pena. Ha sido el caso del segundo volumen de las Nuevas Aventuras de Esther y su Mundo, que con un retraso anunciado de casi dos meses, ha sabido llenar con creces las expectativas de sus impacientes y escrupulosas fans.
Lo digo con conocimiento de causa. Soy devota y declarada confesa -freaky de vocación, Estheriana de corazón. Crecí con las aventuras de esta pecosa, la conocí cuando ella tenía trece años y yo no era más que un retaco. Conservo todos los volúmenes de mi infancia, revistas Lilys, Esthers, Pecosas, y algunas originales de las que se publicaron primeramente en Inglaterra: Princess Tina, Girl, Mates, Pink. Si se publicó, yo lo tengo. Vaya que sí.
El caso es que esta nueva saga, que nos presenta a una Esther treintañera con una hija de 13 y un tipazo de envidia, está causando estragos en las mentes de sus fans, expertas a estas alturas, en toda clase de teorías de conspiración. Para aquellos de vosotros que tengáis la desgracia de no conocer al personaje en cuestión, deciros que Esther era una chica con dos coletas que revolucionó el cómic femenino en la década de los setenta en España. Con un guionista inglés (Phillip Douglas) y una dibujante española (Pura Campos), y una protagonista geográficamente situada en Newhampton en Inglaterra, Esther (Patty originalmente), nos mostraba un modo de vida adolescente bastante sofisticada para lo que conocíamos en nuestra infancia. Esther tiene una mejor amiga (Rita), una archienemiga (Doreen), y un amor imposible (Juanito). También tiene una familia unida y hasta cierto punto peculiar. Su padrastro, Ted, es un "bobby" imponente por el que su madre no pudo resistirse, era una viuda jóven aún y de buen ver. De esta nueva unión nace Laurita, una entrañable rubita de lengua de trapo. La hermana mayor, Carol, cabeza loca de la familia, acaba casándose con Kerry, un atractivo doctor recién licenciado.

Ahora demos un salto "taitantos" años más tarde. Pura vuelve a retomar la vida de Esther, esta vez con un nuevo guionista, Carlos Portela, que ha sabido recoger el testigo del desaparecido Douglas dejando el pabellón bien alto. Esther esta divorciada (puede) de David (?), tiene una hija de 13 años (Patty), no se habla con Rita (¿Por qué?), es muy amiga de Doreen (Noooo!!) y se reencuentra con su adorado Juanito que ahora es entrenador del Chelsea. Agítese con cuidado y tras una primera parte que nos dejó con la miel en los labios y muchas incógnitas (de ahí las teorias de conspiración subsecuentes), y nos hallamos de nuevo con más preguntas y enigmas en esta segunda parte. La cuestión principal, pregunta de boca en boca entre todas las Estherianas del planeta es "¿Quién es el padre de Patty?". Si esperábamos hallar la respuesta en este volúmen, estábamos bien equivocadas. Nos tocará esperar quizá otro año más para conocer tan ansiada respuesta. Otras ya han quedado resueltas. La mujer de Juanito hace su espectacular entrada en escena como no podía ser de otro modo: llamando la atención. También vemos a una Esther en flashback en sus años universitarios, cuando conoció al que posteriormente sería su marido, David. En una página plagada de imágenes que hablan por sí mismas, una hilera de viñetas nos conducen, poco a poco, hasta el dormitorio, pero... ¿estamos seguros de lo que vemos? ¿Es ésta la prmera vez de Esther? ¿Con su futuro marido? Yo digo no. Su actitud dice lo contrario. Come on! todos hemos vivido nuestra primera vez (por más que Carlos asegure que de todo hay en la Viña del Señor), y decepcionante o tremendamente hermosa (la experiencia, digo), nadie reacciona así a la mañana siguiente. Adelante, chic@s, una nueva puerta a la conspiración se abre... ¿Ha sido ésta su primera vez o no?
Para marear aún más la perdiz, al final de este tercer volumen aparece una viñeta que, desgraciadamente, debido a un error de imprenta, no está completa. Le falta un importante bocadillo que lo dice todo. O tal vez no dice nada. Esta imagen pertenece a un flashback del volumen 3. Juanito sostiene a una Esther de expresión muy feliz, preguntándole "¿Por qué no te quedas esta noche?". El bocadillo se perdió.



Si el volúmen 1 nos deleitó con una nueva imágen de Esther tras todos estos años, una mujer moderna que viste bien, que tiene una figura imponente y un trabajo en el que es muy buena (es enfermera), un nuevo colorido y unos personajes y una trama impactante y que engancha, este segundo tomo, demuestra, sin duda alguna, que segundas partes pueden, y son, mejores.
El color es extremadamente cuidado y el trazo ha mejorado con una calidad incuestionable. Pura se ha superado a sí misma una vez más, sorprendiéndonos con pequeños detalles como las rutas de los autobuses londinenses, la marca del té, o la del perfume en una esquina del lavabo. Son pequeños detalles como estos los que traen una frescura palpable a la historia, que por otra parte, nos ha traído a una Esther más de carne y hueso (y Dios, carne hay en esta segunda entrega), mas humana y cercana a los sentimientos, a las vivencias de las mujeres de su edad.


He devorado el libro, y luego, insatisfecha de mi propia gula, me he servido un segundo plato que me he permitido degustar pausadamente. Si te emocionaste con la Esther de tu adolescencia, esta Esther te hará llorar...
A la venta está, también el libro tercero de la reedición de las historias clásicas. Nos vemos en el foro estheriano, donde, sin duda, estaremos maquinando supuestas tramas:
www.gabitogrupos.com/estherysumundo

ACTUALIZACION: Volumen 3 de Las Nuevas Aventuras de Esther a la venta a final de año (2009)

Si te interesó este post, lee otros sobre Esther y Purita Campos. Puedes hallarlos en la columna de la derecha. Gracias.

10 comentarios:

Inma dijo...

Suscribo todo lo q dices excepto lo de juanito.¿amor imposible? Supongo q al final de los 6 libros Carlos no nos hará esto.

Candela dijo...

Me refiero a imposible en su adolescencia, mujer... Nadie sabe lo que pueda asar en el futuro, ya sabes que estos dos no sueltan prenda...

Riesgho dijo...

Hay madre!!! tú piensas que tendremos que esperar un año para que salga el tercer tomo? o para que sepamos quien es el padre de Patty? Nos vamos a romper tanto la cabeza que la espera va a acabar con nosotras, jajaja
Felicidades por el prólogo. Imagino que tuvo que hacerte muchisima ilusión. Y realmente te quedo genial,plasmaste lo que sentimos todas añadiendo además toques de humor. Muy buen trabajo!!!
Muchos besos,

Susana

Candela dijo...

Gracias, Susana. Voy a pedir permiso para colgarlo en el blog, si puedo. Para mi ha sido realmente un honor poder involucrarme en la vida de eSther aun por 5 minutos.

Fénix dijo...

Justo lo que yo pensaba Candela!! Que Juanito fué su primera vez, por q si no, nos lo hubiera dicho la misma Esther...
Dios... tenemos q esperar otro año más, yo m muero :)
Muchos besos, escribes de maravilla, es una gozada leerte :).

SONY dijo...

Estoy contigo, que no, que esta no fue su primera vez... demasiado segura, demasiado decidida...jejeje. Y sigo pensando... no es por ser suspicaz... pero lo de los relojes en la mesilla.... quién se detiene a quitarse el reloj en esos momentos fogosos? jajajajaja.

SONY

R.M dijo...

Totalmente de acuerdo con vosotras, chicas. Yo pienso ke la primera vez fue con Juanito, kien sino? y voy mas alla, puesto ke imagino ke el fruto de esa primera relacion es Patty. Espero no tardar un año en desvelar estas y otras cosas, porke se me hara, como a vosotras, eterno.

Ah y felicidades por el prólogo!!!

J.Himilce dijo...

Hola! Ruth? Q de tiempo, quizás ni te acuerdes... espero q sí... jeje!

Bueno, te he encontrado después de andar muy perdido... vendré a verte más a menudo. Un besillo!

Candela dijo...

Hola guapeton!! Como no me voy a acordar! Me alegro que te acerques por mi humilde casita, sabes que siempre eres bienvenido.

Maria Jesús dijo...

Me cogen ganas de comprarlo.
Saludos