martes, 15 de julio de 2008

BROADWAY Y SUS TEATROS


Estos días que el musical Mamma Mia! aparece cada dos por tres en los medios debido a su adaptación para la gran pantalla, he recordado que cuando estuve en Nueva York acababa casi de estrenarse en las salas de teatro. En mi recorrido por Broadway en el viajecito de dos semanas en Marzo del 2002, pasé por delante del rdeWinter Garden en pleno centro del distrito teatral, pero no me animé a ver la función porque esa noche había conseguido tickets para mi obra favorita de todos los tiempos: El Fantasma de la Opera. Uno no puede ir a Nueva York sin haber entrado, al menos, en uno de sus teatros, y no para curiosear precisamente. Además las entradas estaban tiradas de precio, pagué sólo $20 por un asiento en el mezzanine. ¿Cómo conseguí un ticket tan barato? Pues haciendo cola (por cierto, muy breve), en Times Square.

Sí, en esa misma cola que se aprecia en la foto superior y a la que me uniría minutos después de haberla fotografiado. De Times Square no puedo más que decir que ese día no estaba el famoso cawboy que toca la guitarra en gayumbos y botas y sombrero, pero el ambiente es indescriptible: música, ruido, tráfico, gente, pantallas, luces, más pantallas, tiendas, tiendas, tiendas.
Cerquita de aquí, vamos, cruzando la carretera en sentido contrario, está el emblemático edificio de la Paramount, casi perdido entre tanta modernidad y fachada cristalina.


En la planta baja de este edificio solía haber una sala de teatro donde en los años 40 cantaba Frank Sinatra. Arriba del todo hay una torre con un reloj y una especie de cúpula en forma de alcachofa, que antaño solía estar encendida para mostrar todo el esplendor de esta magnífica mole construída en 1927 y tenía una terraza-mirador.

Y no muy lejos, está el Ed Sullivan Theater, desde donde se emite cada noche el David Letterman Late Show.


Por esta zona también se encuentran teatros como el Amsterdam, el Lyceum, The Booth, el Shubert Alley, el Carnagie Hall, el Majestic... Ah, cuántos recuerdos!

El Lyceum es espectacular en su fachada. Es el teatro más viejo aún en uso de NY, construído en 1903 en estilo barroco para el productor Daniel Froman, que tenía un apartamento en el edificio, completo con una trampilla que daba justo sobre el escenario.


El Lyceum hizo historia al batir récords de representación con Nacida Ayer (1600 representaciones). También fue el primer teatro designado de interés histórico. Y doblando la esquina hacia la derecha, me di de bruces con el Edificio Miller, de fachada cuanto menos chocante en cuanto a su arquitectura, ya que el edificio a continuación y que hace esquina es un McDonald's, frente a Times Square.


El Miller Building fue una antigua tienda de zapatos antes de la II Guerra Mundial, y las esculturas de la fachada son cuatro estatuillas de las actrices americanas Ethel Barrymore, Marilyn Miller, Mary Pickford y Rosa Ponselle. Aparentemente Israel Miller era un zapatero Polaco que llegó a NY y empezó a hacer zapatos para muchas producciones teatrales. Sus diseños se hicieron famosos y muchos personajes del vaudeville de la época encargaban su calzado allí. La verdad es que entre tanto anuncio, carrito de perritos calientes y publicidad, si no se sabe dónde está, es dificil de localizar:

(Es el edificio detrás de esa parabólica, entre ésta y la pancarta azul). Calle arriba, pasando la gran M amarilla, girando en la primera manzana, hay otro teatrito pequeño, el Cort, cuya fachada se inspiró en el Petit Trianon de Versailles. En su interior hay un busto de Maria Antoinette sobre la ventanilla de tickets. Aquí tuvieron lugar las premieres de El diario de Anna Frank y Sarafina!

Y unas calles más arriba, bastante más lejos, se halla un edificio que parece fuera de sitio en Nueva York, El City Center of Music and Dance, con una ornamentada estructura de estilo arábigo con azulejos españoles, diseñado en 1924 como un Templo de Adoración Masónico. Más tarde el alcalde La Guardia lo salvó de los promotores inmobiliarios y lo designó como sede de la NY City Opera and Ballet en 1943.


Y por último el Carnagie Hall, aunque en la foto no se ve muy bien debido a la sombra del edificio de enfrente, pero ese año llevaba mi cámara Canon y me negaba a comprarme una digital. Ya volveré algún día para repetir aquellas fotografías que no quedaron de mi agrado.



Abrió sus puertas en 1891 en lo que entonces era un suburbio neoyorquino, y se dice que tiene el mejor sistema acústico del mundo. Tchaikovsky fue el conductor invitado en su apertura y atendieron las mejores familias de la ciudad, muchas de las cuales esperaron durante una hora antes de poder bajarse de sus carruajes. Y en fin, qué os voy a contar del Carnagie, para eso está Wikipedia.

Esa noche, como os dije anteriormente, me fui a ver El Fantasma de la Opera en el Majestic, uno de los teatros más grandes de Broadway, con un aforo de más de 1600 asientos e inaugurado en 1927.



Lloré a lo Julia Roberts en la ópera, simplemente pensando que unos meses antes no habría siquiera pensado en ir a NY, mucho menos en ver mi obra favorita, pero siempre he hecho las cosas en impuslo y no iba a cambiar a esas alturas.
Y aquí se acaba la visita cultural. Otro día os llevaré de paseo por Central Park... O la Isla de Ellis... O quizá a cualquier otro rincón lleno de encanto del mundo.

3 comentarios:

anele dijo...

Joer, Ruth, pareces una enciclopedia!! Si es que lo estoy leyendo y me parece estar paseando por allí...
Te puedo contratar como guía en mi próximo viaje??? Pagaré bien, lo prometo!!!
Más, más, quiero más!!!
Que tiemblen los de Lonely Planet!!!

Candela dijo...

La verdad es que ya ha pasado mucho tiempo, mucho ha llovido desde aquellas dos primeras semanas de marzo del 2002, me fui del 1-15 y celebre alli mi cumpleaños. Tango al menos 6-7 albumes de fotos, yo iba en plan turista total, sacando fotos de TODO. Tambien acabo de recordar que por aquellos dias lleve un diario de viaje para que no se me olvidaran las cosas, pero me parece uqe no estaba yo por la labor de explayarme apropiadamente, al llegar al hotel con los pies reventados despues de andar todo el dia. Pero ya os enseñare mas partes de NY sin que se haga demasiado tedioso, espero. Ni cosas que normalmente se ven, porque enseñaros fotos por enseñar, pues tampoco. Pero voy a hacer un post de fotos de esculturas curiosas en la calle...

Luis Antonio PÉREZ CERRA dijo...

INTERESANTE CRÓNICA DE NUEVA YORK. ESTUVE HACE DIEZ AÑOS, PERO TÚ ME HAS DESCUBIERTO ASPECTOS QUE ME PASARON DESAPERCIBIDOS. SEGUIRÉ LEYENDO TUS RECUERDOS