domingo, 31 de agosto de 2008

CASAS, CASAS, CASAS

(A petición popular, puede decirse)

Hace unos días, Salegna confesó su pasión por Cary Grant, y recordé que en Nueva York había visto un curioso apartamento donde el actor vivió durante un tiempo, lo cual dio pie a que Shirat sugiriese hacer un post sobre casas de famosos.
No todas son casas de celebérrimas estrellas del celuloide, pero he recopilado algunas de aquellas con alguna importancia de las que he visitado, en su mayoría sitas en Manhattan.
Sin embargo, en Galway hay una casita en una calle pequeña, perdida, no muy lejos del centro. Es una calle sin tiendas ni pretensiones, y una casa de fachada de lo más corriente, en Bowling Green, que ahora se ha convertido en casa-museo.
Es la casa de la familia de Nora Barnacle, esposa del poeta James Joyce.




Aunque en el interior no estaba permitido hacer fotos, pude comprar unas postales con sabor añejo. La casa fue construída en el 1800 y es la más pequeña de la calle y consiste de una planta baja con cocina y comedor que frecuentemente se convertía en dormitorio, y una habitación arriba, con un pequeño jardincito en la parte trasera. La casa no dispuso de agua corriente hasta 1940. La habitación superior era el dormitorio comunal de la familia. Hasta principios del siglo XX Nora vivió aquí con su madre y sus seis hermanos, marchando a Dublin en 1904.
James Joyce conoció a su suegra, Annie Barnacle en la pequeña cocinita cuando vino de visita en 1909 con su hijo Giorgio. En 1912 regresó con Nora y sus hijos y pasó la mayor parte de las tres semanas de sus vacaciones en la casa. Nora, acompañada de Giorgio y Lucia la visitó por última vez en 1922. Su madre vivió aquí hasta su muerte en 1940.
La casa se quedó en ruinas durante años, pero en 1978 se restauró y se abrió al público.






Y de aquí nos vamos a Nueva York, al corazón de Manhattan, al distrito Gramercy y Flatiron, donde se encuentra la casa donde nació y vivió Theodore Roosevelt, el que fuera el 26 Presidente de los EEUU. En su interior se pueden ver desde sus juguetes de la infancia hasta chapas de campañas políticas, emblemas, posters y todo lo relacionado con su vida política y sus aficiones.



La zona de Greenwich Village recoge una serie de casas totalmente interesantes, con calles con carácter y escenarios de films y libros, como Gay Street, una calle de casas federales, escenario de la novela de Ruth McKenney sobre la vida en el Village, Mi hermana Eileen.


O Patchin Place, a unas manzanas de Gay Street, construida en 1848 y que en principio albergaba a los camareros del Brevoort Hotel, y que más tarde se convertiría en lugar de residencia del poeta E.E. Cummings y otros famosos escritores de los años 20 y 40.


Twin Peaks, en el 102 de Bedford Street, también en Greenwich Village comenzó su vida en 1830 como una casa normal y corriente. Fue reconstruida en 1926 por el arquitecto Clifford Daily para alojar a artistas, escritores y actores. Daily creía que la extravagante casa ayudaría a florecer su creatividad.



La Casa de Isaac-Hendricks es la más antigua del Greenwich, construída en 1799. Su primer morador, John Isaacs, compró las tierras por $294 en 1794. Luego vivió aquí Harmon Hendricks, un comerciante de cobre y asociado del revolucionario Paul Revere.

St. Lukes Place es una hilera de casitas que datan de mediados de la década de 1850. Delante del número 6 de esta calle (la casita pintada de blanco en la foto), se alzan las farolas que siempre identifican la casa de un alcalde en Nueva York. Pero la casa más conocida en esta calle es la del numero 10, cuya fachada se utilizó como casa de la familia Huxtable en El Show de Bill Cosby. Aquí, también, se rodó Wait Until Dark, protagonizada por Audrey Hepburn, en la que interpretaba a una ciega que vivía en el número 4.



Y por último, la más impotante de todas, al menos para nuestra Salegna, ya que allí vivió durante un tiempo su ídolo universal, el inigualable e incomparable Cary Grant. Y muy peculiar que es el sitio, por cierto. La dirección es 75 1/2 Bedford Street (si, frente a Twin Peaks), y es la casa más estrechita de Nueva York, mide solo 2.9 metros de anchura y fue construída en 1893 en lo que solía ser un callejón. La poetisa Edna St, Vincent Millay vivió aquí brevemente, y creó a la vuelta de la esquina el teatro Cherry Lane donde se representó por primera vez Godspell, y le siguió John Barrymore y Cary Grant más tarde. El edificio fue renovado hace unos diez años y tiene una placa conmemorativa.



11 comentarios:

Susana Ce. dijo...

Casas... Cuantas cosas contarían 4 paredes si pudieran hablar, cuantas historías habrán vivido, sobre todo estas casas tan antiguas.
A veces, cuando veo una casa de las que aquí llamamos de indianos, me digo que me gustaría dar macha atrás en el tiempo y ver lo que sucedía en ellas cuando estaban recién estrenadas. Como era el sitio donde están situadas, como vivía la gente y todas esas cosas.
Sabemos (más o menos) como se vivía allá por los años 20, pero no es lo mismo saber que poder ver!
Ains, si yo tuviera una máquina del tiempo....

Susana dijo...

Que chulas las fotos CAndela, a ver si el verano que viene puedo hacerlas yo también. Si el dolar sigue así de bajo puede que nos vayamos a Nueva York, así que ya te pediré consejos.

Salegna dijo...

Muchísimas gracias por poner la foto y la prisa que te has dado, en verdad eres un cajón de sorpresas, tienes de todo.
Me has echo muy feliz con la foto y la información.
Voy a releer los libros para ver si encuentro más información de cuando vivió allí. ¿puede ser entre los años 1927-1930? tengo que verlo, ahora me intriga.
Me ha sorprendido la fachada, que estrechita, hay mi niño lo que pasaría hasta triunfar, sólo sin familia y sin dinero. Gracias a Mae West que le dió una oportunidad.
Gracias de nuevo, muchas gracias.

Salegna dijo...

Yo otra vez yo, gracias a la dirección exacta he encontrado por internet otras cuatro fotos de la fachada y todo tipo de detalles del interior de la casa.
De nuevo, gracias

Candela dijo...

Susana, no dudes en pedirme consejo sobre lo que quieras. Y ofui a NY quince dias, yo solita, y me lo pase de fabula. eso si, no es un sitio para ir con niños, asi que te aconsejo que las dejes ocn los abuelos y os vayais tu maridin y tu solitos, poruqe primero, un vuelo de 6-7 horas es muy cansado para las nenas, y lo que hay que ver en NY son musos muy interesantes, la Isla de Ellis, la estatua de la libertad (lo unico children friendly de NY), y e; Empire State Building, y se te iban a aburrir como ostras las pobres! Tengo aun muchos articulos uqe colgar de NY, asi que toma nota!

Geno dijo...

Interesante post y bastante peculiares algunas de las casitas, jejejjee

olivia dijo...

Las casas y las mansiones antiguas son mi debilidad, seguro que tienes más material para hacer más post parecidos a éste.

Candela dijo...

Tengo, tengo, pero en diferentes categorias...

chema dijo...

me gustan esas casa antiguas. como dice susana, dentro de cada una de ellas ha habido muchas historias que contar...

hay quien se compra un piso o una casa antigua y luego la reforman por dentro por completo. pero eso para mí es desvirtuarla... reataurarla sí, pero cambiarle la distribución... como que ya no es lo mismo

Guinda de Plata dijo...

¡¡Qué entrada más interesante y qué chulada las fotos!! Gracias mil por traerlas aquí y contarnos todas esas cositas, Candela, guapaaaaa...

Besitos desde tu Cádiz,

B.

Susana dijo...

Of course, el viaje sería para nosotros solitos, jejeje...