martes, 26 de agosto de 2008

MARCO: UN TROCITO DE MI INFANCIA




La pasada semana recuperé un trocito de mi infancia. Fueron tantos los álbumes que terminaron en la incineradora de Puerto Real (me imagino), que me entristece el alma pensar en todo lo que tiré en su día, pensando que eran "cosas viejas", y los precios que esas "cosas viejas, de niños", alcanzan hoy.
Los álbumes de Marco, con sus "estampitas" de Danone fueron, junto a muchos otros un clásico de los niños de los setenta. Creo recordar que daban un paquetito de cromos por cada 4 yogures. Mi madre era amiga de la cajera, que siempre le daba alguno de más. Llegué a rellenar los dos al completo, entre los yogures comidos y los cromos que cambiábamos en el recreo y en el camino a la salida del colegio. En aquellos años, jamás conocí a alguien que no se estuviera haciendo cada álbum que salía (casi siempre de Danone), y que solían coincidir con la serie de dibujos animados de moda: Ruy, El Quijote, La Batalla de los Planetas, Ulysses 31, Candy, Candy, David el Gnomo y un largo etcétera
Sin embargo, aunque estoy muy contenta de haberlos recuperado, el álbum primero tiene una grata particularidad: no es el original de Danone.
Lo conseguí a través de Internet, y me fue enviado desde Montevideo. La portada es exactamente igual que la original. De hecho es original... no se trata de ninguna copia. ¿Su particularidad? No es de Danone, es de Royal, y no es el primer álbum sólo, sino que contiene también el segundo. Se ve que en Uruguay se publicó en un sólo volumen y no en dos como en España. De modo que si alguna vez pierdo el segundo (cosa que espero no suceda), aún tendré todos sus cromos en el otro. Por lo demás, el interior es igual.



4 comentarios:

Salegna dijo...

Como me gustaban las colecciones de cromos, apuntando en una hoja de un blog los que me faltaban para cambiarlos en el patio del colegio o con amigos.
Miraba y miraba los albums, nunca me cansaba, algunos los compartía con mis hermanos.
Creo que todos cuando hemos sido niños hemos disfrutado con esta afición a los cromos, creo que tampoco los tengo, quizás mi madre en el desván guarde algunos, tendré que preguntarle.
Muchos besos

CGR dijo...

Ay, yo también era de las que, album que salía, album que coleccionaba. Eso sí, acabar, acabar, pocos he acabado, jajajjjaja.
Geno

chema dijo...

qué chulada!! yo también empecé alguna colección de esas... y me he acordado de cuando mirábamos en la parte interior de la tapa de los yogures (que la quitábamos con mucho cuidado de no romperla) a ver si nos había tocado algún premio, jejeje, qué tiempos.

anele dijo...

Ohhh, me encantaba Marco. Enhorabuena por tu adquisición. Era uno de mis pasatiempos favoritos cuando era niña, coleccionar albumes de cromos; ah, qué recuerdos: "sile", "nole"...