lunes, 20 de octubre de 2008

YA ES ESA EPOCA DEL AÑO NUEVAMENTE: HALLOWEEN




Llegando Halloween, las tiendas se llenan no sólo de calabazas, esqueletos y brujas. También de los dulces que guardarán en sus casas la gente para recibir a los niños pidiendo su Trick or Treat, aunque ahora la mayoría ya pide directamente dinero.
Aún así, los supermercados hacen su agosto con grandes paquetes de caramelos, chupa-chups de marcas dudosas y bolsas de frutos secos (echo de menos las castañas, aquí no las suelen traer, y cuando las traen son pequeñas, italianas, infestadas de gusanos a veces).
Pero el típico dulce por excelencia de estas festividades conectadas al mundo de los muertos, es el Halloween Brack o Bram Brack, un dulce con frutas totalmente delicioso, que tradicionalmente se toma acompañado de té. Se puede servir tostado y con mantequilla (la eterna costumbre irlandesa de poner mantequilla a todo), pero a mí me gusta más al natural, recién sacado del paquete, qué queréis que os diga. La miga es dulce, pero no tan empalagosa como la de un pastel.

El Bram Brack tradicionalmente contenía varios objetos que se horneaban dentro de la masa -algo así como nuestro Roscón de Reyes-, y esto propiciaba un juego de fortuna: según el objeto encontrado, así sería tu suerte. Antiguamente solían llevar: un guisante, un palillo o trozo de palo, un trocito de tela, una pequeña moneda (generalmente una de 6 peniques de plata), y un anillo. Cada objeto, cuando te tocaba en una rebanada, traía un significado para la persona que la hallaba. El guisante simbolizaba que la persona en cuestión no se casaría ese año (todos juntos: Ohhhhh); el palillo o palo ("con el que pegar a la esposa de uno") quería decir que tendría un matrimonio infeliz o uno siempre con disputas. El trozo de tela trae mala suerte o simboliza la pobreza; la moneda, el que la encontrase tendría buena fortuna o sería rico. Y el que encontrara el anillo, se casaria en el periodo de un año.

Hoy en día estas tradiciones se han ido perdiendo, y los Brams comerciales sólo incluyen un anillo de juguete. Sin embargo, si os apetece cocinar uno, es bien sencillo y podríais incluir todos o algunos de los objetos mencionados. No suelo poner recetas aquí, pero esta va dedicada especialmente a Charo Barrios y a todos los que tienen blogs de cocina, como algo curioso y diferente.
Ingredientes:
-250 gr de harina blanca
-15 gr de levadura de pan
-50 gr de azúcar blanco refinado
-100 ml de leche templada
-media cucharadita de pimienta de Jamaica o canela mezclada y nuez moscada
-media cucharadita de sal
-un huevo
-50 gr de mantequilla sin sal
-50 gr de fruta surtida (mixed peel, es como fruta cortada sin piel, naranja, melocotón, de fruto seco)
-60g de sultanas y pasas
Los pasos a seguir en itálicas son opcionales:
  1. Dejar la fruta toda la noche macerando en un té flojito
  2. Calentar la leche un poco, entonces disolver la levadura y una cucharadita de azúcar en dos cucharadas de mesa de la leche y dejar fermentar 1o minutos.
  3. Derretir la mantequilla y dejar enfriar
  4. Mezclar la harina, la pimienta de Jamaica (o canela y nuez moscada) y la sal en un cuenco, y añadir el resto del azúcar. Echar el resto de la leche, y la mezcla de levadura que se dejó reposar los 10 mins. Remover.
  5. Batir el huevo, mezclar con la mantequilla, añadir al cuenco, remover un poco, y amasar la mezcla durante 5 minutos hasta que la masa sea elástica y no se pegue al cuenco.
  6. Cubrir con un trapo humedo.
  7. Dejar que suba en un lugar cálido durante una hora.
  8. Secar la fruta que se dejó en té. Mezclar la fruta y las sultanas, cortar en pequeños trocitos y pasar por un poco de harina.
  9. Añadir la mezcla a la masa y amasar vigorosamente.
  10. Engrasar un molde de horno y colocar la masa en él, dejar subir durante 30 minutos.
  11. Calentar el horno a 200 ºC, y dejar cocinar durante 25 minutos, entonces reducir el calor a 190ºCy seguir horneando un poco más.
  12. Dejar el barm brack reposar durante 15 minutos después de sacarlo del horno, antes de sacarlo del molde y permitir que se enfríe del todo antes de cortar. Servir con té y mantequilla.

Y ahora, con vuestra venia, me voy a comer el mío...





12 comentarios:

SONY dijo...

Candela, este postre me recuerda uno que debe ser típico de Italia... este que se sirve por Navidad y que ahora tb nos han puesto de moda por aquí... como es... mmmm espera que googleo... el Panettone, pero este viene con pasas... y aunque a mí no me gustan me ecanta esa textura esponjosa y creo que los hay con frutas escarchadas... riquísimooo.

Candela dijo...

Si, es muy parecido, este tambien trae pasas. Y canela, mmmm

Charo Barrios dijo...

Oye, que me estás haciendo la competencia.... esto debe estar riquísimo. Lo intentaré una vez tenga los ingredientes.
¡eres una chica todoterreno!

Sergio Arán dijo...

Aquí, Halloween se celebra desde hace muy poquito. Siempre hay mucho espíritu crítico sobre la razón de celebrar una fiesta que no nos pertenece.
Esas críticas, que me parecen muy chulas, me traen sin cuidado porque me parece que es divertidísimo. Mis hijos se disfrazan de bruja y monstruo respectivamente, tomamos un montón de caramelos y aprovechamos para ver Pesadilla antes de Navidad.
Joer, ¿por qué voy a criticar una fiesta en la que lo paso como un enano?

Candela dijo...

Aqui antes se disfrazaba la gente (al menos lagente joven y aun de mi edad, jeje), para ir al pub. algunos oranzaban fiestas. Ahora ves a niñas disfrazadas de putas, de Marilyn monroe, de monjas calentorras y a los tios de Elvis, de chulos o similar. Halloween se ha convertido en el carnaval de ellos. En cuanto a los niños, pocos son ya los que van a pedir caramelos o manzanas cubiertas de chocolate... todo va degenerando...

Bertha dijo...

Que buena cara que tiene ese bizcocho, dan ganas de morder la pantalla,je je.
Lo probare hacer y ya tedire.
Feliz halloween.

R.M dijo...

La verdad es ke tiene una pinta estupenda!! Disfrutalo y pasalo bien en halloween. Besos

R.M dijo...

La verdad es ke tiene una pinta estupenda!! Disfrutalo y pasalo bien en halloween. Besos

Anónimo dijo...

Qué hambre me ha entrado al ver el bizcocho.....ummmm....pos si que tiene buena pinta si......a mi me recuerda a alguno que he comprado en algún pueblito de por aquí....con sus pasas....ummm..rico,rico¡¡¡¡¡
Blanche

anele dijo...

Sonia, como no te gustan las pasas tienes otra opción: hay otro dulce de Navidad en Italia sin frutas, sólo bizcocho: el Pandoro. Parecidísimo al Panettone, está superesponjoso. La verdad es que cuando empiezas es difícil echar el freno... Lo podrás encontrar en cualquier centro comercial (Alcampo, Corte Inglés, etc...).

En cuanto al irlandés, ¡menuda pinta tiene! Lo que ya no me gusta tanto es lo de los objetos de dentro... pero si son todos de mal fario excepto 2 !!! Vamos, que ni se le ocurra comprarlo a una persona que viva sola, ja, ja, se queda pobre, sin pareja (y si la tiene, le zumbará de lo lindo con el palo). Pero ya no meten todo eso, no? Ufff, qué consuelo...

SONY dijo...

jajajaja ya te digo, Anele, lo tiene claro...

Pues gracias por la info del Pandoro, pues ya lo cogeré, lo malo de estos caprichitos que se me irá al "pandero", jajajaja.

FERMÍN GÁMEZ dijo...

Lo de las pasas es lo que me echa un poco para atrás. Pero tiene muy buen aspecto.