viernes, 21 de noviembre de 2008

DE CIRUJANO REAL A DEMENTE...



Ha dado frutos cinematográficos variados y de más o menos calidad. Y libros. Muchos libros basados de algún modo u otro en su personaje, en sus posibles identidades y motivos. Ahora vuelve a ser noticia. Casi 120 años de misterio y oscuridad envuelven el rostro de Jack El Destripador...

The Irish Independent (Andy McSmith).

Después de años de especulaciones, secretismo y leyendas urbanas, parece ser que la identidad de Jack El Destripador podría al fin ser revelada. O al menos tiene un nuevo candidato a ocupar la lista de sospechosos principales. Las autoridades de Broadmoor han hecho públicos los archivos médicos de un demente de la época Victoriana que pudiera ser el asesino en serie más conocido como "Jack El Destripador".
Thomas Hayne era un joven raro, violento y perturbado al que se le diagnosticó demencia en 1891 y que permaneció en Broadmoor hasta su muerte en 1903. Durante el periodo de tiempo en el que El Destripador andaba suelto en Whitechapel, al Este de Londres, Cutbush vagaba por las calles de esta área londinense. Y quien quiera que fuera el asesino, no volvió a asesinar después de que Cutbush fuese internado.

Los visitantes de las Oficinas de Archivos de Berkshire en Reading pueden inspeccionar a sus anchas los 26 documentos que conforman los records que Broadmoor guardó sobre Cutbush y también cartas de los investigadores de El Destripador rogando tener acceso a los mismos.

Por desgracia, los documentos no prueban que Cutbush y Jack fuesen la misma persona. No hay evidencia incluso de que los encargados de Broadmoor o el personal médico creyera que era un asesino. Pero sí hay las suficientes como para mantenerle en la lista de sospechosos.


Estaba -parafreseando una entrada en su expediente médico- "muy loco", era un peligro para el personal, para otros pacientes e incluso para su devota madre. Estaba convencido de que los demás tramaban un complot para dañarle y fantaseaba en alto sobre coger un cuchillo con el cual poder "despedazar" al personal y a los pacientes.

Cutbush vivió toda su vida en Kennington, al sur de Londres, hasta que fue arrestado y diagnosticado. Kennington se encuentra a poca distancia a pie de la zona donde atacaba El Destripador. Nació un 29 de Junio de 1864, lo que significa que tenía 24 años cuando Jack comenzó sus asesinatos. Su padre murió cuando era joven y fue criado por su madre, Kate, y su hermana, que evidentemente le adoraba.
Trabajó de oficinista pero en 1888, casi al mismo tiempo que comenzaron los asesinatos, se volvió loco. Se cree que contrajo sífilis. Su certificado de defunción dice que murió de "una enfermedad crónica del riñón", aunque el documento atribuye su demencia a "causas hereditarias y por estudiar demasiado".

Es cierto que hubo casos de demencia en su familia. Su tío, un Superintendente de la Policía Metropolitana, se pegó un tiro en 1896 en frente de su hija. La referencia "estudiar demasiado" se refiere a las tardes que el joven Thomas ocupó con la nariz pegada a libros de medicina al regresar a casa del trabajo, hasta que la locura se apoderó de su mente. Se dedicó, entonces, a recorrer las calles por la noche, regresando a veces cubierto de barro o -de acuerdo con un documento- de sangre.

También estaba convencido de que su médico, el Dr. Brookes estaba intentando envenenarle. Escribió a Lord Grimthorpe, uno de los principales abogados de Londres, demandando acción, pero entonces llegó a la conclusión de que Grimthorpe tenía que ver con la conspiración. Le llevaron a la clínica Lambeth pero escapó. Mientras estuvo fugado, una chica fue apuñalada en las cercanías, y otra escapó por poco.
Una nota en sus apuntes médicos dice: "Por culpa del poco cuidado del guardia, escapó. Se untó la cara con barro para evitar ser reconocido y llegó a casa a medianoche. Un hombre en Cottons Wharf dice que estaba allí cuando dicho asalto tuvo lugar."


Cutbush nunca fue declarado culpable de crimen alguno porque el jurado en su juicio en Abril de 1891 concluyó que estaba loco. Su madre protestó que no había hecho nada. Pero las notas médicas que acompañan su llegada a Broadmoor sugieren que era peligroso: "Está aturdido y a veces es incoherente, extraño y aparentemente furtivo. Tiene ideas persecutivas, especialmente contra Lord Grimthorpe."
"Su tía, Clara Hayne, dice que a veces ha sido violento y destructivo, rompiendo vasos y lámparas. A veces ha dicho que le han envenenado y se niega a comer cualquier comida que no haya sido preparada por ella."

En Mayo de 1891, un encargado escribió: "A las 8.20, estaba yo hablando con Gilbert Cooper en la galería. Cutbush se acercó y sin mediar palabra golpeó a Cooper violentamente en la cara." En otro informe avisa: "Thomas Cutbush dijo al asistente Slater a la hora de la cena dos veces que clavaría un cuchillo a cualquiera de nosotros si tuviera uno".

Unos cuantos días después, Mr. Bailey, el encargado nocturno, informó: "Cutbush estaba utilizando un lenguaje asqueroso y amenazador: dijo que si tuviera un cuchillo apropiado para el trabajo destriparía a todos los encargados o a cualquiera que le molestase con sólo mirarlo."

También amenazó a su madre, que le visitó en Abril de 1903, dos meses antes de su muerte. Cuando se iba, "La Sra. Cutbush trató de besar a su hijo. El intentó morderle la cara y entonces comenzó a insultarla."
El dedo de la sospecha le apuntó por primera vez en 1894, cuando un tabloide, The Sun, que no tenía nada que ver con su homónimo actual, aseguró en un reportaje que a pesar de la suposición popular de que El Destripador estaba muerto, éste estaba vivito y coleando y era un paciente mental. La descripción detallada del periódico se ajustaba claramente a la de Cutbush. Se sospechaba que la Policía Metropolitana había tapado su culpabilidad para evitar la embarazosa protesta que habría seguido a la revelación de que el asesino en serie más temido en todo el país era el sobrino del Superintendente Henry Cutbush.

En un libro se nombra a Cutbush como el sospechoso número 1 de ser El Destripador, pero otros han echado jarrones de agua fría sobre esta teoría. Su principal debilidad radica en que la última víctima conocida de el Destripador murió en Noviembre de 1888, al final de un hilera de muertes que duró 11 semanas. Si Cutbush hubiera sido el asesino, parece raro que hubiera cometido cinco asesinatos en tan corto periodo de tiempo y entonces parase durante más de dos años antes de cometer un nuevo asalto, cuya víctima sobrevivió. Pero casi no hay esperanzas de que el caso se resuelva alguna vez, y así, cuanto más tiempo persista el mito, que tiene ya 120 años, Thomas Hayne Cutbush permanecerá en la lista de sospechosos.

6 comentarios:

Bulma dijo...

Gracias por el post, es muy interesante.

La verdad es que el mito de Jack el Destripador es uno de los grandes misterios de la historia criminal de Londres (esa niebla). Pero hay una cosa que la verdad, cuadra bastante con la idea de persona demente... y que haya estudiado algo de anatomía o medicina.A medida que cometía asesinatos, cada vez era más cruento. Creo que los que encontraron el cadáver de la quinta prostituta casi se quedan en el sitio.

Yo también creo que nunca sabremos quién se escondía detrás de Jack. Al menos, a ciencia cierta ;)

chema dijo...

ruth, en un libro de grafología que tengo reproducen dos cartas que jack el destripador mandó varias cartas a la policía jactándose de sus crímenes y desafiándoles.
el sujeto del que hablas en el post tiene bastantes posibilidades de ser jack el destripador, ya que no debía de haber muchos asesinos en serie de esas características.

Salegna dijo...

Fuera o no el Jack el Destripador por lo que cuentas podría ser el personaje de una historia de terror, vaya misterio y que creo jamás se sabrá.
Besos

Shirat dijo...

Es uno de esos misterios que quizá no tengan solución nunca.

Recuerdo la serie que hizo Michael Caine. Si no me falla la memoria creo que se insinuaba que Jack el destripador era un médico muy cercano a Buckingham, o que incluso podía ser un miembro de la familia real. La serie tuvo mucho éxito y también participaba Jane Seymour, que creo que hacía de periodista, pero no lo recuerdo bien. Finalmente no se aclaraba nada sobre quién podía ser, pero tengo muy buen recuerdo de la ambientación y el trabajo de los actores. Mmmm. Creo que voy a volver a verla.

Bertha dijo...

Recuerdo las serie y las peliculas que se hicieron sobre Jack el destripador, eran de aquellas que te quedascon la boca abierta, siempre se dijo que podria ser un medico frustrado, pero creo como todas nosotras que nunca se sabre la verdad.
Esto es como la muerte de KENEDI que dijoron que en unos años lo dirian pero hay sigue el misterio y lo Lady di hay quedo?

Valentín VN dijo...

Esta es la tesis que, reelaborada, se puede leer en "From Hell" de Moore y Champbell. Una verdadera delicia de historieta gráfica.
Por cierto, unos chicos españoles sacaron un libro con las cartas que supuestamente envió a la policía y a los periódicos el asesino de WhiteChapell. Y se llama así, Jack el Destripador, textos seleccionados.