jueves, 1 de enero de 2009

BIENVENIDO


El primer día de trabajo es difícil. Ya no sólo por los nervios, pero por las odiosas comparaciones con tu predecesor. Se estudiara tu modus operandi, el ritmo al que te mueves, tu productvidad o tus fracasos. Y al final del día, sólo eres un número. Muchos saben que no durarás un día más del necesario en ese nuevo puesto que quizá, sea incluso un poco grande para ti. Traes nuevas esperanzas, pero también estás lleno de miedos que no sabes si serás capaz de sacudir. En el mejor de los casos te pondrán a prueba y saldrás airoso. Pero fracasarás en muchos aspectos y sabes que, como el político apegado a su cargo hasta el término de su legislatura, sólo te quedará sentarte y esperar al final.
Sustituyes al que se fue cabizbajo, cansado, frustrado. Se espera mucho de ti, mucho. Quizá demasiado, y tu juventud es tu peor enemigo. Tu inexperiencia en las lides propias de tu empresa. Tampoco estás muy seguro de hasta qué punto has de poner tu esfuerzo. Hay puestos que dependen en el saber hacer de los demás, y tú no eres más que un intermediario que, por desgracia, se llevará las culpas al final de tu carrera.
El paso del tiempo, las semanas, los meses, no se portaron bien con tu predecesor, pero las cosas podrían cambiar para ti. Simplemente te deseo lo mejor, mucha suerte en tu primer día, y espero que lo hagas medianamente bien, año 2009.

12 comentarios:

Charo Barrios dijo...

No sé quien es el o la que empieza, pero aparte de los miedos acostumbrados ante un nuevo empleo, hay algo importante: todos rediseñamos el puesto de trabajo, le aportamos algo nuevo, distinto al estilo del anterior trabajador.
Suerte, porque cambiar siempre es bueno....

Candela dijo...

Me parece que no he sabido trnsmitrir lo que deseaba... le daba la bienvenida al 2009, glups!

Shirat dijo...

Sí, Candela. Yo me he dado cuenta hacia el final, pero gracias por la aclaración, porque me había quedado con cierta duda.

Veremos cómo se porta el 2009. Yo tengo muchas esperanzas, y espero que vaya bien.

BLAS dijo...

Sí que lo has transmitido bien, mujer, solo con ver la foto está claro a lo que te refieres... Por mi parte yo no pongo muy altas mis expectativas con el nuevo, solo espero que sea igual que el que se ha ido (bueno, si es un poquitín mejor, tampoco pasa nada...)

CGR dijo...

Muy buena tu comparación de la venida del año nuevo con el primer dia de trabajo, me ha gustado.

Caracoles Juan dijo...

Los cambios, siempre son buenos ya que se entiende que se hacen para mejorar
Suerte
JUan

Salegna dijo...

Al final se entiende bien, le das la bienvenida al 2009 y si, las comparaciones son odiosas y tendrá un buen trabajo en demostrarlo con todas las expectativas que tenemos puestas en él.
Me ha parecido precioso.
Besos

Susana dijo...

Feliz Año Nuevo Ruth. Tu fuiste quien me inició en esto de los blogs y no sabes cuánto te lo agradezco pues abriste para mi una puerta que encierra un mundo repleto de personas maravillosas. Como tú, que siempre estás ahí. Gracias por el 2008 que dejamos atrás juntas y espero seguir leyéndote mucho muchos años más. Un besazo guapa.

Susana dijo...

Por cierto, no hay manera de escucharte, yo pincho el link que has puesto y me lo escucho todo pero ahí sólo hay una hora y pico y el programa dura más no???

Candela dijo...

Pues no se si habra roto el link, pero antes estaba entero, porque no pude escuchar el final del programa en su dia -me tuve que ir- y lo termine de oir a traves de ese link. Ya indagare...

chema dijo...

esa foto de la mano tendida refleja muy bien la actitud con la que muchas veces te reciben en un nuevo trabajo: amigable pero con una cierta hostilidad y amenaza sutil.
pero bueno, no seamos así de exigentes con el nuevo año 2009, el año anterior le ha dejado un panorama un poco difícl (en el aspecto económico sobre todo), pero seguro que sabe sacar las cosas adelante mejor de lo que creemos. ;)

charo barrios dijo...

Total: que no me he enterao....
Bueno, al fin y a cabo, el año es algo así como un nuevo trabajo, y no tiene por qué parecerse al anterior. Así que, feliz año 2009.