jueves, 29 de enero de 2009

EFECTO DOMINO

Era simplemente cuestión de tiempo. Ya no sólo por la partida anunciada de Dell, que consecuentemente traería más despidos de sus empresas satélite y de servicios. El Celtic Tiger del que tanto presumieron los irlandeses en su mejor época se muere poco a poco, dejando el inquietante aroma de sus tripas podridas. En los últimos diez añs he visto tanto hotel alzarse de la noche a la mañana en cualquier solar, que he perdido la cuenta. Recapacitando, cuando vine aquí por primera vez, el Jurys Hotel en Lower Mallow Street acababa apenas de abrir sus puertas. De hecho, aún estaba en obras. Por entonces, también en el centro, operaba The George Hotel en O'Connell Street. Y el Jurys Inn, de la misma cadena del primero, al otro lado del Puente de Salsbridge. También estaba el Glentworth, hoy llamado Pery's, en la calle paralela a Mallow, Glentworth Street. Cuatro grandes hoteles en el centro. Después, naturalmente, estaba el Ryan (hoy extinto) en Ennis Road (a las afueras), y un poco más delante, ya casi a la salida de la ciudad, otro hotel que ha cambiado un par de veces de nombre, The Greenhills. En el límite del centro con la carretera de Dooradoyle, un pequeño establecimiento, más familiar que hotelero, el Punches Cross. Este fue comletamente derruído, con parte de su icónico bar y todo, y un feo hotel de no más de dos plantas se elevaba en este cruce en la carretera. Ni ocho meses más tarde, se cerró.
Junto a la ribera del río, abandonada durante décadas, se construyeron unos apartamentos cuyos bajos alojaron boyantes oficinas, restaurantes y bares, la mayoría de ellos hoy cerrados. Al fondo, el Clarion Hotel, que vociferaba desde su último piso el mérito de ser el hotel más alto de Irlanda (no crean ustedes, unos 15 pisos).


El Ryan fue demolido, en su lugar nacería otro hotel perteneciente a la misma cadena del Clarion, Comfort Hotel. También se demolería el Jurys Hotel, que se convertiría en el Hilton, y apenas año y medio más adelante en el tiempo, en The Strand, perteneciente al Comfort Hotel.



El George aún conserva el mismo nombre y ubicación, pero ha sido alzado de nuevo desde sus cimientos. En el primer piso hay un restaurante buenísimo, eso sí. Y bastante barato.



No hace ni un año que abrió sus puertas, en la calle paralela a O'Connell, el Marriott Hotel, con su promesa de lujo y confort que a dia de hoy, peligran. Esta misma semana podría clausurar sus novísimas instalaciones.



Y en la otra orilla del río Abbey, que va a parar al Shannon bajo la rombra rosa y gris de los edificios administrativos del Ayuntamiento, un nuevo hotel: The Absolute.


Siguiendo esa misma carretera, se llega a Castletroy, donde se encuentra la Universidad y otro hotel que llevaba 18 años operando en la zona. Le flanquean, carretera arriba y abajo, los esqueletos de dos obras inacabadas, abandonadas desde hace ya poco menos de un año: el que iba a ser otro hotel, junto al Aldi y una urbanización que no verá tiempos mejores durante al menos un par de años más. O al menos lo que sea que dure esta tan cantada crisis, los más negativos aseguran que tenemos entre 10-15 años de recesión por delante.

El Castletroy Hotel ha anunciado esta tarde su cierre a partir de mañana, dejando a 130 trabajadores en la calle de la noche al día. Y lo que es más: durante toda la jornada han salido como setas las parejas que habían pagado depósitos de al menos 2000 euros para celebrar sus bodas allí en los proximos años. Parejas a las que no se les ha dado garantías de que recuperarán el dinero. Pero es que además, para más inri, todavía no se han finalizado las obras de expansión del complejo hotelero, que estaba construyendo una "miniciudad" como centro de retiro: bungalows para gente mayor, con sus tiendas a mano y cuidados por personal, una especie de residencia de ancianos independientes. Se desconoce si este proyecto será tomado por alguna otra empresa.

Así que esto me ha llevado a pensar y hacer recuento de las compañias cerradas o que han anunciado su cierre desde noviembre/diciembre del año pasado, y así de memoria, y con números, a nivel local, sólo en Limerick, he recuperado éstas:

-Dell: 2000 parados.

-Banta: 400

-Bus Eireann (autobuses): 50

-Molex: 100

-Kostal: 200 en Limerick, 100 en Malow

-Land of Leather: no tengo números. Es una cadena de muebles.

-Chartbusters: no tengo números. Cadena de videoclubs.

-Tile Market: entre 30-50.

-Zavvi (aunque cierra ha sido comprada por HMV, que mantendrá los puestos)

-Flextronics: 180 de momento. Se esperan más despidos al cierre de Dell.

-Adams Kids (cadena de tiendas de ropa infantil, en toda Irlanda/UK): 850 en total

-Castletroy Hotel: 130

-Chubbs seguridad: entre 20-50.

El Merriot puede cerrar en los próximos días, y aunque de momento han asegurado permanecer abiertos, sí que han devuelto la licencia de franquicia, por lo que es de suponer que, de permanecer en el negocio, cambiaría su nombre en breve. De cerrar, entre 120-130 trabajadores acabarían en las largas colas del paro.

A todo esto, hay que añadir las demás fichas de este dominó interminable: transportistas, catering, empresas de seguridad, mantenimiento, reciclado, etc. etc.

No puedo evitar que me venga a la cabeza esta canción a principios de los 80 interpretada por Roque Narvaja (ya, sí, del año de la nana, que le voy a hacer):

Dominó, do do do mi si

do do dominar

do do dominado

una pieza tras otra pieza

el que terminó, ya está terminado...

6 comentarios:

Pucca dijo...

Exclamación de Lucas:

"El mundo se está cayendo a pedazos"

jajaja, por otro lado, dice el mismo Lucas, q es economista, que si es muy negativo pensar en 10 o 15 años de recesión.

Esperemos....

anele dijo...

Se le ponen a uno los pelos de punta con esas estadísticas, sobretodo sabiendo que se repiten imparables en todos los países.

BLAS dijo...

Es lo mismo en todos lados, en cada ciudad y cada pueblo. No puedes andar dos pasos sin encontrarte escaparates con el rótulo de "liquidación por cierre", conocidos que te dicen "estoy en paro... ¿conoces a alguien que necesite...?", o que cada día mi marido (abogado y auditor de cuentas)llegue con un nuevo fajo de "concursos" (procedimiento de quiebra de empresas)... Lo que más miedo es preguntarte lo que vá a ser de todas estas personas y sus familias, a las que muchas conoces bién. Entonces toca sentirte como una cobarde mirando hacia otro lado, hacia otro escaparate que "aun" luce su esplendor, diciéndole a tu conocido "no te preocupes, ya encontrarás algo, siempre se necesita... de todas formas ya preguntaré...". Y cerrando la puerta del estudio donde mi marido ha dejado el fajo de "concursos" para llevarlos al despacho al día siguiente. No se puede hacer nada más.

CGR dijo...

¡Tremendo!

amelche dijo...

¿Vives en Irlanda? En mi blog están los enlaces de Luciano, Lord Greystoke y Anaví, argentinos que viven en Irlanda.

Candela dijo...

Ostras, Amelche! Pues me pasare a visitar esos blogs! Gracias!