domingo, 7 de junio de 2009

4 LIBROS


El primer libro que cayó en mis manos en cuanto lo vi expuesto en la estanteria fue el último thriller de Mary Higgins Clark. De esta autora -y también de su hija-, tengo todo lo publicado hasta la fecha. Es más, intercambio emails de vez en cuando con su hija. Mary Higgins me encanta, y sus libros se leen con una facilidad atlética. Soy capaz de leerme un libro suyo en una noche. Lo he hecho. O en una sesión de playa. Sus detractores dicen que todas sus historias son iguales, o que se conoce la identidad del asesino en unos cuantos capítulos, pero para mí se ha convertido en un juego averiguar quién es el asesino inmediatamente después de leer la presentación de todos los protagonistas. Quién es el malo es púramente anecdótico. Lo importante aquí ni siquiera es el motivo. Es el desenlace. Y todos sabemos que en los libros policíacos, los protagonistas nunca mueren. Pero las pasan putas.
El dorso dice así: Cuando Natalie Rames, una estrella famosa de Broadway, es hallada en su casa de New Jersey a punto de morir de una herida de bala, su antiguo marido, Gregg Aldrich, con el cual está en proceso de divorcio, es el principal sospechoso. Lo que nadie sabe es que, tan sólo unos días antes de ser asesinada, Natalie accidentalmente se encuentra cara a cara con el hombre que mató a su antigua compañera de piso, Jamie Evans, a la que había conocido cuando ambas eran jóvenes actrices luchando por el éxito.
Dos años después, el criminal Jimmy Eaton aparece para decir que Aldrich le contrató para matar a su esposa, pero que declinó el trabajo. Basado en el testimonio de Eaton, Gregg es arrestado por el asesinato de su esposa.
El caso lo lleva Emily Wallace, una atractiva asistente de la acusación de 32 años y viuda. Pasa largas horas preparando el juicio, aceptando la oferta de un aparentemente bien intencionado vecino de que cuidará de su perro en su ausencia. Ignorando su violento pasado, le da una llave de su casa...
Como el juicio de Aldrich llega a los titulares, el jefe de Emily, Ted Wesley, la avisa de que es un caso bastante importante que revelará asuntos personales sobre ella, tales como el hecho de que ha tenido un trasplante de corazón. Y durante el proceso, Emily experimenta sentimientos que sobrepasan la razón y que continúan aún después de que el destino de Gregg Aldrich es decidido por el jurado.
Mientras tanto, no se da cuenta de que su propia vida está ahora en peligro...

La nueva publicación de John Boyne está ya a la venta,
recién salidita del horno de la imprenta. Tras el estrepitoso fracaso en todos los niveles de su último trabajo -Mutiny on the Bounty-, esta nueva novela es todo un interrogante. Ni siquiera he deseado leer las críticas en Internet. Sólo espero que este escritor remonte el grandioso éxito de aquella novelita que escribió en un fin de semana y no sea víctima de su propia fortuna.
The House of Special Purpose está ambientada en la Rusia de 1915. Con dieciséis años, Georgy Jachmenev intercepta la bala de un asesino dirigida a un miembro senior de la Familia Imperial Rusa e instantáneamente es proclamado un héroe. Antes de que la semana acabe, su vida como el hijo de un campesino agrícola cambia por completo cuando es escoltado a San Petersburgo a hacerse cargo de su nuevo puesto -como guardaespaldas de Alexei Romanov, el único hijo del Zar Nicolás II.
Sesenta y cinco años más tarde, mientras visita a su esposa Zoya en el hospital de Londres en el que se encuentra muriéndose, las memorias de lo que han vivido juntos inundan su mente. Su matrimonio, aunque tierno, ha estado marcado por la tragedia, la pérdida de seres queridos y las experiencias del exilio que ninguno puede olvidar.
The House of Special Purpose es una novela sobre un joven arrancado de una casa pobre y arrojado en el corazón de un imperio moribundo. Conocedor de los secretos de Nicholás y Alexandra, de las maquinaciones de Rasputín y de los sucesos que llevarían al colapso de la autocracia, Georgy es testigo y participante del drama del que se haría eco el siglo, pública y privadamente, porque su historia es también una de un matrimonio desgarrado por un marido que encuentra imposible vivir en el presente y una esposa incapaz de reconciliarse con el pasado.
Esta será mi primera incursión en el mundo de Patricia Cornwell en mucho tiempo. Creo que no he leido nada suyo en casi más de diez años, y si lo escogí fue porque comprando dos libros te regalaban un tercero y no hallé nada que me llamara la atención. Patricia sé que no me defraudará, y por ello lo considero ya caballo ganador. Conozco de oídas algunos de sus personajes habituales y ni siquiera leí la contraportada para saber de que iba el libro... hasta ahora mismo mientras me preparo para traducir su sinopsis. Las simples palabras Pathologia y forense ya me atraen.
Dejando atrás su consulta de patología forense al Sur de Carolina, Kay Scarpetta acepta una asignación en la Ciudad de Nueva York, donde el NYPD le ha pedido que examine a un paciente herido en una unidad psiquiátrica.
El paciente, encadenado y esposado comienza a hablar eventualmente -y la historia que tiene que contar se convierte en una de las más estrambóticas que jamás haya oído.
Dice que sufrió sus heridas en el transcurso de un asesinato... que él no cometió. ¿Es Bane un acosador criminalmente demente que tiene una fijación por Scarpetta? ¿O es su paranoia cierta, y es a él a quien espía, sigue y persigue el verdadero asesino? La única cosa que Scarpetta sabe de seguro es que una mujer ha sido torturada y asesinada -y que más muertes violentas le seguirán...
Y por último, una apuesta arriesgada. Una vez más me dejé llevar por mis instintos y escogí este libro por su portada. Me atrajo de inmediato, como un poster del antiguo Oeste (conste que no compraría un Western ni loca). La autora me era totalmente desconocida. Kate Summerscale. El libro viene recomendado por Richard y Judy, una pareja de presentadores de la tele inglesa y en la vida real, que tenían un progragrama de tarde a lo Teresa Campos. Como no tengo interés en "listas de endorsement" o sea, avaladas por famosillos pseudofamosos, ignoré sus nombres, mal que me duela tener que verlos ahí en tan bonita portada. También viene recomendado por John LeCarré. Este me da más confianza. Entra Wikipedia.
Al parecer la novela ha ganado el Samuel Johnson Prize for Non-Fiction del año pasado, y su anterior trabajo también resultó premiado en otro certamen y quedó finalista de otro más. Esta es su segunda novela, y Kate es inglesa aunque se crió parcialmente en Japón y Chile. Nació en el 65 y por las fotos que aparecen en el Google Image, parece muchííííísimo más joven. Y guapa también, teniendo en cuenta que los cánones de belleza ingleses difieren mucho con los míos. Encuentro que la mayoría de "rosas inglesas" tienen un careto como si les hubieran dado con la puerta en las narices. Literalmente.
Ah, sí. El argumento: Es medianoche del 16 de Junio de 1860 y todo está tranquilo en la elegante casa de la familia Kent en Road, Wiltshire. A la siguiente mañana, de cualquier modo, se encuentran que su hijo menor ha sido la víctima de un inimaginable y truculento asesinato. Incluso peor, el culpable es con toda certeza uno de ellos -la casa estaba cerrada a cal y canto desde dentro. Jach Whicher, el más célebre detective de su tiempo, llega a Road a encontrar al asesino, mientras éste provoca una histeria nacional con el pensamiento de lo que pueda estar cociéndose tras las cerradas puertas de las respetables casas de la clase media -criados intrigantes, niños rebeldes, locura, celos, soledad y odio.
Esta historia real tiene todo el sello de una historia clásica de misteriosos asesinatos. Un cuerpo, un detective, una casa en el campo macerada con los secretos de una familia entera de sospechosos. Un "quién-lo-hizo" original Victoriano.

12 comentarios:

Sílvia Tarragó dijo...

Personalmente nunca me ha gustado la novela negra aunque considero que si es buena, da lo mismo el género que sea. Espero que las disfrutes Ruth, yo ahora me estoy dedicando a leer clásicos, bueno, novelas importantes que no son novedad, igual cuando tenga internet creo un blog para hacer comentarios. La verdad es que hecho de menos reseñar libros.

Un abrazo Ruth.

BLAS dijo...

Juajuajuajua, yo sé quién es el asesino/a en el Asesinato de Road Hill! Es un caso real, y me he leído el libro no hace mucho. Seré buena y mantendré mi boca sellada... Pero no es una novela ¿eh?, es el caso contado con pelos y señales, documentación, fechas, horas y testimonios de testigos inclusive. A mí me gustó, aunque sea escalofriante, tanto por la víctima como por los hechos en sí. Pero hay gente a quien le hubiera gustado que hubiese sido más narrativo.
Respecto a Mary Higgins Clark y Patricia Cornwell, tienen la misma pinta estupendísima de siempre, porque yo me pirro por las novelas policiacas forenses... De hecho, siempre tengo una a medias esperándome en la mesilla... De Boyne, ya nos contarás cuando lo leas, porque sigo sin fiarme, hummm... Una historia alrededor de Nicolás II puede ser muy buena, buenísima, o un bodrio de campeonato...

Inma dijo...

Me encanta la figura de Nicolas II, sobre todo de sus hija. Tengo q escribir una entrada sobre eso porque he ido recortando todo lo que encontraba sobre ellos.
Con los cuatro libros y las pipas te lo vas a pasar idem...

Anabel Botella dijo...

No me había interesado mucho por la novela negra, pero una amiga me dejó una novela de Mary Higgins Clark, y reconozco que me gustó, pero suelo reconocer al asesino a la primera de cambio. Caundo vemos una serie o una película siempre suelo acertar y mi chico alucina. De los otros autores no he leído nada, así que ya nos dirás.
Saludos desde La ventana de los sueños.

cloti dijo...

Y luego no te olvides de contarnos qué te han parecido.
Bssssssssssss
Cloti

SUSANA dijo...

Me seduce -mucho- "The House of Special Purpose". Veo si lo encuentro por aquí.

Muchas Gracias Candela!

Besitossssssssss

CGR dijo...

Como ya te comenté, Mary Higgings Clark es una habitual en nuestras torres de libros. Ese que comentas no me suena así que irá a la lista de "pendientes " junto con el de Scarpetta

Sílvia Tarragó dijo...

Echo, perdón.

Garbancitu dijo...

Hola Candela:
HAce tiempo un escritor amigo me dijo que nunca hiciera caso de las contraportadas de los libros, las sinopsis nunca suelen ser interesantes y en todo caso son confusas y engañosas. Asi que me dijo que leyera un poar de veces el titulo del libro, y que solo con eso ya se sabe si un libro será o no interesante. He seguido su consejo, y a veces acierto, ja ja ja.
Sin lugar a dudas el ultimo libro del que hablas tiene el titulo más sugerente, el de Kate Summerscale.
Un saludo.

"KING" dijo...

mmmmm ese último libro del murder tiene buena pinta...

Ana dijo...

Mary Higgins es mi Mary Higgins. La tengo abandonada por completo desde hace un par de años, pero tengo su colección completa hasta entonces. Me encanta, aunque es verdad que cazas al vuelo el asesino, sobre todo si eres seguidor de ella. Ella fue una de las culpables de mi gusto por NY.En mi viaje a la gran manzana no pude dejar de plantarme en la puerta del "Four seasons", pero eso, en la puerta, que el restaurante es muy caro. Tenía que saber dónde era ese sitio del que ella tanto habla y al que todas ss protas van a comer.

La Gata Coqueta dijo...

VEO QUE TE ENCANTA LA LECTURA, CUANDO SE ES ASIDUA ATRAPA Y NO SE PUEDE PASAR SIN TENER UN LIBRO ENTRE LAS MANOS.

ESO LO HE VIVIDO EN CASA SIEMPRE HASTA QUE CON EL TIEMPO TERMINO ESCRIBIENDO.

SIGUE DISFRUTAND DE ELLO.

UN BESO Y FELIZ SEMANA.