miércoles, 16 de septiembre de 2009

ROMA, PASADO Y PRESENTE: EL COLISEO (I)

Cuando fui a Roma, además de los souvenires básicos o kit del turista que le llamaría Geno, y del calendario de curitas cañón, adquirí este librito que me fascinó en cuanto el guía que contratamos para la visita al Coliseo y el Foro lo utilizó para mostrarnos y explicarnos el antes y después de uno de los monumentos más emblemáticos de la Ciudad Eterna. Viene acompañado de un Cd con rutas virtuales por la Roma clásica.
Y es que el libro es curioso, porque en lugar de mostrarnos simplemente en fotografías el antes y el después de los monumentos y/o edificios, lo hace con unas láminas transparentes donde se han añadido los elementos hoy desaparecidos.

El Colosseum era conocido en su tiempo de esplendor como el Anfiteatro Flavio, y se alzaba en medio de un valle entre el Palatino y las colinas de Esquilino y Celio, donde Nerón había situado el lago en los jardines de su Domus Aurea.
Fue comenzado por Vespasiano poco después del año 70 DC y abierto por Tito diez años más tarde, cuando se celebraron ceremonias y juegos durante cien días y se mataron unos 5000 animales salvajes. El Coliseo tenía unos 50 metros de altura, la mayor de sus axis de su planta elíptica es de 188 metros de longitud y la menor de 156 metros. Los ochenta arcos a nivel del suelo fueron progresivamente numerados para que coincidieran con el de la tarjeta de admisión del espectador, que guiaba, mediante un sistema de corredores internos a los 160 salidas que llevaban al visitante a su lugar en los asientos de la cavea.

Junto al anfiteatro se alzaba el Coloso de Nerón, una gigantesca estatua de broce dorado de 30 metros de altura, trabajo del escultor griego Zenodoros. Al parecer originalmente representaba al Emperador, pero tras su muerte se modificó para que representara al dios del sol.

El interior del Coliseo consistía en un suelo de madera con un lecho de arena que cubría un área de unos 76 x 46 metros y las secciones de asientos escalonados que estaban subdivididos y rigurosamente reservados para las distintas clases sociales de los ciudadanos. Los de arriba se asignaban a los menos importantes, aunque la entrada era gratuita para todos. También había sitio para espectadores a pie, por lo que podía acomodar a unas 70,000 personas.
Los espectáculos eran variados. Desde luchas de gladiadores o con bestias salvajes a shows menos importantes de diferentes clases. Un toldo protegía a los espectadores del calor del sol.
Durante los shows, toda el área de la arena se rodeaba de una malla metálica colmada de rodillos de marfil para que los animales no pudieran escapar. Y por si acaso, las hornacinas en el podium al pie de los escalones siempre estaban llenos de arqueros preparados para intervenir en caso de emergencia.
El último espectáculo conocido data del 523 DC bajo el reinado de Teodorico el Grande, rey de los Ostrogodos y consistió en cazas de animales, porque las peleas de gladiadores habían sido abolidas en el 438 DC.
El primer cristiano en morir como mártir en el Anfiteatro Flavio fue San Ignacio, Obispo de Antioquía en el segundo siglo DC.

Bajo la arena se extendía un complejo sistema de pasadizos y habitaciones construído cuando finalmente se decidió que ya no se representarían batallas navales (el Coliseo solía llenarse de agua y se representaban batallas con barcos incluídos). Estos corredores bajo tierra tenían almacenes donde guardaban el equipo de escena y todo tipo de aparejos y props. Había también "ascensores" para uso humano y animal que se hacían funcional usando contrapesos. Primero se conducía a los animales por los pasillos y se les hacía entrar en jaulas que se elevaban entonces a niveles superiores, donde se abrirían las mismas y salían a una pasarela conectada a una rampa, con una trampilla al final por la que saldrían al exterior.
En una ocasión este sistema se utilizó para sacar a la vez a cientos de leones, y sus rugidos fueron tan intensos que la multitud se asustó tanto que quedó en completo silencio.
Los gladiadores salían directamente desde sus "cuarteles" situados junto al Coliseo usando una serie de túneles que les llevaban al anfiteatro.

La Gran Plaza del Coliseo llegó a su belleza máxima cuando se acabó la construcción del Templo de Venus y Roma y su diseño se ha preservado más o menos hasta nuestros días. Se cree que fue ordenado y diseñado por Adriano. Este templo está dedicado a los ancestros divinos de la familia Juliana y a la ciudad, e inaugurado en el 135 DC y reconstruido en el 310 por Maxentius tras ser destruido por un incendio.
Los restos del vestíbulo de la Casa Dorada de Nerón fueron derruidos para acomodar el templo, e incluso el Coloso de Nerón tuvo que ser cambiado de lugar, utilizando para ellos 12 pares de elefantes.

Al comienzo de la carretera que abandona la Plaza y baja al Forum había una fuente construída a mediados del primer siglo DC con una forma parecida a los puntos en los que los carros del Circo giraban en el circuito, por lo que que fue conocida como Meta Sudans o el Giro de Sudor.
El último monumento añadido para adornar la plaza fue el Arco de Constantino, que como su inscripción indica, fue eregido en el 312 por el Senado y la Gente de Roma en honor de su Emperador, que había liberado a la ciudad y al estado de la tiranía de Maxentius con su vitoria en la Batalla del Puente Milvio.

Próxima parada: El Foro.

10 comentarios:

marisa desaztre dijo...

Yo tengo la suerte de conocer el Coliseo de cerca y la verdad es que es impresionante. Me imagino lo grandioso, hermoso y espectacular que debió ser cuando estaba en todo su esplendor. Y es que el que tuvo....
Bezozzzz.

Candela dijo...

Es que el Coliseo impresiona cuando sales a el desde cualquier calle... Yo lo visite dos veces mientras estuve alli, y me encanta el ambiente que se respira alrededor. Siempre esta muy vivo, ¿verdad?

BLAS dijo...

Yo tengo ese librito, es estupendo!! De ese tipo me compré unos cuantos. Me parecieron súper interesantes. Además, como son de fácil lectura, de vez en cuando les echo un ojo, que no está nada mal recordar esa clase de temas.
Cuando yo visité el Coliseo me pasó lo que a mucha gente, no me pareció tan grandioso como lo imaginaba, lo que es lógico estando acostumbrados a los estadios como el Barnabeu, Camp Nou, etc... Lo que sí me dejó de piedra fué la explanada donde en su momento se encontraba el Circo Máximo, justo dividiendo zonas tan dispares como el Palatino y el Aventino.

cloti dijo...

Pues a mí de Roma me impresionó absolutamente todo a pesar de los avisos, prejuicios e ideas preconcebidas que llevaba.
Ha sido el viaje más excepcional que he hecho.
Bsssssssssss
Cloti

Candela dijo...

Candela, cariño, llevas ya dos años y medio con este blog y aún encuentras temas interesantes que contarnos.

Yo, cuando sea mayor, quiero ser como tú.

Un beso de tu alter ego.

Candela dijo...

Blas: creo que es un librito imprescindible. Por cierto, he encontrado el dvd en youtube asi que lo subire en los proximos dias.
Cloti: A mi Roma me enamoro mucho mas que cualquier ciudad, aunque Paris le va a la zaga.
Candela: (la otra)gracias por tus palabras, cuando tu lleves dos años y medio seguiras tambien contandonos anecdotas y relatos interesantes, asi que tiempo al tiempo.

besitos!

chema dijo...

qué ganas de ir a roma algún día. por mucho que te lo cuenten, no puede ser igual que verlo al natural...

Geno dijo...

Me encanta el post, el libro, Roma, el Coliseo y, por supuesto, la referencia al "kit del turista" jejejjejeje
¡Insisto en que VOLVERÉ! jajajjaja

Elphaba dijo...

Vaya, yo tengo uno de esos libros en mi casa, pero es de finales de los años 60 o así, que supongo que lo traería mi tío, porque ninguno de nosotros había estado en Roma.
Deben ser típicos de allí esos libros, y sí que son muy curiosos. Jugué mucho de chica con él, y me llamaba muchísimo la atención.

Vision Past & Present dijo...

Roma es tan hermosa que cada vez que miras en el coliseo no tiene palabras para describirlo!

He hallado una nueva edición del libro "Roma Pasado y Presente" con un nuevo DVD: Roma Pasado y Presente