jueves, 14 de enero de 2010

EMER (y V)

Emer era la hija de Forgall Monach, y la esposa del famoso héroe de la mitología irlandesa, CúChulainn, a quien dedicaré, como a Fionn y algún otro guerrero, post en breve. La vida de CúChulain es simplemente... fascinante.
Emer entra en su vida cuando CúChulain se enamora de ella. Se decía que poseía los seis dones de la femineidad: belleza, una voz bonita, palabras dulces, sabiduría, habilidades con la aguja y castidad.
Los hombres de CúChulain, celosos de su masculina belleza y sus destrezas mujeriegas, buscaban por toda Irlanda una esposa apropiada para el héroe, pero él no quería a nadie más que Emer. Empezó a visitarla en casa de su padre en Lusk, en el condado de Dublin y la sedujo intercambiando crípticos acertijos con ella. Emer le aceptaría como esposo, pero sólo cuando sus actos lo justificasen, aduciendo que era un jovenzuelo imberbe y sin hazañas a su espalda, pero Forgall, el padre de Emer no estaba de acuerdo con la unión. Disfrazado, fue al Ulster y sugirió a Cúchulainn que aprendiera el arte de las armas con una guerrera de renombre de Escocia llamada Scáthach, con la esperanza de que muriera por algún accidente durante los duros entrenamientos, porque pocos regresaban con vida. CúChulain aceptó y aprendió las artes de la guerra de la mujer, y mientras estaba allí sedujo a su rival, la Reina Guerrera Aoife, dejándola encinta.
Mientras tanto, Forgall ofreció a Emer en matrimonio a Lugaid mac Noís, un rey del Munster, pero cuando éste oyó que ella amaba a CúChulain, rechazó su mano (y el resto también).
Cúchulain regresó de Escocia con sus nuevas habilidades pero Forgall se negó a permitirle casarse con Emer. El guerrero entonces atacó la fortaleza de Forgall y mató a veinticuatro de sus hombres, secuestró a Emer y robó el tesoro de su padre. Forgall murió al caer de una muralla y un aliado de este, Scenn Menn, intentó detener a la pareja, pero Cúchulain le mató en combate cuerpo a cuerpo. Habiendo probado sus destrezas, Emer accedió a casarse con él.
Conchobar mac Nessa, el rey del Ulster, tenía el derecho de pernada en todos los matimonios de sus súbditos, pero tenía miedo de la reacción de Cúchulain si lo ejercitaba en este caso, y perdería su autoridad si no lo hacía. Así, encontro una solución: Conchobar dormiría con Emer la noche del enlace, pero Cathbad el druida dormiría entre ellos.
Aunque Cúchulain tendría muchas amantes, Emer sólo mostró celos cuando su esposo se embelesó de Fand, la esposa de Manannán mac Lir, el rey del gran mar, y decidió acabar con la vida de su rival, pero cuando vio el poder del amor de Fand por CúChulain, decidió renunciar a su marido. Fand, enternecida por el gesto magnánimo de Emer, decidió regresar a su propio marido. Manannán sacudió su capa con un hechizo entre CuChulain y Fand, asegurándose de que ninguno de los dos volvería a verse, y CúChulain e Emer bebieron una poción que borraría el affair del todo de sus memorias.

En cuanto al hijo que Aoifa tuvo con Cúchulain, de nombre Connla, esa... esa es otra historia digna de contar...

9 comentarios:

BLAS dijo...

Al final todos los tios son unos ..........., hasta los míticos!!
Pobre Emer, casta y cornuda!

cloti dijo...

JAjajajaja, derecho de pernocta como en la mili, jajajajajajajajaja, niña, será de "pernada", jajaja

Menkanta eso de los dones de la femineidad: belleza, sabiduría, habilidades con la aguja... por eso ésta es mi preferida, jajajaja
Menkantan también las mariposas, es el único animal que me gusta.
Bsss
Cloti

Candela dijo...

No si... no se yo en que estaba pensando... aqui jugando con los soldaditos, juaaaaaaaaaaaa

María José dijo...

Eso de los tios!!!!!!tiene tela la cosa!!

Ya has acabado con las historias no? vamos las historias de las muñecas digo, a ti las pilas te duran mas que las del conejo de duracel!!

besos

Candela dijo...

historias de estas iba a escribir unas cuantas mas, pero si no os gustan pues lo dejo y sigo con lo mio... XDDD

chema dijo...

es verdad, tanto que quería a emer, que provoca hasta un cisma familiar, y luego le pone los cuernos a las primeras de cambio... muy mal. :P

Rosana dijo...

Super interesantes estas leyendas a partir de las muñequitas. Jamás las había escuchado. SOn un poco tristes todas la verdad, podían acabar como a mí me gusta: bien.
Pero sigo pensando que vaya con los nombrecitos!!! Claro que si viene un irlandés y lee Rodrigo Díaz de Vivar o Dulcinea del Toboso.... pues no se´.
Que no, que sigas con las leyendas!!!
Besitos

Darthpitufina dijo...

Magnánima Emer, es impresionante esta leyenda...

Me encantó.

Besines!

marisa desaztre dijo...

¡¡Killaaaaaaa!! unos dias que no me meto en interné y no veas la panzá de escribí que te has dao. Me he leido las últimas leyendas, aunque me leeré las demás porque me encantan. Bezozzzzz.