sábado, 3 de abril de 2010

BEBED, BEBED, MALDITOS!!


En 1927 mediante la Intoxicating Liquor Act, quedaba estipulado que los Pubs debían cerrar forzosamente dos días al año: el 25 de Diciembre y el Viernes Santo. En estas dos fechas, la venta de alcohol es completamente ilegal, y mientras el Jueves Santo es uno de los días en los que más negocio hacen supermercados y off licenses del país para aquellos que nos aprovisionamos de etílicas sustancias para beber en casa, el Viernes Santo siempre ha sido una jornada de "puertas cerradas" para el sector de la hostelería. Los supermercados abren, pero retiran de sus estanterías el alcohol o, de tener zonas independientes, como es el caso de mi Dunnes Stores o Tesco locales, cierran la zona mediante una reja instalada para tal disposición. También existe este "mecanismo" en los supermercados abiertos 24 horas, porque vender alcohol después de cierto horario, también sigue siendo ilegal. Y mientras los restaurantes pueden abrir sus puertas, no les está permitido servir ni un vasito de vino con el que bajarte la pitanza, sólo comida y refrescos. Algo que trae de cabeza a los incautos turistas que "pretenden" tomarse una cervecita que acompañe su autentico filete de vaca irlandesa.
Ayer Limerick hizo historia por haber conseguido, por primera vez y sin que sirva de precedente, una exención a dicha ley con motivo del partido de rugby que tendría lugar en el Estadio de Thomond Park entre los equipos de Munster y Leinster. Siendo como es que los clubes deportivos sí pueden servir alcohol, y que mucha gente gusta de ver los partidos desde la barra de un bar con su bebida favorita, la Vitners Federation optó por acudir a los tribunales y exponer su caso, en esta instancia, los beneficios económicos que abrir los bares este Viernes podrían traer para una ciudad especialmente castigada por la crisis (se estimaba que el partido podría dejar en la ciudad alrededor de 5 millones de euros). Así, la justicia decidió dar la razón a la Federación y permitió abrir los bares de 6 de la tarde a 12 de la noche, aduciendo que además sería bueno para al finalizar el partido, distribuir a los espectadores sin problema.
Naturalmente la decisión no vino exenta de polémica. La Iglesia se oponía, alegando que el Viernes Santo era un día de abstinencia y así debía ser y no dar el brazo a torcer a la "codicia" del comerciante. Los monjes franciscanos prepararon una especie de protesta cerca del estadio, repartiendo folletos e intentando desviar a la gente hacia los cercanos templos para que observaran "las estaciones de la cruz". Ni que decir tiene que fracasaron estrepitosamente.
Desde primera hora de la mañana un verdadero convoy de autobuses y trenes comenzaron a llegar a la ciudad, inundada de visitantes de todas partes del país que venían a aprovechar la oportunidad de beber en la única ciudad a la que se autorizó a abrir sus pubs y dejar correr la cerveza de sus barriles hasta la medianoche.
Las colas a las puertas aún cerradas de la mayoría de establecimientos públicos fueron capturadas por cámaras de televisión y prensa en general. Se estima que los beneficios han sido de unos 7.5 millones, sin incidentes ni intervenciones policiales de ningún tipo.
La Iglesia Católica en Limerick había respondido a la decisión tomada por el tribunal con un comunicado del administrador de la Diócesis, Fr. Tony Mullins, que decía:

"Respeto esta decisión. De cualquier modo, ésta es también
una oportunidad para los cristianos para tomar su propia decisión, en el
contexto de la ley civil y la sociedad y la fe comunitaria a la que pertenecen,
de acuerdo con su conciencia
"
Y los cristianos de Limerick, sin conciencia alguna, decidieron salir a beber.

Foto: Limerick Newswire.

14 comentarios:

marian dijo...

Vaya historias raras que teneis en Irlanda.

Candela dijo...

No lo sabes tu bien!!

cloti dijo...

Penoso todo. Que haya una ley para tamaña simpleza. Que la quiten por el aborregamiento. En fin...
Bssss
Cloti

En casa llevamos dos días sin comer carne, mis creyentes guardan la vigilia religiosamente (porque yo me acuerdo). Eso sí, nos hemos zampao dos botellas de rioja ¡ay, omá ke riko!

Candela dijo...

Pues yo ayer me hice una fabadita con su choricito, su morcillita, su todo... mmmmmmmmm... yo siempre he comido carne tos los viertes, que pa eso soy protestante!!

marisa desaztre dijo...

La Iglesia aguando la fiesta. Oye, en la misa esos días de prohibición ¿qué bebe el cura? ¿Qué hay en el cáliz Fanta o Coca Cola?
Bezozzzzzz.

Candela dijo...

jajajaja, no se Marisa... jajajaja, se lo prguntare al primer cura que vea!!

chema dijo...

no se debe demonizar el alcohol de esa manera, y lo digo yo que bebo muy poco... al fin y al cabo, el vino aparece en la biblia, y hay frailes que fabrican licores... el alcohol seguro que tiene propiedades saludables para el organismo... en exceo es malo, claro, pero eso es como todo en la vida!!

merchina dijo...

Pues yo pagé la gula jajaja

Yo creo que ahora se hacen las cosas por tradición, mi madre hace potaje.. porque está de muerte..
no por no comer carne.

anele dijo...

Ja, ja, ja, me parto. Estos irlandeses son la monda. De modo que la iglesia ve con malos ojos que se beba en Viernes Santo pero no importa que se emborrachen el Jueves Santo ni el Sabado Santo. Ni los 362 días restantes.
Seguro que la gente no acude a los bares (por estar cerrados) y TAMPOCO bebe en casa. :D

Así pasa lo que pasa, hordas y hordas desplazadas... tuvo que ser impresionante ver esas tremeeeeendas colas en directo.

María José dijo...

bueno, nunca he visto la relacion entre tocino y la velocidad ¿?

besos

Cristina dijo...

jajaja candela, me encantan las historias de tu pueblo!!! incluso me imagino un monton de autobuses llegando y la gente con ganas de fiestaaaa, jajaja es que...con la iglesia hemos topado!!!!!

Candela dijo...

Pos ya ves, Cris. Aqui son muy "especiales"

Geno dijo...

Curiosa ley esa, jajajjajaj. Mejor se preocupaban de regular otras cosas y dejaban a cada uno que se tomara las copitas que quiera.

COILET dijo...

Basta que haya una prohibición para que se rompa, qué absurdez!!

Qué bueno, colas y colas de turistas y de gente de los alrededores demostrando que lo que quieren es beber, no hacer caso a lo que diga la Iglesia, sí, claro, por no comer carne ni beber alcohol voy a ganarme una parcela en el cielo, jajaja, cuando como dice Marisa, los curas se ponen hasta las orejas de lo que les da la gana, pocos curas delgados veréis...

Y yo tb como carne, aunque solo sea por tocar las narices, jajajajaa