martes, 8 de junio de 2010

¿QUÉ SE SIENTE...?

La semana pasada, hubo un nuevo asesinato en masa de mano de un taxista a quien de pronto se le fundió un fusible y se marchó, en su taxi, con dos armas de fuego a dispararle a todo aquel que se cruzara en su camino por la tranquila campiña británica. Al final de su "cacería", acabó también con su vida.
Supongo que la noticia habrá traspasado fronteras, aunque no he leído nada en la prensa digital que suelo abrir a diario (la española, quiero decir). La noticia ha causado bastante conmoción (la que trae consigo 12 heridos y 24-25 fallecidos) tanto en la isla vecina como aquí en Irlanda. Cada día los periódicos traen de tres a cuatro páginas llenas de detalles del pasado del asesino, que, hasta el momento de su acción, era un hombre normal y corriente, divorciado de su esposa desde hace unos años y con dos hijos varones y adultos. De hecho, uno de ellos le había hecho abuelo hace menos de un mes

Pero a mí su vida no me interesa, está muerto y pronto, enterrado. ¿Pero y sus hijos? ¿Qué clase de legado les ha dejado, que el nombre de su padre, sus apellidos, pasarán a los anales de la historia sangrienta de Gran Bretaña? ¿Qué sienten esos hijos que no solo han perdido un padre sino que llevan a cuestas la noción de que ha terminado con la vida de veintitantos desconocidos a los que en su mayoría no habia visto jamás en la vida (y los primeros en caer fueron su hermano gemelo y su abogado)?
Ayer enviaron un comunicado para los familiares de las víctimas y los supervivientes asegurándoles que sienten su dolor, y en cierta medida, pidiendo disculpas... ¿Pero pedir disculpas por qué? Ellos no han hecho nada y llevarán la marca del crimen de su progenitor de por vida...

Si fuera vuestro padre... y si no hubiera muerto... ¿Le repudiaríais, le daríais la espalda por el horror cometido? ¿Os quedaríais a su lado y le ofreceríais vuestro apoyo y ayuda porque evidentemente no está bien y necesita ayuda psicológica? ¿Cómo os enfrentearíais entonces al resto de la sociedad?

Yo tengo muy clara mi respuesta: loco o sano no querría saber nada de él, porque lo hecho es imperdonable. Probablemente me cambiaría el nombre y me iría lejos, para evitar mayor vergüenza, sobre todo si tuviera descendencia.
De haber muerto, como el taxista, no asistiría a su funeral, y de igual modo renunciaría a unos apellidos que me producirían asco...

No solo destruyó la vida de una veintena de personas. Ese hombre ha destruido a su familia: a su exmujer, a sus dos hijos, a su hermano y a su madre...

12 comentarios:

marian dijo...

Que casualidad que a todos los locos les da por hacer daño, que se tiren de un puente y dejen a los demás en paz.
Si me pasara a mí supongo que no querría saber nada de ese familiar.

chema dijo...

eso lo he pensado alguna vez: ser descendiente de algún asesino en serie, genocida, dictador o cualquiera de esa calaña, tiene que ser muy chungo... yo me cambiaba el apellido,

cloti dijo...

Buf, pues sinceramente si mi padre fuera ese señor lo despreciaría profundamente. Pero siendo mi padre quien es, estoy casi segura de que lo apoyaría, disculparía e intentaría ayudarlo. Aunque obviamente mi padre lo único que ha matado en su vida han sido insectos y pulpos en Rota.
Bsssssssss
Cloti

E. Cabello, "Las Cumbres" de Ubrique dijo...

Me horroriza pensar que algún día se nos cruce algún cable a alguno de nosotros, sobre todo a mí misma.
Siempre se dice que se le cruzaron los cables, que era una persona normal, que nadie lo esperaba...
¿Y si me pasa a mí? ¿o a mis hijos?
¡Qué horror!

A.L.Zarapico(hydro) dijo...

Es impensable, aunque real.Y si, aquí hablaron todas las cadenas de tv.


La verdad es que sería algo para no olvidar jamás.Saludos.

mansi nishi dijo...

Pues la noticia por supuesto que ha salido también en España, es algo tremendo... desde luego ojalá nunca nos veamos en una situación así... realmente no sé cual sería mi reacción, pero estoy segura que llevaría una cruz el resto de mi vida por llevar sangre de un monstruo así.

saludos!

Shirat dijo...

Es una cuestión peliaguda. En principio yo reaccionaría como tú, me cambiaría de apellido y no volvería a hablarle, pero no estoy segura al cien por cien. Cuando te toca algo así es cuando realmente te ves en la situación de decidir, y a veces podemos sorprendernos por nuestra capacidad para odiar y despreciar pero también para querer a los demás, en este caso a un hombre que evidentemente necesitaba ayuda y tratamiento. Con esto no intento excusar lo que hizo, pero la cuestión de si habría que abandonarlo o por el contrario tratar de ayudarlo no es fácil.

Creo que yo lo repudiaría y me mantendría lo más lejos posible, incluso fingiría no conocerle de nada, pero nunca se sabe.

COILET dijo...

Pero toda esta gente que se le cruza el cable y luego se suicida, tras sembrar una oleada de asesinatos ya sea de desconocidos o de familiares, como dice Marian, a ver, por qué no se tiran ellos por un puente y punto? No estoy conforme con mi vida, pues me quito de en medio yo y a los demás los dejo tranquilos. Jolin con la excusita de que "se le ha ido la pinza" o "es que no quería que mi mujer y mis hijos sufrieran por no darles lo que se merecían". Me toca a mí los bemoles...Eso que lo decidan ellos, coño! Como el último que aqui asesinó a su mujer y a su hijo, se tira luego por una ventana y sólo se rompe un brazo, no me j....

BLAS dijo...

Coilet, pensamos lo mismo con el del brazo del otro día, justamente lo mismo.
Cloti, ya me dirás qué narices le han hecho los pulpos a tu padre para que se los cargue impunemente!! Son animalitos de Dios, tienen sentimientos y tentáculos!! xDDDD
Ya en serio, realmente no sabría cómo actuaría en este caso. Ni idea, la verdad. Además, que si me imagino a mi padre, no puede ni pasárseme por la cabeza el verle haciéndole daño a nada que se mueva (incluidos pulpos), de modo que no puedo responder...

Elphaba dijo...

Es difícil, sí. Porque así de primeras yo creo que la mayoría pensamos como tú, Candela, pero en algunos casos debe ser diferente verlo desde fuera a desde dentro. Tiene que ser una lucha interna horrible...

anele dijo...

Vaya, se perdió mi mensaje entre una ola de bits y rams... en fin, decía más o menos que, como dice Amaia, es un tema complicado. No me gustaría que me relacionaran con un tipo así, y supongo que en cierto modo, si mi padre fuera capaz de hacer algo así trataría de quitarme de encima los remordimientos pensando que no reconocería en él a un padre, sino que habría sido devorado por un monstruo (no sé si me explico).

Debe de ser una situación muy dolorosa tener un familiar así.

Geno dijo...

Ufff, la decisión tiene que ser tremendamente dura. Primero es un ser despreciable al que se debería odiar pero por otra parte, es un miembro de la familia... si fuera mi caso lo detestaría pero ¡claro! lo digo desde fuera que es muy fácil opinar. Si me pasara quién sabe como reaccionaría...