domingo, 17 de octubre de 2010

EL MUSEO DEL CHOCOLATE EN PRAGA

El Museo del Chocolate en Praga se encuentra en la calle Celetná, muy cerquita de la Plaza Vieja, y por tanto en pleno centro histórico. Llegarás a él guiado más por el olor que por las indicaciones de cualqueir mapa, y la entrada es de apenas poco más de cinco euros con una deliciosa degustación al final de la misma, que para mí, además fue doble porque me zampé lo mío y lo del guiri que no es demasiado de paladar dulce...
El museo centra su exposición en explicar los origines del chocolate, su llegada a Europa, los detalles de su producción, y además expone algunos datos curiosos como si uno engordará tras comer mucho chocolate o si éste causa acné o caries.
Naturalemnte sus comienzos nos llevan a través de sus salas desde la bebida especiada de los Mayas y Aztecas hasta el chocolate dulce que se conoce en la actualidad y la fascinación por los productos del cacao, pasando por sus usos medicinales, revisando y reviviendo 2600 años de historia en palabras, fotos y gustos, ¡ay, y qué gusto!
Realmente es una especie de viaje en el tiempo que va mas allá del deleite visual. Creo que habría sido extremadamente cruel dejarte oler, ver, casi tocar todo ese chocolate para luego lanzarte a la tienda a buscarte la vida como si te tiraran en medio de la jungla... por eso el final con su degustación se agradece enormemente, especialmente cuando podía oir los llantos de súplica de mis papilas degustativas rogando por una esquinita de cualquier tipo de chocolate....

Tras visitar la primera parte del muse, dedicada a la descripción de la historia el cacao como bebida en su camino a Europe, la segunda parte muestra la creación del chocolate incluyendo sus procedimientos hasta el día de hoy, y la tercera parte, quizá la más espectacular, muestra una colección única de paquetes de chocolate de una calidad histórica. Las formas más antiguas de chocolate estaban hechas de plata, y hoy se hacen de poilycarbonato. Stanislav Krámsky ha cedido al museo una gran parte de la mayor colección de etiquetas y envoltorios de chocolate de Europa.



Hay demostraciones cada 30 minutos, y nos fue posible ver cómo se prepara la mezcla para hacer de un chocolate el praliné más brillantito y sabroso...



También me vine con algunas recetas de cómo preparar los praliés, cremosas mousses, salsa de chocolate, pasteles, puddings y otras exquisiteces, pero eso... ¡eso no lo comparto! Muahahahaha...

Y ni qué decir tiene que este post se lo dedico a mis amigos del Wonka, que no dejé de pensar en ellos durante mi visita...

12 comentarios:

Fawn dijo...

Con lo golosa que yo soy me muero ahi dentro... XDDDDD

Cristina dijo...

uuum me encanta el chocolate...todavia recuerdo cuando de niña el cole nos llevó de visita a la fabrica de Nestlé...que rico!!!

merchina dijo...

uffff ¡¡que rico¡¡

madre mia¡¡ que pasada¡¡¡

Darthpitufina dijo...

Mhm qué bueno!! qué buena pinta! Me has convencido, cojo mi maleta y me voy a Praga YA! ;)

Da gusto cuando alguien lo disfruta así. Feliz tarde de domingo, con un buen chocolate...

Geno dijo...

Huyyy, que peligro de sitio...

martmas dijo...

Con lo que me gusta el chocolate y lo poco que lo tomo!!! Que rico

chema dijo...

heyy, gracias por la dedicatoria! ;) me ha encantado, es una exposición hecha con mucho rigor y conocimiento sobre el tema, y con buen gusto. esos chocolates puros, decorados con sus habas de cacao, hmmmm... y las figuras con forma de gatitos, que supongo serán de chocolate y se podrán comer!! :D

anele dijo...

Gracias por acordarte de nosotros;lo hubiéramos disfrutado mucho.
Yo estuve cerca del Museo del Chocolate de Astorga pero no pude cuadrar horarios :(
Ya sólo el cartel me parece precioso. Si encima luego la gula está garantizada, ¡qué más se puede pedir!

AdP dijo...

Además de los temas del aporte calórico, del acné y de la caries, ¿dijeron algo sobre las propiedades del chocolate como antidepresivo? Yo lo tomo por eso, no porque me guste... (risas)

Saludos.

Rousi dijo...

Muy rico pero menudo empalague!! XDD

Ella dijo...

En este sitio sí que no estuve, y menos mal, porque creo que me habría dado un patatús rodeada de todo ese chocolate. Salivo solo de pensarlo.

Charo Barrios dijo...

Pues ya nos contarás.... un abrazo.