miércoles, 13 de octubre de 2010

DE PASEO POR PRAGA (III): EXTRAÑAS ESCULTURAS DE DAVID CERNY

Como ya os comenté en el post anterior, la escultura de los Dos Hombres Meones (se llama así, The Peeing Men) en la entrada al Museo de Kafka no es la única de este autor, David Cerny, que se hizo conocido por pintar un tanque soviético de color rosa, ganándose la ira de aquellos en el poder y siendo arrestado por desobediencia civil.

Hay muchas, muchas esculturas suyas en Praga. Ninguna pasa desapercibida a la vista. En nuestra primera mañana bajábamos camino hacia La Plaza Vieja para ver el Reloj Astronómico a plena luz del día y contemplar la apoteósica hora punta y su espectáculo, cuando en una de las calles carcanas me encuentro con esto en la cima de un edificio, como un mantelito secándose al aire mañanero:


Se trata de una de las obras de David Cerny que más ha llamado la atención en los últimos tiempos, especialmente porque fue "prestada" a Michigan y otras localizaciones, pero en Michigan se lió parda cuando un trabajador lo vió colgando desde una oficina y llamó a la policía pensando que era una persona. Esta escultura es de tamaño natural y representa a Sigmund Freud colgando de una mano. De hecho se llama así: Sigmund Freud colgando de una mano, claridad ante todo...


Y uno se va a dar un paseíto por el parque de Kampa y espera ver jardines de césped verde, perros correteando en el verdor, niños jugando... y al doblar una esquina se encuentra ésto:


No, no es un bebé al que le hayan puesto la cara mirando a las antípodas debido a un puñetazo por no callarse la boca, en realidad lo que tiene en el rostro es una ventilación...


David Cerny creó estos gigantescos bebes (pesan 800 kilos cada uno y dos metros de altura) para la Torre Zizkov de televisión (como nuestro Pirulí). Una docena de estos bebes aparecen gateado torre arriba y abajo, y el Museo de Arte de Kampa pensó que serían geniales para decorar el parque. Los de la torre fueron tan populares que su autor tuvo que crear versiones permanentes que ya están allí desde 2001. Y se llaman Mimina Babies.

Y aún encontré esculturas más raras en lo alto de edificios, pero no de David Cerny. Así me fue, todo el día mirando para arriba, que en una calle que hacían obras casi me dejo los piños en el suelo...

6 comentarios:

María José dijo...

A mi me parecen interesantes ¿ como no? acostumbrados a lo que últimamente colocan por aquí , el pajarraco de la jaula de las puertas de tierra, los armatostes amarillos simpson de la entrada a la avenida, o la exposiciónfotográfica que han colocao en plena calle real, una aberración al buen gusto y no esos meones del post anterior.

besos

Candela. dijo...

Ah, pero Maria Jose, ahora han puesto unas esculturas de rodin en la misma Calle Ancha... ya quisiera yo estar ahi... ofuuu

Darthpitufina dijo...

Interesante, a mí me pasaría como a tí, me iría esguinzando los tobillos o dejándome la dentadura de las caídas mientras me fijo en las esculturas. Son geniales!

Veo que te lo has pasado fenomenal, ¡¡ me alegro mucho !! ... Y espero más fotitos jo...

Besotes solete!

chema dijo...

esa escultura de freud, tal vez tenga algo que ver con sus teorías. yo he leído algo de él, pero no caigo ahora. da mucho vértigo.

AdP dijo...

Lo de Freud, sí, es muy obvio, pero lo de Minima Babies..., en fin, que no será por el tamaño (risas).

Saludos.

E. Cabello, "Las Cumbres" de Ubrique dijo...

Me encanta la idea de poner una escultura en el alero del tejado, muy original, estaría bien colocar una en el propio tejado, la pena es que no tengo amistades entre los escultores locales...
Tus reportajes siguen dando ganas de ir a Praga ya.
Besos