domingo, 29 de mayo de 2011

29 de Mayo de 1991

No me puedo creer que hayan pasado 20 años ya. Casi lo recuerdo como si fuera ayer, por razones muy precisas.
Yo era una recién casada demasiado impresionable que compartía vida marital con un Policía Nacional y vivía en un pisito de tres dormitorios... en la calle de atrás de un cuartel de la guardia civil en una ciudad de la Costa Brava. Un pueblo pequeño como Vic.
No me hizo falta siquiera encender la televisión para saber lo que había pasado aquel 29 de Mayo. La comunidad de Policías, Guardias Civiles y sus esposas en aquel pueblo era pequeña y unida y el boca a boca llegaba antes que las terribles imágenes del telediario. Hoy en día, con Internet habría sido incluso más fácil enterarnos.
Me impresioné muchísimo con aquel atentado, mucho más de lo que podría haberme impresionado cualquier otro acontecimiento. Supongo que fue por el hecho de estar involucrada (sentilmentalmente)con alguien de las fuerzas de seguridad, o por el hecho de que antes de llegar a este pueblo, una de las posibilidades de destino había sido Vic, y la descartamos porque yo quería un lugar con playa, y ello te hace pensar qué habría pasado de haber escogido esa ciudad, si también habríamos alquilado un pisito al lado de aquella casa cuartel, si conocería a las mujeres de algunos de esos guardias civiles, a sus hijos...
Y nunca, nunca, olvidaré la imagen de aquella niña en brazos de un gardia civil con mirada perdida en el horror dde la masacre, con la zapatilla rota y el pie casi colgando a la altura del tobillo.


Las cosas se viven de otra manera cuando las vives de cerca aunque estuvieras a muchos kilómetros. Especialmente cuando de inmediato aprendes que aunque estés en una población aparentemente alejada de zonas problemáticas para la Policía o la Guardia Civil como lo era el País Vasco, todavía tienes que mirar por encima del hombro, revisar los bajos del coche y nunca sentarte de espaldas a una puerta en un lugar público. Son cosas que a día de hoy, sin relación alguna ya con el Cuerpo, aún mantengo.

Han pasado veinte años, pero en el fondo nada ha cambiado. Soy muy poco impresionable estos días y de todos modos, jamás he mostrado sentimientos de este tipo en público. Me he recubierto de una costra emocional que he forjado a pulso durante años. Pero hay cosas que no pueden olvidarse...

17 comentarios:

María José dijo...

¡¡que horror!! no recuerdo nada de eso, pero claro, mi hijo tenía dos meses, mi hija menos de dos años y yo luchando con ellos, sus comidas, sus celos, mi anemia, malestar general de la recienparía...por lo menos me perdí noticias como estas dificil de borrar

bs

E. Cabello, "Las Cumbres" de Ubrique dijo...

Es que hay cosas difíciles de olvidar. El espanto de la muerte es una de ellas, sobre todo cuando se mata por matar, y si, como en tu caso, podrías haber sido uno de ellos, aún peor, supongo.
Lo siento, lo siento por todos.
Besos

Candela. dijo...

Bueno, nosotros estabamos lejos de Vic, en SF de Guixols, pero lo mismo que pasó alli, podría haber pasado en cualquier otra población. Vic no tenia nada de particular y las casas cuarteles -yo siempre he tenido muchos amigos hijos de guardiaciviles- dejaban mucho que desear en seguridad en sitios donde "no te supones que va a pasar nada". Hasta que pasa.

martmas dijo...

Yo me acuerdo... y no tengo nada que ver con esa localidad ni con la guardia civil, ni policia ni nada... ni siquiera en aquel momento tenía hijos.... pero estas cosas cuando hay niños por el medio....... siempre siempre me han impresionado mucho... ni lo entendía, ni lo entiendo ni lo endenderé

chema dijo...

eso es la "izquierda aberchale". eso es "sortu", "bildu", o como se llamen este mes. eso es el movimiento al que ha legalizado el tribunal constitucional, desautorizando al tribunal supremo. en este país se tiene muy mala memoria...

Darthpitufina dijo...

Jo, Candela, esto es espantoso. Yo entonces andaría por los quince años y estaría a por uvas porque no lo recuerdo. Es algo tremendo que desde luego, se ve distinto si te roza personalmente, pero también es asombrosa la capacidad que tenemos los seres humanos de olvidar noticias como esta (supongo que para no volvernos tarumbas).

Un besito, cielo.

en las nubes dijo...

Madre mía qué horror... Hay cosas que no se olvidan nunca...
Qué horror...

anele dijo...

Precisamente anoche emitieron en televisión un documental estupendo sobre el atentado. Qué duro es tener que vivir mirando debajo del coche...
Me pregunto hasta cuando tendrán que vivir así centenares de prsonas de este país.

Lucía dijo...

Es un horror con mayúsculas. !Mal! que maten a cualquier persona pero ir a por niños, !adrede!. Eso es lo peor de lo peor. ¿esta gente tiene hijos? ¿siento algo por sus hijos? Yo creo que son incapaces de querer a nadie.
Para mi no son personas, no sé lo que serán, pero personas, !no!
Se me revuelven las tripas.
Chema, pues aquí, después de las elecciones, "esta gente que mata niños" estaba celebrando todos los votos que habían conseguido. Con eso te digo todo.

Candela dijo...

Anele, no es solo vivir mirando debajo del coche... nosotros porque viviamos en una poblacion "no de riesgo" y estabamos mas relajados, peroo sí que hay unas normas minimas a seguir, como es lo que te digo: no entarse en un bar/lugar publico de espaldas a la puerta, mirar los bajos del coche, el buzon, saber quienes son tu vecinos. En los lugares de riesgo, no puedes decir si te vas a un piso de alquiler que eres policia, y no puedes salir de casa con el uniforme puesto, te has de cambiar en comisaria (al menos antes), los telefonos de casa se ponian a nombre de las mujeres, por si ETA se hacia con la lista de policias que no averiguaran tu direccion por el listin, nunca seguir la misma ruta al trabajo... en fin, y supongo que con las nuevas tecnologias, todo esto e habra ampliado. Yo la verdad vivia una vida muy normal y sin tensiones aunque he pasado miedo cuando ha sucedido algo cerca o en un sitio donde se suponia que estas cosas "no pasaban" y tambien me he enterado despues de compañeros de mi ex que han muerto.

Gen dijo...

Uf, cómo poder olvidar algo así... Y mucho menos en tu caso, casada con un miembro de las fuerzas de seguridad y viviendo en esa localidad...
Una vez encontré una mochila escondida debajo de un asiento de un autobús de Londres y me dirigí muy alarmada al conductor, y si, nos hicieron bajar del bus pero recibí alguna mirada como diciendo "Por culpa de esta paranoica hoy llego tarde a casa". Un año más tarde llegaban los terribles atentados del 7 de Julio en la capital británica, con bomba incluida en bus... No estamos seguros en ningún lugar!

Fawn dijo...

Pues si, hay cosas tan terribles que no pueden olvidarse. Yo era pequeña cuando ocurrió y no lo recuerdo, pero creo que se deben recordarse estos hechos por las victimas y para que nunca nunca se repitan...

Spanish Chick Abroad dijo...

Yo de esto no me acuerdo porque era pequeña, pero sí que impresiona la foto, sí! muy fuerte que cosas como estas pasen!
Por cierto, hacía tiempo que no me pasaba por aquí ( cosas del trabajo, que me tiene consumida) y me ha encantado el nuevo look!!! super super cute! un besito! :)

Maria dijo...

Estas cosas ni se perdonan ni se olvidan ,alguien se pregunta donde estan las personas que mataron esa tarde a 10 persona ? 7 eran niños.

Candela dijo...

María los responsables "materiales" del atentado eran los 3 del Comando Barcelona. A menos de 48 horas los decubrió la policia en un pueblo cercano. Dos murieron en el tiroteo, el tercero aun está en la carcel. Le quedarán otros diez para salir. Pero cuando salga, disfrutará de una vida que ninguno de esos 7 neños jamás tendra, ni los 3 adultos, ni las secuelas que quedan a todos los que estuvieron ahi en la casa cuartel, o aquellos que perdieron familiares o amigos.
Detras del comando Barcelona, aun hay muchos con las manos manchadas de sangre que nunca iran a juicio. Esas son las cuentas que deberian pasarles a los de Bildu.

COILET dijo...

Yo tb me pregunto lo mismo que Anele, para cuándo se podrá vivir en libertad en este país por culpa de unos pocos... que encima se escudan en partidos políticos "correctos" cuando aún sus amiguitos andan por ahí en la clandestinidad escondidos intentando rearmarse... Me hierve la sangre...

Cynthia Herrera dijo...

No viene al caso del texto, que es muy interesante. Solo para decirte que me gusta mucho el fondo que has puesto! y mandarte besos, por supuesto.