domingo, 8 de mayo de 2011

LA MUJER PIRATA DE IRLANDA

Se llamaba Grace O'Malley y era reina de Umaill, un reino al Oeste de la isla, en lo que hoy es el condado de Mayo, y se ganó el apelativo de la Reina de los Mares de Connaught.


Su nombre al nacer fue Gráinne Ní Mháille (o O'Malley)  y vino al mundo en 1530, mientras Henry VIII gobernaba en Inglaterra y era también Lord de Irlanda. Bajo las esctrictas normas del gobierno inglés, las princesas, príncipes y lores semiautónomes eran más o menos dejado a su libre albedrío. No sería así con la llegada de los Tudor.

Los O'Malley eran una familia poderosa en la costa Oeste y poseían varios castillos frente al mar para poder vigilar su territorio, que abarcaba gran parte del sur y oeste del condado, y cobraban impuestos a los que pescaban en sus orillas, incluyendo a los pescadores que venían desde Inglaterra. Grania creció entre la residencia familiar de Belclare y la Isla de Clare y recibió una educación exquisita: se sabe que hablaba Latín y que llegó a mantener conversaciones en esa lengua con la Reina Elizabeth I en su histórico encuentro en 1593, y debido a sus viajes, habalba además Español, Gaélico escocés y Francés.


Cuenta la leyenda que de adolecente el único deseo de Grace era is en misión comercial a España con su padre, y cuando le dijeron que no podía porque su larga cabellera se engancharía en las pesadas cuerdas del barco, se cortó casi todo el pelo para avergonzar a su padre y hacerle que la llevara. De esta manera se ganó el apelativo de Grace La Calva.

En 1546 se casó con Donald O'Flaherty, heredero de su título que no era sopaboba precisamente, ya que éste era tánaiste, o lo que es lo mismo, una especie de Viceprimer Ministro del país, que algún día gobernaría sobre la región de Connacht. De O'Flaherty tendría tres hijos: Owen, Margaret y Murrough, que merecerían post aparte cada uno, con sus propias e interesantes historias.
El caso es que Donald murió en batalla y tras volver a su "hogar" en Clare, en 1566 se casa por segunda vez, con Richard Bourke, más conocido  como "Iron Richard" (Richard de Hierro), porque el hombre siempre llevaba puesta una cota de malla heredada de sus antepasados anglosajones. O a lo mejor debido al hecho de que controlaba las fundiciones de hierro de Burrishoole, donde estaba su principal castillo y residencia.
Se dice que este fue un matrimonio de conveniencia por parte de Grace para agrandar sus pretigio y sus posesiones. Bourke era dueño del Castillo de Rockfleet situado estrategicamente cerca de Newporty también tenía territorios con importantes puertos donde podía esconderse perfectamente un barco pirata.
Se habían casado bajo una ley llamada Brehon Law, que sólo los ataba por un año legalmente. Al pasar el año, Grace se divorció de Richard y se quedó con el castillo, y dice la leyenda que cuando pasó el año, Grace y sus seguidores se encerraron en en Castillo de Rockfleet y llamó por una ventana a Bourke al que dijo: "Richard Bourke, te rechazo". Al parecer esas palabras tenían el efecto de terminar el matrimonio y como ella estaba en ese momento en posesión del castillo, pues para ella era. No hizo mal negocio, no (hoy en día el castillo está abierto al público). De este breve marido tuvo un hijo, Theobald Burke. Claro que se dice también que además de los hijos de sus matrimonios, tuvo al menos uno con otro hombre, ya que tenía fama de promiscua.



Su carrera "laboral" se desenvolvió desde muy joven en el comercio nacional e internacional por barco, que aprednió de su padre a pesar de que éste se buscó cualqueir excusa para no llevarla en sus viajes, y con toda probabilidad sus actividades marítimo-mercantiles comenzaron cuando se estableció con su primer marido en un castillito bien situado junto al mar.
Cuando Donald murió en batalla, el clan de los Joyce tomó uno de sus castillos, y Grace con sus seguidores lo recuperaron, impresionando a los Joyce por su habilidad en la lucha (para ser mujer, añadiría sin duda alguno de los guerreros). De hecho era tan hábil que los Ingleses trataron en una ocasión de atacar el castillo (conocido hoy como Hen's Castle) y Grace se fue a las almenas, cogió plomo, lo derritió y lo arrojó sobre las cabezas de los soldados atacantes. Aprovechando la confusión - y sin duda el pánico- pidió ayuda enviando a una hombre que encendiera unas almenaras en la cercana Colina de doon, que había ordenado instalar hacía algun tiempo para ese propósito. La ayuda llegó y echaron a los ingleses cagando leches como el que dice, que nunca más se atrevieron a atacar la fortaleza.
Fue más o menos por entonces que los líderes de Galway se quejaron al concejo Inglés de Dublín de las actividades piratas de Grace y su difunto marido, y es que Galway cobraba impuestos a los barcos que comerciaban allí y los O'Flaherty decidieron hacer lo mismo con los barcos que viajaban en sus aguas. La misma Grace paraba y abordaba a los comerciantes y demandaba dinero o una porción de la carga a cambio de poder pasar hasta Galway. La resistencia se respondía con violencia e incluso con la muerte.
En los años de 1560 se dedicó a reclutar hombres de Irlanda y Escocia como mercenarios y para ganarse el favor de los ingleses, que estaban reconquistando Irlanda en aquellos años, le ofreció al Lord Diputado de Irlanda doscientos hombres para que sirvieran a los intereses ingleses en Irlanda y Escocia.

Muchas leyendas, canciones y poemas han sobrevivido desde entonces, y una en concreto tiene que ver con n incidente acaecido en Howth (en Dublin), que aparentemente sucedió en 1576, y que habla de que durante un viaje a la capital de la isla, Grace intentó visitar cortesmente el Castillo de Howth, la casa del octavo Barón de Howth. Sin embargo, le fue informado que la familia estgaba cenando y que las puertas del castillo le estaban cerradas.
En venganza, secuestró al heredero e hijo del Conde, el décimo Barón y solo le dejó libre cuando le prometieron que las puertas permanecerían siempre abierta a visitantes inesperados y que reservarían un sitio extra en cada comida. El señor de Howth le dio a Grace un anillo como garantía de su promesa, que hoy en día aún tiene un descendiente. En cuanto a la promesa, los descendientes del Barón aún la mantienen.

Otra leyenda habla de un cacique que se atrevió a robar a Grace y tomó refugio en una iglesia. Ella prometió esperar fuera y así se lo hizo saber, que podía morirse de hambre dentro o rendirse. Pero el ladrón excavó un túnel y el ermitaño que cuidaba la iglesia rompió su voto de silencio para reprenderla por querer hacer daño a alguien que había buscado santuario. La respuesta de ésta no se incluye en la leyenda, me pregunto si contiene una palabra que empieza por F y termina por k.

En 1593 dos de sus hijos y su medio hermano fueron cogidos prisioneros por Inglaterra y Grace embarcó rumbo a la isla vecina para pedir a Elizabeth I por su liberación. La reina hizo muy buenas migas con la irlandesa y accedió a liberarlos a cambio de acabar con el pirateo contra su pais. Sus discusiones tuvieron lugar en Latín porque ni la reina hablaba irlandés ni Grace hablaba inglés.
Cuando se conocieron en la corte, Grace iba vestida con un bonito traje de seda, y ambas estaban rodeadas de guardias y miembros de la corte real, y Grace se negó a hacer la consabida reverencia porque no la reconocía como reina de Irlanda. También se rumorea que tenía una daga oculta que le fue encontrada cuando los guardas la cachearon a la entrada, y salvó el cuello porque les aseguró que la llevaba para su defensa personajjl y no para atentar contra la vida de la reina. También se cuenta que estornudó y una aristócrata le pasó un pañuelito finamente bordado, en el que la irlandesa se sonó la nariz, hizo una bolita y lo tiró al fuego, dejando a media corte horrorizada. Al parecer su explicación ante tanto shock fue que en Irlanda un pañuelo usado se consideraba sucio y había que destruirlo. Lástima que los clínex no se inventaron hasta varios siglos después...

Algunas de las promesas, la reina no cumplió (una de ellas era que detituyera al Diputado de Dublin, que hizo, pero que al cabo del tiempo volvió a poner en su cargo), y así Grace tampoco cumplió su mitad del pacto y volvió a atacar barcos enemigos.
Se cree que Grace O'Malley murió alrededor de 1603 en el Castillo de Rockfleet, más o menos sobre las mismas fechas en la que falleció Elizabeth I.

11 comentarios:

Gen dijo...

Muy bueno, nunca había oido hablar de esta pirata - genial el momento kleenex:)
Bss!

en las nubes dijo...

Muy interesante!!! Irlanda es un país que tengo pendiente, voy a ir hecha una experta ;D

Besotes!

SUSANA dijo...

Qué personaje Grace! Y què bonita forma de contar su historia! (inolvidables los clínex) Muy completo tu artículo guapa, un gustazo leerte! Besosssssss!

dina dijo...

Muy pero q muy buena historia, me encanta cuando haces de profe!!

Julieta dijo...

Hola Candela,
Estupenda entrada!
Me ha encantado! Y justo ahora que estamos viendo en casa toda la saga de Jack Sparrow, Will Turner y Elizabeth, la hija del gobernador, estoy "impregnada" de piratas! Y justo pensaba, falta otra valiente mujer que piratee los mares... creo que esta irlandesa fue una magnífica interlocutora con Elizabeth I, ambas valientes, cultas y saliendo adelante en un mundo lleno de hombres!!!!! Me ha encantado, ya me voy corriendo a buscar más información sobre Grace... y felicidades por "the Kleenex moment" Just great! (perdona, no tengo ni idea del irlandés, aunque me encanta verlo escrito). Besitos.

Candela dijo...

Julieta querida, yo llevo 15 años en irlanda y aun no se Irlandes!! Es una lengua muy dificil y que a decir verdad no necesito para nada, casi nadie la habla aunque estan intentando implementarla. Y sí, solo he logrado aprender las malas palabras!!!

martmas dijo...

Pues debía de ser bantante lista y espabilada... y no se cortaba ni con nadie ni con nada

Lucía dijo...

Da para una película.
Ahora que están tan de moda los piratas, ¿verdad?

Candela dijo...

Pues si, Lucia, estan haciendo ya la pelicula.

Geno dijo...

Todo un personaje y con ellos bien puestos ¡si señor!

anele dijo...

Vamos, lo que suele decirse: una mujer de armas tomar.
Curioso lo del matrimonio por tiempo limitado, ja, ja. Muchos estarían deseando que se restituyera una ley así, ja, ja.