martes, 7 de febrero de 2012

THE EXECUTIONER (El Verdugo)


                                                  The Executioner (creo que en España lo han titulado El Verdugo) es la segunda novela de Chris Carter, en su linea de crimen ya establecida tras la publicación de su opera prima, El Asesino del Crucifijo. Tuve la gran suerte de poder entrevistarle para nuestro número de Febrero de la Revista Foroesther (en la columna de la derecha), y se reveló como un tipo sencillito y consciente de que ha llegado al mundo editorial con buen pie. No solo le aceptaron El Asesino del Crucifijo a la primera sino que le ofrecieron un contrato por un número determinado de libros. Como en el primero, el encargado de encontrar al asesino en serie responsable de una serie de tortuosos asesinatos es Robert Hunter, junto a Carlos García. Hunter tiene una habilidad especial -y unos conocimientos de psicología criminalista- para poder llegar, poco a poco, a la conclusión del caso, que no resulta nada sencillo porque para cuando descubren el que creen que es su primer cadáver, resultará que hay ya otros dos criando malvas y parte del puzzle radica en averiguar quiénes son y qué les une entre ellos y con el asesino.

El MO del verdugo -porque de eso se trata, de unas ejecuciones muy poco ortodoxas-, no se corresponde a una línea idéntica. Mientras casi todos lso asesinos en serie matan a sus víctumas de la misma manera, nada parece indicar que el asesino de cada víctima aquí sea el mismo. El primero en aparecer es un sacerdote de una parroquia de barrio desafortunado. Alguien le ha cortado la cabeza y en su lugar ha colocado la de un perro. La segunda persona muere prácticamente calcinada. Sin embargo, el vínculo entre un asesinato y otro radica en los más profundos miedos de ambas víctimas: el sacerdote tiene un sueño recurrente en el que es decapitado y su cabeza sustituida por la de un perro y la segunda tiene tal pánico al fuego que ni siquiera soporta tener velas en su casa.

The Executioner no se deja leer: se deja devorar. El atractivo de su ritmo trepidante, y de un protagonista -sin desmerecer a Carlos García- atractivo y de inteligencia racional (lee mucho, dice), hacen que el libro se lea tranquilamente en dos o tres sesiones. Yo lo leí en tres días, a razon de 1-2 horas las dos primeras noches y unas 5 la tercera, en la que a consecuencia del insomnio, permanecí aferrada al libro hasta llegar a la última página a eso de las seis de la mañana.

Chris tiene un tercer libro que desafortunadamente en mi tienda habitual estaba ya agotado en hardback, pero esta semana llega en paperback y no puedo esperar para comprarlo. The Night Stalker será la tercera aventura de Robert Hunter (no disponible en España), y en Agosto se publica su cuarto libro, The Death Sculptor. Al menos por estas costas. Y si queréis saber más de Chris Carter o sus libros, no tenéis más que echarle un vistazo a la entrevista en el Foroesther de Febrero.



3 comentarios:

dina dijo...

Suena parecido a Bones, asiq seguro q me encanta!

Candela dijo...

bones la serie no me gusta nada. Los libros en los que originalmente se basó la serie estan muy bien, pero se basan mas en la antropología forense. Estos son mas... graficos. Y menos del tipo "aparecen unos huesos y hay que averiguar a quien pertenecen". Aqui lso cadaveres son encontrados cuando aun tienen mucha carne sobre el esqueleto, XDD

Ángeles dijo...

Hola Candela, me apunto la recomendación, que me encanta el genero negro y si te tuvo hasta las seis de la mañana despierta muy bueno tenia que ser.