lunes, 4 de junio de 2012

El viaje que no fue

Son cosas que pasan. A veces haces planes y por circunstancias -o un cúmulo de ellas- no puedes llevarlos a cabo. Mi plan este fin de semana pasado, era ir a pasarlo a Dublin y subir el Domingo a Belfast, mientras el guiri se quedaba en la capital de la república para acudir a la demostración de Formula 1 de Bavaria que tenía lugar en pleno centro, partiendo desde Dame Street hacia O'Connell Bridge para volver y continuar por Burgh Quay, cruzar Butt Bridge y continuar hacia el O2 a traves de Custom House Quay. El guiri tenía tickets para el stand justo frente al Custom House.
El caso es que tras una semana en la que Dublin y el resto del país ha disfrutado temperaturas veraniegas de hasta 28º, el Sábado estas bajaron tremendamente. La mañana estuvo nublada, y a la tarde comenzó a chispear. Comimos en un bar de tapas español recientemente abierto en Abbey Street, y quedamos bien satisfechos. Paseamos a lo largo del río para comprobar la posición del stand, hacer unas fotos y buscar a  la Condesa Contance Marckievicz, o mejor dicho, su escultura, porque las antiguas fotos que tenía de ella se han deteriorado bastante. 






De ahí fuimos a un par de tiendas, no compramos nada porque no encontramos lo que buscábamos y nos fuimos a dar una vuelta por St. Stephen's Park y Merrion Park, tras lo cual nos tomamos unas pintas en The Duke y en Bruxelles (detrás de la estatua de Phillip Lynott). 

                     


Esa noche, tras la cena, teníamos pensado tomarnos "las últimas" y marchar al hotel, pero nuestra marcha se precipitó por la abundante lluvia que nos caló hasta los huesos. A pesar de considerar al paraguas como mi mejor amigo, mi amigo inseparable que viene conmigo a todas partes... se me había olvidado en el hotel al meter y sacar cosas del bolso.
Para cuando llegué a nuestra habitación, tenía las botas caladas de agua y la gabardina empapadas. Mi autobus-tour a Belfast, parando en Drogheda, en Monasterboice, el Dolmen de Proleek y finalmente en Belfast salía a las 8am, por lo que me levanté a las 7am para bajar hasta Suffolk Street, de donde partían los autobuses. Nada más mirar por la ventana para ver qué tiempo hacía, me encontré con una cortina de agua practicamente impenetrable. Mis botas aun estaban húmedas de la noche anterior, y con la idea ya de ir pipando todo el día, me vestí y bajé O'Connell Street para encontrar el puente cerrado (a pesar de que la carrera/demostración con Jenson Button no empezaba hasta las doce y pico). Tuve que dar la vuelta a través del Ha' Penny Bridge y cruzar Temple Bar, dar una vuelta alrededor de Dame Street, bajar Grafton hasta la estatua de Molly Malone y ahí doblar a la derecha para entrar Suffolk Street. Se suponía que debía llegar a menos quince minutos antes de la hora de partida, y con el rodeo que tuve que dar, llegué pasadas las ocho menos diez. Ni rastro de autobus alguno, o de turistas esperando... ni rastro de nada de nada. Se suponía que la salida era desde delante de la Oficina de Turismo, que se aloja en una antigua iglesia. Al ver pasar una patrulla de la Garda, les pregunté y me indicaron que debido a los cortes de las principales carreteras del centro, los buses salían de Dame Street, y a pesar de estar solo a una calle de distancia, para cuando los encontré, solo vi el culete del vehículo en cuestión carretera arriba...
Mojada, calada hasta la ropa interior, adormilada, cabreada y sobre todo decepcionada, regresé al hotel y me metí de nuevo en la cama, hasta las 11.30. No hay nada que un sueñecito no cure!! El guiri se marchó a ver sus cochecitos y yo bajé tras despertarme a O'Connell a la Oficina de Turismo de allí para preguntar si hoy lunes también salían los buses y de donde (porque hoy volvían a cerrar medio centro para no-sé-qué-maratón... Pero la chica me dijo que no estaba segura de si saldría de la Oficina de Turismo de la iglesia o desde Dame Street, y que en cualquier caso, había que reservar el tour con anterioridad porque eran plazas limitadas de 16 personas por bus. Y yo me pregunto por qué en la web, donde estuve mirando toda la información sobre el viajecito, no venía nada sobre la necesidad o la obligación de reservar con antelación. En cualquier caso, sin saber cómo se levantaría el día hoy, no quería arriesgarme a reservar y luego cambiar de opinión. Es muy difícil hacer turismo mientras mantienes el equilibrio sobre unas botas de tacón empapadas (que han de pasar por el zapatero esta semana) y haciendo malabarismos con el bolso, la cámara, el cambio de lentes y el puñetero paraguas.
Así que como el próximo Bank Holiday es el primer fin de semana de Agosto, hemos decidido esperar hasta entonces y mirar si hacemos el tour o si vamos por nuestra cuenta... porque ir a Belfast y no ver los murales, es no haber pisado Belfast. Pero ir por tu cuenta y riesgo, según nos han dicho, tampoco es demasiado seguro...

Aquí os dejo unas fotos de las esculturas en Merrion Park, entre ellas la famosísima escultura de Oscar Wilde.










Eyre

En honor de Dermot Morgan, el protagonista de Father Ted

St. Stephen's Green es un espacio que tengo bastante visto, pero siempre merece la pena revisitar y dar un paseo. Es difícil pensar a veces que un lugar así está en el corazón de una ciudad como Dublín. La tranquilidad lo envuelve todo. Me dio un ataque naturalístico y me puse a fotografiar cisnes, patitos y gaviotas...





Y dejo para mañana contaros que nos tomamos unas pintas dentro de una iglesia. Con su cripta, con sus cristaleras, con su pila baustismal y su órgano...

13 comentarios:

Merengaza dijo...

Joo nena que lastima que no hubieras podido llegar a tiempo... Aun asi las fotos son preciosas, me quedo con ganas de ir personalmente...

Quizás algún día logre arrastrar al Futuro a Irlanda, aunque lo veo dificil, mas raro mi hombre...
Besos.

Candela. dijo...

Es que no le gusta viajar?? O no le gusta viajar a ciertos sitios por tener que ir en avion?? Espero que no sea como el marido de una prima mia, que se va a morir sin haber abandonao España!

chema dijo...

qué bonitas fotos! me alegro de que hayáis aprovechado el viaje a pesar de las adversidades. lo de belfast, otra vez será.
cuando cae un chaparrón muy fuerte, a veces se dice exagerando un poco que te mojas igual aunque no lleves paraguas. pero anda que no se echa de menos el paraguas cuando te pilla una lluvia así...

Dina Oltra dijo...

Ls estatuas son una pasada me encanta la del pescador, una pena tanta lluvia, pueden estropearte un buen viaje....

Enrique dijo...

Vaya que pena. Hay veces que parece que todo sale al revés. Pero al mal tiempo buena cara. Al menos espero que disfrutaras de Dublín. Yo he estado un par de veces y apenas reconozco nada de lo que nos muestras. La estatua de Wilde es una pasada.
Besos

Candela dijo...

Enrique, a Dublin voy varias veces al año, que si un concierto, que si de compras, que si el Formula 1 o una exposicion interesante... pero bueno, al menos me lo he tomado mas en plan relax. Y Belfast caera tarde o temprano, mas temprano que tarde...Simplemente elegí el fin de semana equivocado.

Gen dijo...

He disfrutado como una enana con las fotos del parque, estatuas,patitos y plumíferos varios:) y me han entrado unas ganas enormes de visitar Dublín
Bss!

Julieta dijo...

Hola Candela,
Qué experiencia tan mojada, aunque te entiendo a las mil maravillas, algo semejante nos ha pasado en Rotterdam y en otras ciudades holandesas, donde llueve quizás un poquititito menos que allá, pero las fotos que nos compartes son maravillosas, en especial la de mi admiradísimo Oscar Wilde, es fantástica!
Ya habrá mejores oportunidades para que vayas a Belfast y disfrutes al máximo, mientras tanto te mando un remedio holandés: un café calientito y una barrrita de chocolate y a abrigarse mucho.
Besitos desde Holanda.

BLAS dijo...

Lo tuyo es la fotografía, Candela. Que maravilla de reportaje, niña!!

Me he quedado embobada con las esculturas. Solo por verlas ya merece la pena el viaje.

anele dijo...

Con razón está todo tan verde :) Nosotros tuvimos una inmensa suerte porque sólo nos llovió un día. Fue casi milagroso.
¿Una pinta en una iglesia? no será en la oficina de turismo... REcuerdo que estaba en una antigua iglesia. No estoy segura de si tenía bar, pero sí recuerdo la tienda de recuerdos inmensa.

Candela dijo...

No, no es en la Oficina de Turismo. Es otra Iglesia, al otro lado del rio. Luego subo el post.

martmas dijo...

Esta claro que esa visita no era para tí ese día.....

Geno dijo...

Lástima de lluvia pero Dublín estuvo bien aprovechado por lo que veo. Estupendas fotos!