sábado, 18 de agosto de 2012

Camposanto de los Hugonotes en el centro de Cork

En pleno corazón de la ciudad de Cork, en una calle peatonal, estrechita y con aire muy medieval, se oculta un pequeño remanso de paz: allí donde descansan unos cuantos hugonotes. No todo el mundo lo sabe. Descansan con relativa tranquilidad tras una reja que les protege de la algarabía de los pequeños restaurantes y tiendas artesanales de los que son vecinos, a la vez que impiden que el lugar sea vandalizado.

El Cementerio de los Hugonotes de Carey's Lane data de principio de los 1700s cuando se revoca el "Edicto de Nantes" de 1685 y los protestantes franceses calvinistas, para evitar la persecución religiosa abandonan el país. Unos 5000 llegan a Irlanda, de los cuales unos 300 se asentaron en Cork, convirtiéndose en comerciantes y contribuyendo gratamente a la vida cívica de la ciudad. Tanto, que 11 Hugonotes llegaron a ser Alcaldes de la Ciudad de Cork entre 1694 y 1840.
En 1712 establecieron su iglesia en Lumley Street, que pronto fue conocida como la Calle de La Iglesia Francesa (French Church Street), y ese nombre aun permanece hoy (es la calle paralela a Carey's Lane). En 1733 adquieren el asilo adyacente que luego se convertiría en su cementerio.

El caso es que en el 2006 el Ayuntamiento compra esta propiedad, que a pesar de ser uno de los dos únicos cementerior hugonotes que quedan en Irlanda y en toda Europa (el segundo se encuentra en St. Stephen Green en Dublin) y por tanto de gran interés histórico, había estado abandonado durante décadas, dejando que la maleza hiciera del lugar su casa.

Un año después de la compra, se aprobó llevar a cabo el trabajo necesario para poder estudiarlo y preservarlo. Se encontraron dos ataudes originales recubiertos de plomo y la lápida de Marta Ward con fecha de 1798 (que se ha dejado en el mismo lugar donde se encontró). Otras dos lápidas, Kate, Simon y John Peter Hardy, con fecha 1811-1866 y John Madras y famlia de 1773 se devolvieron al lugar donde fueron encontradas.



Se añadieron tres paneles informativos en inglés, francés e irlandés posicionados cerca de la entrada para que los paseantes pudieran verlos y conocer la historia de la presencia hugonota en la ciudad (en la foto de arriba, el panel ha salido como en blanco, pero aseguro que ahí se explica la historia). En el muro de la derecha se han colocado dos paneles verticales, uno es el mapa de John Rocque de Cork de 1759 y el otro es una explicación de los nombres y fechas de las tumbas.



La piedra original que limitaba el cementerio en la parte que da a Carey's Lane se estabilizó y reparó, se agrandó la entrada y se incluyó una réplica de la Cruz Hugonota que se incorporó sobre la verja de entrada, con un nuevo lintel de madera insertado sobre esta.


El objetivo del Ayuntamiento era reintegrar un jardín conmemorativo/cementerio para restablecer el eslabón perdido en el "distrito" hugonote de Cork y despertar el interés viusal e informativo sobre la historia de los hugonotes y su presencia en la ciudad a la vez que preservarlo para la posteridad.

4 comentarios:

Merchi dijo...

¡Qué preciosidad de relato y fotos! Eres una reportera genial. El gobierno irlandés debería darte una paguita (como decimos por aquí) por promocionarlos. El lugar que describes parece fantastico.

Candela dijo...

Merchi, es muy chiquitito y es solo lo que se ve en las fotos. No se si la verja estará abierta alguna vez, lo dudo, pero todo puede leerse desde ella (menos los nombres en las tumbas en sí, claro)

X dijo...

Hola, he visto un comentario tuyo en el blog de Merchi y solo me pasaba para decirte que te envidio por estar viviendo en Cork. xD Tu post me ha recordado a las historias que cuentan los guías (aunque yo estuve en Dublín solo de paso). ¡Sigue disfrutando de las temperaturas allá arriba! ;-)

Candela dijo...

Gracias X. Pero no vivo en Cork si no en Limerick. Pero pronto, muy pronto estaré viviendo en Cork, que tengo ganas de mudarme alli!