viernes, 2 de noviembre de 2012

Autobombo II

El otro día me comentaba una amiga que le daba la sensación de que estaba muy poco "ilusionada" con la próxima y ya inminente publicación de mi libro sobre Esther, o que al menos, no se me había subido a la cabeza o que no me pasaba el día hablando de ello.

Sí que me hace ilusión. Muchísima, pero no creo que deba llevar una camiseta las 24 horas del día con "se publica mi libro" o ir en plan hiper super cansina. Ni siquiera aspiro a mis 15 minutos de fama.

En el fondo, y aunque no lo parezca, soy una persona muy celosa de mi intimidad. Cuento lo que quiero, y callo lo que no me da la gana contar. He contado aquí aspectos de mi vida bastante íntimos, cierto. A veces uno necesita desahogarse, y por otra parte, hay cosas que jamás contaré, y de lo que se puede contar... si lo saben muchas personas tal vez pueda evitar el chantaje emocional.

También es cierto que hasta hace poco podía escudarme bajo el anonimato de un nick, bajo el nombre de "Candela" y negarlo todo. Ahora ya se puede conectar un nombre con otro.

Y todo esto viene porque una se hace consciente de no ser anónima cuando ve su nombre en la portada de un libro. Cuando ve que el sueño de toda una vida -desde mi más tierna infancia- no ha sido nada difícil de conseguir, que la constancia y el aprendizaje diario dan su fruto al final. Pero también sucede que ahora mi nombre está ahí fuera, no solo en la portada de un libro, sino en la inmensidad de Internet, en la propia web de la editorial:

http://www.editoresdetebeos.com/catalogo/libros/vinetas/LosSecretosDeEsther/1

http://www.editoresdetebeos.com/autor.aspx?pdI=646

Y ya no solo el nombre, sino mi careto (en foto, debo decir, poco antes de coger una bartola por todo lo alto en una cena de trabajo, donde el tinto y el champán corrieron a la misma velocidad que viaja la luz...)

Y uno se da cuenta de que quien te quiera encontrar, ahora lo tiene mucho más fácil, para lo bueno y para lo malo, y que no es que tenga miles de fantasmas o esqueletos guardados al fondo del armario, simplemente no me apetece. 

Yo quiero seguir siendo Candela. Y disfrutar del libro con los amigos y con completos desconocidos y esperar y cruzar los dedos para que les guste y para que descubran cosas nuevas con mis palabras y con Esther. Pero sí, me da un poco de vergüenza verme ahí reflejada en la web...

9 comentarios:

Elphaba dijo...

Para mí, todas esas partes de ti, las que conozco bien e incluso las que no, son la misma: la Candela del blog, la del foro y la que sin nick de por medio se acuerda siempre de llamar cada vez que viene por aquí. Y junto a todas esas "tú", brindo por tu libro. ¡Enhorabuena!

Dina Oltra dijo...

Non ti preocupare, que si hace falta yo te llamaré Candela como a mi hija querida y le diré a todos que tu libro es un secreto shhhhhh!!
Besosssss

chema dijo...

imagino que será una sensación novedosa para ti. pero ese libro servirá para que aprendamos muchas cosas nuevas sobre esther y sobre muchos temas de los que tratarás: la moda, los cambios sociales... estoy convencido de que enriquecerá a cualquiera que lo lea, de la misma manera que lo ha hecho tu blog hasta ahora. estoy de acuerdo con elphaba: seas candela o seas ruth, siempre eres tú.

Enrique dijo...

Qué tenue y difusa es la línea que separa nuestra vida privada de la pública. Nosotros queremos que quede marcada en piedra pero ni tan solo nosotros sabemos ubicarla. Vivimos en una continua contradicción entre lo que queremos que se sepa y lo que no. Y no puedes evitar que lo que dice Candela sea lo que vive Ruth.
Felicidades por tu libro
Besos

BLAS dijo...

Suscribo a Elphaba, que está acertada en cada una de sus palabras como siempre.
Yo conozco partes de ti, buenas y malas, otras no. Sea como fuera, todas me gustan, esté de acuerdo con ellas o no. Pero si estoy siempre cerca es porque eres valiosa para mi desde que te conozco. Una persona brillante, insustituible y una amiga inapreciable.
Lo único que te cambia para mí es que ahora te voy a dar el coñazo para que me firmes tu libro y corro el peligro de que me mandes a la mierda por cansina. Pero como lo auténtica que eres desde que te parieron, siempre serás la misma. Con y sin nick.
Y como te conozco, entiendo perfecto que no se te vea dando saltos alborotados por la inminencia de tu primera publicación. Lo contrario me haría sospechar que tienes algo en mal estado en la nevera y te lo estás pimplando.

Aun así, me enorgulleceré en cuanto vea tu libro en las librerías y quizás la que de saltos alborotados soy yo, que a empática no me gana nadie.

Candela dijo...

No hombre, yo nunca mandaré a la mierda a nadie por firmar un libro, lo que sí se me hace raro y me cuesta no ponerme colorá, que aunque parezca raro, me pongo

Elphaba dijo...

Eso es una canción de las Papá Levante, ¿no? XD

Candela dijo...

Anda! Pos creo que ese Cd lo tengo aquí, que me lo regaló mi hermana... y creo que no lo he vuelto a escuchar desde la primera vez... si es que lo acabé...

Candela dijo...

o no eran esas? Esas son las que cantan no se qué de un tomate?