jueves, 31 de enero de 2013

Como buscar alojamiento y no morir en el intento (no morir de la risa)

Desde que nos planteamos mudarnos a Cork, allá por Mayo en que surgió la primera idea, y hasta septiembre que finalmente cmencé a buscar trabajo en serio, estuvimos manteniendo un ojito en la principal página de alquileres y ventas de Irlanda, daft.ie. Otras páginas, como ya he comentado anteriormente, tienen los mismos anuncios.
Y nos dimos cuenta, con cierta alegría, que alquilar una casita de dos dormitorios (a veces de 3) costaba lo mismo que alquilar un apartamento con el mismo número de habitaciones. Así que se nmos metió en la cabeza, que para pagar lo mismo, preferíamos una casita, sin engorrosos vecinos arriba o abajo. Con el mismo entusiasmo, nos dimos cuenta de que los alquileres en Cork rondaban solo unos 50 euros más de lo que pagábamos aquí. Y así, seguimos viendo, y suspirando, con las maravillas que salían y la velocidad a la que desaparecían.

Hasta que nos tocó mirar en serio y nos dimos cuenta de que la oferta en Mayo era enorme y barata, principalmente (suponemos) porque Cork aloja a muchos estudiantes y llegadas esas fechas, chapan y se van a casa. Y el curso que viene, ya veremos. Y nos dimos cuenta, también, de que las mejores casas desaparecen al día siguiente de poner un anuncio, y de que nuestra desventaja era no poder ir a verla a la media hora de llamar, porque tenían visitas programadas y si la casa era una maravilla, ya se sabe... el primero que llega se la lleva. Y los precios habían subido. Otros cincuenta euros, con lo cual lo más barato del mercado ya nos supone pagar cien euros más de lo que pagamos ahora y en una ciudad que es un poco más cara en su nivel de vida. 

Ayer llamé a tres propiedades que eran simplemente un primor en las fotografías y hoy hemos ido a verlas. Analicemos paso a paso, el grado de desencanto...

Casa primera. No muy alejada del centro, en Blarney Street (mírese mapa de Cork si se desea). Cantidad de tiendas interesantes (y pinturescas) en los alrededores: tiendas de segunda mano, comida exótica, una peluquería, una tienda de comid húngara (aunque a segunda vista nos pareció que estaba cerrada). Seguimos calle arriba y el paisaje empieza a ser desolador. Casas viejas. Tiendas cerradas (desde el pleistoceno). Llegamos a la propiedad, un edificio pintado de rosa. Mientras esperamos al de la inmobiliaria, admiramos el bonito mural en el pub que hay frente a la propiedad (cerrado también desde hace bastante):


El de la inmobiliaria se retrasa y mientras tanto, comprobamos que en bajo vive un ciudadano (o unos cuantos) de Europa del Este, dejémoslo así. Primero llega un amigo en chandall y malas pintas, con una lata de cerveza en la mano (11am) y un cigarrillo colgando precariamente de su labio. Después llega otro de pintas amenazadoras. Luego, salió a mirar al exterior el que creemos es el inquilino (o uno de ellos) del bajo: un tiparrón grande, en chandal y camiseta sin mangas (a 5 grados que estábamos, por Dios), con una cicatriz que le cruzaba la cara desde la ceja hasta el mentón.
Cuando llega el chico de la inmobiliaria y nos abre la puerta, comienzan las primeras miradas entre el guiri y yo en plan "esto no me gusta". Se entraba a un patio, bajando unas escaleras estrechísmas de piedra socavadas por el tiempo. el patio contenía los cubos de basura y unas bicis. Luego había que subir por unas apestosas (olía a humedad que te cagas) escaleras enmoquetadas al primer piso donde estaba el apartamento, mientras el agente nos comentaba lo espacioso y enorme que era el piso.
El shock llegó al ver la salita:


¿Enorme, eh??? ¿cómo os quedáis??? ¡Pues un cojón de pato! La salita, que parece aquí que tenga al menos tres metros de larga era un cuadradito de 1.5x1.5 metros. Allí no cabía ni un alfiler. Y los sofás estaban cubiertos con mantas sucias que ni nos atrevimos a tocar para ver cómo era el estampado original. el piso entero olía a humedad, y me diréis "mujer eso es de haber estado cerrado tanto tiempo..." Y otro cojón de pato. Además, podíamos oir perfectamente la conversación de los de abajo como si estuvieran en la habitación contigua.

Sigamos con los sustos. La cocina. Ese hueco entre ventana y mobiliario parece enorme... pero solo podías entrar casi de lado... super-extra-mega estrecha. Y no tan amplia como parece. Ni tan luminosa. Y las vistas, un asco: al sucio patio y los cubos de basura.


"El dormitorio es enorme", nos dijo el muchacho. Es difícil encontrar una apartamento con un dormitorio principal tan grande...
 Y que usted lo diga. Porque si tenemos en cuenta que la cajonera la han puesto en el salón porque aquí no cabe, sí que es espaciosa sí...


El baño era tan cutre como en la foto, ahí no han podido alargar nada con photoshop... Y además, sucio.


El segundo dormitorio era aún más pequeño que el principal, ocupado en casi su totalidad por la cama. De matrimonio, eso sí... Aquí no me cabe una mesa de ordenador ni a palanca...


El guiri salió de allí derrotado y desanimado. Entre el shock y la indignación de que se pudiera pedir tanto dinero por semejante mierda-piso. Y encima con una banda de gangsters de vete a saber donde abajo, que aquí ya se sabe... le alquilas un piso a un polaco o un lituano... y tienes la casa con 20 personas desde que amanece... hasta que amanece. ¡Qué les gusta una reunión social a todas horas, música y bebercio!

De aquí nos fuimos a ver una casa. Una casa enterita, sin vecinos ni arriba ni abajo. Pequeñica, eso sí, de dos dormitorios, pero casa al fin y al cabo. Pero de esta os hablo al final.
Tras ver la casa, nos fuimos a ver la tercera propiedad, de la que no hay fotos en la web. Para empezar, nos alquilaban una especie de duplex... sobre la misma inmobiliaria. La entrada era la misma para ellos que para nosotros, y al trabajar en horario de oficina, no podríamos poner música durante sus horas (no que nos dediquemos a poner Iron Maiden a las 9 de la mañana, pero uno en su casa quiere su libertad y nunca se sabe). La verdad es que a mí el apartamento me gustó. La cocina era lo más pequeño en cuanto a almacenamiento, no tenía muchos muebles sino más bien estantes (y bien altos pa mi metro y medio escaso). La salita era de buen tamaño y ambos dormitorios enooooormes. El baño era con ducha, pero... tenía una cortina de ducha por dentro, adosada a la pared (para que no se mojen los azulejos ¿?). La sorpresa llegó cuando el de la inmobiliaria nos dice que en realidad el piso son cien euros mas al mes de lo que ponía en el anuncio, pero que en ello va incluida la luz, el gas y el uso de internet que es compartida con su oficina. ¿Mandeeee...? Las facturas aquí son bimensuales. ¿200 euros por luz y gas y una dudosa conexión a Internet cuya banda ancha desconocía él mismo? Le pregunté cuántos megas tenía y me respondió: "bastantes". Y a esto hay que sumarle otros 40 euros mínimo al mes de canales de televisión. Y la licencia de Tv que creo son unos 200 euros al año. Y qué quieren que les diga... que yo no he gastado nunca 200 euros por dos meses de facturas... y teniendo al casero abajo para lo bueno y para lo malo... ¿Y si él se descarga cosas guarras en la ofi y me culpan a mí? ¿Y si se queja de que veo muchas series y le bajo la potencia de uso? ¿Y si me la baja él a mí y tengo que ver las series con el rebuffing y a pedales?? Además... lo que no le gustó nada al guiri es que cada habitación tenía un numerito en la puerta... y la cocina no tenía puerta alguna.

En fin. Vayamos, pues, a la segunda casa. Que creemos nos vamos a quedar. De momento la hemos reservado con la agencia y hemos quedado en ir el lunes a pagar el depósito y posiblemente el primer mes. No es gran cosa:


La puerta de al lado pertenece a una peluquerí o spa canino (a juzgar por la cantidad de peluches y figuritas de perritos en la ventana y un cartelito que decía "se hacen galletas caseras para perros". Y mientras esperábamos tiritando de frío (los de las agencias siempre llegan tarde!) pudimos oir a algun perrito yaping-yaping.

La salita no es muy grande, pero cubre nuestras necesidades. Tiene un chimenea (creemos que cerrada, pero le echaremos un vistazo) y creo que la mesita oval oscura ha desaparecido (y si no, nosotros la haremos desaparecer). El cuadro feo también va a ir... al patio.


La cocina tiene un tamaño respetable, y aunque puede parecer que no tiene demasiado espacio para el almacenamiento, junto a la nevera hay una puerta que lleva a la "utility room" donde está la lavadora, otro mueble y una gran estantería en la pared donde podremos poner vasos, platos y copas...


La primera habitación arriba será mi estudio. Es bastante pequeñica, pero ya trae una estantería incorporada y en cuanto nos asentemos y tengamos el resto organizado, desmontaremos la cama y aquí paz y luego gloria. Hay en la pared opuesta una cajonera y un armario de dos puertas que irásn al dormitorio principal a hacer compañía a los de allí, ya que aquí la mayoría de casas solo proveen un armario de dos puertas por dormitorio de matrimonio. Con esto gano muchísimo espacio "para mis cosas" y ademas en el zaguán hay un enorme ropero blanco donde van a ir todas esas cosas que no sabes donde meter... (llámense, mis cajas de muñecas y cachivaches, porque aquí creo que solo voy a poner en exposición un par de muñecas (las Ellowyne Wilde) y el resto creo que voy a tratar de malvenderlas).


Ya sabemos que las fotos de las agencias suelen parecer mostrar habitaciones mayores, pero en este caso, la habitación es aún más grande de lo que aparece en la foto y... tiene una puerta secreta.... uuuuhhhhh


No pude hacer una foto, principalmente porque no me llevé la cámara y el problemático de mi móvil me decía que no tenía espacio suficiente en la memoria, pero en la pared opuesta a la cómoda, a los pies de la cama, hay dos puertas de madera antigua pintadas de blanco, que están clavadas y no se puede abrir. Posiblemente una antigua despensa o algo, pero aunque le preguntamos a la chica de la agencia, nos dijo que no se podía abrir (algo que ya habíamos comprobado, gracias. 

Estábamos un poco desilusionados. La casa tiene carácter y está a unos 15 minutos andando del centro, es un paseíto que no se hace demasiado engorroso (al menos los primeros días, imagino), y enfrente hay un pub (The Sportman) donde nos tomamos un refresco mientras esperábamos a la hora de nuestra cita, ya que llegamos temprano. Y nos gustó el ambiente familiar. Y eso dice mucho de un barrio. Detrás de nuestra casa, a tan solo un par de calles, tenemos un lago, el lago de Cork, que tiene una reserva natural y un santuario para pájaros:



Pero seguíamos desencantados y decidimos mirar a través de nuestros teléfonos por otras propiedades, aunque fuesen más caras. Había una casa enooorme por 700 euros (tres dormitorios) cerca de donde será mi futuro trabajo, en una urbanización de casitas (y el guiri es un poco alérgico a las urbanizaciones, pero necesitábamos algo donde vivir PRESTO!). Llamé a la inmobiliaria, pero nuestra mala suerte atacó de nuevo: esa misma mañana la habían alquilado. Y la casa era enorme, conste:



Que digo yo que por mucho que photoshopeen las fotos, se ve que es grande de verdad, no?

Así que nada, nuestro gozo en un pozo. Ahora, os digo, de verdad-verdad, que ya puedo decir que he visto de todo. He visto casas (o apartamentos) que llamaban salón-cocina a meter un sofá dentro de la cocina. He visto casas que denominaban "dormitorio doble" a meter una cama de matrimonio empotrada entre dos paredes, olvídate de mesilla de noche, que pa qué la quieres. 
He visto cuartos de baño que las losas se aguantaban a la pared de pura mierda. Y he visto muebles de película de Almodóvar.

Pero jamás de los jamases, hasta el día de hoy, había visto el armario de un dormitorio empotrado en la ventana:



De momento, nos quedamos con la casita pequeñita. Un poco de pintura y cuatro pases de magia y creo que la podemos hacer habitable al menos por un año, que es el contrato mínimo. Luego ya veremos...

10 comentarios:

Dina Oltra dijo...

Esto si q es una odisea de las buenas...menudos sitios infrnales, tu ten paciencia q un año pasa rápido y seguro q encuentras algo mejor!

Candela dijo...

Hombre, algo mejor puedo encontrar... siempre que este dispuesta a pagar un alquiler de unos 1000 euros al mes... que pa eso me meto en una hipoteca o dos, vaya...

Merchi dijo...

Me gusta la casa, y lo de la puerta que no se puede abrir, solo te puede pasar a tí, jajaja... Ahora nos tendrás en vilo a ver que se esconde ahí, uf, yo terminaría arrancando la puerta de la curiosidad. Mira que si encuentras el diario interesante de alguien o algo así. Bueno, ya nos tendrás al corriente.

coti dijo...

Tu has fichado la casita por el pub que tienes enfrente. Jaja.
De todas maneras pensaba que había más dónde poder elegir. ¿Y te queda cerca del trabajo?

coti dijo...

Tu has fichado la casita por el pub que tienes enfrente. Jaja.
De todas maneras pensaba que había más dónde poder elegir. ¿Y te queda cerca del trabajo?

Candela dijo...

No, no me queda cerca del trabajo sino en direccion contraria. La casa amarilla si que me quedaba cerquisima. En esta tengo que andar 15 minutos al centro y luego coger un bus

chema dijo...

buena, esa casa que habéis encontrado está muy bien. y tenéis cerca ese lago tan bonito. el lugar donde esté situada también es importante.
lo de mostrar las habitaciones más grandes de lo que son... es que se creen que la gente no se va a dar cuenta cuando las vean?

Merengaza dijo...

Bueno, me alegro de que por lo menos os guste... eso si, imaginación para poner ese armario hay que tenerla jejejeje.
Enhorabuena, yo después de 7 meses desde que me mudé todavía tengo cajas y las que me quedan... jejejeje.
Besos.

Candela dijo...

Meren, yo es que no sé cómo hay gente con tan poca vergüenza de querer alquilar eso... en la vida iba yo a vivir en un sitio asi... con un mini armario en la ventana. Si yo necesito dos armarios de 3 puertas solo para mi ropa... que puñetas cabe ahi???

Pilar Carnero Fúnez dijo...

Es mona!!!! Y en cuanto la arregles te va a quedar mejor que mejor, seguro...