domingo, 17 de marzo de 2013

Sin ganas

He abandonado el blog, lo sé, y mientras escribo estas palabras, solo tengo en mí esa sensación agridulce de no tener ni fuerzas ni ganas de escribir. Mi nuevo trabajo me está "matando" a muchos niveles, y el creativo es uno de ellos. No tengo tiempo para nada y las expectativas no son mejores. Esta semana concluimos la última semana de "training" y el viernes nos dirán nuestros nuevos horarios para el próximo mes (sí, un mes entero), sin fines de semana libres, con los días en medio de la semana (martes y miércoles o miércoles y jueves). Y no esperen que sean horarios de mañana, no. Ya nos han avisado que al ser los últimos en llegar nos van a tocar los peores horarios (de 1 ó 1.30 de la tarde a 9.30 ó 10 de la noche). una puñetera mierda que en principio creí iba a sobrellevar con dignidad y valor, porque después de todo, este solo era un primer paso para poner los pies en Cork, pero las restricciones en la empresa son demasiado grandes. 
Llámenme malcriada o mal acostumbrada, pero 16 años trabajando en Irlanda me han enseñado que el respeto hacia el trabajador existe. Pero aquí solo eres un número con pocos derechos: no puedes tener tu movil contigo, ni mirar internet, ni cogerte tus descansos un minuto después de tu hora. Que no te dé el día meón porque solo tienes 20 minutos a lo largo del día para ir al baño, si te pasas de esos 20 minutos, recibes una amonestación, que aún no me queda si será un cachete en el culete o si usarán una regla de madera para marcarte las manos (no creo, las necesitas para teclear).

Jamás en la vida he trabajado en un lugar tan restrictivo y con normas que no voy a enumerar aquí porque no quiero terminar de aburrir al personal con mis cuitas, pero el tema me está afecando psicológica y físicamente y me acuesto con palpitaciones para levantarme en medio de la noche bien a vomitar bien con ataques de diarrea sin motivo. Y en lugar de perder peso, lo gano, tócate las meninges. 
Sí, estoy buscando otro trabajo, pero todo proceso lleva tiempo. Ahora mismo estoy echando "para cualquier cosa" porque lo único que quiero es salir del agujero en el que me he metido. Y detener las lágrimas, porque no es fácil llegar a casa tras un más que estresante día y echarte a llorar porque casi a diario recibes emails, mensajes por facbook o al móvil de tus antiguas/os compañeras/os de trabajo diciéndote lo mucho que se te echa de menos.

Por lo demás, cuando estoy libre, como el fin de semana pasado y este, lo disfruto como si fuera el último día de mi vida. El sábado pasado fuimos al lago cercano a mi casa, un lago natural que es un santuario para aves y lo pasamos bien, fue un paseito por todo su perímetro agradable, con una corte de cisnes y patos siguiéndonos porque a mí no se me ocurrió otra cosa que comprar pan para darles de comer, como cuando era una niña. 


Este fin de semana nos encontramos en plena celebracièn del Festival de St. Patrick's, por lo que ayer pasamos casi todo el día (tras hacer unas compras) en el centro, donde tuvo lugar un mercado gourmet (con stands ofreciendo comida alemana, italiana, española, francesa, etc.) y un escenario con música cuya primera actuación fue un grupo de percusión que ambientó el lugar haciendo bailar al más soso. Por la tarde pillamos a una banda de jazz-fusión que tembién estaba bien y bueno, nos tomamos unas cervecitas a la salud del santo patrón...




También visitamos la Crawford Gallery, que yo no ka había visitado desde mi primera visita a Cork hará más de 12 años, y para el guiri era la primera vez. hicimos un poco el gamberro, pero esa... es otra historia...


11 comentarios:

Ana dijo...

Bueno, Ruth, no te preocupes, esto demuestra que eres humana. Aunque seguirás siendo nuestra superheroína, jajaj, pero ahora vemos que también tienes problemas como los nuestros.

En serio, sé que es fácil hablar, pero todos hemos pasado por algo así, a veces por el trabajo, a veces por otra cosa.

Y lo de vomitar y todo eso, es por los nervios. Yo estuve dos años así, lo malo es que no había ningún motivo aparente, solo nervios del quehacer diario. Sí que perdí peso entonces (no por vomitar, sino porque me entraba nauseas antes de empezar a comer y no comía), pero cuando me fui dando cuenta que era eso, nervios, se me fue pasando y, como tú dices, ahora es al contrario, engordé un montón.

Ves capeando el temporal como puedas, mientras encuentras otro trabajo y, como también has dicho, de lo que sea, siempre que te encuentres a gusto, o por lo menos mejor que en este, que tiene una pinta muuuuy mala.

Bueno, te deseo mucha suerte y, paciencia, que todo pasa y, como decía mi abuela, todo se puede arreglar, menos la muerte.

Un besico, chiquilla. ÁNimo

Ángeles dijo...

Vaya,que mala pata con el tema trabajo . Sólo puedo desearte paciencia y que encuentres pronto otra cosa. Intenta pensar que es algo temporal aunque ya se que decir desde la distancia esto es fácil .
Los problemas laborales pueden ser muy angustiosos, por propia experiencia lo se. Yo me intento mentalizar que ya me roba bastante tiempo para que encima le dedique el tiempo libre.
Espero que pronto cambien las circunstancias, mucho ánimo , que tu lo vales!

Ángeles dijo...

Vaya,que mala pata con el tema trabajo . Sólo puedo desearte paciencia y que encuentres pronto otra cosa. Intenta pensar que es algo temporal aunque ya se que decir desde la distancia esto es fácil .
Los problemas laborales pueden ser muy angustiosos, por propia experiencia lo se. Yo me intento mentalizar que ya me roba bastante tiempo para que encima le dedique el tiempo libre.
Espero que pronto cambien las circunstancias, mucho ánimo , que tu lo vales!

chema dijo...

te entiendo ruth, no hay nada peor que un mal trabajo. además, cuando vienes de un sitio en el que te valoran porque trabajas bien, que es de lo que se trata, sienta muy mal que te pongan restricciones sin sentido y te reprendan si no las cumples. espero que pronto puedas encontrar otro trabajo en el que estés a gusto y no te impida disfrutar de las cosas buenas que tenéis en cork.

Merchi dijo...

A mí me pasó lo mismo en el último trabajo que tuve, lo pasé fatal. La jefa era una estupida que nos vigilaba todo el rato y cuando teníamos una llamada de teléfono se quedaba a escuchar lo que decíamos, incluso nos corregía sobre la marcha sin que le importara que al otro lado de la linea la pudieran escuchar. Y encima nos quitaron el papel higiénico del baño porque decían que gastábamos mucho. En fin, yo estaba deseando acabar, menos mal que solo estuve cuatro meses. Pero me pasaba lo que a tí, todo el rato nerviosa, durmiendo fatal y comiendo caprichitos porque no me entraba otra cosa. Es una situación horrorosa, porque pasar tantas horas en un sitio donde no te sientes querida y si humillada, encima teniendo que volver al día siguiente (anda que no pasan rápidas las horas cuando estás en casa y lo lentas que pasan mientras trabajas, yo miraba el reloj cada momento y solo pasaban minutos y me moría)es algo que no te deja vivir.
En fin, guapa, solo espero que tengas buenos resultados en tu busqueda de otro empleo para que pegues un buen corte de manga a este y podamos verte de nuevo ilusionada y contenta.
Un beso enorme y ánimos a puñados.

marisa desaztre dijo...

Siento que lo estés pasando mal. Ojalá que encuentres un trabajo donde te traten como a una persona y no como a un esclavo. Por desgracia, son cada vez más las empresas que se empeñan en lo segundo, ¿no se dan cuenta de que tratando así al personal se terminan perjudicando ellos mismos? En fin, lo dicho, que ojalá que encuentres un trabajo mejor que este y, de momento, trata de saborear lo bueno que tienes a la mano. Bezozzzzzzzzz.

Candela dijo...

Lo que comentamos el otro dia cuando salimos todos a tomar algo, fue que nos extraña que hay gente que lleva trabajando ahi durante cinco años!!! Evidentemnte esta gente no sabe lo que es tener una vida y la suya la dedican por completo a la empresa! hemos hablado cpon otra gente que lleva ahi tiempo y cuando les preguntas como llevan lo de trabajar los fines de semana o trabajar hasta tarde te dicen que les da igual, que ellos el fin de semana se aburren o que si estan en casa temprano solo ven la tele... y oes que lo flipo con el personal. O les han lavado el cerebro o ya venian sin el de fabrica, pero yo es que no voy a durar ahí. O me echan o me tiro por las escaleras de mi casa con una soga al cuello...

Geno dijo...

Paciencia y mucho ánimo, cuando menos lo esperes encontrarás otro trabajo y se te pasará toda esta angustia

Lucía dijo...

Mucho ánimo Ruth. Espero que con el tiempo la cosa mejore o encuentres algo que te guste más. Yo en un trabajo que estuve adelgazé un montón de los nervios y era por una compañera de trabajo que tenía, era la maldad personificada. Eramos solo dos mujeres en la empresa y en vez de apoyarnos, se dedicaba a ir a por mi. Luego, con el tiempo todo cambió, al final la echaron a ella y me quedé yo. Así que nunca se sabe lo que te depara el futuro.

Dina Oltra dijo...

Ayyyyy madre y voy yo y justo me salto este post....lo primero mucho ánimo y lo segundo un carro de paciencia. Te comprendo porq he tenido un trabajo de ese tipo y era lo peor, al fin y al cabo pasamos la mayor parte de nuestra vida en él y si no nos satisface eso repercute siempre en tu día a día..Pero no te rindas, q seguro q encuentras algo. Acuérdate cuando aún estabas en Limerick (o como se diga) tampoco dabas ni un duro por irte de allí...poco a poco y si hace falta ir a pegarle a alguien, avísame q voy en Mayo y me plantifico ahí en un ya para darle su merecido a todo aquel al que se le ocurra contrariarte!!!!
Mil millones de besossssss!!

Elphaba dijo...

COmo tú bien dices, esto es sólo temporal. Disfruta de las cosas buenas en las que has salido ganando con tu mudanza a Cork, y lo demás ya llegará. Y conociéndote, tú lo harás llegar pronto :-).