lunes, 1 de abril de 2013

Hostal Marrieta, digame...? y otras cosas

La vida sigue. Desde el lunes pasado ya estoy sola al teléfono, metiendo la pata de vez en cuando, intentando ayudar a los que solicitan precios de habitaciones por hoteles de todo el mundo desde el otro lado del teléfono y sufriendo el abuso y el que te cuelguen sin más de los americanos, esos seres que siempre hablan con una patata en la boca y se niegan a deletrear en la mayoría de los casos. Para ellos es insultante que les atienda alguien que no está en el hotel al que pretenden contactar y que encima ese "alguien" no sea americano. El martes, de 20 llamadas americanas, me colgaron 12. Y no es porque no los entienda, que a estas alturas de la película y con 16 años viviendo en Irlanda poco problema tengo con la mayoría de acentos (es difícil, eso sí, entender a algunos indios y pakistaníes, pero suelen colaborar y deletrear y ser pacientes), pero los americanos en su mayoría ni vocalizan ni tienen paciencia ni parecen tener cerebro.
Las conversaciones con ellos tras el ritual de "gracias por llamar a... le atiende xxx... en qué puedo ayudarle?" siempre se suceden del mismo modo, y nos ha sucedido a todos, por lo que hablamos luego entre nosotros. Te empiezan diciendo que quieren una habitacion individual, doble o triple y hasta el tipo de cama (doble, queen, king o dos individuales), las fechas y hasta el motivo del viaje, pero cuando les preguntas en qué hotel ya te los imaginas frunciendo el ceño a la vez que te dicen de muy malas ganas: "pues para el XX" (aquí léase la cadena del hotel, que para ser más claros vamos a llamar Marrieta.
Marrieta tiene hoteles por todo el mundo, de diversos tipos, desde el lujo más insultante hasta el precio más asequible. Además, tiene "acuerdos" con empresas varias de todo el mundo, ofreciendo sustanciales descuentos a sus empleados. Y a los ciudadanos de la tercera edad. Por tanto, digamos que uno de los más solicitados en los USA es el que aquí vamos a llamar "Yard de Marrieta". Cuando después de soltar su discursito les preguntas para qué hotel, la respuesta suele ser "Para el Yaaaaard". Tú te armas de paciencia y les dices, "Sí, sr./Sra... tenemos Yards por todos los EEUU. ¿me podría decir por favor el nombre del hotel?" a lo que te vuelven a contestar: "Yard, de Marrieta...?" Aquí ya hemos perdido la paciencia ambas partes.

Ellos, porque no saben ni lo que piden. Yo, porque ya me imagino lo que viene. Para poder encontrar el hotel les pregunto en qué ciudad, estado, etc. Suelen ser parcos. En Dallas tenemos unos 20 "Yards". A veces les preguntas si saben la direccion del hotel y te la dan (si les pillas la pronunciacion, claro, porque a veces me imagino a una negraca oronda en lo más profundo de los pantanos de algún pueblecito perdido de Nueva Orleans...

Muchos suelen ser bastante rudos y maleducados. Para evitar perder mi tiempo y el de ellos, cuando la llamada me entra desde EEUU (cosa que veo en el tfno.) suelo decir bien despacio "Gracias por llamar al Centro de Reservas de Yard". Ahí ya les debería quedar claro que no están llamando al hotel. De hecho, desde que hago esto, muchos preguntan directamente: "Estoy hablando directamente con el hotel?" y ahí suele acabar la conversación porque parece que no se fían de nosotros. 
En una ocasión un señor mayor me prguntó en qué parte de Filipinas teníamos la sede. Le aclaré que estábamos en Irlanda y se lo tomó mejor. Teniendo en cuenta que muchos americanos descienden de irlandeses, es bastante el respeto que le tienen a esta isla que se mueren por visitar al menos una vez en la vida...

Sigo buscando otro trabajo. Durante todo este mes de Abril mi horario es de una y media de la tarde a diez de la noche, dejándome absolutamente sin vida. Eso sí, tiene una cosa buena: entre llamada y llamada puedo leer. Hay mucha gente que no puede concentrarse, leer una página o dos y ser interrumpido en lo mejor con una llamada, pero a mí de momento en este sentido, me va bien: me concentro perfectamente y eso me permite desconectar entre llamadas, sobre todo si ha sido una de las consideradas "difíciles". Y leo con rapidez así que adelanto bastante mis lecturas. También tengo una libretita donde apunto todas esas llamadas "curiosas" o "difíciles" o que merecen la pena ser contada y tengo planeado de vez en cuando... escribirlas aquí.

Uno se piensa que hacer una reserva para un hotel es lo más sencillo del mundo y no se requiere mucho cerebro, pero el training y toda la información requerida le embota a uno las neuronas. No todo es banco o negro. Hay bonos de descuento, hay un programa de fidelidad con puntos y niveles normal, plata, oro y platino, que da derecho a los dueños de dichas tarjetas de fidelidad a tener diversos descuentos, noches gratis o paquetes especiales de los que has de conocer los códigos. Y luego, naturalmente, están los preguntones: esos que quieren saber desde el color de las colchas al tamaño de la bañera. Los que te preguntan a cuánto queda andando la plaza tal o el museo cual (gracias a dios tenemos herramientas para ello y yo suelo tener el google abierto y tirar de mapas, me parece lo más sencillo).
Los españoles, cuyas llamadas realmente disfruto porque son super educados (aún no he tenido problema con ninguna de estas llamadas), suelen preguntar más por precios, paquetes especiales o si el hotel está céntrico. Las señoras ya entraditas en años suelen preguntar muchas más cosas, desde las vistas desde la habitación (que yo no puedo garantizar, y así se lo digo, que depende de la disponibilidad del hotel), hasta dónde hay una peluquería donde arreglarse el pelo para la cena...

En fin, no os aburro más con el tema. En otro ámbito de cosas, el guiri se me aburre mucho. Aún no ha encontrado trabajo y esta semana ha pasado una gripe en una semana que ha sido bastante fría, con nieve, lluvia helada y viento ártico, por lo que no ha podido salir más que a hacer un par de gestiones. Creo que le agobia mucho más el hecho de estar en casa todo el día (me la tiene impoluta), que el hecho de no haber encontrado nada aún. 
Le llamaron de una agencia para trabajar un solo día. Le dijeron que le llamarían de nuevo en el futuro pero todo para trabajos así, contratos de uno o dos días. Empezó a trabajar a las 10 de la mañana y acabó a las 9 de la noche. Cuando fue a la semana siguiente a cobrar, se encontró un cheque de 36 euros. Le dijeron que el resto lo tenía que solicitar a la oficina de impuestos, que al no haber entregado unos papeles (que nunca le pidieron), tenía que solicitarlo él. Llamó ala oficina de impuestos y ya solucionó el tema, pero como está cobrando el paro, también tuvo que ir a decirlo allí y le han descontado 60 euros del paro de esta semana, con lo cual... ha acabado trabajando el día como un mulo... y gratis. Y ni siquiera le sirve como para "abultar" el Cv, así que le he dicho que no se moleste más en coger trabajos de un día porque no merecen la pena monetariamente... al final se lo descuentan por todas partes...

Este fin de semana teníamos planeado dar un paseo por La Marina y llegar hasta el castillo de Blackrock, pero ayer llovían chuzos de punta y hoy las temperaturas casi que dan risa... dos grados con sensación térmica de menos cinco, con un aire helado que corta la cara. Ganas dan de coger unos leotardos y hacerle unos agujeros para los ojos y la boca y encasquetármelo. Así que nos hemos quedado en casa, excepto ayer que desafiando la lluvia decidimos ir al museo municipal en el Fitzgerald park (el parque que visité el otro día) solo para encontrarlo cerrado (a pesar de que le cartel de la puerta ponía que los Domingos abren de 3 a 5 y eran las 4 de la tarde...)

Mi calle, después de todo, no es tan tranquila como parece. Bueno, está el caso de la vecina de la casa a mi izquierda, que durante el día tiene un negocio en la casa de cuidado de perros y de "peluquería/belleza canina". y además, en una casita que no es más grande que la mía, tiene nada menos que 3 perros suyos que se pasan toda la puta mañana ladrando. ¿La mnañana...? ¡El día entero! Me gustan los perros, pero no tenerlos en la oreja todo el día, especialmente cuando estoy libre y quiero dormir... y si me pongo tapones para los oidos... entonces no oigo el despertador!!

Y ayer, Domingo de Pascua, los irlandeses celebran el alzamiento de 1916 contra los ingleses que culminó, poco después con la independencia de la República del país vecino, y cada año los Republicanos marchan por las calles de las ciudades en su conmemoración. En Limerick eran cuatro señores mayores con uniformes apolillados y una banda de unos pocos gaiteros como -si no recuerdo mal- os he enseñado en algún post en el pasado cuando me han despertado con sus gaitas o tambores. Aquí pasaron por delante de mi puerta ayer y no solo eran militares y una banda consistente, sino muchos ciudadanos a pie, camino del cementerio de St. Finbarrs a dejar flores y proonunciar un discursito ante la tumba de los caídos en batalla.




No en vano Cork se conoce como el "Rebel County" (la Provincia Rebelde), siendo el lugar donde nació Michael Collins, el héroe nacional más admirado en todo el país. Tanto que... hasta nosotros tenemso una foto suya que nos regaló enmarcada el tío de Jay puesta en el salón de casa, algo muy común por estos lares.

Y aunque estoy agobiada en el trabajo, intento no quejarme demasiado, porque tengo la impresión de que ya estaba cansando al personal y porque el guiri empezaba a preocuparse seriamente. Intento ocupar mis horas de asueto con lo que buenamente puedo, aunque mi escritura de momento se ha ido a tomar por saco, porque no me insipiro nada de nada. Además aun me quedan un par de cajas por abrir, ordenar mis tebeos adecuadamente por orden y recolocar algunos libros... y no estoy por la labor ultimamente. 
Quiero seguir descubriendo rincones de Cork que no conozco... caminar por calles que no suelo caminar porque no me cogen de camino a nada... hacer rutas (que hay muchas) a lo largo del río... y seguir conociendo los pubs de la zona, que desde que llegué a Cork hemos salido a tomar cervezas más que en los últimos dos años en Limerick y no tiene nada que ver con que mi nivel de alcoholismo haya subido, no se me preocupen. A veces simplemente paramos de hacer compras en el centro a descansar y tomarnos una o dos cervezas... o el sábado pasado, mio primero en turno hasta las diez de la noche, que como no había muchas llamadas, pidieron voluntarios para irse a casa una hora antes, así que una compañera y yo decidimos irnos a tomar algo, llamé al guiri, y acabamos de copas hasta las dos de la mañana... al menos me relajo y descubro nuevos sitios...

Y esta ha sido, más o menos, mi semana...

6 comentarios:

chema dijo...

qué maleducados los americanos, no me los imaginaba yo así. la idea que yo tenía es que su manera de hablar es muy rimbombante, con mucho circunloquio para decir cualquier cosa...
me alegro de que poco a poco te vayas adaptando. espero que jay se haya recuperado del todo y que pronto encuentre trabajo.

Edmond Ripoll dijo...

Pues mi semana no ha sido muy buena tampoco. Estoy poniendo la vida de mi madre en el blog y en Facebook y está gustando mucho. Espero que tu trabajo vaya mejor. En esta época de crisis tenerlo ya es bueno.

Candela. dijo...

Gracias Edmond. Estoy al dia con tu blog aunque necesito leer el segundo capitulo de las memorias de tu madre. De nuevo, te acompaño en el sentimiento. Al menos te queda el consuelo de saber que vivio una vida plena y feliz y que no sufrió una enfermedad larga y dolorosa.
me gustaría disponer si no del tiempo que tenia antes, que a veces era demasiado, sí de un horario de oficina normal. Siempre que he trabajado se me ha permitido el acceso a internet mientras no interfiriese con mi produccion, por lo que encuentro duro el no poder leer los blogs o entrar en mi correo personal entre llamadas. Sin embargo, sí se me permite leer un libro o charlar con las compañeras/os. Con esa mínima diferencia, notaría que tengo mas tiempo para mis cosas, pero de momento solo puedo mirar internet en mi iphone cuando tengo los 15 minutos de descanso, la media hora de comida y luego de nuevo los otros 15 minutos. O un par de minutos si me escapo al baño!

Geno dijo...

Caray con los americanos, leñe. Está bien que os dejen leer entre llamada y llamada, a mi me pasaría como a ti, me cundiría un montón jajajjaja

Merchi dijo...

Que cosas estos americanos.... Espero que Jay vaya mejor y encuentre algo que le guste y paguen bien, que vaya tela también el pobre con los contratos de un día. Besitos.

anele dijo...

Pues a mí, a diferencia de Chema, lo de los yankees no me pilla por sorpresa. No. Un pelín de humildad no les vendría mal...
Lo bueno del trabajo es que te permite leer a ratos.