lunes, 3 de junio de 2013

Pellas y Cementerios...

Hoy no he ido a trabajar. He hecho pella casi sin quererlo...

Me explico... yo iba a trabajar hoy. Aquí es fiesta, pero eso en el hostal Marrietta no importa. Se trabaja en festivo, lo quieras o no, si no coincide con tus dos días libres. Y da la casualidad de que en Cork se celebraba hoy una maratón. Maratón que ha cortado la ciudad en dos, y yo vivo al sur y trabajo en el norte, con lo cual... ni buses, ni taxis ni leches. Podría haber ido andando, desde mi casa es casi una hora, pero lo cierto es que no me apetecía caminar y llegar al trabajo cansada ya para empezar. Suficientemente me estreso ya desde la primera llamada de algún imbécil americano que no sabe a qué hotel va a alojarse.

Así que he bajado al centro, no he podido encontrar ningún taxi y he tenido que volverme camino a casa a una oficina de taxis, donde Martin, un experto taxista, me ha dado un recorrido por barrios de Cork que aún no había visitado, intentando encontrar un camino viable hasta Marrietta, sin éxito, y con bronca con la policía incluida (a quienes les importaba una mierda que yo tuviera que ir a trabajar o que no tuviese sentido que no se haya abierto una ruta alternativa para acceder al otro lado de la ciudad... de hecho su consejo ha sido salir de Cork, bordear la ciudad y entrar desde aquel ángulo... lo cual me iba a costar en carrera de taxi casi lo mismo que iba a ganar en el día). La solución -para mí- ha sido llamar al trabajo diciendo que estoy enferma. he hecho pella laboral, sí. Y mañana será otro día...

El día ha sido precioso, con cielo de esos azules con una bola amarilla brillando en lo alto, y no ha sido hasta las siete de la tarde que se me ha antojado salir a dar un paseo. "A la fresquita", que decimos por el sur, aunque no hacía ni pizca de fresco. Y se me ha antojado a ir a un sitio a un par de kilómetros de casa andando, al que es el cementerio más antiguo y más grande de la ciudad, aún en uso. 
El cementerio de St. Finbarr's abrió por primera vez a mediados del siglo XIX y sus primeros "habitantes" fueron los ciudadanos más ricos de la ciudad. También contiene el lugar de enterramiento mayor de Republicanos irlandeses que murieron durante la lucha por la libertad de Irlanda, casi todos durante los años 20, y otros menos añejos del IRA oficial y del IRA Provisional.

Es un sitio silencioso y tranquilo, y me he dado un buen paseíto en mi primer día de pella en años...











4 comentarios:

Geno dijo...

Es como de película XDD

Dina Oltra dijo...

Con lo fan q soy yo de un buen cementerio....

marisa desaztre dijo...

Hay gente a las que les dá grima los cementerios menos mal que a mi no, porque trabajo al lado de uno. No veas lo tranquilo que es el sitio, jeje., También me encanta visitarlos por las cosas tan curiosas que se ven en muchos de ellos.

Enrique dijo...

Preciosas las cruces celtas. Yo a veces pienso que hay días que hace tan buen tiempo que da pena ir a trabajar, metido en una habitación. Es como si se perdiera un día de nuestra vida.
Besos