jueves, 11 de julio de 2013

El bar de los señores guarros

Después de casi 17 años en este país, hay cosas que ya no me sorprenden y otras que nunca dejarán de sorprenderme.

Me sorprende, por ejemplo, que en esta era en la que vivimos, una mujer aún no pueda decir que no se encuentra bien porque tiene la regla, porque hablar del periodo es algo "sucio" y tabú por estas tierras, y cuando se lo comentas a alguien te sueltan un "uff, demasiada información", con un tonito que parece que le estuvieras describiendo el contenido de sus heces. Eso, queridas, sí me parece demasiada información. 

Sin embargo, para ellos es de lo más natural eructar ruidosamente en público o tirarse pedos de todos los olores y sonidos (better out than in, te dan como excusa, "mejor fuera que dentro"). Eso, amores, ¿no es demasiada información?

El caso es que el sábado pasado yo tenía un dolor de cabeza de órdago en el trabajo y no acababa hasta las diez de la noche. Gracias a una compañera que me facilitó un espidifen, el dolor remitió y para cuando llegué a casa sobre las once de la noche, ya había casi desaparecido. Sin embargo, la cara de mi guiri casi me provoca otro dolor de cabeza. Se había pasado el día solo en casa sin poder salir (hicimos la compra por la mañana a eso de las 11.30 y estaba esperando a que nos la trajeran a casa, y el de la furgoneta no apareció hasta las 8). Así que allí estaba, con cara de niño castigado por no haber podido salir en todo el día, aburrido de la tele, de la playstation que ya apenas toca y aburrido de la noche de un sábado sin planes. 
Le dije que alegrara esa cara y que íbamos a tomarnos unas cervezas en algún pub cercano, que nuestra calle tiene muchos. Al guiri no cuesta mucho convencerle así que cinco minutos después estábamos calle arriba (no nos apetecía ir al bar de enfrente ni a los que hay calle abajo).

Arriba del todo de nuestra calle hay dos pubs, Cissy Young y Annie Mac's, al que nunca habíamos entrado. Cissy lo conocíamos y había un concierto de música folk que nos pareció iba a tener el local "empetao", por lo que nos decidimos por Annie Mac's.



Craso error.

Cruzar la puerta es adentrarse en la Twilight Zone. Asientos y decoración que no han sido cambiados desde los 70 (limpios, eso sí), moqueta en el suelo de la misma época en colores rojizos y ocres...
Las miradas de los parroquianos se fijan en estos dos desconocidos que han osado adentrarse en su terreno y durante largos segundos nace un silencio sepulcral. Hay unas quince personas en el bar, ninguna menor de los sesenta años (excepto nosotros), y nos pertrechamos en la barra donde pedimos una pinta de Guinness y otra de Heineken. Las conversaciones de los presentes se reanudan, ignorándonos al fin. Mientras esperamos nuestras bebidas, suena un escandaloso eructo desde la otra punta de la barra. El guiri y yo nos miramos con las cejas levantadas.

Cuando llegan las cervezas, nos sentamos en una mesa. A unos cinco metros hay un par de señores mayores, hablando de sus cosas. Diez minutos después de sentarnos, a nuestros delicados olfatos llega un olor pútrido... miro al guiri con ojos acusatorios. "¡No he sido yo!" insiste, ofendido.

A partir de ahí, los dos vejetes de la mesa a cinco metros nos regalan un concierto a dos voces de eruuctos y eructitos a pequeña y mayor escala.

Nos acabamos la cerveza como aquellos que compiten en un campeonato y nos cambiamos al bar de enfrente. Nunca mais.


Quiero pensar que aquello fue una conspiración para echar a "los intrusos" de una zona que jamás debimos cruzar.

Y que nunca, nunca jamás, volveré a cruzar. O lo haré cuando tenga la regla y se lo haré saber a todos...

10 comentarios:

anele dijo...

¿He leído bien? ¿un bar con moqueta?!!!! :O
Alucino con la ley del embudo: sus pedos ´no son ofensivos pero tu simple comentario es de lo más escabroso. !!??

Candela. dijo...

Anele aqui muuuuchos pubs tienen moqueta. Ya casi empiezan a desaparecer, pero son de lo mas habitual sobre todos en bares de barrio

Geno dijo...

Sí, creo que no les gustó vuestra "intromisión" o ¿será que son así siempre? brrrrrr

Dina Oltra dijo...

Ay me parto! qué cochinos!!

charo barrios dijo...

¡Socorrooooooooo!!!!!

Gen dijo...

Vuelve aunque sólo sea para pegarles en la frente una compresa con alas o echarles un tampax en la cerveza. Luego te disculpas diciendo que en los días que tienes la regla te comportas de manera extraña. Too much information? Vaya creo que estos no recibieron too much information de nada en su vida.

Ángeles dijo...

Mareeee que gente tan cerda!!

Luciferitza Voltar dijo...

Ay! por dios, morí de la risa, les jugaron una broma muy desagradable... creo que mi ex novio, se sentiría muy a gusto ahí.

Monica Esteban Fages dijo...

Jolin Ruth que desagradables y que falta de educacion que tienen...

Monica Esteban Fages dijo...

Jolin Ruth que desagradables y que falta de educacion..