miércoles, 15 de enero de 2014

Vacas, vacas

Justo antes de Navidad, vi este escaparate en una tienda de Grand Parade:


Pase que el sofá en rosa estridente ya me parece horrible, pero esta tienda, aunque es extremadamente cara, suele tener los muebles y complementos más extravagantes que he visto para una tienda de su porte.
Pero lo de las cabezas de vaca ya me ha tumbado del todo. ¿Un sofá rosa fucsia y unas vacas en la pared...?
Una semana después una de las cabazas había desaparecido. Y se vendían al módico precio -de rebaja de enero- de 275 euros.

El mal gusto también es caro.

7 comentarios:

chema dijo...

las cosas baratas sacrifican un poco la estética en favor de la funcionalidad... pero lo que es deliberadamente feo, efectivamente suele ser caro.

Dina Oltra dijo...

Virgen Santa!!

Lucía dijo...

!Què horror! No pondría en mi casa una cabeza de vaca, ni harta de vino, vaya ni borracha. !qué mal gusto!

marisa desaztre dijo...

Pues yo la cabeza no, pero si los cuartos traseros con rabo y tó, jejejejjeej. Bezozzzzz, guapaaaaaa, y no mires mucho los escaparates de esa tienda que vas a acabar traumatizá de por vida.

Merchi dijo...

jajajaja, me recuerda esas casas de campo de por aquí donde colocan cabezas de ciervo o toro, que horror. Si al final lo moderno saca ideas de lo antiguo, jajajajaja..

Geno dijo...

Se me ocurren un montón de cosas en las que gastar esa cantidad de dinero pero ¿¿una cabeza de vaca??

Gen dijo...

Uy,no,no,quita,quita, que en casa las únicas cabezas sueltas que entran son las de ajo.