viernes, 17 de abril de 2015

Y un jarrón

Ya sabéis que suelo comprar flores apra acompañar a las cenizas de mi abuela que reposan sobre la chimenea. A veces son grandes ramos (casi nunca compro las mismas flores, pueden ser claveles, margaritas, tulipanes, rosas, etc), y para ellos tengo un jarrón de plástico asemejando cristal que las acoje divinamente.
Pero otras veces son ramos de flores más pequeñas y tengo que comprar tres-cuatro ramos para que no parezca una ridiculez en semejante jarrón. 

Así que me decidí a seguir una sujerencia de Facilísimo, que entre toda la basura que la gente recicla hasta el extremo, a veces tiene cosas bonitas y útiles.

Una cuerda, un bote de cristal de altramuces y un detalle para dar color y voilá...