domingo, 22 de junio de 2008

LIBROS DE MIS AMIGOS



Nunca me vengo con las manos vacías, o mejor dicho, con las maletas vacías, cuando voy a casa. Las lleno hasta reventar, y en más de una ocasión me he dejado medio sueldo pagando el exceso de peso (el de la maleta, no el mío). Durante los once años que llevo viviendo en Limerick, cada vez que iba a casa me traía cosas. Al principio, al 50%, comida y cosas. Ahora que ya es fácil encontrar chorizo, jamón, lentejas, y otros delicatessens de la gastronomía española casi desconocidos para el paladar irlandés, me concentro únicamente en transportar como una mula mis preciados tesoros. Durante años, a 15-20 kgs por viaje, he conseguido llevarme mis más de doscientos libros y otros objetos. Así que esta última visita, he podido darme algunos caprichos muñequiles y literarios, y lo que es más, traerme un buen recuerdo de mis amigos escritores y/o periodistas.

Fermín, artífice de este blog de aquí, y de este también, me regaló una muy hermosa obra, La Noche, a Ser Posible, con la que además, ganó el Primer Premio de Poesía "José Manuel García Gómez" hace unos años. Aunque Fermín no es nuevo en el mundo editorial, por supuesto, pues en su currículum cuenta con unos cinco libros propios y algunas antologías. Pero es que lo que más me gusta de este hombre es lo calladito que lo tiene y lo humilde que es, de verdad. Y por si fuera poco, me ha hecho sentarme a muchos kilómetros de altura y empaparme de poesía, con lo renegada que soy. Pero me he venido muy contenta con mi regalito literario y mi firmita pa mí, pa mí solita.


Y no contenta con esto, pues me enteré de que cierta personita a la que conocí en mis inicios radifónicos cuando ella ya estaba bien asentada en la Cadena Ser, acababa de publicar también uno de esos libros que tanto me gustan, ya que suelo comprar bastantes de temas gaditanos, los de Cai somos muy nuestros y cualquier cosa que lleve Cádiz en el título nos llama como el polen a a la abeja. Así que ni corta ni perezosa, después de enterarme de esto, tuve la osadía (perdóname, Belén), de colarme en su lugar de trabajo, como una caza-autógrafos cualquiera, a saludarla y que me dedicara su obra, Recorrido Sentimental por la Ciudad de Cádiz, que cuenta con el prólogo, nada más y nada menos, que del mismísimo Carlos Herrera, lo cual ya dice mucho del libro, libro que estoy leyendo o mejor dicho, devorando, porque mi ciudad es eso, mía aunque yo parezca la guiri perdida en sus calles. Belén Peralta tiene tras de sí un buen currículum en el mundo de la Comunicación, eso es indiscutible, y aseguran mis fuentes que en la reciente Feria del Libro de la ciudad se la pudo ver quejándose de lo mucho que le dolía la muñeca de tanto firmar.

Además, la noticia del libro me hizo reencontrarme con alguien a quien no veía desde... ¿desde cuándo, Belén...? ¿Veinte años, quizá? Qué chico es Cádiz... Y qué largo el paso del tiempo.

Y qué contenta estoy de tener amigos tan intelectuales!! (A ver si se me pega algo).

4 comentarios:

FERMÍN GÁMEZ dijo...

Uy Candela, qué vergüenza "mantrao" de ver mi libro ahí y con mi dedicatoria y toooo. Sólo una puntualización, en la fecha de publicación tenía esos libros que has dicho. Hoy tengo ocho, que es lo mismo que tener cien o ninguno, quiero decir que la cantidad de libros publicados ni por supuesto la cantidad de libros escritos hace a un poeta.

Besotes.

Guinda de Plata dijo...

Ayyyyyy, Candelaaaa, que estas cosas se avisan, mujer... Que me pasa igual que Fermín, que me ha dado muchísimo corte que hables así de bien de mí, aunque a la vez me ha llenado de orgullo.

No hay nada que perdonarte por el hecho de que "te colaras" en mi trabajo. Al contrario. Me hubiera encantado poder atenderte sin tanta prisa, pero es que no hubo otra.

Me alegro muchísimo de que te haya gustado el libro, y me ha encantado ver esas fotos maravillosas al lado del libro magnífico de Fermín, todo un genio del que verdaderamente tengo que aprender. Sé que no le gusta que le atribuyan la palabra genio, pero que se aguante, ea.:-P

Hace unos veinte años que nos conocimos, Candela, y créeme que de vez en cuando rescato las fotos de aquella cena de despedida del curso y he sonreído más de una vez por pura nostalgia...

Fue toda una alegría y un placer verte y me apena que no tuviéramos tiempo de compartir un refresco y charlar un buen rato, pero será para otra vez.

Gracias de nuevo por comprar mi libro y créeme que fue todo un placer volver a verte. De verdad.

Un besazo muy, muy grande desde tu Cádiz. :-)))))

B.

Candela dijo...

AAAhhhhh, yo no tengo esas fotos!!! Belen, me las puedes escanear o algo ymandarmelas por mail?? Me muero de ver nuestros caretos en aquella epoca, jajjaja... Prometo no ponerlas en el blog, valgame Diosssss!!

Guinda de Plata dijo...

En cuanto las encuentre, las escaneo y ya me enteraré de tu correo para mandártelas, muajajajajajaja....