jueves, 7 de agosto de 2008

LOS MONJES DEL "BRONX"





Los Hnos. Paulos, Martin, Seraphim, Shawn, y el Padre Sylvester

Estos son los mismos monjes que cada semana parecen turnarse para rezar frente a la Clínica de Planificación Familiar a dos puertas de mi apartamento. Viven en una zona peor que el Bronx. Se supone que llegaron para ayudar a una comunidad castigada por el crimen, las drogas y la reproducción en masa y sin control, allí donde chicas de 15 años se pasean orgullosas con sus estómagos preñados al aire.
Era un 18 de Agosto del año pasado. Su llegada se convirtió en primera plana de los rotativos locales. Cinco frailes de EEUU, Francia y Alemania tomaron residencia oficial en su nuevo hogar el el numero 64 del Delmege Park, en Moyross. Son bien conocidos por su trabajo en áreas en desventaja de Nueva York, Londres y Honduras, y tras recorrer Irlanda hace unos dos años, fueron invitados por el Obispo de Limerick a asentarse aquí. Su orden, la Franciscan Friars of the Renewal, fue fundada hace 20 años por ocho frailes capuchinos que buscaban emular el mundo de San Francisco, viviendo una vida simple y sin adornos monetarios. Su misión: ayudar a los materialmente pobres de modo gratuito y evangelizar en la Iglesia a traves de la oración y la enseñanza de los textos bíblicos y compartir su fe cristiana.
Los frailes se convirtieron en la Asociación de los Fieles en la Archidiócesis de Nueva York en 1990 y fueron establecidos como congregación diocesana religiosa por el Cardenal John O'Connor en 1999. De los 8 miembros originales y su primer convento, St. Crispin, al sur del Bronx, han pasado a ser unos 100 frailes en más de 10 paises. Su llegada a Limerick ha sido bien acogida, tanto y más cuando proveen sus servicios sin cobrar nada.

Sobreviven de donaciones y no tienen si quiera un salario regular, aunque su casa ha sido proporcionada por las autoridades locales. Viven simplemente y su día a día transcurre trabajando y rezando. No ven la tele, no tienen acceso a ordenadores ni internet y duermen en simples colchones.

¿Pero quiénes son estos monjes? ¿De dónde vinieron, qué vidas han llevado hasta ahora?

El Hermano Martin ha tenido un pasado difícil y estuvo envuelto en drugas antes de unirse a la orden. Proviene de Nebraska y es conocido como "El Rapero" entre sus amigos. Su juventud fue bastante rebelde y solía estar en una banda de rock punk. Ha utilizado su pasado musical para acercarse a los más jovenes de la subcultura, organizando obras de teatros y conciertos en la comunidad.

El Hermano Seraphim dice que ha aprendido más de los pobres, y confiesa que le es difícil levantarse a las seis de la mañana para orar. Antes era ingeniero en Francia y tiene un gran sentido del humor.

El Padre Sylvester es de Philadelphia. Su sonrisa es archiconocida fuera de las fronteras del barrio. Perteneció a la armada americana. Su opinión personal respecto a Moyross es que tienen más pobreza espiritual que material.

El Hermano O'Connor es de Nueva York y fue profesor. Es ahora el líder de estos frailes franciscanos. Asegura que no le importan nada sus votos de obediencia y pobreza, que cuantas menos cosas se tengan en la vida, más puede uno enfocar su visión en lo que es verdaderamente importante.
Curiosamente, me ha sido posible encontrar incluso un video en Youtube de su llegada a la ciudad. WoW!!






Y sin embargo, a pesar de trabajar por y para una comunidad tan problemático, donde hace poco un presentador nacional estaba realizando un programa sobre la conflictividad del barrio y un niño de 9 años le enseñó su último "juguetito", una pistola -y cargada-, estos frailes parece que no tienen mejor cosa que hacer los sábados durante tres horas que ir a rezar bajo la lluvia frente a una clínica que también ofrece buenos servicios a la comunidad -y en su mayoría, gratuitos.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Candela: ¿cómo te has enterado de la procedencia de cada uno de estos frailes?. ¡qué barbaridad!.
Evidentemente, son gente digna de escuchar, pero creo que no están al tanto de lo que realmente ocurren en la calle ¿ o no ?

charo dijo...

Candela: ¿cómo te has enterado de la procedfencia de estos tres frailes?. ¡Qué barbaridad!. Creo que son dignos de ser escuchados, pero evidentemente no están al tanto de lo que ocurre en la calle...¿o no?

Candela dijo...

Es muy facil hablar con ellos por la calle, son simpatiquisimos, pero viven en un mundo propio. Mucho temo que por mucho que vivan en elcorazon de la comunidad mas necesitada, un dia les quemen la casa o algo. Aqui son asi. Lo de su procedencia es que ya te digo, fueron rimera plana cuando llegaron y se hablo mucho de ellos.

Shirat dijo...

Me parece perfecto que haya gente así, sobre todo por el consuelo y la alegría que pueden llevar a muchas personas.
Ahora bien, eso de que se pongan delante de una clínica de planificación... entiendo que la iglesia católica tiene sus ideas, pero hay que ser realista con el mundo actual, y ellos cada vez están más lejos a pesar de sus buenas intenciones.

chema dijo...

aparte de que hay cosas más importantes de las que preocuparse que los centros de planificación familiar, eso de ponerse delante de estos centos a rezar es como condenarlos públicamente, cuando desde un punto de vista objetivo, no hacen nada malo. pero bueno, al menos se agradece que traten de acercarse a la gente necesitada y ayudarles...