sábado, 30 de agosto de 2008

MAS LIBRACOS


Del libro de Heidi ya hablé aquí, pero de esa misma colección del Círculo de Lectores, también conservo 20.000 Leguas de Viaje Submarino de Verne, Las Minas del Rey Salomón de H. Rider Haggard y cómo no, Corazón, de Edmundo D'Amicis, el que más lágrimas me habrá reportado y tal vez, junto con El Conde de Montecristo, el libro que más veces he releído.
Todos tan diferentes, pero tan necesarios. Todos tan sustanciales, tan imaginativos. En especial Corazón. tengo debilidad por este libro, no lo puedo evitar. Constituyó todo un descubrimiento encontrar que la historia de Marco apenas ocupa unas páginas dentro de este libro, mientras la lacrimógena saga televisiva parecía una telenovela inacabable. Esos personajes, Coretti, Enrico, Garrone, ese "albañilito"... Ay, que me da, que se me escapa una lagrimita... Ese olor a libro de verdad, a papel con solera... ese olor a tarde de invierno, a lluvia sobre el mar y a Cola Cao...

4 comentarios:

olivia dijo...

Que recuerdos! Yo también leí Corazón, precicamente sigue en casa de mi madre, uno de estos días me lo traigo.

Inma dijo...

Candela te voy a dar asilo político en casa. Si sigues acumulando muñecas, libros, comics, juguetes y cosas varias pronto ya no cabrás. Tengo sitio para uno mas.

anele dijo...

Me compré "Corazón" cuando estuve en Florencia. Fue una casualidad encontrarlo entre los trastos de un puesto del mercadillo y no me lo pensé, estaba en bastante buen estado y en el idioma original... es un pequeño tesoro.

Lombard dijo...

Saludos Candela:
Estaba pensando que si te gusta recordar las novelas de aventuras tal vez te interese un artículo que es el más emotivo homenaje que conozco que se les haya dedicado.
El texto es de Arturo Pérez Reverte, se titula "El doblón del capitán Ahab" y lo puedes encontrar en su página web "Capitán Alatriste" en la sección "El cementerio de los barcos sin nombre" (mira la columna a la izquierda).

Por cierto, menudos recuerdos de infancia "Las minas del rey Salomón" o Julio Verne o Jack London.

Un abrazo.