sábado, 4 de octubre de 2008

EN EL ZOO

Nunca me gustaron los zoos, y normalmente huyo de ellos como de la peste. No sé si debe a algún trauma infantil, no lo creo porque el único zoo cercano a casa era el Tempú de Jerez, que por otro lado, era una caca. O como mucho, las jaulas de monitos de raza imprecisa y la de pájaros ruidosos del Parque Genovés en Cádiz, tiempo ha. Hoy ya no queda nada allí, solo la peste y una legión de moscas.
A pesar de haber visitado en numerosas ocasiones el Phoenix Park en Dublín, me he negado rotundamente a visitar su zoo. Tampoco fui a ver el de Brooklyn o el de Central Park en Nueva York. En París fuimos a ver uno en un día que todo lo demás estaba cerrado (debía ser lunes, pues), y tampoco me gustó. Nada del otro mundo, la verdad. Chiquito y apestoso. Pero al guiri le encantan. Es como un niño, en el fondo. Y cuando se viaja con niños... hay que darles pequeños placeres como este.
Así que allá nos fuimos, al zoo de Madrid a ver una serie de animalicos, algunos de los cuales no había visto en mi vida "in person", como el Oso Panda, que por cierto estaba entre cabreado y tristón, allí solito dando vueltas para dentro y para afuera, golpeando la puertecita por donde le servían la comida con cansina impaciencia... Y más sucio que un barragán. El panda de la foto del tícket y el que tienen fuera debe ser del día que llegó, recién pasado por el mimosín, porque el pobre mío hacía tiempo que había visto el agua, me parece a mí (y no le hice foto, tendré que mirar las del guiri, a ver).
Lo que más me gusta de este zoo, es lo bien organizado que está, dividido en continentes, de modo que encuentras todo a mano y educativamente para los niños creo que es una idea estupenda. No nos dio tiempo a verlo todo, por desgracia, porque habíamos quedado con unos amigos, pero lo que vimos, lo disfrutamos.


También me resultó simplemente encantador este oso que se dedicaba a levantar la zarpa como diciendo "¡hola!" a todo el mundo. Cuando se detenía, los niños gritaban "hola, hola" y volvía a hacerlo. Mientras, el otro al fondo, tumbado a la bartola.
Otros posan que es una maravilla...


Con los Baboons estuvimos un buen rato, si os fijáis bien, en el centro de la foto hay un monito pequeño, que su mamá llevaba de un lado a otro y nunca dejaba que se alejara ni un centímetro. Tengo otras fotos del que parecía el "jefecillo", un baboon enorme y peludo, pero me temo que no sean aptas para niños (tenía el pito al aire y bien... ejem...). También vimos a un par de panteras negras dándole que te pego mientras los papás trataban de llevárselos a otra zona, jeje.
Me hacía mucha ilusión ver a los koalas, pero los tres que hay en el zoo estaban completamente dormidos. He leído posteriormente que se debe a que sus digestiones son larguísimas y muy pesadas debido al virus que tienen en el estómago y que les permite digerir algo tan tóxico como el eucalipto.
Pero donde mejor lo pasé, sin duda alguna, fue en el espectáculo de los delfines, que a pesar de haberlo visto varias veces en diferentes Acuarios (de esos sí soy amiga), siempre acaban por sorprenderme y emocionarme. Y mi premio fue esta preciosa foto de uno de los delfines en el mirador interno de la piscina, que parecía estar sonriendo... una sonrisa para mí solita.
Me encantó el acuario, con sus tiburones y sus diferentes clases de peces, moluscos, y seres marinos (tenían caballitos de mar) a cual más sofisticado, aunque también había un par de besugos (no miradme) y algún atún. Mi foto favorita es la de las medusas.

Los tiburones impresionan bastante, se acercan sigilosamente al cristal y no sabes a ciencia cierta si te están mirando con intención de avalanzarse contra el vidrio. Las fotos no están muy nítidas, pero la iluminación no es la ideal para hacerlas tampoco, y no se nos permitía, como es lógico, el uso del flash.

Y aunque el guiri no tenía ni puñetera idea de quién era Rodríguez de la Fuente y yo le sometí a una rendición a capela del tema de su serie El Hombre y la Tierra (juro que me pidió que me callase pero yo me encontraba de humor porculero ese día), no podía dejar el parque sin ir a ver la escultura en su honor. Esa voz tan peculiar estará en mi mente hasta el día en que me muera. Por cierto que en el show de las aves rapaces mostraron al ave que inmortalizara nuestro amigo Félix abriendo un huevo de avestruz a golpe de piedra, como en el icónico programa.

Y creo que con esto se acabó mi fobia a los zoos. I'll be back...

14 comentarios:

Sonia dijo...

A mí me encanta el zoo de Madrid,además de estar todo muy bien organizado los animales suelen estar bien cuidados,con suficiente espacio y condiciones apropiadas,no como en otros zoos que he visitado que los tienen a los pobres deprimidos por las pésimas condiciones en que se encuentran...es una vergüenza.

¡Ah! y esa figura de Félix Rodriguez de la Fuente me encanta...un verdadero acierto el haberla colocado ahí,yo tengo mis fotos con ella,claro ;)

chema dijo...

me encantan todas las fotos, sobre todo la de la jirafa y la del delfín! los delfines son muy nobles.

lo de poner de qué continente son los animales es muy buena idea. el oso panda sabía que era de asia, pero me enteré hace relativamente poco de que era de china en concreto...

Bertha dijo...

Nosotros fuimos hace tres años a Madrid pero no fuimos al ZOO y no se porque? estuvimos cuatro dias, y fuimos a otros sitios de Madrid, pero por lo que tu cuenta esta de muerte. Fuimos al Museo de Valencia, y alli habian bastantes Animales de todo tipo. En Barna el Acuariun es una pasada los Tiburones.

Salegna dijo...

Me encantan los animales, muchísimo pero en su hábitat natural. No me gustan los zoos, tan poco como los circos, por eso de los payasos supongo.
Aunque creo que los zoos son necesarios para evitar que algunas especies se extingan.
Son muy pocas veces que los visito, pero a mi marido le encantan así que en ocasiones no me queda otra.
Muchos besos

raquel dijo...

Hay cosas en el zoo de Madrid que a mí me dan mucha pena, como el tigre blanco y el de bengala entre cristales.... los leones.... pero como dice salegna, serán necesarios para que no se extingan, veo que te han cundido las minis-vacaciones en Madrid, besos wuapa

anele dijo...

Como te dije, fuimos al zoo porque yo levaba años sin ir y tenía muchas ganas de verlo de nuevo (por cierto, martes por la mañana, ... ¡¡ni un cochecito de niño!!, qué gozada).
Me "copio" la foto del oso hormiguero, que Germán se pasó 5 minutos persiguiédolo y el otro venga a dar vueltas entre los matorrales... y la única foto que conseguimos medianamente decente no se le ve el hocico entero (ya ves tú qué gracia).
Me encantó la zona de los tigres, porque el "jefe" se puso a rugir y menuda potencia que tiene (cerrabas los ojos y te lo imaginabas allí, en medio de la sabana africana... daban ganas de salir corriendo, je, je).
Por cierto, que el Baboo necesita un ducha de agua fría, porque la foto que tengo de él es identica a la tuya. Y que a mí también me vuelven loca los koalas, iba soñando con verlos y... siesta, siesta, siesta.
Los peces no me gustan especialmente pero reconozco que nos gustó mucho el acuario (la pena es que vimos el espectáculo de los delfines pero no sabíamos que se podia bajar a verlos tras el cristal... con lo que me gustan..., ya ves, y yo pensando..."dónde haría Ruth esa foto tan de cerca?" pero no se me ocurrió preguntar).
Me alegro de que te gustara. Yo disfruté como una niña.

geno dijo...

Que bonitas las fotos, opino como Chema, sobre todo el delfín y la jirafa. Hace ¡bufffff! de años que estuve allí y la mejor foto que hice fue de una jirafa ¡que bien posan las jodias! jejejejej

SONY dijo...

Hace muchos años que fui de pequeña al zoo de Madrid, apenas lo recuerdo.

Para ver animales en estado salvaje, Cabárcerno, en Santander. Me impresionó la amplitud de esa especie de reserva natural, donde los animales tienen terreno para moverse y correr, tanto que en algunos casos si buscan esconderse, como nos pasó con ciertos leones que debían buscar la sombra para sestear, no llegas a verlos... Pero es digno de ver, esos elefantes, los rinocerontes, los búfalos (uno de ellos embistió contra la valla de madera incitado por los inconsciente bravuconeria de unos jóvenes...). Me encantó ese lugar, y en cuanto a acuarios, he visto el de San Sebastián que me gustó mucho pero sin duda el de Barcelona me impresionó, sobre todo el pasar bajo ese túnel viendo los tiburones nadando por encima tuyo...

Inma dijo...

Has sacado unas fotos muy chulas de los animalillos.
Me impresionó mucho el acuario de los tiburones, cuando pasan cerca de ti con esa mirada muerta, fria como el acero.

Lombard dijo...

Saludos a todos:
Estimada Candela, he leído esto y me he sentido nostálgico. Ya he comentado por escrito lo que significaban para mí los animales en mi infancia.
Y en cuestión de zoológicos mis escasos conocimientos me inspiran sentimientos encontrados.
He visitado relativamente pocos zoos en mi vida pero los que sí (generalmente en mi más tierna infancia) me hicieron disfrutar de lo lindo y llegué a tener memorizado todo lo que había enjaulado.
Safari Park de Vergel, Safari Park de la Aitana, Zoo de Jerez, Safari Park de Elche, Zoo de Barcelona y Zoo de Valencia, forman parte de mis recuerdos infantiles tanto como las novelas de "Los Tres Investigadores".
El de Madrid lo conocí tardiamente, ya con mi novia (hoy mi señora) en un viaje de ir y volver el mismo día por eso de no compartir techo fuera de casa (tal cual).
¿Qué puedo decir al respecto?
Que casi me postro ante Félix Rodríguez de la Fuente, que dí una lección magistral (y supongo que pesadísima) sobre las diferentes especies o que me conmovió ver a Chulín disecado (aún recuerdo la canción de Enrique y Ana que tarareé).
Un zoo puede ser algo infernal para los animales y puede ser la salvación para especies en peligro de extinción.
Pienso en espacios sucios, con jaulas ridículas y animales sarnosos y me entran arcadas. Y mejor no recordar ciertas ferias ambulantes de mi infancia. Como para querer enjaular a cierta gente. Animales que literalmente no podían girar la cabeza, una peste inaguantable, niños repelentes azuzando para que los animales se estrellen contra la reja (ay, yo lo hice alguna vez, cómo arreglar lo que ya no tiene remedio).
Pero también está el reverso. En este caso luminoso, por una vez. No hay más que fijarse en Durrell y en la paloma rosada de Mauricio, los gecos de la Isla Redonda o los murciélagos de Rodríguez.
Y a otros zoos debemos el hoy poder contar sobre el planeta Tierra con el ciervo del Padre David, el ánade de Haway, el león del Atlas o el bisonte europeo. En zoos se resucitó y preservó al uro.
Una de las grandes novelas de mi infancia "Gurca, el águila que se escapó del zoo" de Manuel Maristany, ponía a parir la vida de animales en un parque. Lo cierto es que tenemos los dos aspectos.
Un cordial abrazo.

Susana dijo...

Que chulas las fotos Ruth!!!!! menudo viaje que os habéis pegado. Ese es un viaje que tengo yo pendiente para hacer con las ninas: zoo y parque de atracciones o Warner, no se. Tu que has visitado los dos cual me recomiendas para ir con niñas pequeñas?? El parque de atracciones de Madrid o la Warner???

Candela dijo...

Pues mejor el zoo. La Warner esta dividida en 4 zonas, y la de niños seria mas la de Cartoon Town, porque luego esta la zona de superheroes y la del oeste y otra que ahora no me acuerdo cual es pero que las atracciones son todas mas para adultos, por ejemplo, grandes rooler-coasters, simulkadores, casas que dan vueltas y eso. Cuanto menos, si tus niñas tienen el estomago ese dia un poco delicao, te echan la pota. Pero en el zoo vas a pasar mas horas y problablemente sea mas educativo.
Ojo! Que en la parte de la Warner de superheroes, que nos tragamos el show de Batman, los niños disfrutaron como enanos, y lo mismo en la casa que la habitacion parece ponerse del reves y tu con ella!! Y que la Cartoon Town es ideal, puedes visitar la casita de Bugs Bunny, la de Piolin, hay atracciones para niños y eso.

Susana dijo...

Gracias Ruth, aunque mi pregunta iba más hacia la disyuntiva entre el parque de atracciones de Madrid y la Warner porque el zoo por supuesto a estas les chiflan los animales... y a mi también!!!

Candela dijo...

ah, pues es que en el parque de atracciones de la Casa de Campo no hemos estado, pero seguro que a las niñas les encanta!! Y ademas esta al lado del zoo. Yo lo unico que se es que pasamos por el lado y solo se oian gritos de niños, asi que se lo debian estar psando pipa!!