jueves, 30 de octubre de 2008

UNA DE CASTILLOS ENCANTADOS (Halloween Special) -II-




El Charleville Forest Castle, en Tullamore, es un castillo de estilo gótico de una hermosura colosal, cerca del Río Shannon. Construído entre 1798 y 1812 para la familia Charleville, dada a unos excesos y unas extravagancias que apenas se podían permitir, es obra de Francis Johnston y el primer Conde de Charleville, Charles William Bury. Les llevó más tiempo del habitual constuirlo por la sencilla razón de que la familia vivía muy por encima de sus posibilidades a veces y las obras se detenían cuando se acababa el dinero, y volvían a retomarse de nuevo cuando la familia atravesaba condiciones más favorables, resurgiendo a la vez sus cada vez más ampulosos gustos. La familia Charleville habitó en el castillo en contadas ocasiones, pero la mayor parte del tiempo este permanecía vacio. En 1960 estaba prácticamente abandonado.

Hoy pertenece a Bridgent Vance que se encuentra restaurándolo a su viejo esplendor, aunque el trabajo no ha sido fácil debido a las constantes interrupciones de sus "otros habitantes". Al parecer las obras han despertado a los espíritus, lo que le ha hecho ganar el nombre del "Castillo más espeluznante de Irlanda". Son muchos los investigadores de lo paranormal y los programas de televisión que se han interesado por el edificio, su historia y sus fantasmas, entre ellos Ghost Hunter International, Most Hunted y Scariest Place in Earth.
Con frecuencia se oyen sonidos de niños jugando y riendo en el cuarto de juegos, y la hija de Bridget, Kate, fue en una ocasión encerrada dentro de un armario por uno de estos juguetones fantasmas.

Un amigo de la familia que decidió quedarse a pasar la noche allí tras una fiesta, se dispuso a dormir tranquilamente en una habitación a medio remodelar. A la mañana siguiente los hijos de Bridget le preguntaron por qué había dormido con las luces encendidas y la puerta abierta, y tuvo que explicar cómo había oído los susurros de una conversación en la habitación entre dos caballeros ingleses, que por el tipo de vocabulario que usaban, pertenecían evidentemente a otra época.

Y uno de los fantasmas más recurrentes es aquel de la pequeña Harriet, que perdió la vida al bajar las escaleras deslizándose por la barandilla, cayendo a una muerte prematura, tras subir a lavarse las manos. Muchos la han visto con su vestido de chiffón, jugando en esas mismas escaleras. A veces se la ve en compañía de otro niño.

Se ha visto, además, al propio Charles Bury y a Francis Johnston, junto a un grupo de Druídas bendiciendo las habitaciones.

En el camino de entrada al castillo se alzan varios robles, uno de los mayores es conocido como "El Roble Rey". Cuenta la leyenda que un miembro de la familia Charleville ha muerto cada vez que el árbol ha perdido una rama sea por condiciones climáticas o por su edad. El coronel Charles Bury Howard murió en Mayo de 1963, dos semanas después de que el anciano roble fuera alcanzado por un rayo que casi le destruyó.
En este castillo se han rodado las películs Becoming Jane (La Joven Jane Austin) y Northanger Abbey (La Abadia de Northanger), ambas en 2007.

4 comentarios:

Urko dijo...

Muy buenos posts los que están escribiendo de castillos y de fantasmas. Es un tema que me apasiona.

Elphaba dijo...

Muy chulos los castillos, pero me da que tenía que costar un huevo calentarlos en invierno, jejeje. Brrr, voy a ponerme unos calcetines gorditos.

Bertha dijo...

Yo he visto, la joven Jane Austen, la recuerdo vagamente, no estuvo mal, en cambio la otra no la he visto, aunque la busque en el youtuve, esta con subtitulos y el sonido no es bueno, si la encontrase en español la veria, voy a ver si la encuentro.
Sobre el castillos es una pasada, muy chulo y la escalera no digamos, jo?

charo dijo...

Sigo esperando tus otras entregas sobre los castillos.... ¡apasionante!