martes, 11 de noviembre de 2008

NUEVA VICTIMA EN LIMERICK


El chico de la foto de la izquierda se llamaba Shane. Shane Geoghegan. Era un amante del rugby. Tanto que pertenecía a un club por el que habría dado todo. Tenía veintiocho años y sin embargo se dejó la vida en la hierba húmeda de la madrugada por un asunto que nada tenía que ver con él.
Shane es la última víctima del Limerick más villano, ese de barones de la droga, bandas feudales y hitmans acechando en la oscuridad. Sucedió puerta con puerta con la casa de mi amiga Vicky, una casita preciosa y familiar, en una buena zona, no crean que estamos hablando aquí de los barrios bajos ni de los dominios del hampa.
Kilteragh es un área rsidencial de muy reciente construcción, en una zona considerada tranquila y familiar. Una tranquilidad que se ha convertido en miedo desde que la vida de un inocente que nada tiene que ver con bandas armadas, drogas o hampones se ha perdido, sólo porque en la oscuridad, se parecía demasiado a uno de estos criminales, uno cuya contra vida se ha atentado tres veces y que ha salido siempre ileso.
Era la madrugada del Domingo, sobre la una y media de la mañana, y Shane regresaba tranquilamente caminando a su casa, a pocos metros de donde cayó muerto con una bala en la cabeza, esa casa a la que se había mudado hace sólo un par de meses con su prometida y que estaba sin duda más llena de ilusiones que de muebles. Acababa de ver un partido en casa de un amigo, el Irlanda-Canadá.
Dicen que una sombra salió de la oscuridad blandiendo una pistola y que persiguió a Shane hasta matarle. Quince disparos dicen que se oyeron en la zona. Y sus gritos. Según los noticieros, este asesinato es el final de los seis meses de paz que reinaba en Limerick entre las dos bandas de gangsters rivales, en ese feudo que ha visto reinar el terror en la ciudad.
Un asesino de la banda McCarthy-Dundon le confundió con un miembro de la banda contraria (los Collopy), que al parecer vive en la misma urbanización y sobre el que pesa "una pena de muerte" particular. El susodicho objetivo había sobrevivido previamente dos intentos de asesinato fallidos. La primera vez, en Agosto del 2006 cuando al aparcar su coche cerca de su casa, le dispararon veinte veces, sin que ninguna bala llegara a herirle siquiera.
Una semana después de este ataque, le dispararon a su primo mientras caminaba por el barrio. Pero esta no había sido la primera vez que este miembro de los Collopy escapaba la muerte, como dije anteriormente. Ya había escapado a la furia de los McCarthy-Dundon cuando le dispararon en Southill poco antes. En esa ocasión recibió heridas en la cara y perdió un ojo. Fue detenido por la policía en la Operación Anvil en 2006 en conexión con una captura bastante considerable de armas y heroína.
El criminal, treintañero, que se ha mudado hace poco a Kilteragh, vive allí con su pareja y sus dos hijos pequeños.
Y sin embargo, quien pierde la vida es un chico joven y sano de 28 años que jugó su último partido el mismo sábado por la tarde. Su asesino dejó la escena, al parecer, en compañía de un cómplice que le esperaba en un Renault-Espace oscuro que fue encontrado quemado en las cercanías de la ciudad ayer por la mañana. Mientras, el objetivo real regresaba a su casa después del tiroteo y allí permanecia, en la seguridad de su hogar y un barrio atestado de policías para la investigación, con la zona totalmente acordonada para reunir pruebas.
Se cree que al menos tres personas están relacionadas con el trágico suceso, y conocidos criminales a lo largo de Limerick están siendo cuestionados sobre su paradero durante la noche de los hechos, en una operación con más de 50 agentes involucrados.
Vicky, mantente alejada del tuerto.

11 comentarios:

Sergio Arán dijo...

¡Qué barbaridad! Ejecutar a alguien es, por supuesto, absolutamente inadmisible, pero que encima te confundan con un hampón y te maten, es desconcertante.
Y cada vez es más habitual oír estas noticias. Parece que hemos vuelto a Chicago, años 30.
Y un abracito a tu amiga.

Elphaba dijo...

Maaadre de Dios. Candelilla, ¿tú crees que así animas a que vayamos a visitarte? Vente pacá con el guiri! Ni Chicago años 20, qué "mieo" :S

Candela dijo...

chute de adrenalina cada dia! Nunca sabe uno si llegara vivo a casa, esto es como vivir en Bagdad...

Sergio Arán dijo...

Cuidado en Bagdad, que hay un ladrón muy famoso...

Candela dijo...

¿Uno solo? Me temo que aqui me se los nombres de memoria: Casey, McCarthy, Dundeon, McNamara, Collopy, McGrath... McNelly... Hay unos cuantos, te lo aseguro. Un dia voy a poner los caretos de... "las celebridades de Liemrick) y no me refiero a Frank McCourt y sus hermanos... o a Richard Harris, precisamente...

geno dijo...

Podría ser perfectamente el argumento de una película o de un capitulo de cualquier serie de TV. Desgraciadamente es la vida real en la que pagan justos por pecadores. El asesino tan pancho a pesar de haberse equivocado y el verdadero objetivo respirando tranquilo porque se ha librado una vez más. ¡Pobre Shane!

Inma dijo...

Estas navidades te regalo chaleco antibalas y habitación del pánico de dos plazas para que no dejes al Guiri fuera.

Bulma dijo...

Yo estoy sin palabras. Es que parece que me cuentas una película de lo que se ha dicho por ahí arriba, Chicago, años 20.

¿Ya no se puede volver a casa cuando oscurece por si te confunden y te pegan un tiro? Y eso que, como dice Candela, estamos hablando de una zona residencial, es decir, tranquila y respetable. Madre mía, qué horror.

Supongo que a la gente que le toca vivir en lugares con esta situación lo asume y no lo piensa. Te acostumbras a vivir con el miedo. En España tenemos, por desgracia, muchos ejemplos.

Pero yo digo, ¿por qué tiene que acostumbrarse alguien a vivir con miedo?

Shirat dijo...

Un abrazo a tu amiga y otro para ti Candela, porque aunque no vivas en ese barrio seguro que también estás preocupada. Yo lo estaría.

Candela dijo...

Pues mas preocupada esta ella, que el tuerto vive en la casa de enfrente...

chema dijo...

es increíble... uno se imagina que algo así pueda ocurrir en países reconocidos como peligrosos, como afganistán, irak, colombia... pero que ocurra en un país del primer mundo... no me entra en la cabeza.

por culpa de las mafias y sus reyertas ha perdido la vida un inocente, y han destrozado la vida de todos sus familiares... en fin, este mundo no sé a dónde va...