jueves, 5 de febrero de 2009

MISS CANDELA (El Rinconcito Carnavalero de Lar II)


En 1996, yo aún no había sacado a la persona que llevo dentro. Tras un fuerte revés del destino, me vi de regreso en una ciudad que apenas reconocía, entre cambios que se sucedían a tal velocidad que me eran difícil de asimilar. Mi confianza no es que estuviera por los suelos, es que era simplemente nula. Si no me hundí en el fango de mis propias lamentaciones fue porque estaba rodeada de unos amigos que estuvieron allí cuando más lo necesité, que me animaban día a día con sus acciones, más que con sus palabras. Y así el corderito fue poquito a poquito desembarazándose de su piel de lana para permitirse descocarse durante un rato.

Así es como me vi arrojada a los brazos de los artesanos del carnaval, reunidos en una asociación (ASACAR, en aquellos momentos), que un buen año decidieron escoger a su Musa para representarles de cara al carnaval. De todas las aspirantes, escogerian a nueve, y de las nueve, una sería proclamada Musa. Durante algo más de una semana acudíamos, peripuestas y con nuestras bandas, a los actos que cada noche tenían lugar en el Baluarte de la Candelaria. Ni qué decir tiene que me lo pasé de fábula. No sólo presenciando actuaciones de grupos carnavalescos en las calurosas tardes/noches de Agosto, sino visitando las exposiciones de los diferentes artesanos e incluso participando en algunos de los talleres abiertos a todos, como el de cerámica, donde con más pena que gloria logré "crear" una triste masa informe en el torno. Pretendía ser un jarrón pero acabó siendo una especie de cenicero. También logré mancharme la impoluta torerita blanca de arcilla fangosa.


Nos cantaron tunos (sí, qué le vamos a hacer, y casi se nos caen las... interioridades), nos regalaron flores, abanicos artesanales, broches. Nos mimaron. El acto final, la elección, no desmereció en nada al de la Diosa del Carnaval, fue emocionante y mágico, y cuando Lolita salió elegida, supimos que se lo merecía de verdad, porque Loli era una estrella que brillaba con vida propia. Quedé segunda, algo de lo que me siento infantilmente orgullosa. No hubo tontas escenas lacrimógenas, ni capas, cetros, ni coronas. Hubo lluvia de aplausos, de papelillos y de besos, porque este no era un concurso de belleza, no tenías que pasear tu palmito en bikini ni declarar que lo que más deseabas en el mundo era "World Peace". Nos juzgaron por nuestra personalidad, nuestro desparpajo, nuestro saber estar y nuestro modo de interactuar con las demás. Excepto dos que provenían de una agencia de modelos, se creían una "raza aparte" y sólo se hablaban la una a la otra, el resto congeniamos sin problemas y mantuvimos el contacto tras concluir aquella semana irreal.
Y todo no acabó ahí. Al poco nos llevaron a la Velada de los Angeles, una feria parecida a las de Sevilla, Jerez o Málaga, pero mucho más pequeña y "recogida", con casetas y flamenquito a todo volumen. Nos invitaron a exposiciones aquí y allí, a recepciones del Ayuntamiento y actos similares. En el Carnaval de 1997, hubo una carroza para las Musas, mas al salir bailando ese año con Rumbacar, no ocupé mi lugar en ella. Sí lo hice al año siguiente, porque en Agosto, repetí experiencia. Como musas del año anterior, nos reunimos de nuevo en la Candelaria el primer día de las festividades organizadas ese año por los artesanos, (que cambiaron su nombre a ASACA [Asociación de Artesanos de Cádiz] para dar cabida a aquellos que no trabajaban en el mundo carnavalero), para conocer a las candidatas de ese año. Fui de las primeras en llegar y el presidente, Manolo Peinado, me dijo que les había fallado a última hora una de las "fermosas" y se encontraban con una niña de menos, si no me importaría ocupar su lugar, aunque a efectos de concurso, no podría ser elegida. Lo había pasado tan bien el año anterior, que no me importó hacerlo. Sería el último año que disfrutaría del verano entre coplas de carnaval y artistas. Tres meses después, en Noviembre, cogería el avión que me traería a estas lánguidas tierras, aunque regresé en Febrero para reclamar mi lugar en una carroza cuajada de girasoles dorados que hizo portada en la prensa local.





Pase frío, ¡una jartá!, y tres horas más tarde no necesité esperar a la grúa que nos bajaba a nuestros asientos, salté con la agilidad de un canguro en busca del baño más cercano (¿a quién se le ocurrió que era una idea fantástica refrescar nuestras gargantas con cervecita durante todo el trayecto?). Alividas, cuando volvíamos las de los asientos más bajos y veíamos las caras de

angustia y las piernas cruzadas de las que aún esperaban en las alturas, no podíamos evitar reírnos y preguntarles si ahora querían "otra latita". O cómo ver a la bestia surgir del interior de la bella.

Después, como buenas amigas, nos fuimos a tomar unas copas a la Viña, a seguir disfrutando del Carnaval y ver los fuegos artificiales desde la playa de La Caleta.
Mientras recordaba estos eventos pasados, me he dado cuenta de que, mientras tengo muy presentes cada nombre de las Musas del 96 y sus rostros, sólo recuerdo a una de las del 97, y esto simplemente porque ya estaba en el grupo de baile de Rumbacar desde el año anterior, en el que no pudo presentarse a Musa por ser menor de edad. 1997 sería también el último año en el que participaría activamente en el Carnaval. La distancia física acaba rompiendo los lazos con todo, y aunque aún fui a Cádiz a celebrar la Fiesta un par de años más, a lo máximo que llegué fue a colar a las hermanas de mis amigas en alguna carroza (las influencias no se pierden), y a introducirme subrepticiamente en algún acto social.
Todavía tengo mis bandas como recuerdo, las de ambos años. Y un completísimo album de fotos (al menos del primer año, parece ser que el segundo fui bien tímida con la cámara), que pasar a futuras generaciones (si las hubiere).

14 comentarios:

Inma dijo...

Ahora si me has sorprendido...¿Has sido portada del Hola???
¡¡¡Cómo la Preysler!!!
A patir de ahora te trato de usted..

Luz de Gas dijo...

Estas genial en la cabalgata, que de recuerdos bonitos, no me extraña que añores el carnaval.

El sábado Carnaval en el RadioBlog

Candela dijo...

del Hola del Carnaval, suplemento del diariode cadiz, :))

chema dijo...

qué bien lo pasaste! esas cosas nunca se olvidan. y qué guapa sales en la fotos!!

marian dijo...

DA IGUAL
SUPLEMENTO DE LO QUE SEA......
PORTADA DE HOLA Y
CUENTA CUENTA LA PREYSLER ¿COMO ES? Y LA TITA HUMMMMMMMMMM ES TAN ASÍ COMO PARECE?
AY HIJA QUE TE LO JURO NOS HAS SALIDO
EN EL HOLA Y TODO
AINSSSSSSSSSSSSSS

Candela dijo...

Jajajja, Marian, la Preysler no se, pero a la Tita si la he conocido personalmente, porque tiene una casa en Sant Feliu de Guixols, donde vivi durante 6 años, y como yo trabajaban entonces en el periodico local, la entreviste un par de veces, jijijiji. Muy agradable la señora, la verdad.

BLAS dijo...

Sí que has vivido de cerca el Carnaval, vamos, en todas las tripas... Por la cara que llevas, te lo tuviste que pasar de p... ma... Imagino que añorarás, como todas, esos años, ¡pero qúe te quiten lo bailao!

Lar dijo...

Me ha encantado....leerte es como vivirlo tu misma... y sales espectacular en las fotos... aquellos maravillosos años....

R.M dijo...

Hay Candela, que te veo como la baronesa, vendiendo exclusivas, jajaja. Estas genial en las fotos. Son un tesoro, guardalas bien. Besos

Bertha dijo...

JO? que esperiencia para contarla a las proximas generaciones, esta genial y encima conociste a la Tita, jo? que vamos a pedirte audiencia...

CGR dijo...

Más carnavalera no se puede ser, en todas las interioridades que estuviste, jejejeje

anele dijo...

Qué recuerdos taaaan bonitos, hija. Me alegro de que lo pasaras tan bien. Según veo, fue una buena terapia contra los fantasmas del pasado.
Como dicen, pa'tras sólo pa' coger impulso.

Charo Barrios dijo...

Hija qué envidia!
cuando era pequeña soñaba con ir en alguna carroza, pero nada...
Ahora, a la vejez, me pierdo muchas menos cosas.

marisa dijo...

vaya candela eso es vivir un carnaval conoces a tol mundo enhorabuena si te hubiera conocido antess uffffffffff no veas seguro que el carnaval lo hubiera vivido de primera mano ya me encargaba yo de eso JIJIJIJJJIIIIIIIIIIII QUE PIDONA ANDO
ya veo pues te debes haber pasao de miedo y yo solo fui una vez en el 2006 a ver carrusel de coros ainssssss
pus si ahora solo lo veo por tele o internet este año no podre verlos en directo bua bua bua
no conoceras a algun autor que me escriba un pasodoble pa meterse con mi suegra y mi suegro verdad ¿¿¿¿ jijijiijij ya me gustariaaaaaaa uffff
me encantan las fotos del hola ya eres famosa que guapaaaaaaaa ole ole y oleeeeeeeee marisa