jueves, 9 de abril de 2009

EL GRAN FUEGO DE LIMERICK

El edificio de la instantanea superior aloja hoy el gran almacén de Brown Thomas, una de las tiendas más exclusivas de Irlanda, hasta hace pocos años llamada Todd's. Pero este edificio no es el original. Brown Thomas, que ofrece los más caros diseños desde 1849 en Dublin, se fusionó con otros grandes almacenes de la cadena en Galway, Cork y Limerick a finales de la década de los 90.
Pero en Limerick, su cara cambió para siempre en la mañana del martes 25 de Agosto de 1959. El gran departamento comercial ocupaba una buena extensión del bloque o manzana con fachadas a O'Connell y William Street. Aquella mañana, sobre las 11am, se descubrió un pequeño incendio en el local. Hora y media después, a las 12.30, el lugar era un infierno. No sólo Todds se vio consumido por las llamas. El fuego abrasó también los negocios colindantes de Burtons, Liptons, Cesars y Goodwins mientras otros tres edificios resultaron bastante dañados. Los escombros dejados tras el incendio se llevaron a los antiguos baños de Mill Road en Corbally y ocuparon lo que hoy es una urbanización. Durante años, los residentes locales podían ver los antiguos pilares de Todd's asomando desde el suelo. A pesar de la complejidad y la intensidad del fuego, no hubo que reseñar daños humanos. Eso sí, la manzana entera quedó totalmente destruída. De tal acontecimiento, por fortuna, existe gran documento gráfico:



arriba, el fuego al poco de ser descubierto



Las llamas cobran intensidad



El daño en los negocios anexos


Fue el mayor fuego de la historia de Limerick. Se detectó primero en el departamento de venta masculina en la parte de William Street y en tan sólo unos minutos esta sección se convirtió en una bola que lo aniquiló todo con su caliente lengua. Miles de personas miraban impotentes cómo la Brigada de Bomberos trataba en vano de reducir las llamas, pero en una media hora esta enorme sección del edificio fue completamente destruída, con el intenso humo y el fuego saliendo por las ventanas y amenazando los edificios adyacentes, hasta destruir Lipton y Burton. Los empleados de Todds intentaron salvar los libros y el stock de la parte de la tienda que aún no estaba afectada, pero tuvieron finalmente que desistir debido al gran riesgo que suponía cuando los pisos superiores podían derrumbarse en cualquier momento.

Media hora más, y el calor era tan intenso que el camión de los bomberos tuvo que ser apartado. Una de las mangueras se incendió mientras los voluntarios intentaban empujar el coche lejos de la escena. Cuando se dieron cuenta de que ya estaba fuera de control, se hubo de llamar a las brigadas del Aeropuerto de Shannon, a las de Ennis, Rathkeale y a la guarnición de los Cuarteles de Sarsfield, que llegaron en pocos minutos. En total, se emplearon 11 brigadas, incluyendo las de Cork, Kilmallock, Charleville, Fermoy, Ranks y Tipperary. Durante dos horas las mangueras trataron de controlar las llamas con poco efecto. 30 mangueras estuvieron echando agua hasta pasadas la 1.30pm. En Bedford Row, la calle cercana, al otro lado de la carretera, se desconectó una manguera cuando un coche pasó sobre ella y los transeúntes resultaron completamente empapados.

Todo el bloque que compone O'Connell Street, Thomas Street y William Street permaneció acordonado mientras cientos de voluntarios asistían a las brigadas y el tráfico se desvió. Llegó un momento en el que se temió que el fuego podría extenderse incluso al otro lado de William Street, debido a su potencia.

Parece ser también que sobre unos 15 minutos después de que se notara el fuego por primera vez, hubo una explosión causada por un tanque de fuel en el sótano, por lo que se descubrió más tarde que la posible causa del incendio fue el reventón del mismo. Una hora tras el comienzo de la tragedia, la fachada se derrumbó. A los 15 minutos el resto del edificio le siguió. En tres horas, había desaparecido por completo, causando más de un millón de libras de la época en daños. Las ventanas de los edificios al otro lado de la carretera en O'Connell se resquebrajaron por las altas temperaturas, y los tenderos iniciaron una cadena con cubos de agua para prevenir mayores daños. Los bomberos también empaparon los edificios. Roches Stores (hoy Debenhams), quitó todos los bienes de sus escaparates y otras tiendas hicieron lo mismo.

Unos 200 empleados perdieron su trabajo en Todds y otros 20 en Lipton. algunos más se quedaron sin empleo en los otros inmuebles afectados. El final de Todds fue el final de una era, que supuso cambios mayores para el centro de la ciudad.

Fotografias: Archivo del Museo Local On Line.

15 comentarios:

J. M. Rosario dijo...

Todo eso fue mucha candela, mucha candela! Lo bueno de ti es que, en cambio, eres constructiva!
Me gusta lo que dices, Candela!

chema dijo...

no me extraña que en los edificios se tomen tantas precauciones para prevenir los incendios, que incluso a veces son insuficientes. es que un incendio, a poco que lo dejes que se expanda, puede provocar unas pérdidas enormes. y eso en el caso de que no haya heridos, que sería muchos peor...
aquel incendio veo que supuso un golpe a la economía de la ciudad de limerick, al destruirse ese edificio y varios comercios circundantes, con la consiguiente pérdida de puestos de trabajo...

CGR dijo...

¡Menudo drama se montaría! Se debe sentir una impotencia viendo como se destruye todo sin poder hacer nada por detenerlo

Fauve, la petite sauvage dijo...

Qué pánico nos causan las grandes catástrofes y los fenómenos de la naturaleza que destruyen y arrasan. A todos en general; a los que hemos sufrido muy cerca algún percance más en particular; a mí en concreto me afecta el fuego por un accidente muy grave, gravísimo y fatal, que ocurrió hace bastantes años (cuando yo tenía 11, cómo no) en (a) mi familia.

Me sumo a los que aplauden tu forma de contarlo, cómo no, todo lo cuentas bien, hasta un fuego, madre mía, eres una artistaza de tomo y lomo; te digo mi lista de la compra y haces una entrada salerosa y con poderío, filliña, eres una genia.
Una pregunta, ¿Lipton era lo de los tés? Recuerdo esa marca de caja amarilla que era una de las dos que había antiguamente en España, y en cuanto empezaron todas las mezclas "tropicales" y marcas de todas partes, desapareció. No sé si era muy bueno porque era la marca más barata, pero sí sé que era el que más me gustaba.
Bueno, una tonterida mida más.
Besos, Candela.

Candela dijo...

No, Fauve, no era una tienda de Tes, esta creo que era una tienda de comestibles o algo asi. No estoy segura. Peguntare porque en internet no encuentro mucho detalle.

anele dijo...

Me recuerda a cuando se quemaron los Almacenes Arias de Madrid, hace años. Por desgracia allí sí hubo víctimas entre los bomberos.
Esos incendios tan violentos son muy peligrosos, por el riesgo de propagación que tienen. Menos mal que pudieron sofocarlo y no fue a más.

Candela dijo...

Especialmente porque estos edificios, basicamente estan hechos de madera. Este almacen, ademas, tenia todo el interior forrado en caoba, asi que ya ves lo rapido que se pudo propagar el fuego...

La Gata Coqueta dijo...

Paso a saludarte y desearte estos tres días llenos de amor y paz al lado de tus familiares.

Todo este y amor para que te acompañen a seguir la senda más adecuada durante todo el año.

Un abrazo querida amiga.

Fauve, la petite sauvage dijo...

Y al Chiado portugués ardiendo, y a todos los fuegos, El Fuego (se lo he robado a Cortázar).

Fauve, la petite sauvage dijo...

Y lo de los tés era sólo una curiosidad, ¡no te vayas a preocupar! A no ser que seas una "no sé qué" compulsiva como yo (¿cómo se dice? que si tienes una duda no paras hasta que sabes la respuesta... bueno, no me sale la palabra pero tú ya la tienes entre la sonrisa de tu cara ;-) ).

Luz de Gas RadioBlog dijo...

Ay que tragedia más grande, vamos "pa haberno matao".

El fuego arrasa con todo y deja un olor asfixiante, no me gusta nada, bueno tu candela si porque es de jaras del campo.

BEsos

América dijo...

Cualquier precaucion es poco,damos por sentado tantas cosas!,la realidad es que nuestro entorno es mas frágil de lo que pensamos,excelente crónica Candela,como te dice J.M.Rosario es que tu eres mucha Candela pero constructiva!!!!!!

peter custo dijo...

Hola Candela tienes un nuevo seguidor te escribo desde Tenerife me atrae mucho el mundo anglosajón será porque suspendi ingles en secundaria ,he pasado por muchos blos pero nunc ame he encontrado con uno europeo de habla csatellana ,te pondre en mi lista de blog favoritos espero ser un buen amigo saludos desde el paraiso canario .

Candela dijo...

Hola, Peter, gracias por tu visita, aqui estoy para lo que necesites, y no tep reocupes poor el suspenso en ingles, que nunca es tarde para aprender!

El taller de Curra dijo...

Que ilusión volver a leer algo sobre limerick, estudié en irlanda (en kylemore abbey) y tenía una buenisima amiga de limerick, ciudad a la que fuí en un par de ocasiones.

saludos y felicidades por tu blog, me ha encantado..!!!!