jueves, 9 de julio de 2009

COMO UNA CABRA


Hace unas semanas hallé en un tabloide uno de esos artículos que casi pasan desapercibidos, hablando de las más estúpidas demandas llevadas a cabo, un tema que sin duda interesará a mis lectores involucrados en el correcto funcionamiento de la ley.

Todo comenzó con Stella Liebeck, cuya ridícula demanda judicial contra McDonalds acarreó una avalancha de denuncias igualmente singulares, cuanto menos. En 1992, Stella, de 79 años, se derramó una taza de café de McDonalds, quemándose el regazo. Todos rieron cuando dijo que iba a denunciarlos, hasta que un jurado la compensó con 2.9 millones de dólares por el incidente.

Y hoy por hoy, las más extravagantes denuncias están a la orden del día. La última se refiere al exconvicto Dawud Yadullah, que ha puesto un pleito contra una enfermera de la prisión en la que estuvo, porque le envió de vuelta a su celda después de que una reacción adversa a su medicación le produjera una erección que le duró 55 horas. Parece ser que aquella particular dosis de "dureza" fue demasiado para Yaduallah. Pero incluso su acción legal no es tan atolondrada como las que componen una lista de las Diez Demandas Más Ridículas de Todos los Tiempos, recopiladas por John Costelloe, y que son, a saber:
  1. Cervezas y Chicas. Durante los años 90 Budweiser tenía una serie de anuncios en los que dos maravillosas y espectaculares mozas aparecían frente a dos camioneros que bebían la marca. Richard Overton, de Michigan, corrió a comprarse una caja de cerveza, se la bebió y esperó... y esperó... pero no apareció ninguna chica. Overton alegó angustia emocional y daños mentales debido a la falsedad del anuncio y exigió más de 10,000 dólares como compensación. Afortunamdamente el jurado se dio cuenta de que -ejem- se necesitaba más de una caja de Budweiser para conseguirle una cita a semejante perdedor y decidieron desestimar el caso.
  2. Cuando todo lo demas falla, demándate a ti mismo. En 1995 Robert Lee Brock, un preso de Virginia, aseguró que el crimen que cometió mientras estaba borracho violaba sus libertades civiles y sus creencias religiosas. El arruinado prisionero se demandó a sí mismo por 5 millones de dólares con la esperanza de que el estado se viera forzado a pagarle en su lugar. El caso fue desestimado y además probó que los prisioneros sirviendo sentencias de más de 23 años tienen demasiado tiempo libre entre las manos.
  3. Los pantalones de 65 millones. Cuando la lavandería del vecindario de Roy Pearson perdió sus pantalones, los demandó por 65 millones de dólares. No sólo alegoó"sufrimiento mental, inconvenincia e incomodidad", sino que decía que el letrero de "Satisfacción Garantizada y Servicio en el Mismo Día" representaba un fraude. Afortunadamente Pearson, que era Juez (toma ya!), no presidió su propio juicio, porque no sólo perdio los pantalones y el caso, sino también su trabajo como juez.
  4. Batman denuncia a Batman. El alcalde de Batman, una ciudad de Turquiía está actualmente tratando de demandar a Warner Brothers porque según él, los responsables de la última entrega (El Caballero Oscuro) usaron el nombre de su ciudad sin su permiso. Huseyin Kalkan también acusa a los responsables de la película de un número de crímenes sin resolver y de un alto número de suicidios femeninos, que asegura, son debidos al impacto psicológico que el éxito del film ha tenido en sus habitantes.
  5. El pensionista playboy. El playboy alemán Rolf Eden (77) intentó demandar a Katherina Weiss, de 19 años en 2007 después de que esta se negara a acostarse con él. ¿Su problema?: Discriminación por razones de edad. Eden adujo que la adolescente le dijo que era demasidado viejo cuando los dos regresaron a su casa tras una noche de borrachera. Bueno, si Hugh Hefner puede hacerlo...
  6. Golpea y denuncia. Tomás Delgado, un empresario español intentó llevar a la familia del chico de 17 años al que había atropellado a juicio en 2004 por daños en su Audi, a pesar de que conducía a velocidad disparatada, Delgado no fue condenado porque la victima conducía una bicicleta de noche sin reflectores. La presión pública finalmente le forzó a retirar la demanda. Por desgracia, ser un tonto del culo no es un crímen bajo las leyes españolas.
  7. ¡Eres demasiado famoso! El doble de Michael Jordan intentó denunciar a Nike por 832 millones de dólares por hacer a Jordan tan reconocible que le causó una lesión permanente, daño emocional y sufrimientos varios. CBS denominó la acción legal "tan escandalosa que en realidad otorga un mal nombre a las demandas frívolas."
  8. Demandantes naturales de nacimiento. En 1996 los padres de Patsy Ann Byers demandaron a Oliver Stone, declarando que su película Naural Born Killers llevó a que le dispararan a su hija. Byers quedó paralizada después de que dos ladrones se lanzaran en una carrera de excesos criminales tras ver la película. El caso finalmente cayó bajo las manos de los abogados de Stone y fue desestimado en 2001.
  9. Devuélveme mi riñon. Richard Batista decidió que había tenido suficiente cuando su infiel esposa le presentó los papeles del divorcio. Inmediatamente decidió obligarla a devolverle el riñón que le había donado ocho años antes para salvar su vida o pagar 1.5 millones de dólares. Ella le había arrancado el corazón y ahora él quería arrancarle su riñón.
  10. El sonido del silencio. Los publicistas musicales del finado compositor avant-garde John Cage demandaron a Mike Batt por plagio en 2002. Según ellos la canción de Batt "Un Minuto de Silencio" era una copia de "4.33" de Cage que también contenía nada de música ni sonido vocal. A pesar de que poner un copyright sobre el silencio parecía ser imposible, Batt accedió a resolver el caso fuera de la sala pagando una cantidad de seis números. El Silencio, al parecer, no sólo es oro. También vale millones.

8 comentarios:

Lily dijo...

jajajajja
Que divertido

Garbancitu dijo...

El problema no es que haya gente con todo el tiempo del mundo para aburrirse, si no que alguien escuche a esa gente y les haga caso. Entonces echate a temblar.
Joaquín.

CGR dijo...

Jajajajja, que bueeenooooo!! Pero como ni siquiera se atrevennnnn. Que poco tienen que hacer, tia, la verdad, porque demandar a la cerveza porque no ligaba, jajajajjaja ¡Ainsss, que me he reido un ratillo, ya ves!...

chema dijo...

esta gente ha visto muchos capítulos de ally mcbeal. :D
desde luego, hay que tener mucho tiempo y dinero para meterse en todo el berenjenal que supone una demanda, si no es por una razón muy poderosa.
en el album 'aerial' de kate bush hay un corte de un minuto y pico en el que sólo se oyen cantos de pájaros y una melodía de piano. esperemos que no la demanden por utilizar el sonido de esos pájaros sin el permiso de algún chalado que tenga el copyright. :o

Blanche du Bois dijo...

La gente está fatal se aburren o tienen mucho tiempo libre....
No se dónde leí de alguien que demandó a Macdonals porque la tarta de manzana estaba muy caliente, y ganó¡¡¡

BLAS dijo...

Desde luego, quien se dedica a comerse el tarro para hacer esa clase de denuncias o demandas está como un cencerro. Pero peor todavía está el funcionario judicial que admite a trámite semejantes aberraciones..

wuapibego dijo...

La historia del riñon me parece un puntazo :) en fin el mundo esta loco. Besitos

anele dijo...

Pues se me había pasado este post.

La verdad es que hay gente que le echa un morro monumental. Menudas denuncias!! La más fuerte de todas es la del marido que reclama el rinón. Anda queee....