martes, 11 de agosto de 2009

ST. STEPHEN'S GREEN

St. Stephen's Green fue uno de los tres terrenos comunales de la antigua Dublín, y fue cercado como parque en 1664 para que el gobierno, al vender los terrenos colindantes para edificaciones, pudiera llenar sus arcas. La zona verde actual es debida a una donación de Lord Ardilaun en 1880. Ardilaun era un miembro de la familia Guinness.
Es un remanso de paz en medio del caos dublinés, a unos metros de la ruidosa Grafton Street. Sus pastos están cubiertos de esculturas. En la esquina de Merrion Row se levanta el gran monumento de Edward Delaney en honor del dirigente nacionalista Wolfe Tone del siglo XVIII (el dirigente, el monumento data de 1967), al que la gente ha bautizado como "Tonehenge".
Hay un templete, bustos en honor de Joyce, Ardilaum o la Condesa de Mankievicz.
La zona más animada es la septentrional, conocida en el siglo XIX como Beaux Walk, donde siguen conservándose hasta el día de hoy clubs sólo para hombres.
El parque tiene forma rectangular, es de unos 550 x 450 metros. Una de las partes más llamativas se encuentra en su esquina noroeste, donde existe un jardín para personas ciegas con plantas aromáticas que pueden resistir el manejo y que tienen etiquetas en Braille.
Un poco más al norte hay un enorme lago que alberga diversas clases de patos y otras aves acuáticas. El lago se suple de una cascada artificial empalmada por el puente de O'Connell y adornada con un gazebo ornamental. Los lagos del parque se alimentan del agua del Gran Canal en Portbello.

La fuente de Las Tres Parcas fue un regalo de Alemania para agradecer a los Irlandeses su ayuda con los refugiados de la II Guerra Mundial.

4 comentarios:

chema dijo...

me encanta. cada vez me gustan más los parques, sobre todo si son poco conocidos y no va mucha gente. ese parque de dublín es precioso.
los patos me hacen acordarme de esther inevitablemente, jejeje.

Luz de Gas RadioBlog dijo...

Precioso, menos mal que aquí tenemos entre otros el de Maria Luisa que espero terminen de arreglarlo pronto.

BEsos

Geno dijo...

Que parque tan bonito. Me recuerda al de Isabel La Católica que tenemos aquí

Bulma dijo...

Me ha gustado mucho lo que dices de la zona especialmente habilitada para ciegos. Creo que es algo que no se hace en muchos sitios, la verdad.

Qué sitio tan bonito para escaparse del mundanal ruido (y allí literalmente porque por lo que cuentas, está al lado de una calle muy concurrida). Un bocata, un buen libro... y césped!