sábado, 19 de septiembre de 2009

AFTERPARTY...

Llegué a casa con el pelo oliendo a carne a la brasa y los ojos rojos de la intensa humareda. La fiesta post-parade tuvo lugar en la calle paralela a la mía, frente a la sede de la asociación gay Rainbow, que coincidentalmente se encuentra en Leamy House, la que fuera escuela de Frank McCourt. Es una calle relativamente estrecha, y por tanto el humo de la barbacoa flotaba en el ambiente tan espeso como la niebla londinense. Aún así, me tomé un par de hamburguesas "for the face", mientras pretendía oir el aburrido y largo "manifiesto" de la chica del escenario.

Arriba, Richard Lynch, actor, cantante y organizador de la cabalgata (he tenido malos pensamientos, lo sé, lo siento, soy una viciosa) ¡Qué coño! No lo siento en absoluto. Hay algo en la sonrisa de Rick que me encanta... Y es altíííísimo, el joio!
Habia un Bouncy clastle, pero desafortunadamente y para decepción de todos, y por asuntos de seguridad... sólo estaba permitido que fuese utilizado por niños de hasta nueve años.


El ambiente ha sido de lo más variopinto y familiar. Había un stand para que los niños -y los no tan niños detrás-, pudieran lucir las caras pintadas al gusto.

El presentador de la chaqueta dorada de la primera foto decidió hacer bailar al público y para ello pidió a todos los congregados que imitaran cada uno de sus movimientos. Este pequeñajo no dudó un momento en sumarse a los pasos de baile... con mucho más arte que la mayoría de adultos!

En el cercano parque tendría lugar más tarde una exhibición canina, y tras ver esta impresiva "muestra", que más que perro era caballo, empecé a preguntarme cómo serían los otros. Por desgracia por culpa del humo y el picor que me provocó, me vine a casa para airearme un rato yal final se me olvidó...


Maddonna Lucía: We're Queer, we're here, like it or lump it! hizo reir a los presentes con su desparpajo.

Mr. Gay Limerick (yummie, pol dió quién fuera hombre y gay!), y el actor y presentador Myles Breen congregaron y animaron a todos a bailar el Vals...


La fiesta ha seguido hasta más o menos las seis de la tarde, con un repertorio musical "totally gay" del que he disfrutado tumbada en el sofalito de mi salita leyendo el último libro de Dan Brown. Pero antes de venirme para casa... ¡Me compré mi chapita!


Ahora a esperar a ver qué nos preparan para el próximo año...

6 comentarios:

Candela dijo...

Gracias, guapa.

Parece muy divertido.

Es genial que la gente se vaya acostumbrando a estas fiestas y las entienda como una fiesta para todos.

Tienes un barrio estupendo, te lo he dicho?

Besos, guapa.

Luis Antonio dijo...

Interesante y divertida crónica de la fiesta gay en tu ciudad, Candela. Me quedo también con el aroma a barbacoa de tu pelo.
Saludos afectuosos

Loli dijo...

Se ve muy buen ambiente en esta fiesta, veo que dirigido a todos los públicos, y unas fotos estupendas con mucho color.
Aquí tuvimos hará cosa de 2-3 semanas festividad gay que duró 7 días. Hubo carrozas, mucha música por las noches,y un poco de desmadre (no me gusta el abuso de alcohol y otros y que se destroce el mobiliario urbano). A mí siempre me ha parecido gracioso cuando se comenta por ejemplo: el chico es gay...pero es buena persona, eh??. Después de mi corta-media trayectoria por el mundo llego a la conclusión de que lo normal es ser gay y lo raro es ser hetero. Besos. Loli

Luz de Gas RadioBlog dijo...

Desde luego Candela no te falta de ná en tu barrio limberkino que barbaridad, si estas en el centro del mundo, que maravilla.

BEsos preciosa

BLAS dijo...

Pero si son como las fiestas de mi pueblooooo!!!! Con hinchable pa los niños, el stand del maquillaje infantil (que luego aprovechan los no tan infantiles), el baile y los concursos de belleza... Igualito. Lo único diferente es que en las últimas fiestas aquí hubo un concurso de belleza de burros y allí de perros. Allí el humo era de barbacoas y aquí de petardos... Por lo demás, lo mismito.

Darthpitufina dijo...

Vamos, que te lo has pasado como los niños jugando a indios y vaqueros... Me encantó esta entrada, es genial, las fotos tan espontáneas son la prueba de que lo disfrutaste a tope... En mi caso me tengo que esperar al año que viene o pasarme un ratito por Chueca, pero vamos que no es lo mismo.

Un besote reina, ah y feliz lectura!(acabo de ver que tienes letras para rato)