sábado, 28 de noviembre de 2009

SECRETOS (XXIº EXTRAVAGANZIA)




Las palabras de esta semana: Ensobinarse, teruvela, búcaro. Máximo uso de palabras permitido: 300. Y lo que salió:

De aquellos días recuerdo claramente el búcaro de plástico blanco con sus flores artificiales y la bruma al otro lado de la ventana. Fijaba en ellos la mirada para olvidarme de lo que pasaba mientras mis uñas se clavaban en la tosca madera de la mesa.

El padre Finnbarr siempre aprovechaba las tardes de niebla y la oscuridad de la noche para dar rienda suelta a sus más bajos instintos. Yo no era el único. Tenía algunos favoritos dentro del internado, y cuando venía al dormitorio a hacer su elección nocturna, corría a ensobinarme bajo las vigas plagadas de teruvelas del ático. Envidiaba la libertad de aquellas polillas doradas, y en mis peores momentos, atrapaba unas cuantas y las guardaba en un frasco de cristal. Al amanecer, habían perecido sin remedio.
Habría deseado hacer lo mismo con el padre Finnbarr, encerrarlo en una urna de vidrio y dejarle morir, pero al igual que aquellas aladas criaturas, se escondió bajo los oscuros faldones de la Iglesia y vivió una vida tranquila. Dicen que murió hace pocos años, libre de toda sospecha.

Tuve que aprender a vivir con mis secretos y temores y ocultar la humillación y la vergüenza, pero cada vez que oigo las campanas de la cercana Abadía de Kylemore muero un poco más, como mi inocencia robada tantas décadas atrás... Y desearía haber aprendido a creer.
 
(228 palabras)

13 comentarios:

EURICE dijo...

UN RELATO BREVE PERO FASCINANTE POR LAS COSAS QUE SE VISLUMBRAS ENTRE LINEAS.
Saludos

marisa desaztre dijo...

Buena muestra de todo lo que se puede decir con pocas palabras. Bezozzzzzz.

chema dijo...

esta vez os han tocado unas palabras poco usuales. oscuras, como la historia que creo que hay en este relato. está muy bien narrado.

Susana Ce. dijo...

Me ha gustado. Siempre he admirado a la gente que cuenta mucho sin decir casi nada y son pocas palabras.

María José dijo...

Hay que tener arte aparte de tres palabras Marisa, Candela, me da un poco de verguenza pero solo conocía búcaro.

besos

Candela dijo...

No te avergüences que no eres la unica. Pa mi una polilla es una polilla, y ensobinarse me suena a algo que diria alguien de pueblo-pueblo... de la españa profunda, vamos.

Bertha dijo...

Yo lo quisiera para mi?

Bertha dijo...

Me a gustado el relato, tienes un don para saber expresarte?

María José dijo...

Chica ¿ has visto lo que ha pasado al blog de Loli? me ha preguntado Marisa, pero yo no tengo ni idea, no puedo ver las fotos, ni hacer comentarios, dice " cerrado "

http://munecasjuguetesymas.blogspot.com/

besos

Candela dijo...

Si, si que lo he visto. Lo ha borrado todo. Le he dejado mensaje en el foro de Esther, a ver si lo ve, no se lo que ha pasado.

Geno dijo...

Duro relato pero muy bueno, cAndela. A mi esta vez se me atragantó el búcaro y aunque me ensobiné para pensar no me salió nada, jajjajaja Joer, es que vaya palabritas, todo lo que se me ocurria me sonaba tan raro que decidí dejarlo. Tú las has empleado estupendamente

Candela dijo...

Buena pluma la tuya Candela.

Me ha encantado tu historia.

Un beso.

COILET dijo...

Menudas palabrejas, yo tampoco conocía más que búcaro..... Muy bien hilvanada la historia.

Candela, este padre es de la misma calaña que el Valentín de mi relato de El Cura, lo triste es que semejantes individuos existen y muchos quedan impunes, como tu bien dices, bajo las faldas de la Iglesia..........