domingo, 23 de mayo de 2010

THE ROAD

A pesar de su nombre irlandés, Cormac McCarthy es un autor americano que con esta novela -The Road- consiguió el prestigioso Pulitzer en Novela de Ficción en 1997.
Puede que a muchos les suene más la película del mismo título protagonizada por Viggo Mortensen. La vimos la semana pasada, motivo por el cual procedí a leerme el libro a pasos agigantados (lo leí en tres días, se lo regalaron al guiri por Navidad), a sabiendas de que el Sábado la tendríamos en casa en Dvd, y dejando interrumpida la lectura del que tenía entre manos momentáneamente.
He de decir que tanto libro como película son excelentes. El film ha sabido captar fielmente la esencia literaria, el ambiente posapocalíptico al que un hombre y su hijo se ven enfrentados, por causas que nunca se explican. Y es que el por qué la vida ha desaperecido de la tierra es, en este caso, algo totalmente secundario. Lo importante aquí no es saber si hubo una guerra nuclear, si un virus se apoderó de todo organismo viviente o de si se trató de un accidente natural. Sabemos, eso si, que aunque la fauna y flora está afectada, y el planeta cubierto de una capa gris de ceniza, no lo está la vida humana, pero imaginamos que, sea lo que sea, sucedió hace tiempo y ya es seguro aventurarse en el exterior.
El ambiente por el que nos conduce la novela -y consecuentemente, la cinta- es grisáceo y oscuro. La fuerza de su trama reside en las consecuencias del cataclismo y en la aseveración de que el ser humano se ha degradado hasta el punto de que, desaparecido todo alimento (estamos hablando de un mundo en el cual la comida hace tiempo que se acabó en los extintos supermercados), se ha convertido al canibalismo y no duda en atrapar y "almacenar" a otros congéneres para su futuro consumo. Y es precisamente el carácter de los dos personajes principales -que no tienen nombre propio-, el que da esperanza de futuro. Genial la idea de encontrar una máquina dispensadora de sodas: el padre consigue una lata de cola para su hijo, que nunca ha probado tan refrescante bebida.
A pesar de todo lo negativa que pueda sonar en un primer momento, no hay escenas terroríficas ni gore. No es una historia catastrofista ni de terror ni de casquería barata. Es una historia de las consecuencias que pudieran derivar de un cataclismo semejante, de las ilusiones y esperanzas de futuro, de la vitalidad del jóven protagonista que no sabe explicarse ciertas situaciones o reacciones, de su inocencia hasta cierto punto y de la relación padre e hijo y las decisiones difíciles que a veces hay que tomar en la vida, especialmente en momentos de presión.
Lectura altamente recomendada para esos momentos de tumbing en la playa.

14 comentarios:

cloti dijo...

¡Uy, qué bien! acumulando para el tumbing.
Bssssssss
Cloti

Geno dijo...

Pues ni he leido ni he visto asi que ambos formatos pa las listas correspondientes

Inma dijo...

Qué angustioso parece!!! Apuntado está.

Elphaba dijo...

Tengo este libro en mi lista de lecturas pendientes... unos dos años XDDD. Creo que es hora de que solucione ese asunto.

martmas dijo...

Pues tendré que decidirme o peli o libro, porque para no llevarme chascos si leo el libro, no veo la peli y si veo la peli, no leo el libro.
Una que es un poco bastante rara!!!

Isabel dijo...

pues habra que leerlo ... la verdad es que cuando estuvo en el cine la peli me tento a ir a verla ... pero al final no la vi. me leere mejor el libro. gracias por la recomendacion.

un beso

mansi nishi dijo...

he visto la peli (aunque generalmente me gusta leerme el libro primero) pero me han dicho que es bastante fiel al libro. La pelicula me pareció durísima, te mete en un estado de ansiedad por el que luchar para sobrevivir... si, totalmente cierto, lo que ocurriera queda a un segundo plano... no importa que ocurrió, ni cómo... El miedo y los temores del padre, frente a la frescura y la inocencia del niño hace que sea todo un peliculón!

saludos!

Candela dijo...

A mi lo que me extraña es que una pelicula, como dices, "un peliculón", no estuviera nominado na mas que para chuminadas en los Oscars. Creo que se merecia mucho mas.

Candela dijo...

Pues, no la he visto porque no me gustan las historias catastrofistas, y mira que la tengo accesible en mi página de visionado directo.

Ahora que me dices que es interesante, te haré caso y le echaré un vistazo.

Lo del libro para el tumbing, me lo apunto.

Besitos.

Darthpitufina dijo...

¡Me lo apunto!

Muchas gracias por tus felicitaciones, la verdad es que con esto de cumplir años - a esta edad - hace también que empieces a preocuparte por las cremas antiarrugas... No estoy nada orgullosa, pero acabo de comprarme una de Planet Skincare por un pastón!

Pero me gusta cumplir añitos y compartirlo con gente tan estupenda como tú. (Veamos la parte positiva!)

Besos y un trocito de tarta, mi niña linda!

Candela dijo...

Las cremas antiarrugas se me caducan en la estanteria del baño... las uso a los pocos dias pero eso de las largas rutinas antes de irme a dormir o al levantarme me jode mucho: eso de quitarse el maquillaje por la noche, ponerse crema antiarrugas, ponerse crema de manos, de pies, leche corporal a diario, lavarse los dientes, tmarme la pildora, quitarme las lentillas, cepillarme el pelo 100 veces todo antes de ir a la cama no es para mi. Le vantate por la mañana, aplicar maquillaje, cremas varias, y hacer el circulo completo a la inversa tampoco. Uso poco maquillaje y solo cuando salgo a pesar de uqe tengo cajones llenos de cosas que me regalan (y a veces me pongo, ojo, no es que nom e gusten, pero solo uso cremas de vez en cuando y el pelo por la noche y cuando estoy en casa, recogido en una coleta y sin peinar.
No tengo muchas arrugas para mis 40 años cumplidos hace un mes... asi que no me quejo. Pero me hace mucha gracia ir al trabajo y compartir autobus con una legion de chicas que llevan levantadas dos horas que yo he podido disfrutar de mas en cama y que parcce que si sonrien se les va a resquebrajar la cara. A alguna la he visto en alguna ocasion sin maquillar y no la he reconocido, con la piel toda llena de ronchones rojos.

Elphaba dijo...

Tú estás envidiable con 40 años. Arrugas? No recuerdo habértelas visto.

Candela dijo...

Tú, que me ves con ojos de chocolate tras esa cara verdosa... XDDD, porque haberlas haylas.

SUSANA dijo...

Muy interesante recomendación Candela! Ni libro ni película han llegado a mis manos y tendré presente ambos.

Besos guapa!