sábado, 10 de diciembre de 2011

Cuando sueño contigo...

Anoche tuve un sueño extraño, de esos que a muchas personas le pondría los vellos como escarpias pero a que mí, sin embargo y extrañamente, me ayudó a completar un círculo. El tema del sueño es un tanto escabroso. O podría serlo si la protagonista hubiera sido otra persona. Figmentos de ese sueño se deshacen ahora minuto a minuto, mientras lo he estado rumiando durante todo el día, tratando de discernir entre lo que creo recordar y lo que de verdad soñé, porque según se asientan las horas, me queda menos certeza de que lo que permanece en mi cabeza sea realmente lo que soñé.
Soñé que mi abuela estaba interna en alguna calse de institucion, fuere un asilo o un hospital. Mi abuela nunca estuvo interna en asilo o residencia alguna, hasta que ingresó en el hospital donde murió, vivió con su hijo y su nuera.
Soñé que había muerto y que llegaba yo a un edificio rodeado de un muro alto de piedra gris, con abundantes jardines  al otro lado y un corto sendero de tierra amarillenta, como la de un albero. Entraba en el edificio, cuyoi aspecto no recuerdo, creo que no lo ví, y en su interior, según se cruzaba el umbral, había varios ataúdes abiertos, con los fallecidos en su interior, como expuestos de cara a la galería.
Mi abuela ocupaba uno de los féretros. Tenía los ojos abiertos y sonreía y a modo de sudario, estaba envuelta en raso blanco. Y tenía un rostro tan tranquilo que irradiaba paz.
No recuerdo haber llorado, ni haberme sentido extremadamente triste. Lo que recuerdo a continuación es que mi abuelo (que en realidad lleva muerto años), moría al día siguiente de que la enterráramos, de pura pena. Y yo en lo único que podía pensar (en el sueño), era que al pobre no le había dado tiempo ni de arreglar los papeles de la pensión de viudedad!

Fuera del sueño ya, y en la vida real, cuando mi abuela murió el pasado 5 de Agosto, me contó mi hermana que estaban ella, mi tía y mi madre junto a una prima enfermera en el mismo hospital charlando en la habitación, con la difunta en la cama. Mi hermana se percató de que la puerta había estado todo el tiempo abierta y le pareció de mal gusto y de poca intimidad, por lo que procedió a cerrarla. Luego se dio cuenta de que nadie se habia molestado en cubrir a mi abuela o en cerrarle los ojos. La parca se la llevó mirando al techo, o a la pared, o al infinito. Ella intentó cerrarle los párpados, pero el rigor mortis es más rápido que la  razón y éstos se volvían a abrir por lo que desistió de la tarea.

Yo ni siquiera llegué a tiempo de acudir al funeral o ver a la familia. Llegué cuando las cenizas ya se habían enfriado lo suficiente y los ánimos andaban caldeados por el cansancio. Me contaron el velatorio y el día en al tanatorio: el féretro tras la cortina, cerrado. Los numerosos familiares, amigos y vecinos que pasaron a presentar sus respetos. Pero una de sus nietas, yo, no llegó a tiempo.
Jugando a psicoalanizar lo que soñé, diría que es mi propio closure. En mi sueño voy al funeral y puedo verla por última vez antes de convertir su cuerpo en cenizas. Qué poquito ocupamos cuando nos morimos.

Cuando he despertado esta mañana, tenía una sensación más: siempre creí que, porque así lo hablé con ella numerosas veces cuando era una niña, si existía vida tras la muerte, cualquier forma de "existencia", mejor dicho, ella se pondría en contacto conmigo. Ella sería la única persona que podría materializarse ante mí si hay algo más tras el último portal. Y cada día, desde su muerte, esperé que viniera a mí, o me enviara cualqueir tipo de señal, yo que soy escéptica hasta del escepticismo. Y nada sucedió.
Pero de algún modo, esa sensación de paz que sentí al ver su rostro en el sueño, permaneció en mí al despertar y entonces, aún amparada por los últimos efectos oníricos, quise creer que era su manera de decirme que está bien, en paz y descansando feliz.

No lo sabré jamás. Porque al final del día, los últimos fragmentos descoloridos de un recuerdo nublado me dice que todo no fue más que un sueño.


8 comentarios:

BLAS dijo...

Yo tengo una relación de amor-odio con el tema de los sueños. Mi actividad cerebral subconsciente está por las noches a pleno rendimiento y no para. Cada noche me voy a acostar con un acojone tremendo porque no sé qué me espera. Por lo general son pesadillas o sueños cargados de señales claras de inseguridad, miedos y angustias que me traen recuerdos de cosas que no me gustaría tener que recordar: Un asco, vaya.
Por esto mismo, el mundo de los sueños me parece bastante "real", por decirlo de algún modo, y en tu caso, creo que tenías un peso gordo con no haber visto a tu abuela, que tan cercana te era, en el momento de su muerte y antes de ser incinerada. PEro de ésto, tú culpa no tienes.
Esto lo tengo clarísimo además, y tú también. Lo que espero es que al menos te sirva para quedarte más tranquila, aunque tan solo haya sido un sueño, pero más vale eso que nada.

en las nubes dijo...

Mi cerebro no para por las noches y recuerdo perfectamente todo lo que sueño... mi yaya está en el hospital y hoy he soñado que estábamos juntas no sé ni en NYC o donde, pero estaba hasta 10 años más joven y tb mi abuelo que por desgracia ya no está con nosotros... no sé yo creo que los sueños siempre significan algo...

No sé... todo lo que tiene que ver con yayas me toca la fibra... me acuerdo de tu post este agosto...

Un besazo!

E. Cabello, "Las Cumbres" de Ubrique dijo...

Siempre gusta soñar con la gente a la que quieres, más si ya han muerto, y gusta aún más porque, casi siempre, son sueños tranquilos y pacíficos, que nos dan serenidad.
Es una buena experiencia, me alegro que hayas cerrado el círculo.
Un beso

Bertha dijo...

Yo creo en ellos, vamos no en todos, pero si en los que para mi tienen significado, a mi sobrina se lo aparecio me padre su(abualo), pues aunque murio cuando ella era muy pequeñita, conto que el YAYO bajo a hablar con ella y le trajo caramelos.
Creo que en ese sueño, tu abuela te dice, que esta bien y que no te prehocupes por todo lo pasado, que este tranquila por elló.

Salduie dijo...

wow! me ha parecido, por lo menos, un bello recuerdo a un ser tan querido como es una abuela o abuelo...yo era muy niña cuando los mios se fueron y alguna vez he soñado verlos conmigo, disfrutar un dia mas de su compañía...que pena que al terminar la noche ellos se esfumaban...

Decir que me ha encantado. Te sigo

marisa desaztre dijo...

A mi me pasó algo parecido con mi abuela. Ella murió mientras yo estaba en clase (por aquel entonces estudiaba magisterio)y cuando llegué a casa ya llevaba horas fallecida y no pude despedirme de ella. A los pocos días tuve un sueño donde la veía viva y más joven y dónde me decía que estaba bien y que me visitaría otro día. A partir de entonces, me sentí mucho mejor. Fue un sueño, pero yo quiero creer que fue algo más. Bezozzzzzz.

chema dijo...

los sueños son irreales, pero los sentimientos que nos provocan durante o después del sueño, en cuanto tales sentimientos, sí que son reales. si viste a tu abuela con una expresión de paz, eso quiere decir que hay cierta información almacenada en tu subconsciente que, aunque fuera en un sueño, te ha hecho llegar a la conclusión de que efectivamente ella está descansando en paz.
estos sueños con tu abuela, aunque es inevitable que te traigan recuerdos tristes, espero que te sirvan para recordar los mensajes positivos que ella te pudiera transmitir en vida.

R.M dijo...

Puede que los sueños sean una proyeccion de lo que deseamos... no sé. Yo cuando pasó lo de mi madre (en los dias posteriores, cuando aún no habia llegado su cuerpo a casa), soñé con una foto suya en la que aparecía con Mara de chiquitina, abrazadas (tenia 2 añitos cuando perdió a su abuela). Al despertarme pensé que tenia que hacer una copia de esa foto y ponerla en un marco, porque era muy tierna. Ese día o al siguiente, no me acuerdo, Mara se puso a jugar con el pc y de repente me llama y me dice: mama, mira!! güelita Loli!. Me acerco al pc y veo a pantalla completa la foto con la que yo habia soñado. Me impresionó muchisimo, porque para acceder a la foto tuvo que salir de su juego de pintar y abrir un montón de carpetas (mis documentos, imagenes, fotos navidad y luego la foto en cuestion) y todo eso para abrir concretamente la foto de mi sueño. Coincidencia? Puede, pero para mi fue un rapapolvo de mi madre por haber perdido, en un minuto, la fe y por dudar del mas allá! Por cierto, mi hermana Susi, por la misma fecha tuvo otra experiencia parecida y mi cuñado tambien. Todos con fotos de mi madre.