miércoles, 9 de mayo de 2012

Lo que significa un nombre

Yo escribía historias desde pequeña. Compraba cuadernos, libretas, y los llenaba de palabras. Era muy consciente de que las historias estaban bastante mal escritas, de que me faltaba técnica y dominio. Por eso, precisamente, seguía escribiendo, porque sabía que en la práctica se encuentra, si no la perfección, un mejor conocimiento de la materia. Cada libreta era una mini-novela. De romance y aventuras. Con el paso de los años se convirtieron en un poco más osadas. Yo seguía escribiendo, aún tras pasar la barrera de los veinte años. Nunca intenté publicar nada. Era consciente de mis limitaciones y no aspiraba a hacerlo, aunque vivía con el sueño, siempre. Porque los sueños no se deben abandonar, y se debe hacer todo lo posible por cumplirlos o de lo contrario la vida no tiene sentido.

Luego, a mediados de los noventa, dejé de escribir y no retomé la costumbre hasta casi más de diez años después. Pero esa es otra historia. Mejor volver a mi infancia/adolescencia.
El caso es que yo por entonces odiaba mi nombre. Odiaba mi nombre de pila porque nadie era capaz de pronunciarlo correctamente. Y odiaba mi apellido por considerarlo feo. Además, siempre me llamaban Fernández, Hernández e incluso Bermúdez. A lo largo de los años, he tenido que cambiar titulaciones oficiales porque mi apellido aparecía incorrecto. El nombre, a veces, también, sin mi "h" final que siempre insistí en que escribieran pero no pronunciara. Y odiaba tanto ese apellido que buscaba un sinónimo con el que firmar mis pequeñas incursiones literarias. A veces era Ruth B.S. Otras, Ruth B. Suárez. Sabía que no quería cambiar mi nombre completamente por algo cursi o rimbombante, porque en ello iba también mi identidad, y yo no me identificaría jamás con un nombre como Penélope Potosí o Amanda Pitita de Todos los Santos. Yo veía mi nombre en letras doradas sobre el lomo y la portada de un libro, pero no estaba segura de qué nombre, qué apellido usaría. 
Mi padre se ha lamentado siempre de que, al tener dos hijas y ningún varón, el apellido familiar muere con él. Supongo que, aunque lo niega, su frustración ha sido no tener un hijo. Pero el apellido Bernárdez no va a pasar al olvido. 
Quizá no esté en letras doradas, y quizá no pase a los anales de la historia, pero el apellido Bernárdez se queda conmigo en la portada del libro. 
Mi apellido, también, ha sido objeto de discusión con la familia del guiri, que no acepta que, en caso de casarnos, yo no adopte el suyo y destierre el mío, mi identidad, al olvido, como si Ruth Bernárdez no hubiera existido jamás. Se sienten ofendidos de que, en su limitada mente guiri, "desprecie" su nombre. Y por más que intento explicarles -guiri incluido- que precisamente esa es la causa, que es SU nombre y no el mío, no lo entienden. Una vez me dijeron que la única manera en la que aceptarían que no lo cambiase (o que me lo incluyese en mi nombre con un guión) sería si publicaba el libro y era mi el nombre con el que se me conocería como escritora. No importaba que ya hubiera numerosos textos míos publicados por Glénat en los prólogos de varios tomos de Esther, en Jana y en Ediciones B (Cristina y sus Amigas vol. 2). Ellos, erre que erre.
Ahora espero dejar de oir sus cansinas excusas para que mi apellido cambie. Mi apellido es el que es, y más feo o más bonito, es mío. Creo que lo cambiaría sin dudarlo si me apllidara Pérez, Martínez, García o cualquier otro apellido común -sin acritud hacia nadie con ese apellido-, pero prefiero tener que deletrear mi nombre y apellidos hasta la saciedad que compartirlo con millones de "usuarios".
Y todo este rollo para qué es? Para mostraros mi primer contrato "literario", personal e intransferible:


No tengo fecha definitiva para su salida. Espero que sea más tarde de lo que me dijeron en un principio, por razones personales (una posible mudanza), pero os mantendré informados. Todo es oficial, está firmado y sellado ante las cámaras.

                                             
El apellido Bernárdez está para quedarse. Tendré detractores, tendré amigos, espero tener lectores, pero lo más importante, espero hacer a mi apellido orgulloso de ir acompañado de mi nombre de pila.

P.D.: Navarro, al enterarse de que tuve una serpiente, sugirió hacer la promoción de mi libro a lo Selma Hayek, boa incluida. Yo no hago operación bikini, lo mío es operación boa, que a mi el photoshop no me va.
Y para que así conste, a todos los efectos, firmo la presente, blablabla, Limerick, 09 de Mayo de 2012... blablabla...



24 comentarios:

DACHA ARTESANA dijo...

No sabia que ibas a escribir un libro, te deseo muchisimo exito Sra. Bernardez . Yo tambien mantendria mi apellido...o será "costumbre española"

Candela. dijo...

Gracias Dacha, el libro ya está escrito y entregado desde hace meses, y tras pasar por los filtros habituales está a punto de publicarse.

COILET dijo...

pues a mí me parece original, no está tan oído, y seguro que te sentirás orgullosa de verlo en el libro, por cierto, avisanos cuando esté!!

chema dijo...

a mí no me parece feo el apellido bernárdez, creo que es un apellido como otro cualquiera.
en cualquier caso, como bien dices, tu apellido ya está inmortalizado. tu firma en ese contrato es el sello de un proyecto que ya está en su fase culminante.
muchas felicidades de nuevo!! tengo muchas ganas de leerlo.

R.M dijo...

Ay, que tontina soy: me emociono y todo!!! Me alegro infinito de ver tu nombre en ese contrato y espero impaciente el libro.
Prometo comprarlo y no bajarmelo de la red, XDDD

Muack

Shirat dijo...

¡Enhorabuena por ese libro y por haber cumplido tu sueño!

Candela. dijo...

Remi, como vea este libro en la red no paro hsta cerrar las webs!! Vamos hombre!!!

Dina Oltra dijo...

Me dejas muerta, con la boca abierta y dando saltitos de alegria!! Q guay, cuanta envidia te tengo, tu propio libro!!
En cuanto a lo del apellido q te voy a decir, yo me llamo Digna Maria Oltra.....es pa matarse directamente....pero bien orgullosa q estoy yo, jeje

Gen dijo...

A mi me pasaba lo mismo con mi nombre; de niña lo detestaba y la gente me llamaba - bueno, siguen llamándome de mil maneras - Gemma, Gisela,Génova,Ginoviva(los ingleses) etc - pero ahora no me lo cambiaría, de él valoro sobretodo que no es muy común.
Ansiosa estoy por ver por fin tu libro publicado:)
Bss!

Enrique dijo...

Esta entrada es como para escribir otro libro, y en este caso es: lo que dice Ruth Bernárdez.
Besos

Ángeles dijo...

Me gusta mucho tu post, toda una declaración de principios. Enhorabuena por todo.

Darthpitufina dijo...

¿Para cuando el libroooooo? Que lo queremos leer!!

Muñekita Cat dijo...

Tu blog está excelente, me encantaría enlazarte en mis sitios webs. Por mi parte te pediría un enlace hacia mis web y asi beneficiar ambos con mas visitas.

me respondes a munekitacat19@hotmail.com
besoss
Emilia

Geno dijo...

Tus suegros y el guiri deberían entender que no desprecias su apellido sino que, si lo aceptaras estarías despreciando el tuyo que es peor ¿no?
Bueno enhorabuena de nuevo por ese libro que solo me compraré cuando vengas a Gijón a firmarnoslo, juasjuasjuas
(Gen, me siento totalmente identificada con lo que cuentas jejejej Al decir el nombre entero lo cambian por Genova y mi diminutivo por Gema, ya estoy hecha a la idea, jajajaj)

Julieta dijo...

Hola Ruth,
Muchisisisísimas felicidades por la publiación de tu libro y las anteriores publicaciones por supuesto y por defender tu nombre, que es tu identidad, además, con tu apellido, tan poco común, sí que es mejor!!!!
Te deseo la mejor de las suertes en tu camino en la literatura y que sea tan sólo el primero de muchos más libros por venir!
Besos desde Holanda.

Lilith dijo...

¡¡Enhorabuena!! Te deseo muchísima suerte. Gran valor el luchar y llegar a cumplir tus sueños. Futura lectora, me declaro. ¡Un beso entusiasmado!

AnuKa dijo...

Este post me recuerda mucho a mí misma. Siempre me gustó escribir y lo hice. Hubo una época, allá por los 17/18 años, que ansiaba llegar a casa para continuar la historia que había comenzado 100 folios antes. Siempre estuvo ahí, guardada en una carpeta, claro y nunca salió a la luz. Y ahora, 30 años después, continúo haciéndolo y mucha gente me anima a publicar algo alguna vez, basándose (siempre en su "objetiva" opinión), en que cuento las historias con un detalle especial y nada habitual.

Y en cuanto al apellido, llevo luchando con él desde el colegio. Es Canto, tal cual, no es Cantó, ni Cantos, ni Cantón ¡NO SEÑORES!, ¿tan difícil es pronunciar la palabra tal y como se escribe? Siempre tengo que ir añadiendo, "sí, Canto, de cantar" :) Y la lucha continúa con mi sobrina y mi hijo, ¡pero lucharemos, los Canto unidos, jamás seremos malpronunciados!

Con todo ésto, ¡que me alegro un montón de tu firma! y ya nos dirás cuándo se presenta, dónde, cómo y por supuesto, me pongo en la lista para conseguir un ejemplar dedicado por mi blogamiga, Ruth BERNÁRDEZ.
¡Un besazo guapísima!

BLAS dijo...

Te entiendo, no veas tú cómo te entiendo: En Cádiz y con mi nombre y apellidos, no veas como las pasé también...
Aun a día de hoy, lo que me extraña es cuando no tengo que deletrearlo. Pero desde luego, nunca he dejado de firmar con él y así hago en todos mis escritos, aunque yo (que envidia me das, jodía), no vaya a firmar ningún contrato literario.
Deseando estoy de tener en mis manos tu libroooo!!

Iñigo Aguirre dijo...

Muchas felicidades!!! Esto tiene que ser un subidón! Avisa cuando salga, ole, ole!! :)

Iñigo Aguirre dijo...

Muchas felicidades!!! Esto tiene que ser un subidón!! Avisa cuando salga!! :)

Candela dijo...

OHHH!! Que lujooo! Gracias Iñigo, asi lo haré!!

Bertha dijo...

O sea se que ya es oficial, estas en nomina, ya he vista una foto del momento de elló, ya podre fardar de otra amiga que esta currando en el mundo literario, pues Silvia anda tanbien en ello, estoy deseando ver ya el resutado de vuestro trabajo; FELICIDADES os deseo mucha suerte en vuestros libros, Suerte.

Candela. dijo...

Oficial es desde hace mas de un mes, Bertha.
Ya lo anuncie en su dia. Yo no estoy "en nomina". Solo tengo un contrato, que es diferente

anele dijo...

Pues ahora a saborear las mieles del éxito...