miércoles, 20 de febrero de 2013

Mudanzas e impertinencias

Desde ayer tenemos internet y televisión en casa. A pesar de que nos aseguraron en la compañía en la que tenemos los canales y el servicio de internet que al llegar la encontraríamos totalmente operativa, no fue así. Y hasta ayer no pudo venir un técnico, lo cual no ha sido tan malo porque al menos tenía conexión en el teléfono y he podido seguir en contacto en ciertos ambientes y mirar mi correo de yahoo, no así el de hotmail donde tras cuatro días sin mirar me encontré la friolera de 741 emails a revisar... pero me lo tomé con paciencia y un vaso de cola Zero.
La mudanza... ah, la mudanza casi prefiero olvidarla. Desde que decidimos mudarnos a Cork, la primera preocupación, por supuesto, fue cuánto nos iba a costar la broma. Mi idea era alquilar una furgoneta el fin de semana y que el padre del guiri, o en su defecto cualquier amigo con carnet nos la condujera hasta nuestra nueva dirección. Era una manera barata (en una de las compañías que miré eran unos 49 euros por día, con una oferta especial durante un tiempo de 2x1, alquilabas el fin de semana y solo te cobraban un día, más luego el seguro y tal. Y naturalmente, le pagaríamos a quien nos la condujera, si no era el padre del guiri. Y gasoil, por supuesto.

Pero el guiri dijo que no, que eso era un lío, que tal y que cual. Que mejor alquien que hiciera mudanzas.
La primera compañía a la que llamó nos pidió la friolera de 1000 euros. Así sin anestesia. Y no tenemos tantas cosas como para que nos cobren tanto, honestamente. Asustado, llamó el guiri a su padre que le dio varios números de teléfonos. En dos empresas, quedaron a venir a ver lo que teníamos el jueves y el viernes de la semana anterior a la mudanza. No aparecieron (me ahorro añadir comentarios de lo que pienso de la gente que NO QUIERE trabajar, luego nos quejamos de la crisis y de la falta de pecunio, cuando a veces, cada uno se hace su cama). Ante este panorama, llamamos a otro número que se publicitaba en un periódico y nos dijo que serían alrededor de 200 euros, tal vez un poco más. No nos fiabamos demasiado, pero fue la única alternativa aún cuando yo seguía insitiendo en alquilar una furgoneta y pedir a alguien que la condujera.

El día de la mudanza, esperábamos "el transporte" a las nueve de la mañana, pero llegaron casi a las 10am. Añadir que teníamos la ayuda de Juan, un buen amigo. Y allí estábamos en la puerta cuando llegaron tres indivíduos en una furgoneta pequeñísima (nos había asegurado que tenía tres y que vendría en la más grande). Eran knackers (también conocidos como itinerants o travellers, son como los gitanos pero no de la raza roma, otro día me extiendo en la explicación, pero quien haya visto Snatch sabrá que hablo de esas personas que viven en una caravana y a menudo venden perros). Tuvimos que hacer dos viajes. nosotros, generosos que creíamos ser, teníamos en el bolsillo 300 euros (ya que nos había dado el presupuesto de 200 y nos parecía poco y queríamos darle algo más). A la vuelta del primer viaje, el guiri le preguntó cuánto iba a ser el "extra del segundo viaje y el chico dijo que en total serían 650 euros, según había consultado con "su jefe", pero que nos lo dejaba en 600. Le pagamos y procedimos a meter el resto de cosas en la furgoneta. Esta vez he de decir que no tuvieron nada de cuidado (y precisamente se trataba de piezas de mobiliaro, que son baratas porque están compradas en Argos en su mayoria, una especie de IKEA, porque cuando se vive de mudanza en mudanza, uno no quiere gastarse un pastón en muebles caros que puedan dañarse -como ha sucedido- por culpa de la desidia). Al llegar a Cork, varias cosas estaban rotas, entre ellas dos stands de cds de madera, y varias más han resultado dañadas (esquinas dañadas, superficies rayadas, etc. etc), por no contar con varios vasos y tazas que, honestamente, es lo que menos me preocupa).
El chico era todo disculpas y nos dijo que había llamado al "jefe" y nos iba a hacer un descuento. Creíamos que nos iba a devolver dinero, pero no... ¡quería más! Según él, los 600 euros eran por el primer viaje, por este era la mitad, otros 300 pero nos lo dejaba en 200... Así que -es imposible discutir con ellos- la broma nos ha salido por 800 euros. Y la verdad, por ese precio, de haberlo sabido, habríamos contratado a la primera empresa que nos pedía 1000. Al menos ellos te aseguran el contenido y si se rompe algo te lo pagan...
Naturalmente, la casa ha estado como el rosario de la aurora, con cajas por todas partes, pero ya comenzamos a ver la luz al final del túnel... El baño ya está listo, y las cosas colocadas en la cocina., donde todavía tenemos una docena de cajas. 
La casa está sucísima. me da la impresión de que ha estado cerrada durante algún tiempo, porque hay polvo y telarañas por todos los rincones y sé que voy a tardar un par de meses en ponerme al día, teniendo en cuenta que el lunes próximo comienzo a trabajar. Y me quedan muchas cosas por comprar, a saber una mesa para el ordenador 9que ahora mismo tengo sobre una caja, y un par de estanterías para mis libros.
Y aquí llegamos al punto de las preguntas impertinentes. Primero, la de cantidad de mensajes al móvil e emails que el mismo lunes me preguntaban si ya tenía todo en su sitio. Claaaaaro. Porque he tardado tres semanas en empacar y solo me va a llevar día y medio en colocar de nuevo todo ¡JA!
Segunda pregunta impertinente, o mejor dicho, afirmación: "¿Es que tenéis muchas cosas, no?" Bueno, depende. Si después de 16 años en un sitio salgo de casa con una maleta y un par de cajas, me sentiría muy miserable. Yo compro lo que me da la gana, sean libros, muñecos, figuritas o dvds. A mí no me sirve el "cómprate un ebook o bájate la música a un stick de memoria". Lo siento en el alma, me gusta recrearme la vista con lo físico y no con un triste pendrive.
Y con esto, precisamente, viene la tercera impertinencia: "Cuánto libro!¿Los coleccionas?" no, mire. Se coleccionan sellos, figuritas de plomo o estampitas. Yo los libros los leo y luego, los dejo descansar en su sitio, en una estantería. Y si tengo 50 o 1000 no es asunto suyo ni comprendo de qué se asombra. A lo mejor es que creció en una casa donde no se leía o algo... lo cual me da muchísima más pena que tener que arrastrar mis libros por medio mundo...

Y nada, aquí sigo desempacando y cambiando cosas de sitio y convirtiéndome en la persona más feliz del mundo cada vez que me aparece algo que busco, o necesito, como el primer día que iba sacando vasos, fregando y dejando secar porque no encontraba un trapo de cocina. cuando apareció el primero... fue como si me hubiera tocado la lotería!

Dicho esto, os dejo una foto de algo que hay en el dintel de mi salita. Es una casa vieja, y este tipo de "features" son de lo más común.


Me queda por contaros nuestra experiencia de la primera noche aquí. Cansados como estábamos, tras ducharnos nos fuimos al bar de enfrente donde descubrimos... The Cork Rings...


11 comentarios:

chema dijo...

vaya, siento que se os hayan estropeado algunas cosas en la mudanza. ya lo iréis colocando todo y limpiando la casa con paciencia. y sí, lo de "cuántos libros tienes, te los has leído todooos?" ya es algo común. :P

marisa desaztre dijo...

Bueno, por lo menos ya lo tienes todo en casa. Ahora paciencia y verás como dentro de poco ya anda todo medio "enjaretao". El feature me ha dejao pasmá, lo mismo que la puerta misteriosa.

Bulma Salgueiro dijo...

Me quedo ojiplática con lo que os han cobrado. Ya habíamos hablado que eso de que os pidieran 200 no nos daba nada de confianza... ¡y con razón! Visto lo visto, desde luego que era mejor pagar los 1000. Pero bueno...

Espero que vayas encontrando los imprescindibles. Yo he estado más de año y medio con cajas en el pasillo hasta que hice uno de los armarios. Y creo que aún tengo cosas en casa de mi madre para traerme pero sin prisa.

Lo más importante es desinfectarlo todo y ya loirás poniendo a tu gusto y según tus necesidades.

Y sí, recuerdo perfectamente la alegría que daba ir encontrando las cosas porque al final nunca recuerdas dónde has metido según qué cosas por mucho que etiquetes las cajas.

Bicos!

Dina Oltra dijo...

Querida Ruth esto es como leerse una novela, me encantan tus "aventuras"

Darthpitufina dijo...

Las mudanzas llevan su tiempo, así que con tranquilidad, ya irás colocando las cosas... Lo de los libros me resulta muy familiar, la gente me ha dicho muchas veces que "cuántos libros tienes, ¿te los has leído todos?" ....

Si encima supieran los que he leído de biblioteca y le echaran un vistazo a mi kindle, les daría un patatús...

Ánimo y a disfrutar de la nueva casa!

Candela dijo...

A mi me parece increible que la gente pregunte si te has leido todos los libros que tiene. Me parece tan increible como si abro una nevera o una despensa y pregunto si te vas a comer toda la comida.
Pero me parece que dice mucho del analfabetismo de las personas o de lo incultos o poca personalidad que tienen cuando te dicen cosas como "por qué no tiras los libros, o los das, y los metes en un ebook?? Eso me parece aun peor. Tirar un libro deberia estar penado con la muerte...

Geno dijo...

No se si te anima o desanima pero yo opino que si has tardado tres semanas en empacar, tardarás mucho más en colocarlo todo, no por nada, si no porque seguramente habrá muchas cosas que no te convenza su primera ubicación y lo muevas de sitio una scuantas veces. Lo de los libros, en fin, normalmente la gente que no lee se asusta de que alguien pueda ser capaz de terminar un libro así que un ciento ¡imaginate! Pero bueno, no saben lo que se pierden XDDD

Candela dijo...

un ciento??? Creo que -a dia de hoy- he de tener casi 500 libros. o me lo parece. ERn cuanto los tenga todos colocados, haré recuento de libros y comics. lo cual no significa que vaya a dejar de comprarlos. con als buenas ofertas de easons de 3x2 es imposible resistirse!

Merchi dijo...

Yo a veces he tardado meses en poner todo en su sitio después de una mudanza, porque además cuando llegas a una casa nueva no es cuestión de correr colocando cosas, hay qué pensar cual es el lugar adecuado y eso puede tardar. Lo de los libros ya lo hablamos otra vez. A mí, cuando dije que para Reyes había pedido varios libros, llegaron a preguntarme: ¿Más libros? Pero si ya tienes muchos. En fin, mejor no ahondar en ello. Besito y ánimo.

Lucía dijo...

Bueno, esto de las mudanzas es un verdadero jaleo, pero como no hay más remedio que pasarlo, te deseo que lo lleves lo mejor posible. Sé que muchos momentos son agobiantes pero ten fé, pronto verás el final del tunel.

anele dijo...

Uf, me habría dado algo al ver a los transportistas tal y como los describes. Vamos, que me llevo las cajas en el bus si hae falta, ja, ja. Qué poca vergüenza, pero claro, cualquiera les lleva la contraria...
Bueno, lo peor ya ha pasado y ahora, con calma (porque como dice Geno, yo también opino que la colocación es mucho máááás lenta), a decorar a tu gusto y reubicar tus preciadas pertenencias.

Por cierto, ¿de verdad te has leído toooodos esos libros? ja, ja,ja.
Eso me recuerda una visita del médico a casa de mis padres, cuando teníamos a mi abuelo enfermo. Casi lo primero que hizo al entrar en su habitación fue pasear la vista por la librería, y nos dijo que visitaba muchas casas y que siempre le resultaba grato encontrar casas con bibliotecas más o menos extensas. Que eso le daba información sobre el tipo de personas con las que estaba tratando. Y la nuestra no es que fuera muy extensa, no pasaría de 200 ejemplares.