lunes, 25 de febrero de 2013

Primer día

Hoy ha sido mi primer día en el trabajo. O casi, porque en realidad el primer mes vamos a estar de entrenamiento, aprendiendo nuestras labores en una clase, y hoy simplemente ha sido el día de inducción y aunque ha sido un bombardeo de información para algunos, no se ha hecho demasiado pesado. Comenzamos a las 9am y concluimos a las 4, mañana vamos de 11-4 o 4.30 y a partir de ahí nuestro training será de 8am a 4.30pm.



Cuando digo de que para muchos ha sido un bombardeo de información me refiero a lo siguiente: somos 13 nuevos trabajadores, pero cada uno de un país diferente que va a cubrir un departamento lingüístico distinto. Hay un chico holandés, cuatro alemanes, una chica portuguesa, tres italianos, una señora de Cork pero que nunca ha trabajado en Irlanda y ha vivido toda su vida laboral en Dinamarca y otra española además de mí. Me falta uno en los números, lo sé, pero ahora mismo no sé quién o de dónde. 
El caso es que excepto cuatro (contándome a mí), todos han venido de sus países para incorporarse a la oficina. Han sido contratados (desconozco si vinieron para la entrevista o si la realizaron por skype, ya preguntaré) y para ellos supone comenzar de cero en un país diferente y con reglas distintas. Para empezar, tienen que sacarse el PPS, que viene a ser como el número de la seguridad social, aunque no es una cartilla médica. Ese número es el que entregas para todos tus procedimientos con el estado: para tus impuestos, para el caso en que hayas de solicitar subsidio de desempleo, para pedir certificados fiscales o cualquier otro asunto de esta índole. Así que muchos de ellos han de ir mañana a sacarse el numerito, razón por la cual empezamos a las 11.
Por otra parte, un día de inducción aquí en cualquier trabajo es prácticamente igual: repaso de las normas a seguir en el trabajo en cuanto a vestimenta, horarios, políticas de empresa en diversos aspectos, beneficios para el trabajador, etc. etc. y varía en duración dependiendo de las normas de dicha empresa. Igual puede ser medio día, un día entero que una hora. Pero para la gran mayoría, este es su primer empleo en Irlanda y todo es absolutamente nuevo.
De hecho, me ha llamado al atención que cuando hemos estado hablando en grupo de por qué habíamos venido a Irlanda (sí, soy la única que lleva aquí tanto tiempo), todos decían "porque en mi país no hay trabajo", "porque no encontraba nada", etc. 
Solo demuestra que la crisis le pegó un buen bofetón a este país cuando el ladrillo les explotó en la cara sin verlo venir, y sin embargo, el mercado laboral, en ciertas partes del país sigue siendo dinámico. Mucho más de lo que lo es en las mejoras zonas de España. Y no depende del turismo.
Que tengamos a gente recién llegada de la misma Alemania porque no podían encontrar un trabajo digno allí o de Italia, holanda o Dinamarca, así parece sugerirlo. Excepto Roland, un chico alemán con quien me tocó hacer "conversación dos a dos para averiguar más de tus compañeros", que asegura que no quiere volver a Alemania (lleva aquí 10 semanas con su novia alemana también y está enamorado de la ciudad), el resto parece tener en mente el volver a su país en un futuro no demasiado lejano y utilizar este trabajo como trampolín para conseguir algo mejor más adelante. 

Respecto a mí... no estoy segura de que el trabajo me vaya a gustar demasiado. Desde luego, no quiero pasarme la vida respondiendo al teléfono y haciendo reservas de hotel, pero a mí me ha servido para poner los pies en Cork. A partir de cualquier momento... puedo empezar a buscar otro trabajo más cercano al centro (para ir a trabajar tengo que caminar 20 minutos hasta la parada del autobús, el bus me deja allí [tráfico mediante] en unos 8 minutos y luego son 10 minutos más hasta el edificio de Marriott.

¿Qué más he aprendido hoy? Que el Sr. Marriott nació el 17 de septiembre de 1900 en las Américas y que comenzó en el negocio con una pequeña tiendecita donde vendía cerveza de raíz. Más tarde empezó un pequeño restaurante de hamburguesas y perritos calientes y fue, de hecho el primero en poner en practica el "drive through", es decir, esos lugares de comida rápida en los que haces tu pedido desde la ventanilla del coche sin tener que abandonar el vehículo. Luego un buen día abrió su primer hotel de 365 habitaciones y el resto... el resto es historia. 

5 comentarios:

Geno dijo...

De 9 a 4... no ha estado mal para una primera toma de contacto XDDD Supongo que mucha información para asimilar de golpe pero que poco a poco será algo de lo más natural

chema dijo...

bueno, parece que no ha estado mal el primer día. y el training que vais a tener está bien, así os enseñarán de forma clara qué es lo que hay que hacer y cómo hacerlo. mucha suerte y ya nos irás contando!

Lucía dijo...

Bueno, los primeros días siempre es más duro, todo es nuevo. Te deseo toda la suerte del mundo.

Merchi dijo...

Esto es igual que con la casa, hasta que no lleves algo más de tiempo no lo sentirás como tuyo, pero al menos el primer día no ha estado mal y parece que te han caído bien los compañeros. Esperemos que todo vaya bien en los próximos días y que nos vayas contando para compartirlo contigo.

Rousi dijo...

Seguro que pronto te haces a todo sin problema. ¡Ánimo!