viernes, 15 de noviembre de 2013

Escaparates

En mis primeras Navidades en Limerick, las de 1997, descubrí que los grandes almacenes Todds exponían escaparates espectaculares de cara a las fiestas, y cada año lo dedicaban a un cuento en especial, utilizando todos los escaparates para exponer algunas secuencias de la historia. Solían ser magníficos, con todos los detalles bien cuidados y no faltaba absolutamente de nada. Me arrepiento de no haberles hecho fotos, y si alguna hice, no sé dónde habrán acabado aquellas imágines. Porque Todds (hoy bajo nuevos dueños y nombre desde hace una década, Brown Thomas), era la resppuesta irlandesa a Harrods. Escenas de El Cascanueces, Cenicienta y otros cuentos, cobraban vida durante semanas tras el cristal helado de los almacenes.

Después, la tradición simplemente murió y los escaparates se llenaron de parafernalia navideña, abetos con bolas de colores, nieve artifical, brillos y blancos, rojos, dorados y verdes.

Pero este año, en Cork, han sabido decorar los escapartes con un toque entre oscuro y navideño que no deja indiferente. Lobos, un maniquí infantil tamaño todler con una postura muy extraña dando vueltas (última foto), colores cáusticos. Simplemente me ha encantado y chapó al window decorator. El Domingo es la ceremonia oficial del encendido de las luces navideñas, con conciertos y espectáculos incluidos. volveré para contároslo! Es una amenaza!







3 comentarios:

chema dijo...

esos escaparates representando los cuentos tenían que estar chulos. los que os han puesto este año son originales, no se ciñen a los típicos motivos navideños. ya nos contarás lo del domingo!

Geno dijo...

Menudo trabajazo, no cabe duda que llama la atención. Los de cuentos debían ser espectaculares, que pena que hayan dejado de hacerlo

Merchi dijo...

Yo también hubiera preferido los escaparates de los cuentos. Estos están bonitos pero no son muy navideños, ¿no? ;)