sábado, 9 de noviembre de 2013

Un muerto muy vivo en St Peter's


Esta es la antigua Iglesia de St Peter, en el centro de Cork, en North Main Street, hoy "reciclada" en un Centro Visual de Arte (Cork Vision Center at St Peter's). El edificio, desacralizado en 1949, fue adquirido por el Ayuntamiento de Cork tras años en ruinas, que lo restauró y reconvirtió en el centro cultural que es en la actualidad y que acoge diversas exhibiciones pictóricas y artísticas.

En Cork, de hecho, hay varias antiguas iglesias reconvertidas hoy en centros, al igual que en muchas otras ciudades. Un buen modo de utilizar un edificio emblemático sin dejar que se caiga de viejo.
Curiosa que es una, me puse a leer sobre la historia del lugar, que aún conserva un antiguo cementerio (como casi todas las iglesias por estos lares) a sus espaldas y, según se entra por la puerta, a mano derecha, se encuentra el monumento a St. Matthew Deane Bart, Sheriff de Cork en 1664 y alcalde en 1669, un señor que venía de Uk y que tuvo 9 hijos y 3 esposas. 



Pero este no es el señor al que enterraron vivo.

Resulta que, como decía, curiosa que es una, leí bastante sobre el traslado de las tumbas, el cementerio y sus "inquilinos" y llegué a una historia cuanto menos curiosa y de la que no hay mayor información que la que os explico a continuación: en 1753, se enterró en la iglesia a un tal Francis Taylor, a quien encontraron a la mañana siguiente sentadito en su tumba, con su caperuza y su sudario echos trizas. El ataud estaba roto, uno de sus hombros machacado, las manos llenas de barro y los ojos ensangrentados. Le habían enterrado vivo.
Se desconoce nada más sobre la historia, si el hombre sobrevivió al shock, si la palmó poco o mucho después o qué situación le llevó a parecer muerto...

Lo siguiente que se sabe es que otro Taylor, de nombre Joseph y sin aparente parentesco con le primero, publicaría un libro en 1816 titulado "Los Peligros del Confinamiento Prematuro, Probado desde Muchos Ejemplos Extraordinarios de Gente que se ha Recuperado Después de Haber Sido Dados por Muertos, y de Otros Enterrados Vivos". un libro que a pesar de su título tan "cortito" fue todo un bestseller de la época debido al miedo de ser enterrados vivos que obsesionaba al personal.

Cada edificio tiene su historia... y aún me queda mucho por aprender.

7 comentarios:

chema dijo...

pobre hombre, quizá trató de escapar y murió de un ataque de ansiedad. encontrarte confinado en un ataúd a dos metros bajo tierra no debe de molar nada...

Geno dijo...

Enterrado vivo ¡¡que horror!!

Silvia Cifuentes Higueras dijo...

Que curioso, buen trabajo! muy chula la información.

Silvia Cifuentes Higueras dijo...

Que curioso, buen trabajo! muy chula la información.

Silvia Cifuentes Higueras dijo...

Que curioso, buen trabajo! muy chula la información.

Merchi dijo...

Me encantan esas historias porque a veces la realidad supera la ficción. Y los muros de las iglesias antiguas deben esconder tantas que sería genial conocerlas todas. En Antequera hay veintipicos iglesias, casi todas del año del catapun, lo que hace que cuando las visito me pregunte mucho sobre ellas. A ver si te averiguas más cositas y nos sigues contando :)

Teresa MS dijo...

¡¡Que historia...!!

Saludos .